Hoy sólo quiero hacer una pequeña mención a algo que me encontré hace unos días navegando por la red y que me pareció… hmmm… hmmm… No encuentro la palabra adecuada. Lo llaman HipnoBanda o Banda Gástrica Virtual. Ya el nombre asusta un poco a la par que te deja igual de perdido que antes de leerlo, es decir, no tienes ni idea de qué será este nuevo invento, eso sí, el prefijo “hipno” deja algunas pistas…

Pues efectivamente, se trata de un método de adelgazamiento basado en la hipnosis que poco menos es la panacea. Está liderado por una médico española, licenciada en la Universidad de Barcelona (mira, al menos tiene una titulación sanitaria superior) y un hipnoterapeuta clínico, titulado en Estados Unidos (desconozco qué tipo de titulación es ésta). Al empezar a indagar en este novedoso método de adelgazamiento, me encontré con un vídeo explicativo, que aparece en la primera página de su web, y que no tiene desperdicio. ¿Será cual Woody Allen en “La maldición del escorpión de Jade”?

Post12_Hipnosishttp://mediaccion.net/2013/09/23/chistes-de-psicologos-dominio-materno/

Analicemos exhaustivamente (o lo que se puede) en qué consiste la Banda Gástrica Virtual. Consiste en realizar dos sesiones de hipnosis para que tu mente crea que tienes una banda gástrica, es decir, el estómago más pequeño (del tamaño de una pelota de golf, según dicen), de forma que vas a comer menos cantidad, y por lo tanto vas a adelgazar. Y todo, de forma muy sencilla, sin las complicaciones ni los gastos que supone la cirugía, sin efecto rebote, y para siempre. ¿Para siempre? Pero, ¿cuánto pueden durar los efectos de la hipnosis, de dos sesiones de hipnosis? ¿El resto de tu vida creerás que tienes el estómago como una pelota de golf? Aquí quiero hacer un pequeño inciso, puesto que los métodos quirúrgicos para perder peso (por ejemplo la cirugía bariátrica) y otros no quirúrgicos (el balón gástrico) no han demostrado ser eficaces a largo plazo si no se acompañan de una modificación de los hábitos. Este estudio de 2010, demuestra que el incremento del diámetro gastroyeyunal es un factor de riesgo de la ganancia de peso tras una intervención de reducción de estómago. Es decir, tras la intervención se pierde peso, pero a los 5 años, un alto porcentaje de estos pacientes lo recuperan. ¿Y porqué pasa eso, si tienen un estómago más pequeño? En teoría, deberían comer menos. Y al principio lo hacen. Pero dado que el estómago es un músculo, si lo acostumbramos a comer más cantidad, terminará adaptándose y volviendo a aumentar su tamaño, con lo que se volverá a ganar peso. Por tanto, si la cirugía (o cualquier otro método de adelgazamiento) no va unido a un seguimiento y una educación alimentaria adecuados donde no sólo se modifique el tamaño gástrico sino también los hábitos alimenticios, con el paso de los años, se recuperará el peso perdido y volveremos a estar en la línea de salida (o de entrada, según se mire). En este estudio de 2012 se realizó un seguimiento a largo plazo y se determinó que un porcentaje importante de pacientes recuperaba el peso entre el tercer y sexto año tras la intervención. En el estudio se indica que esta ganancia se podría explicar por cambios anatómicos o técnicos, aunque enfatiza en que son los aspectos conductuales y psicológicos los principales factores de riesgo para recuperar el peso perdido. He aquí la cuestión. O sea, que tener el estómago más pequeño no es el remedio para perder peso. Son los factores conductuales (hábitos alimentarios) y los factores psicológicos (autoestima, motivación, etc) los responsables de que no se mantenga el peso perdido. ¿Y hace falta gastarse 480€ y que te hagan dos sesiones de hipnosis para que al final el remedio lo tengamos en nuestras manos? Eso sí, en la primera sesión te ayudan a cambiar los hábitos negativos relacionados con el sobrepeso. Vaya, tantos años estudiando para modificar los hábitos de la población y resulta que en una sola sesión se puede conseguir! Y yo “perdiendo el tiempo” con mis pacientes… Aunque pensándolo bien, ¿no sería mejor hipnotizarlos para cambiar sus hábitos en lugar de para que piensen que tienen el estómago más pequeño?

Post12_Efecto rebote
http://3.bp.blogspot.com/-oi_NuMAOT80/UvaLvNMGLvI/AAAAAAAANts/ulx2dNug4SQ/s1600/efecto-rebote.jpg

Según el método de la Hipnobanda, la hipnosis te permite disfrutar de los mismos beneficios que la cirugía pero sin ningún riesgo. Sin embargo, ni la Dra. Navarro ni el Sr. Navarro han publicado ningún artículo científico que valide la efectividad de su método ni que evalúe los posibles efectos secundarios (o de rebote) que pueda tener. Lo cual, dice mucho tanto del método como de ellos. Sobre todo teniendo en cuenta que si buscas en PubMed (el buscador de artículos científicos más utilizado) hipnosis y pérdida de peso y/u obesidad, aparecen 12 entradas. Eso sí, la Hipnobanda está “avalada” por numerosos medios de la categoría de Vogue, MarieClaire, Psychologies, y por Rafa Camino. ¡Olé! Ahora sí tiene credibilidad. Y claro, como puedes comer de todo (recuerda que creerás que tu estómago es como una pelota de golf) y no requiere ningún esfuerzo, pues no es una dieta milagro… aunque cumpla todas las papeletas para serlo! Te aseguro que aunque pienses que tu estómago es pequeño, si comes más de lo que necesitas (por ejemplo porque te hartas de comer de todo sin medida ni cuidado) o si no gastas lo que consumes (porque no haces ejercicio), tu peso aumentará por mucha hipnosis que te hagan. A no ser, y que alguien me corrija si me equivoco, que haya algún estudio que diga que la hipnosis es capaz de regular las hormonas asociadas a los centros del hambre y la saciedad y el metabolismo. Otra duda que me surge es si a todo el mundo le funciona igual la hipnosis y en cualquier persona el efecto de “estómago del tamaño de pelota de tenis” es idéntico. Para esto no tengo respuestas ni teorías.

Post12_Estomago cerebrohttp://emocionalmentelibre.com/tratamientos/bajar-de-peso-con-hipnosis-bgv/

Sólo me queda decir, después de este descubrimiento de la Banda Gástrica Virtual, que Virtual debe ser el peso que pierdes… o si no que nos lo cuenten dentro de unos años los testimonios que ahora dicen cosas como: “Una de las claves de la banda gástrica virtual fue comprender que no había motivos para comer de más, que necesitaba cambiar los hábitos o seguiría poniendo en riesgo mi salud. Por suerte, con la hipnobanda todo ha cambiado y ahora me siento delgada, sana y mucho mejor. Gracias.”. Que digo yo, que para darse cuenta de eso no necesitaba gastarse 500 € y hacer hipnosis. Déjate de tanta hipnosis virtual y acude a un dietista-nutricionista real.

“Disfruta de la vida, o al menos, come bien”

 

Comparte esta entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Required fields are marked *