Publicado el

La nueva pirámide de la SENC, un lavado de cara

pirámide SENC alimentación saludable

Recientemente se ha publicado la nueva pirámide de la SENC (Sociedad Española de Nutrición Comunitaria) 2015, una revisión que ha llevado más de 10 años de espera. Y yo me pregunto, ¿tanto tiempo para qué? Pues para un bonito lavado de cara. Actualmente están muy de moda los conceptos de “balance energético”  o “alimentación emocional” (o como la SENC lo ha preferido nombrar “equilibrio emocional”), así que se han incluido estos conceptos en la pirámide.

Os propongo un juego que seguro que todos conocéis… ENCUENTRA LAS DIFERENCIAS! El que sea capaz de encontrar más de 5, se lleva el premio!! Para los que no estéis muy familiarizados con este juego, consiste en buscar diferencias entre dos imágenes iguales (en este caso, similares), y normalmente se proponían unas 7 diferencias.

Recientemente se ha publicado la nueva pirámide de la SENC (Sociedad Española de Nutrición Comunitaria) 2015, una revisión que ha llevado más de 10 años de espera. Y yo me pregunto, ¿tanto tiempo para qué? Pues para un bonito lavado de cara. Actualmente están muy de moda los conceptos de “balance energético”  o “alimentación emocional” (o como la SENC lo ha preferido nombrar “equilibrio emocional”), así que se han incluido estos conceptos en la pirámide.  Os propongo un juego que seguro que todos conocéis… ENCUENTRA LAS DIFERENCIAS! El que sea capaz de encontrar más de 5, se lleva el premio!! Para los que no estéis muy familiarizados con este juego, consiste en buscar diferencias entre dos imágenes iguales (en este caso, similares), y normalmente se proponían unas 7 diferencias. Supongo que no ha sido muy difícil… Pues bien, analicemos bien esta nueva pirámide. Ya lo apuntaba Juan Revenga hace poco, y tuvo que “rectificar” algunos comentarios por fuerza mayor… que estos cambios que se rumoreaban eran, cuanto menos, un lavado de cara. Y yo ahora lo ratifico.  Por un lado, incluir en la base, junto a la actividad física y el agua (ambas cosas, que cualquiera puede entender sin necesidad de una explicación algo más profunda) los conceptos Balance energético y Equilibrio emocional, por muy bonito que quede, me parece poco profesional, teniendo en cuenta a quién va dirigida esta pirámide: a cualquier persona. Estos dos conceptos, que tan de moda están, no son nada sencillos ni de explicar (y no me refiero al uso de palabras para definirlos sino al concepto en sí, que sigue siendo controvertido para los investigadores), ni de entender, dado que implican numerosos factores y son tarea compleja de abordar. Decir hay que mantener el balance energético (eso de calorías que entran y salen) o el equilibrio emocional (¿alguien que no se dedique profesionalmente  a la nutrición o afines me lo podría explicar en 2 frases sencillas???) no es suficiente para que una persona de a pie comprenda su significado, su implicación y mucho menos la forma de conseguirlo. De hecho, son conceptos tan recientes que la comunidad científica todavía no tiene claro cuál es la mejor forma de abordarlos (teniendo en cuenta que ambos son factores individuales muy variables entre individuos). Por tanto, aunque queda muy bonito, el mensaje es menos sencillo de lo que parece… e incluso puede llegar a confundir, sobre todo en lo que a calorías (balance energético) se refiere… Segunda diferencia (dos en uno). Cambio de sitio del alcohol y de los pescados. Bajar un eslabón los pescados, huevos y carnes blancas no me parece del todo mal, pero poner el alcohol al otro lado… ¿Alguien podría explicarme el motivo? Para darle otro aire, por cuestiones de marketing (esas cosas de que a la derecha te fijas más)... Al fin y al cabo, sigue siendo alcohol y sus efectos perjudiciales siguen siendo los mismos, esté al lado que esté. Alguno pensará, "es  que las bebidas fermentadas como vino o cerveza han demostrado tener efectos beneficiosos sobre la salud”… Eso de demostrar es una palabra muy contundente… Se ha visto que contienen sustancias con efectos beneficiosos para la salud (que por cierto, pueden obtenerse de otras fuentes, pero ese es otro tema), pero de ahí a decir que es saludable tomar bebidas que contengan alcohol… En serio, los efectos negativos del alcohol son mucho mayores que los posibles beneficios que puedan aportar… Y por último, la cúspide… Añadimos una banderita con suplementos nutricionales, vitamina D, folatos… Eso sí, para no pillarnos los dedos, ponemos “opción individualizada”. Según esto, yo entendería que todos debemos tomar suplementos, aunque cada uno de una forma diferente, ya que es individualizado. Y no, señores, no es así. Promover el consumo de suplementos a través de la pirámide casi me parece lo peor. Si somos adultos (población a la que se dirige la pirámide, pues los niños y los ancianos tienen necesidades nutricionales algo diferentes, y para eso hay miles de pirámides), seguimos una alimentación equilibrada y saludable, y nos encontramos sanos, no tenemos necesidad de suplementos.  Finalmente, me ha llamado mucho la atención que una de las diferencias no sea cambiar el orden de dos de los estratos de la pirámide: los cereales y las frutas. Sobre todo teniendo en cuenta los datos de la encuesta ENIDE, donde el consumo de frutas y verduras en España se encuentra por debajo de las recomendaciones, lo que llevaría a pensar a cualquiera que se debe potenciar su ingesta diaria. Pues no, mejor seguimos apoyando a la industria del pan y los cereales (cuánta gente piensa que las galletas María son cereales…), y las frutas y verduras siguen quedando en un segundo plano. Es cierto que también el consumo de cereales integrales está disminuido, como apuntaba Julio Basulto, pero la pirámide no indica en ninguna parte que deban ser integrales. Y poner que “depende del grado de actividad física” tampoco ayuda al ciudadano de a pie. ¿Qué significa eso para alguien que no tiene porqué entender de este tema? Aunque especifique el número de veces que deben tomarse al día, la Pirámide no deja de ser una guía visual, y como tal, se asocia lo que hay en la base como la base (valga la redundancia) de la alimentación… o sea, según la SENC, los cereales. En definitiva, considero que esta nueva pirámide sigue teniendo muchos puntos débiles y confusos, aunque no deja de ser una herramienta útil en ciertos aspectos. Espero que no tengan que pasar otros 10 años para mejorarla… pirámide SENC alimentación saludableSupongo que no ha sido muy difícil…

Pues bien, analicemos bien esta nueva pirámide. Ya lo apuntaba Juan Revenga hace poco, y tuvo que “rectificar” algunos comentarios por fuerza mayor…, que estos cambios que se rumoreaban eran, cuanto menos, un lavado de cara (“tierra trágame” fueron sus palabras). Y yo ahora lo ratifico.

Por un lado, incluir en la base, junto a la actividad física y el agua (ambas cosas, que cualquiera puede entender sin necesidad de una explicación algo más profunda) los conceptos Balance energético y Equilibrio emocional, por muy bonito que quede, me parece poco útil, teniendo en cuenta a quién va dirigida esta pirámide: a cualquier persona. Estos dos conceptos, que tan de moda están, no son nada sencillos ni de explicar (y no me refiero al uso de palabras para definirlos sino al concepto en sí, que sigue siendo controvertido para los investigadores), ni de entender, dado que implican numerosos factores y son tarea compleja de abordar. Decir hay que mantener el balance energético (eso de calorías que entran y salen) o mantener el equilibrio emocional (¿alguien que no se dedique profesionalmente  a la nutrición o afines me lo podría explicar en 2 frases sencillas???) no es suficiente para que una persona de a pie comprenda su significado, su implicación y mucho menos la forma de conseguirlo. De hecho, son conceptos tan recientes que la comunidad científica todavía no tiene clara cuál es la mejor forma de abordarlos (teniendo en cuenta que ambos son factores individuales muy variables entre sujetos). Por tanto, aunque queda muy bonito, el mensaje es menos sencillo de lo que parece… e incluso puede llegar a confundir, sobre todo en lo que a calorías (balance energético) se refiere…

Segunda diferencia (dos en uno). Cambio de sitio del alcohol y de los pescados. Bajar un eslabón los pescados, huevos y carnes blancas no me parece del todo mal, pero poner el alcohol al otro lado… ¿Alguien podría explicarme el motivo? Para darle otro aire, por cuestiones de marketing (esas cosas de que a la derecha te fijas más)… Al fin y al cabo, sigue siendo alcohol y sus efectos perjudiciales siguen siendo los mismos, esté al lado que esté. Alguno pensará, “es  que las bebidas fermentadas como vino o cerveza han demostrado tener efectos beneficiosos sobre la salud”… Eso de demostrar es una palabra muy contundente… Se ha visto que contienen sustancias con efectos beneficiosos para la salud (que por cierto, pueden obtenerse de otras fuentes, pero ese es otro tema), pero de ahí a decir que es saludable tomar bebidas que contengan alcohol… En serio, los efectos negativos del alcohol son mucho mayores que los posibles beneficios que puedan aportar

Y por último, la cúspide… Añaden una banderita con suplementos nutricionales, vitamina D, folatos… Eso sí, para no pillarse los dedos, ponen “opción individualizada”. Según esto, yo entendería que todos debemos tomar suplementos, aunque cada uno de una forma diferente, ya que es individualizado. Y no, señores, no es así. Promover el consumo de suplementos a través de la pirámide casi me parece lo peor. Si somos adultos (población a la que se dirige la pirámide, pues los niños y los ancianos tienen necesidades nutricionales algo diferentes, y para eso hay miles de pirámides), seguimos una alimentación equilibrada y saludable, y nos encontramos sanos, no tenemos necesidad de suplementos.

Finalmente, me ha llamado mucho la atención que una de las diferencias no sea cambiar el orden de dos de los estratos de la pirámide: los cereales y las frutas. Sobre todo teniendo en cuenta los datos de la encuesta ENIDE, donde el consumo de frutas y verduras en España se encuentra por debajo de las recomendaciones, lo que llevaría a pensar a cualquiera que se debe potenciar su ingesta diaria. Pues no, mejor seguimos apoyando a la industria del pan y los cereales (cuánta gente piensa que las galletas María son cereales…), y las frutas y verduras siguen quedando en un segundo plano. Es cierto que también el consumo de cereales integrales está disminuido, como apuntaba Julio Basulto, pero la pirámide no indica en ninguna parte que deban ser integrales. Y poner que “depende del grado de actividad física” tampoco ayuda al ciudadano de a pie. ¿Qué significa eso para alguien que no tiene porqué entender de este tema?

Aunque especifique el número de veces que deben tomarse al día, la Pirámide no deja de ser una guía visual, y como tal, se asocia lo que hay en la base como la base (valga la redundancia) de la alimentación… o sea, según la SENC, los cereales.

En definitiva, considero que esta nueva pirámide sigue teniendo muchos puntos débiles y confusos, aunque no deja de ser una herramienta útil en ciertos aspectos. Espero que no tengan que pasar otros 10 años para mejorarla…

Solución al juego ENCUENTRA LAS DIFERENCIAS

Recientemente se ha publicado la nueva pirámide de la SENC (Sociedad Española de Nutrición Comunitaria) 2015, una revisión que ha llevado más de 10 años de espera. Y yo me pregunto, ¿tanto tiempo para qué? Pues para un bonito lavado de cara. Actualmente están muy de moda los conceptos de “balance energético”  o “alimentación emocional” (o como la SENC lo ha preferido nombrar “equilibrio emocional”), así que se han incluido estos conceptos en la pirámide.  Os propongo un juego que seguro que todos conocéis… ENCUENTRA LAS DIFERENCIAS! El que sea capaz de encontrar más de 5, se lleva el premio!! Para los que no estéis muy familiarizados con este juego, consiste en buscar diferencias entre dos imágenes iguales (en este caso, similares), y normalmente se proponían unas 7 diferencias. Supongo que no ha sido muy difícil… Pues bien, analicemos bien esta nueva pirámide. Ya lo apuntaba Juan Revenga hace poco, y tuvo que “rectificar” algunos comentarios por fuerza mayor… que estos cambios que se rumoreaban eran, cuanto menos, un lavado de cara. Y yo ahora lo ratifico.  Por un lado, incluir en la base, junto a la actividad física y el agua (ambas cosas, que cualquiera puede entender sin necesidad de una explicación algo más profunda) los conceptos Balance energético y Equilibrio emocional, por muy bonito que quede, me parece poco profesional, teniendo en cuenta a quién va dirigida esta pirámide: a cualquier persona. Estos dos conceptos, que tan de moda están, no son nada sencillos ni de explicar (y no me refiero al uso de palabras para definirlos sino al concepto en sí, que sigue siendo controvertido para los investigadores), ni de entender, dado que implican numerosos factores y son tarea compleja de abordar. Decir hay que mantener el balance energético (eso de calorías que entran y salen) o el equilibrio emocional (¿alguien que no se dedique profesionalmente  a la nutrición o afines me lo podría explicar en 2 frases sencillas???) no es suficiente para que una persona de a pie comprenda su significado, su implicación y mucho menos la forma de conseguirlo. De hecho, son conceptos tan recientes que la comunidad científica todavía no tiene claro cuál es la mejor forma de abordarlos (teniendo en cuenta que ambos son factores individuales muy variables entre individuos). Por tanto, aunque queda muy bonito, el mensaje es menos sencillo de lo que parece… e incluso puede llegar a confundir, sobre todo en lo que a calorías (balance energético) se refiere… Segunda diferencia (dos en uno). Cambio de sitio del alcohol y de los pescados. Bajar un eslabón los pescados, huevos y carnes blancas no me parece del todo mal, pero poner el alcohol al otro lado… ¿Alguien podría explicarme el motivo? Para darle otro aire, por cuestiones de marketing (esas cosas de que a la derecha te fijas más)... Al fin y al cabo, sigue siendo alcohol y sus efectos perjudiciales siguen siendo los mismos, esté al lado que esté. Alguno pensará, "es  que las bebidas fermentadas como vino o cerveza han demostrado tener efectos beneficiosos sobre la salud”… Eso de demostrar es una palabra muy contundente… Se ha visto que contienen sustancias con efectos beneficiosos para la salud (que por cierto, pueden obtenerse de otras fuentes, pero ese es otro tema), pero de ahí a decir que es saludable tomar bebidas que contengan alcohol… En serio, los efectos negativos del alcohol son mucho mayores que los posibles beneficios que puedan aportar… Y por último, la cúspide… Añadimos una banderita con suplementos nutricionales, vitamina D, folatos… Eso sí, para no pillarnos los dedos, ponemos “opción individualizada”. Según esto, yo entendería que todos debemos tomar suplementos, aunque cada uno de una forma diferente, ya que es individualizado. Y no, señores, no es así. Promover el consumo de suplementos a través de la pirámide casi me parece lo peor. Si somos adultos (población a la que se dirige la pirámide, pues los niños y los ancianos tienen necesidades nutricionales algo diferentes, y para eso hay miles de pirámides), seguimos una alimentación equilibrada y saludable, y nos encontramos sanos, no tenemos necesidad de suplementos.  Finalmente, me ha llamado mucho la atención que una de las diferencias no sea cambiar el orden de dos de los estratos de la pirámide: los cereales y las frutas. Sobre todo teniendo en cuenta los datos de la encuesta ENIDE, donde el consumo de frutas y verduras en España se encuentra por debajo de las recomendaciones, lo que llevaría a pensar a cualquiera que se debe potenciar su ingesta diaria. Pues no, mejor seguimos apoyando a la industria del pan y los cereales (cuánta gente piensa que las galletas María son cereales…), y las frutas y verduras siguen quedando en un segundo plano. Es cierto que también el consumo de cereales integrales está disminuido, como apuntaba Julio Basulto, pero la pirámide no indica en ninguna parte que deban ser integrales. Y poner que “depende del grado de actividad física” tampoco ayuda al ciudadano de a pie. ¿Qué significa eso para alguien que no tiene porqué entender de este tema? Aunque especifique el número de veces que deben tomarse al día, la Pirámide no deja de ser una guía visual, y como tal, se asocia lo que hay en la base como la base (valga la redundancia) de la alimentación… o sea, según la SENC, los cereales. En definitiva, considero que esta nueva pirámide sigue teniendo muchos puntos débiles y confusos, aunque no deja de ser una herramienta útil en ciertos aspectos. Espero que no tengan que pasar otros 10 años para mejorarla…

Un comentario en “La nueva pirámide de la SENC, un lavado de cara

  1. Y de nuevo siguen sin modificar la base alimentaria… HC provenientes de frutas y verduras antes que de cereales y tubérculos es el punto clave a indicir..además de eliminar alcohol entre otros. Mucho que mejorar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *