Publicado el

El orden de los productos no altera los factores

En algunos conceptos matemáticos “el orden de los factores no altera el producto” pero cuando hablamos de ciertos productos del supermercado o de sus publicidades en muchas ocasiones, podríamos decir que “el orden de los productos no altera los factores”. Espero que con esta aclaración ya sepas de qué estoy hablando.

El otro día me topé con esta imagen. “Para empezar el día con vitalidad”. Por enésima vez: EL DESAYUNO NO ES LA COMIDA MÁS IMPORTANTE DEL DÍA. No he tenido más remedio que ir al supermercado a ver qué esconden estas recetas.

Empecemos por el envase rojo. Se encarga de decirnos, y bien clarito, que tiene magnesio, ¿Veis la flecha con la palabra magnesio en grande? Pues tiene 59,1 mg de magnesio por cada 18 gramos de producto (dosis recomendada por fabricante) que equivale al 16% de valor de referencia de nutrientes (VRN) para un adulto que necesite 2000 kcal. Por un lado, estos productos van dirigidos a niños por lo que el tanto por ciento de referencia no es válido para ellos (los niños necesitan entre 170 y 300 mg diarios según la última revisión de la EFSA en 2015). Pero si miramos los azúcares añadidos, cada dosis recomendada contiene 8,1 gramos, es decir, el 81% de la cantidad de azúcar recomendado para niños según la Organización Mundial de la Salud (OMS) ¿Qué nos da esa vitalidad que nos vende la imagen? ¿El magnesio? Tratan de atribuirle ese efecto, pero si pensamos que estamos tomando 1/8 parte de lo que debemos ingerir en el día, tampoco es para tanto, no? ¿Cuánta vitalidad tendremos entonces si tomamos todo el magnesio necesario a través de alimentos frescos?

Continuamos con el Nesquik Noche. Por cada ración recomendada estamos tomando 20,5 gramos de azúcar añadido, chúpate esa. Ya era conocido por todos que éste preparado tenía 75.7 gramos de azúcares por cada 100 gramos de producto, pero en esta ocasión han añadido un 1% de extractos de melisa, tila y manzanilla (en conjunto) porque ya es conocido por todos el poder somnífero de estas hierbas (ironic mode on). Pues bien, ni la manzanilla ni la tila ni la melisa disponen de evidencia científica de rigor y sólida que apoye que mejoran el sueño.  Existen algunos estudios que apuntan a que el extracto de manzanilla podría tener efectos sedantes en pacientes ancianos hospitalizados (ningún estudio en niños). Sin embargo, un reciente metanálisis y revisión sistemática confirma que “no hubo diferencias significativas entre las plantas medicinales y el placebo o el control activo para las trece medidas de eficacia clínica evaluadas (entre ellas, el insomnio)”. Por otro lado, es importante ser conscientes de que las plantas medicinales pueden causar efectos secundarios e interacciones, y no es recomendable darlas a los niños así como así.

Después de analizar ambos productos hemos comprobado que el efecto del magnesio por las mañanas o el de las hierbas por las noches es despreciable y que realmente estamos consumiendo prácticamente lo mismo que su homónimo normal: una gran cantidad de azúcar tanto si es a primera hora como si lo haces antes de irte a la cama (el doble si los consumes ambos). Mi recomendación es no tomarlos (ni por el magnesio, ni por el sueño). Si quieres activar a tu hijo, ponle una buena canción para despertarle; y para dormir nada mejor que un buen achuchón antes de irse a la cama y un poco de lectura. Pero si decides lo contrario… da igual cuándo tomes cada uno de ellos, porque el resultado va a ser el mismo, salvo efecto placebo.

Seguramente sean dignos de fotografiar por sinazucar.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *