Publicado el

Cómo circula un nutricionista por un supermercado

Al igual que en otros trabajos, el buen humor debe ser pieza clave en el funcionamiento de una empresa. Así lo vemos en Norte Salud, y como muestra hemos escrito este post que, mientras hacemos un poco de autocrítica e intentamos ironizar o bromear un poco, también puede ayudar a la hora de comprar en un supermercado.

El otro día compraba en un supermercado y como sabéis, cuando el carro de la compra está medio lleno, es bastante difícil controlarlo por lo que estuve a punto de chocar con otros compradores en varias ocasiones, lo que me levó a hacerme la siguiente pregunta: “¿y si pusieran señales de tráfico que nos regularan en el supermercado”. De ahí empecé a formularme más preguntas y la siguiente fue: “¿y si las señales, además de controlarnos la circulación, nos advirtieran de lo que podemos y no podemos comer?” A partir de entonces, y mientras seguía intentando no chocarme con otros carros, mi cabeza sólo pensaba en señales y en cómo aplicarlas dentro del supermercado. Aquí os dejo el resultado final.

INFOGRAFÍA SUPERMERCADO

Quizá deba explicar un poco este caos de mapa para que lo podáis entender a la primera.

  1. Cada calle del supermercado tiene 2 carrilles, uno en cada sentido. Es decir, la señal sólo te indica ese lateral de la calle.
  2. Le hemos cambiado un poco el nombre a las señales para adaptarlas al post.
  3. Al final de algunas de las definiciones de las señales os dejamos el pensamiento del Dietista-Nutricionista.
  4. Sabemos que si le buscas las cosquillas al mapa, tendrá alguna errata.
  5. Hemos dividido el supermercado en grandes apartados. Sabemos que en cualquier supermercado hay alimentos prohibidos o inadecuados por todas partes.
  6. Aunque nos lo tomemos en tono de humor, este mapa puede ayudarte y saber de dónde tienes que coger más alimentos, de dónde menos y de dónde mejor no coger.

Esperamos que este viaje te haga reír, pero también te haga recapacitar y organizar tu compra.

1Vía obligatoria. Por esta calle puedes ir tranquilamente, disfrutando del paisaje, parándote donde quieras y cuando quieras. El peligro es mínimo. Te puedes encontrar con pocos obstáculos perjudiciales para tu salud. También puede que vayas por una calle que no tiene alimentos. Están las frutas, verduras, pescados, mariscos, carnes blancas, pastas, arroces, legumbres, panes, aceites de oliva, etc. El Dietista-Nutricionista en estas calles baja la ventanilla y disfruta del paisaje, de los olores, e incluso se permite el lujo de apoyar los codos en el carrito.

2Puede girar. Esta señal te indica que puedes girar sin problemas y disfrutar de los alimentos que te ofrece ese lado de la calle. De todas formas, presta atención al resto de señales que se indican. Es muy similar a la señal de vía obligatoria, aunque siempre tendremos que tener en cuenta el resto de señales. El Dietista-Nutricionista conoce perfectamente cuáles son las calles por las que puede circular cómodo y cuáles no. Es un auténtico GPS.

3Prohibido el paso. Cuando llegamos a estas calles el ciudadano ve alimentos con alto contenido en azúcar (dulces, bollería, tartas, …), grasas, alcohol, zumos, refrescos, etc . Para el Dietista-Nutricionista entrar en estas calles y entrar en las calles de la limpieza es lo mismo, pues ninguna de las dos contienen alimentos.

4Autovía. Por estas calles el paso es ligero, sin apenas tráfico. El Dietista-Nutricionista piensa que no existe mucha diferencia entre beber lejía y beber batidos o zumos.

G5iro prohibido. Es cuando vas buscando un alimento en concreto y te dan unas indicaciones aproximadas del tipo “la segunda o tercera calle” y no sabes muy bien cuál será. El Dietista-Nutricionista sabe que “por esa calle no está lo que busca”.

6 No tiene prioridad. Por estas calles puedes pasar pero sabiendo que los productos de los estantes de enfrente tienen mejores productos que por los que circula. Tendrás que prestar mucha atención y si puedes cambiarte de lado, mejor. El Dietista-Nutricionista te dice que puedes pasar por esa calle pero piensa “verás como mete la pata y coge todo lo que no debe”.

7Zona Infantil. Cuando te encuentres esta señal puedes bajar tranquilamente a tu hijo del carro de la compra y deja que él pueda correr, coger y hacer más o menos lo que quiera. Deja que elija los alimentos que más le llamen la atención. El Dietista-Nutricionista recomienda meter a los niños dentro del carro de la compra cuando esta señal no esté presente y a poder ser, no salir de las calles que contengan esta señal.

8Prohibido Niños. Estas zonas del supermercado están vetadas para los niños… ¿por qué? Principalmente por el azúcar que contienen los alimentos que están en sus estanterías. Para el Dietista-Nutricionista ver a un niño en una de estas calles es como ver a Paquirrín en una biblioteca.

9Prohibido Estacionar. Cuando te encuentres esta señal, no puedes parar ni estacionar tu carro para coger alimentos de esta zona. Te encontrarás esta señal cuando estén cerca alimentos azucarados, muy grasos o rebozados. El Dietista-Nutricionista, cuando pasa por estos parajes va hablando en voz baja “esto no son alimentos, son productos comestibles”.

10Luces Obligatorias. Esta señal la utilizamos para advertirle que en estos estantes puede haber algunos alimentos interesantes pero estate muy atento a la etiqueta. Enciende las luces y pon todos tus sentidos y concentración en la etiqueta. Si tiene más de 5 ingredientes devuelve el producto a su lugar de origen. El Dietista-Nutricionista en estas calles va de “sobrao” y puede identificar perfectamente qué alimentos puede y no puede coger…”iluso”.

11Vía preferente. Aquí tienes prioridad para elegir alimentos. Disfruta el momento y llena tu carro de verde. El Dietista-Nutricionista cuando encuentra esta señal siente que está como en su casa y se relaja.

12Lugar de Interés Fotográfico. Disfruta el paisaje y si puedes hazte un selfie con alguna coliflor o remolacha y súbela a las redes. Todos te envidiarán. El Dietista-Nutricionista hay veces que llora, aunque no esté cortando cebollas, sobre todo cuando se encuentra con gran variedad…

13Área de descanso. No tengas prisa en el supermercado. Puedes dejar el carro de la compra a un lado y mirar todo lo que te ofrece la estantería (aguacates, calabacines, lechugas, etc). El Dietista-Nutricionista pasa las horas aquí, mirando a la nada, con la vista perdida y con la babilla cayéndole por la comisura de la boca.

14 Peligro hielo. En este área del supermercado puede haber agua por el suelo. Ten cuidado y no te resbales. Y recuerda no romper la cadena de frío. El Dietista-Nutricionista se pregunta cosas como “¿Serán de piscifactoría?”.

15Información. Pide información sobre la frescura del pescado y del marisco y cuál es su origen. El Dietista-Nutricionista no siempre necesita preguntar, pues sabe responder a todas esas preguntas, o eso cree.

16 Vía rápida. Nada te impide llevar un buen ritmo por estas calles. Estás en una vía rápida. El Dietista-Nutricionista quita el limitador de velocidad y disfruta de la calle.

17Giro peligroso. ¿Puedes girar cuando te encuentres esta señal? Si, pero con precaución. Encontrarás alimentos que puedse consumir, con cierta moderación, y mucha atención a otras señales como por ejemplo las etiquetas.

18Otros peligros. Te encontrarás con platos preparados, salazones y panes de silueta o de molde. Los otros peligros son obvios. El Dietista-Nutricionista sólo ve procesados y sal, es decir, comida innecesaria.

19Peligro Cañada. Se encuentran las carnes rojas. ¿Puedes tomarla? Sí, pero pide información sobre los riesgos de su abuso.

20Cortado por obras. No puedes entrar. No preguntes. No puedes entrar, sin más.

21Calle sin salida. Puedes entrar en esta calle pero hay un momento en el que no puedes seguir y tienes que darse la vuelta.

22 Parking. Puedes estacionar cuando la encuentres y estar un buen rato seleccionando las mejores opciones. Los frutos secos mejor sin freir y sin sal.

23 Zona de acampada. Siempre es necesario llevar papel cuando salimos de acampada.

24 Productos de limpieza. No se come.

26Productos de limpieza. No se come.

27Productos de higiene. No se come

28 Fin de prohibiciones. Has pasado de una zona de prohibiciones a una zona tranquila. El Dietista-Nutricionista piensa “por fin”.

29Teléfono de auxilio. Si por alguna circunstancia te ves atrapado en una de estas calles, puedes llamar pidiendo tu rescate. Cuando lleguen a por ti será demasiado tarde.

Después de leer todas estas señales podríamos hacer un cuestionario de respuesta múltiple para ver si estáis preparados para comprar vosotros solitos, pero mejor  lo dejamos para otra ocasión aunque si queréis me podéis responder a ésta.

PREGUNTA 1: Estás frente a las pastas y te acabas de cruzar con un niño ¿Qué sucede?

  1. Los niños pueden estar solos en esta calle porque hay pastas y arroces y ellos pueden comerlo sin problemas.
  2. El niño iba montado en el carrito por el peligro que cruce y se tope con los platos preparados y salazones.
  3. El niño puede circular solo porque le da preferencia la señal de vía rápida.
  4. B y C son correctas.

Bromas aparte, este mapa te puede servir a modo de esquema organizado por orden de importancia de los alimentos que puedes encontrar en un supermercado. Recuerda que tu alimentación debe ser principalmente alta en frutas y verduras, legumbres, huevos, agua… y evitar los alimentos altamente procesados y así te lo intentamos hacer ver en el mapa. Y si quieres un mensaje a modo campaña de tráfico “Respeta las señales”.

Disfruta de la vida, o al menos come bien.

5 comentarios en “Cómo circula un nutricionista por un supermercado

  1. ¡Madre mía! ¡A mí me van a quitar todos los puntos del carnet! ¡Jaja!
    Buenísimas las normas de circulación por el supermercado, ¡me lo apunto!

    1. Gracias!! Preciosa página la tuya… Cualga más viajes que den envidia ;-))

  2. Yo tengo una gran duda, a la hora de leer la etiqueta nutricional , qué cantidad de azúcares considero que debe tener un producto para considerar que tiene mucha azúcar o poca. Me gustaría que me dirais algún consejo para ello. Gracias!

    1. Hola Virginia,
      La OMS recomienda que el consumo de azúcar añadido a lo largo del día no supere el 10 % de las calorías totales (y si está por debajo del 5% mejor aún). Eso significa que, para un adulto que necesite 2000 kcal, la cantidad de azúcares añadidos debe estar como máximo entre los 25 y los 50 gramos diarios. Cuando leas la etiqueta debes tener en cuenta tres cosas: 1) en la lista de ingredientes, mirar si hay azúcar o similares (glucosa o jarabe de glucosa, dextrosa, sacarosa, fructosa, jarabe de maíz, miel de caña, miel, maltosa, sucrosa, concentrados de zumos, azúcar invertida) están incluidos y su posición (la lista de ingredientes está ordenada de mayor a menor cantidad); 2) en la tabla de valoración nutricional, la cantidad de azúcares simples que contenga. Sabiendo que si necesitaras 2000 kcal no deberías tomar (al día) más de 25-50 gramos de azúcares simples, pues ve calculando… Ten en cuenta que, por regla general, cuando un producto contiene más del 15 % de azúcar simple (15% = 15 gramos por cada 100 gramos) se considera de alto contenido en azúcares. 3) El tipo de producto que consumas. No es lo mismo el azúcar de una fruta que de un zumo, o que de un producto procesado. Esto significa que hay alimentos que contienen azúcares de forma natural (como la fruta), cuyo efecto en el organismo es diferente que si tomamos la misma cantidad de azúcar de mesa, dado que el alimento contiene otras sustancias (por ejemplo, fibra) que enlentecen su absorción y hace que se comporte de forma distinta. Por tanto, el consejo es: evitar consumir productos procesados y basar la dieta en alimentos frescos sobre todo de origen vegetal, y cuantas menos etiquetas contengan mejor!
      Espero que te sirva de ayuda.
      Un saludo y gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *