Publicado el

12. Guías alimentarias

En el podcast 12 hacemos un recorrido por las diferentes guías alimentarias, y hablamos de la famosa Pirámide Alimentaria. Analizamos la evolución/involución que han tenido así como la gran influencia e intereses de la industria alimentaria.

 

Y aprovechamos para presentaros La Pirámide Saludable, una pirámide libre de ultraprocesados o productos no saludables, que no prohíbe alimentos y que no está influenciada por la industria alimentaria en ninguno de sus rincones.

Para visualizar y descargar la pirámide en buena resolución puedes acceder pinchando aquí

Características de La Pirámide Saludable

  1. Pirámide libre de procesados. Al igual que las pirámides utilizadas en Australia y el actual triángulo belga, esta pirámide está libre de procesados. Ni siquiera los encontrarás fuera de la imagen geométrica.
  2. Integra pirámide y plato saludable. De esta forma es fácil saber cantidades a comer en cada comida. Tanto para dietistas-nutricionistas como para la población general, es más fácil de interpretar el plato saludable que la pirámide. Si integramos ambas guías alimentarias sabremos fácilmente qué y cuánto comer.
  3. Destaca cantidad mínima al día de frutas y verduras y que los cereales sean integrales.
  4. El 2º estrato lo dejamos exclusivamente para las proteínas de calidad, tanto animales como vegetales (a las que hacemos un guiño con el tofu, como ejemplo y representación de las demás).
  5. Agua como bebida de preferencia. No habla de cantidades concretas. La cantidad en función de la sed.
  6. Aceite de oliva como grasa saludable, en la base. También como representación de otras grasas saludables como el aguacate, por ejemplo.
  7. Sostenibilidad. Mientras más te acerques a la base más sostenible son los alimentos. Y dentro de cada estrato, también se ha tenido en cuenta. Además, en la base incluimos que los alimentos sean de proximidad y de temporada, lo que apoya más que sean sostenibles.
  8. No prohíbe alimentos. Es más fácil de interpretar. En lugar de mostrar (y prohibir o restringir) lo que no hay que comer, aquellos alimentos que no deben formar parte de la alimentación, sencillamente no están en la pirámide.
  9. En la cúspide encontramos 4 alimentos con el rótulo “Consumo menos frecuente”
    1. Carnes rojas. Están separadas del resto de carnes por recomendar un consumo menor de las mismas, siempre entendiendo que es carne fresca y no derivados procesados de ella.
    2. Miel. Si tenemos la suerte de disfrutar de una miel cruda, podría ser una opción siempre y cuando se tome muy de vez en cuando y en pequeñas cantidades. Hablamos de miel cruda. La cantidad de azúcares que posee es bastante alta pero la densidad de esta miel va a generar que la absorción sea más lenta y el pico de glucemia e insulina sea moderado. La miel que encontramos habitualmente en supermercados es miel previamente cocida (“refinada”). No confundir miel cruda con la típica que vemos en supermercados (por muy bonito que sea el envase).
    3. Cacao puro. O en su defecto chocolate superior al 85%. Hablamos de cacao, no de chocolatinas ni derivados. Para dar un toque a cafés o infusiones o adornar algunos platos, etc.
    4. Encurtidos. Verás que hay unas aceitunas. Es sólo un símbolo. Nos referimos a encurtidos. Los encurtidos (aceitunas, cebollitas, pepinillos, etc) suelen contener grandes cantidades de sal. Si contiene menos de 1 gramo de sal por cada 100 gramos de producto podríamos moverlos a la base de la pirámide. Pero si tienen el exceso de sal que mencionamos, lo dejamos arriba y su consumo será menos frecuente.
  10. Y justo debajo de la pirámide propiamente dicha, incluimos una serie de recomendaciones que tener en cuenta y que van más allá de las estrictamente dietéticas:
    1. Actividad física pautada. Podemos ver recomendaciones sobre actividad física a población en general, no teniendo en cuenta las particularidades de cada individuo. Si para la alimentación, el intrusismo hace estragos en la profesión, creemos que la actividad física también debe de estar pautada por el profesional adecuado. ¿verdad?
    2. Técnicas culinarias saludables. Van a proporcionar que consigamos llevar una mejor alimentación y a mantener las propiedades nutricionales de los alimentos que consumimos.
    3. Cocina y disfruta tu comida. Entendemos la comida como parte de nuestra vida social, y es importante saber disfrutar de ello, comiendo sano. Además si cocinas tu propia comida, incrementa la posibilidad de que sea más saludable, pues estás evitando el uso de precocinados o ultraprocesados.
    4. Equilibrio emocional. Es fundamental mantener una buena relación emocional con la comida, pues ésta no debe ser la moneda de cambio de nuestras emociones. Aprendamos a disfrutar comiendo sin tener que comer para sentirnos mejor o a consecuencia de una emoción que no estamos sabiendo gestionar.
    5. Proximidad y temporada. Consumir alimentos cercanos y de temporada ayuda al medio ambiente, ayuda al comercio local, potencia el sabor y la compra es más barata.
    6. Consulta al dietista-nutricionista. Al igual que sucede con los medicamentos y cuando tenemos una duda es el farmacéutico quien intenta resolverla, el profesional de la salud mejor formado en temas de alimentación es el dietista-nutricionista. Cualquier duda respecto a la alimentación debe ser preguntada a él (o ella). Con esto también aportamos un granito de arena en la lucha contra el intrusismo en la profesión.
    7. Descanso adecuado. Es necesario un buen descanso para presumir de unos hábitos de vida saludables, de ahí que creemos que este concepto tiene gran importancia dentro de la pirámide.

Os lo explicamos todo en nuestro Podcast. También podéis encontrar la pirámide en el libro “Alimentación saludable para niños geniales” (Amat, 2018).

Muchas gracias por escuchar nuestro programa. Si quieres escuchar todos los programas, pincha aquí, suscríbete al canal y te avisamos al correo con cada nuevo programa.

Feliz día!