Publicado el

¿Puede ser rico y saludable?

El pasado viernes estuve con Cristina Andrades en Saber Vivir hablando de Psiconutrición (para el que no sepa lo que es, puede ampliar algo de información aquí). Nos habían preparado una mesa llena de comida, dividida en 3 partes: “Saludable”, “Rico” y “Fuera de casa”. Por supuesto, en la saludable había verduras, frutas, frutos secos o semillas. Lo que nos llamó mucho la atención fue que en la mesa de los dulces y los aperitivos le hubieran puesto el cartel de “Rico”.

saber vivir psiconutricion

¿Rica? ¿Acaso la comida saludable no está rica? Es un mensaje subliminal que se está enviando a la población y que es exactamente opuesto al concepto de Psiconutrición y de comer de forma saludable. Se hace pensar a quien lo ve que comer fruta y verdura es saludable, sí, pero no rico. Lo rico es la bollería. Entiendo lo que querían transmitir, esa apetencia emocional por ese tipo de productos, pero el mensaje real que el espectador recibe es diferente. A esto es a lo que me refería. Quizá con un buen asesoramiento (o incluso, nos podían haber preguntado y explicado cómo lo querían enfocar y podríamos haber buscado una alternativa más adecuada) todo hubiera ido más al unísono. No critico al programa, al contrario, mientras se ven estos programas no se están viendo programas de violencia o sin contenido. Pero están implantadas en el día a día conceptos, mitos y términos que sin darnos cuenta lían a la espectador.

En cualquier caso, ya es súper importante poder tener la oportunidad de estar ahí para transmitir conceptos sobre hábitos saludables a la población, por lo que no tengo más que agradecer a todo el equipo de Saber Vivir de TVE por darnos voz y visibilidad ante un problema tan extendido como es la alimentación emocional, que debe abordarse desde la Psiconutrición.

En el último mes he participado en dos ocasiones en uno de los programas de TVE de las mañanas, Saber Vivir, presentado por Macarena Berlín, que por cierto, es encantadora.

No es la primera vez que colaboro en programas de televisión, pues he participado en varios programas de Canal Sur de forma habitual (Salud al día, Consumo Cuidado), aunque sí ha sido la primera vez que lo he hecho en directo.

Y el directo tiene sus cosas. Esos nervios a equivocarse (y saber que miles de personas te están viendo), a saber representar a tu profesión, a dar mensajes claros y que lleguen a la gente, a saber a qué cámara tienes que mirar cuando tienes 5 cámaras diferentes delante (jajaja)… y todo eso muy rápido. En televisión va todo a mil por hora. La primera vez que estuve en Saber Vivir tuve la sensación de que todo pasaba muy de prisa, incluso mi participación me pareció muchísimo más corta de lo que en realidad fue. Pero la segunda vez ha sido fugaz. La sensación de estrés, de prisas, de saber que quieres decir algunas cosas pero que tienes un tiempo limitado, y te están esperando… Es una percepción muy diferente a lo que se ve en casa.

Por otro lado, te das cuenta de la cantidad de trabajo y de personas que hay detrás de esos minutos de intervención. Organización, programación, producción, maquillaje, recepción (de las azafatas, que hacen una labor excepcional), sonido, y un largo etcétera que implica que todo salga bien, o al menos que salga! Recuerdo el primer día que cuando llegué había 4 o 5 personas preparando alimentos y productos en una cocina que hay en el estudio de grabación para poder montar las mesas que luego se utilizan ¿cuánto? 5 minutos? Cuando terminé les pregunté que qué hacían luego con todos esos productos. Algunas cosas se las comen, otras tratan de aprovecharlas y otras… las tiran. Una pena!

Quiero romper una lanza en favor de la televisión (aunque sigo pensando que “todo es mentira en la tele”) por estar dando valor, o al menos visualización, a dietistas-nutricionistas y cada vez más. Algo fundamental no sólo para concienciar a la población de la importancia de esta figura sanitaria para promover y mantener la salud (y tratar enfermedades) sino para que sepan que existimos!

Sin embargo, pienso que sería muy interesante contar con dietistas-nutricionistas para preparar las escaletas y los guiones de los programas, porque a veces con pequeñas frases, carteles o comentarios se está enviando justamente el mensaje opuesto a lo que se supone que se quiere mandar. Y os pongo un ejemplo.

Dra. Griselda Herrero Martín
Dietista-Nutricionista

Autora del libro:

Alimentación Saludable para Niños Geniales. 2018. Editorial Amat

Puedes comprar tu ejemplar aquí

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *