educación nutrición niños vacaciones

Cuando era pequeño y llegaba el verano soñaba con ir a la playa o a la piscina, acostarme y levantarme tarde, jugar más tiempo con los amigos, estar mucho tiempo con mis abuelos, etc. Sin embargo, todos mis sueños se traducían en no dormir bien por culpa del calor, levantarme temprano porque en casa (o en la de los vecinos) se aprovechaban las vacaciones para hacer obras en sus casas con los ruidos que conllevan, algunos amigos se iban para sus pueblos, y para que no se me olvidara lo aprendido en el colegio, mi madre me compraba un libro de actividades para el verano para reforzar todo lo que los profesores me habían enseñado, y entonces me veía a 40º centígrados, con los amigos lejos, sin dormir por culpa de las obras y con un libro de actividades… Muy lejos de lo que había soñado unas semanas antes!

educación nutrición niños  vacaciones

Este verano, mi hija cumplirá 3 años, y en septiembre se incorporará a su nuevo cole, en el que va a comenzar una nueva etapa educativa: infantil. No he podido evitar acordarme de aquellos veranos de mi infancia que no cumplían las expectativas propuestas, así que he decidido crear este listado de tareas que conformarán nuestro libro de actividades de este verano (y que puede ser una idea para el vuestro):

1. Contar historias. Contar historias a nuestros hijos hace que desarrollen su capacidad de imaginación, que se vuelvan aventureros y desarrollarán su capacidad inventiva.

2. Comer frutas y verduras. Eres un espejo donde tus hijos se miran y un ejemplo para ellos. Aprovecha el verano para dejar de lado los alimentos superfluos y llenar tu despensa de frutas y verduras.

3. Cocinar. Idea recetas nuevas. Tu hijo/a desarrollará capacidades como la concentración o la curiosidad por probar cosas nuevas, mejorará habilidades manuales y de gestión del tiempo y aprenderá diferentes formas de preparar alimentos. Al final se dará cuenta que comer de todo puede ser muy divertido, sobre todo cuando lo prepara uno mismo!

4. Leer. Si tú lees ellos leerán. Ve a la librería o a la biblioteca y elegid un libro juntos, el que más os guste. Dedícale tiempo a verlo, leerlo y contarlo, y deja que él/ella lo haga también. Aprenderá palabras nuevas, desarrollará el pensamiento concreto y abstracto y aprenderá a disfrutar de momentos en soledad.

5. Actívate. Tenéis más tiempo y es ideal utilizarlo para practicar deporte. Pasear, correr, jugar, saltar, bailar, hacer actividades acuáticas, etc. Integrará la actividad física como parte de sus hábitos diarios.

6. Hazle soñar. Enséñale a disfrutar con las pequeñas cosas del día. Dar un paseo, ver las estrellas (o la lluvia de estrellas en agosto), las nubes, el amanecer y el atardecer, etc. Será un niño más pasional.

7. Ayudar a los demás. Realiza pequeñas acciones durante el día en presencia de ellos, como ayudar a cruzar a una persona mayor, llevar la compra a tu vecino, dar los buenos días, invitar a cenar a unos amigos sin más motivo que el placer de compartir un rato juntos o regalar aún sin ser una festividad.

8. Escribir un diario. Recicla un cuaderno usado y adáptalo para que sea su diario. En él puede contar todas las cosas que le han ocurrido durante el día y todo aquello que le ha hecho emocionarse.

9. Sé un poco loco. Sin perjudicar a nadie, haz cosas locas. Por ejemplo, levántate en mitad de la noche y vete a la playa para ver amanecer, o ponte a bailar en medio de la calle cuando encuentres un músico tocando.

10. Cantar y bailar. Cantar en voz alta y bailar a todas horas os hará sentir bien, porque cuando alguien canta en voz alta no puede estar triste.

Practica estas actividades durante el verano, puede ser el comienzo ideal de una vida más divertida, sana y feliz con tus hijos.

 “Disfruta de la vida, o al menos, come bien”

Comparte esta entrada

2 thoughts on “Los deberes de este verano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Required fields are marked *

*