Publicado el

Día Mundial contra el Cáncer, ¿lo celebramos?

cáncer nutrición salud psicología alimentación

Hoy se celebra el Día Mundial contra el Cáncer. La palabra celebra no sería la más adecuada en este caso (y otros similares) puesto que las cifras no son precisamente para celebrar nada. Es cierto que las técnicas diagnósticas y de tratamiento han evolucionado mucho en las últimas décadas, y que cada vez se diagnostican antes los casos y la frecuencia de éxito en los tratamientos es mayor (y va en aumento). Pero también es cierto que cada vez se conocen más casos, en parte por lo que acabo de explicar, y en parte porque nuestros hábitos son cada día peores y más propensos a desarrollar enfermedades.

No nos damos cuenta de que las pequeñas (o grandes) acciones que hacemos hoy tendrán una repercusión en el futuro, más o menos cercano, pero la tendrán. Y eso es lo malo de las enfermedades crónicas, que como no aparecen justo después de comernos un paquete de galletas, de no movernos en todo el día o de fumarnos un paquete de tabaco de una sentada, nos parece que no tiene ningún efecto en nuestro cuerpo. Y, siento deciros que SÍ LO TIENE. Y mucho!

Como podéis ver en esta infografía que os adjunto, el cáncer causa más de 8 millones de muertes en el mundo cada año (que se dice pronto). Muertes. No hace referencia al número de personas que ven mermada su la calidad de vida a causa de esta enferemdad (muchos de ellos acaban curándose, pero el proceso personal y físico por el que se pasa es duro).

cáncer nutrición psicología integral

https://www.mapfre.com.pe

No se trata sólo de un diagnóstico y un tratamiento y ala, ya estás curado. No. Ojalá fuera así: me tomo la pastillita y se me pasa. Que te digan que tienes cáncer, esa palabra que muchos no se atreven a pronunciar por miedo o respeto, tiene unas connotaciones psicológicas y emocionales que van mucho más allá de la enfermedad en sí. Tratar a un paciente con cáncer no se resume en darle quimioterapia/radioterapia/inmunoterapia (o la terapia que esté más indicada) y unas pautas en un folio para que se lleva a casa y cumpla. Un paciente con cáncer necesita un tratamiento mucho más integral, porque esta enferemdad nos afecta de forma física, sí, pero también a nivel social, familiar, laboral, incluso sexual. Porque es una enfermedad grave que altera todas estas parcelas, en cada persona de forma diferente. Y por supuesto a nivel individual, es fundamental abordar aspectos como la confianza, la seguridad, la autoestima, la superación y la motivación.

Por este motivo, considero que el cáncer son palabras mayores y sobre todo complejas. No basta con limitarse a decir que hay que comer de forma saludable, hacer ejercicio, dejar de fumar (oh, qué fácil es, ¿verdad?), no consumir alcohol y llevar una vida sana… Muy bonito todo. La cuestión, la principal cuestión es CÓMO SE HACE ESO, sobre todo cuando además tienes una enfermedad que limita o modifica muchos aspectos de tu vida cotidiana; cuando no tienes fuerza a veces ni para levantarte de la cama; o cuando tus ánimos están tan bajos que no te permiten ver la luz en el camino. Así que, pido por favor a todos los profesionales sanitarios que, de una forma u otra, traten con pacientes con cáncer, que tengan un mínimo de empatía con ellos. Dejemos de decirle a la gente lo que tiene (o lo que no tiene) que hacer (tanto imperativo sólo consigue alejarnos de la meta en muchos casos) y ofrezcámosle herramientas para lograr su objetivo. Por eso creo que CELEBRAR este día no es muy acertado, porque considero que no estamos haciendo el mejor abordaje (y no hablo de terapias, sino de personas), y por ello no me parece un motivo por el que celebrarlo. Pero sí que nos sirva para recapacitar, para reflexionar sobre qué estamos haciendo mal y sobre qué y cómo podemos mejorarlo. Gran trabajo para todos, porque no olvidemos que es tarea (y responsabilidad) de todos: pacientes, profesionales, personas sanas, familia, amigos, políticos, sociedad, educación… Todos aportamos, todos contribuimos. Todos sumamos o restamos. 

Hoy no voy a hablar de alimentación ni de pautas para los pacientes con cáncer. La mejor pauta es buscar ayuda (una buena ayuda) para superar la enfermedad y arroparse de la gente que hay a nuestro alrededor. Y esto sirve  para cualquier aspecto de la vida. Aquí queda mi reflexión mañanera de hoy.
Que tengáis un buen día y sonreid todo lo que podáis!

Alimenta tu felicidad

Publicado el

¿Pueden las algas ser una cura alternativa para el cáncer colorrectal y el cáncer de mama?

algas cáncer gastronomía

Finalizamos la saga de posts escritos por alumnos de 3º de Nutrición Humana y Dietética, esta vez de la asignatura de Fundamentos Nutricionales del Cáncer. Han sido 4 entradas semanales, y hoy presentamos la última: “¿Pueden las algas ser una cura alternativa para el cáncer colorrectal y el cáncer de mama?”, por Julia Benítez, Alicia López, Marta Moncayo y Lucía Sánchez.

¿Pueden las algas ser una cura alternativa para el cáncer colorrectal y el cáncer de mama

El cáncer es una enfermedad que se caracteriza por un crecimiento celular incontrolado. El cáncer colorrectal es el tercero más común a nivel mundial. A este hecho se le debe sumar que su incidencia ha aumentado en los últimos años y su tasa de mortalidad es muy elevada, aproximadamente  del 40%. Con respecto al cáncer de mama también posee datos poco halagüeños, ya que es la principal causa de muerte de  mujeres en muchos países y el segundo cáncer más común a nivel mundial.

algas cáncer gastronomía

Debido a estos datos podemos llegar a la conclusión de que la incidencia de cáncer está aumentando tanto en países desarrollados, como aquellos que están en desarrollo, por tanto, deben buscarse nuevas terapias efectivas contra el cáncer. Las algas marinas son comúnmente utilizadas como alimentos funcionales e hierbas medicinales y han sido ampliamente utilizadas en ciertos países durante mucho tiempo, como Asia.

Parece ser que en países como Japón ya conocían que las algas podían tener efectos beneficiosos sobre la salud, es un país donde la incidencia de cáncer es muy baja y se ha asociado al consumo de varios tipos de mariscos, así como al consumo habitual de algas. En la actualidad existen datos que nos hacen pensar que las algas poseen ciertos compuestos que se pueden considerar anticancerígenos y que parecen ser eficaces.

Llegados a este punto debemos plantearnos la siguiente pregunta, ¿cómo afectan las algas a estos tipos de cáncer?

Relación entre las algas marinas y el cáncer colorrectal.

La incidencia mundial de este tipo de cáncer ha aumentado en los últimos años. Se piensa que puede estar fuertemente influenciado por los cambios en patrones y preferencias alimentarias. Por lo tanto, los hábitos dietéticos pueden influir en el riesgo de padecer este tipo de cáncer.

Algunos estudios han informado que el cáncer colorrectal se puede tratar con éxito con productos naturales marinos, como las algas, ya que contienen compuestos bioactivos que pueden promover la apoptosis de las células tumorales.

Un ejemplo de estos compuestos bioactivos es la laminarina,  polisacárido de almacenamiento que se encuentra en las algas pardas. Este compuesto es capaz de inhibir la proliferación de las células cancerosas del colon. Diferentes estudios han demostrado que una glicoproteína de laminaria japonica induce la apoptosis en células HT-29 de cáncer de colon. Lo que induce que estos compuestos pueden influir positivamente en el tratamiento de cáncer de colon.

algas cáncer gastronomía

¿Qué relación existe entre las algas marinas y el cáncer de mama?

El cáncer de mama es la principal causa de muerte en mujeres en muchos países. No es un cáncer exclusivo de mujeres, también afecta a los hombres, aunque en menor medida. Sin embargo, es importante saber que la incidencia en hombres ha aumentado en las últimas décadas.

Se conoce que ciertas algas rojas y pardas tienen reconocidas propiedades anticancerígenas. Uno de los compuesto más conocidos es el fucoidan, que es un polisacárido que se encuentra en las algas pardas.

Este polisacárido ha demostrado mejorar la actividad de las células natural killer (NK), estas células forman parte del sistema inmunitario y son un tipo de linfocitos que eliminan células tumorales y aquellas que son infectadas por agentes patógenos. Este compuesto bioactivo ha sido extraído  del alga Fucus vesiculosus y su efecto sobre el cáncer de mama se ha demostrado en estudios tanto in vivo como in vitro.

Pero el fucoidan no es el único estudiado, recientemente se han realizado estudios con un extracto metanólico (SMME) de un alga parda llamada Sargassum muticum sobre cómo afecta a la proliferación de ciertas líneas celulares del cáncer de mama. Como resultados se pudo establecer que el tratamiento con éste extracto disminuía significativamente la angiogénesis, lo que lleva a pensar que SMME podría disminuir la proliferación de células cancerosas y aumentar la apoptosis de células tumorales en el cáncer de mama en humanos.

¿A qué conclusión podemos llegar?

Si nos paramos a pensar detenidamente los datos obtenidos en los estudios realizados en los últimos años, vemos que realmente existen compuestos naturales anticancerígenos. Por tanto, si las algas se pueden consumir como alimento, entonces, ¿deberíamos empezar a consumirla como un alimento habitual? Es obvio que se necesitan muchos estudios más para poder establecer qué acción tiene sobre los humanos las algas, además, no todas las algas tienen reconocidas propiedades anticancerígenas, pero sería una cuestión importante a plantearse para las sociedad actual, especialmente en aquellos países donde la incidencia de cáncer está aumentando considerablemente en los últimos años.

algas cáncer gastronomía

BIBLIOGRAFÍA:

–       Yu Bin Ji, Chen Feng Ji and He Zhang. Laminarin Induces Apoptosis of Human Colon Cancer LOVO. Cells through a Mitochondrial Pathway. Molecules 2012, 17, 9947-9960

–       HEE-KYOUNG PARK1, IN-HYE KIM1, JOONGKYUN KIM and TAEK-JEONG NAM.  Induction of apoptosis and the regulation of ErbB signaling by laminarin in HT-29 human colon cancer cells. INTERNATIONAL JOURNAL OF MOLECULAR MEDICINE 32: 291-295, 2013.

–       Ghislain Moussavou, Dong Hoon Kwak, Brice Wilfried Obiang-Obonou, Cyr Abel Ogandaga Maranguy, Sylvatrie-Danne Dinzouna-Boutamba, Dae Hoon Lee, Ordelia Gwenaelle Manvoudou Pissibanganga, Kisung Ko, Jae In Seo and Young Kug Choo. Anticancer Effects of Different Seaweeds on Human Colon and Breast Cancers. Mar. Drugs 2014, 12, 4898-4911.

–       http://www2.uah.es/daviddiaz/Apoptosis/caspasas.htm

Publicado el

¿Una copa de vino? Menos probabilidad de padecer cáncer…

Polifenoles Resveratrol Cáncer Alimentación Prevención

Continuamos la saga de posts escritos por alumnos de 3º de Nutrición Humana y Dietética, esta vez de la asignatura de Fundamentos Nutricionales del Cáncer. Serán 4 entradas que se publicarán semanalmente.

Hoy la tercera: “¿Una copa de vino? Menos probabilidad de padecer cáncer”, por Isabel Barrera, Natalia Borrero, Irene Díez, María González y José Luis Perza.

¿Una copa de vino? Menos probabilidad de padecer cáncer

Sabemos que el cáncer es una de las principales causas de muerte a nivel mundial en la actualidad. Y al contrario de lo que mucha gente piensa erróneamente, no depende fundamentalmente de nuestra genética, que influye un 10-15%, sino de nuestro estilo de vida: un 80-90% de los cánceres se puede prevenir (no curar) con unos hábitos de vida saludables. Y entre ellos, el que más influye con un 35%, es la alimentación.

Una alimentación equilibrada y saludable a lo largo de la vida, es un factor fundamental para prevenir esta enfermedad. En una población sana, las recomendaciones alimentarias están basadas en la pirámide nutricional, en la que recientemente se ha incluido en uno de sus escalones el consumo moderado de cerveza y de vino. .. ¿Cerveza y vino en una dieta saludable? Sí, pero con moderación.

A pesar de su contenido en alcohol, se ha comprobado que un consumo moderado de estas bebidas (alcohol no destilado) contiene numerosos compuestos que son beneficiosos para la salud. En esta ocasión, nos vamos a centrar en el vino por su contenido en polifenoles y el papel anticancerígeno que desempeñan.

LOS POLIFENOLES

Los polifenoles son agentes reductores, de origen vegetal, que junto con otros compuestos antioxidantes de la dieta, tales como vitamina C, vitamina E y carotenoides, protegen a los tejidos corporales frente al estrés oxidativo.  Son los agentes antioxidantes que con mayor frecuencia se consumen en la dieta. Normalmente, pueden prevenir diversas enfermedades relacionadas con el estrés oxidativo, como por ejemplo el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, la inflamación, etc.

Polifenoles Resveratrol Cáncer Alimentación Prevención

La estructura química del polifenol afectará a sus propiedades biológicas, principalmente su biodisponibilidad, capacidad antioxidante y la interacción específica con receptores celulares y enzimas.

La clasificación principal de los polifenoles es definida de acuerdo a la naturaleza de su esqueleto carbonado: ácidos fenólicos, flavonoides y también, aunque menos comunes, los estilbanos y los lignanos. Los ácidos fenólicos se encuentran abundantemente en los alimentos, especialmente el ácido cafeico y, en menor medida, el ácido ferúlico.

Polifenoles Resveratrol Cáncer Alimentación Prevención

Los flavonoides, los polifenoles más abundantes en la dieta, pueden dividirse en varios tipos según el grado de oxidación del oxígeno heterocíclico, como por ejemplo las flavonas, los flavonoles, las isoflavonas, las antocianinas, etc. La fuente principal de isoflavonas es la soja, que contiene genisteína y daidzeína, que por sus propiedades estrogénicas, pueden desempeñar un papel relevante en la prevención en el cáncer de mama.

 Polifenoles Resveratrol Cáncer Alimentación Prevención

Polifenoles Resveratrol Cáncer Alimentación Prevención

¿CÓMO ACTÚAN EN EL CÁNCER?

Conociendo los factores predisponentes, se puede actuar sobre algunos de ellos para disminuir el riesgo de prevalencia de esta enfermedad.

Numerosos estudios han demostrado la actividad quimiopreventiva frente al cáncer por parte de los polifenoles del vino, donde se ha observado la capacidad de bloquear la carcinogénesis (proceso por el cual una célula normal se convierte en una célula cancerosa) y de inhibir el crecimiento de tumores en animales o en cultivos celulares (estudios in vitro e in vivo). Estos efectos se pueden atribuir a mecanismos bioquímicos en células cancerígenas como:

–          La apoptosis (muerte celular)

–          La detención del crecimiento en una o más fases en el ciclo celular

–          La inhibición de la síntesis de ADN

–          La modulación de las vías de transducción de señales por la expresión alterada de enzimas (como las ciclooxigenasas y quinasas)

–          La reducción de daño oxidativo

Por lo tanto, son la etapa de iniciación, promoción, y posiblemente también la etapa de progresión, donde pueden actuar los ponifenoles sobre los mecanismos descritos anteriormente.

Polifenoles Resveratrol Cáncer Alimentación Prevención

Las principales investigaciones en ratones con distintos tipos de cáncer (in vivo) o diferentes líneas de células tumorales (in vitro), han concluido que los ponifenoles tienen un papel más importante en la prevención y progresión de algunos tipos de cánceres como bucales, cáncer de próstata, cáncer de mama, cáncer de colon, cáncer de pulmón,  cáncer de piel,  teratocarcinoma y osteosarcoma.

El vino tiene una amplia gama de polifenoles, y el efecto protector todavía no ha sido asignado a una fracción o compuesto específico. Aún así, los tipos de polifenoles vínicos cuyo efecto ha sido más relevante en los estudios han sido el resveratrol, la quercetina, la catequina y el ácido gálico.

La dieta…

El consumo de vino no es una recomendación, sino una “no prohibición”. No olvidemos que éste contiene alcohol, por lo que su consumo debe ser moderado. Las recomendaciones generales son un vaso (150 ml de vino o 10 g de alcohol) al día para mujeres y dos vasos (300 ml de vino o 20 g de alcohol al día) para los hombres.  Además, los efectos saludables del vino son mayores en combinación con una dieta y estilo de vida saludable, que combina el consumo moderado de vino con una dieta rica en frutas, verduras y granos enteros.

Polifenoles Resveratrol Cáncer Alimentación PrevenciónPolifenoles Resveratrol Cáncer Alimentación Prevención

 

Y para todos a los que no os gusta el vino (o preferís no ingerir alcohol)… podéis encontrar polifenoles en otros alimentos:

–          Las legumbres como lentejas, guisantes, soja, garbanzos y judías, son ricas en  flavonoides.

–          El té verde (catequinas)

–          Las frutas y verduras rojizas o moradas como frambuesa, uva, fresa, arándano, granada, berenjena y remolacha (quercetina, hespertina y kanferol)

–          Otras verduras como pimientos, cebollas, tomates y ajos (miricetina y quercitina)

–          Los cereales integrales, como el trigo sarraceno, las semillas y frutos secos (ligninas y lignanos)

–          En otros alimentos como la cerveza, el cacao, el aceite de oliva y la yerba mate  (taninos, galocatequinas y resveratrol)

 

BIBLIOGRAFÍA

–          Sancho, M., & Mach, N. (2014). EFECTO DE LOS POLIFENOLES DEL VINO SOBRE LA PREVENCIÓN DEL CÁNCER. NUTRICION HOSPITALARIA,31(n02).

–          De Meester, Fabien y Watson, Ronald Ross. Wild-Type food in health promotion and disease prevention. Ed. Human Press Inc., 2008. Part III, Cap. 28.

–          http://www.enbuenasmanos.com/articulos/muestra.asp?art=2766

–          http://www.vitonica.com/alimentos-funcionales/alimentos-ricos-en-polifenoles

 

Publicado el

¿Temor o indiferencia al cáncer?

Cáncer alimentacion

Continuamos la saga de posts escritos por alumnos de 3º de Nutrición Humana y Dietética, esta vez de la asignatura de Fundamentos Nutricionales del Cáncer. Serán 4 entradas que se publicarán semanalmente.

Hoy la segunda: “¿Temor o indiferencia al cáncer?”, por María Álvarez, Inés Álvares-Ossorio, Ángela Fernández, Raquel González y María Sánchez.

Aprende que no todo es blanco y negro; que en el cáncer ni es tanto ni tan poco

Si una persona hiciera caso de todos los consejos que podemos encontrar en internet, en el supermercado, eso que te ha dicho tu compañero de la universidad… esa persona no podría llevar a cabo una vida normal. Existen numerosos tópicos sobre el cáncer: “Que si el microondas da cáncer, que si tener el teléfono muy cerca da cáncer, que si quita el wi-fi de tu casa por la noche porque es peligroso…”

Cáncer alimentacion

En el otro extremo encontramos aquellos que sabiendo los riesgos a los que se someten, prefieren mirar para otro lado y no hacer nada. Una frase muy repetida por padres y abuelos es: “Antiguamente empezábamos a fumar porque no sabíamos que era tan malo, pero hoy en día el que empieza a fumar es porque es tonto”

Pues qué razón más grande, según datos de la Encuesta Nacional de Salud de 2006, en España, fuma el 29,5% de los adultos mayores de 16 años, y lo peor, el porcentaje de fumadores varía según la edad, observándose que la menor proporción de fumadores se encuentra entre los mayores de 65 años, mientras que los jóvenes de 25-34 años son los que más fuman.

Cáncer alimentacion

Pues bien, nosotros vamos a centrarnos en cómo la alimentación puede influir para bien o para mal en la aparición del cáncer.

Actualmente, a diferencia de las creencias de la población, no existe un determinado alimento que por sí solo provoque o no cáncer, es la alimentación en conjunto la que afecta en este aspecto.

Además, no podemos concluir diciendo que las personas con una dieta sana no tengan probabilidad de padecer algún tipo de cáncer en su vida. Por otro lado, tampoco podemos asegurar que las personas que lleven una dieta desequilibrada presenten de forma obligatoria la enfermedad.

Según la OMS, hasta el 30% de los casos de cáncer podrían evitarse con una adecuada y equilibrada alimentación. Tenemos que ser racionales a la hora de poner en práctica toda la información que nos llega día a día.

En la vida nada es bueno ni en exceso ni en defecto, y en cuanto a la alimentación pasa lo mismo. Existen estudios científicos que demuestran que el consumo de determinados alimentos puede ser potencialmente peligroso en el desarrollo del cáncer, como por ejemplo ciertas carnes, alimentos con grandes cantidades de azúcar, las patatas fritas, los aditivos… Pero es importante saber, que el consumo de estos alimentos en pequeñas cantidades, NO NOS HARÁ DAÑO.

Lo que queremos decir con esto es que no debemos exagerar las cosas, es cierto que un individuo que está predispuesto a tener cáncer y lleva una buena alimentación tendrá menos posibilidades de sufrirlo que si esa misma persona no sigue unas pautas dietéticas adecuadas. Una dieta sana rica en frutas, verduras y cereales es necesaria para los pacientes con cáncer, pero esto no es lo único que necesitan, también la dieta debe incluir una cantidad adecuada de carnes, huevos, lácteos e hidratos de carbono simples, sin excedernos, pero son necesarios para alcanzar el alto requerimiento energético y de nutrientes que tienen los pacientes con cáncer, y así puedan cumplimentar todas sus funciones de manera adecuada y proporcionarle la energía necesaria para que el enfermo tenga una buena calidad de vida.

Cáncer alimentacion

En conclusión, el mejor consejo a seguir, es dejarnos guiar por personas expertas en la alimentación y no por aquellos que hablan sin saber.

 

Bibliografía

–        Cáncer y Alimentación. Revista de Actualización Clínica Investiga. Rev. Act. Clin. Med v.42  La Paz mar. 2014

–        Organización Mundial de la Salud

–        Encuesta Nacional de Salud 2006

Publicado el

Guanábana ¿Lo cura todo o no cura nada?

Cáncer Nutrición Alimentación Prevención

Comenzamos otra saga de posts escritos por alumnos de 3º de Nutrición Humana y Dietética, esta vez de la asignatura de Fundamentos Nutricionales del Cáncer. Serán 4 entradas que se publicarán semanalmente.

Hoy la primera: “Guanábana ¿Lo cura todo o no cura nada?”, por Silvia Falcón Vargas, Ana Galán González, Ana Belén Huelva Leal, María del Carmen Sánchez España y Encarnación Velázquez Beltrán.

En la actualidad, existe multitud de publicidad divulgada por diversas redes sociales como “Facebook”,  “Twitter”…  acerca de un producto que con su consumo promete “curar” el cáncer. Hablamos de la guanábana (Annona Muricata), un fruto tropical similar a la chirimoya al que se le han atribuido numerosos beneficios “milagrosos” para combatir las células cancerígenas.

Cáncer Nutrición Alimentación Prevención

 http://www.frutascharito.es/p.1026.0.0.1.1-guanabana.html

 Según la información que encontramos en numerosas fuentes de Internet, estamos ante un producto milagroso, el cual cura el cáncer sin necesidad de exposición a tratamientos agresivos como la quimioterapia, incluso refieren que es 10.000 veces más efectivo el consumo de este producto al ser totalmente natural y no producir ningún tipo de efectos secundarios. Además, apuntan a que no solo es bueno para combatir todos los tipos de cáncer, sino que también tiene muchas más propiedades “probadas científicamente”. Este enlace nos resume sus beneficios.

Cáncer Nutrición Alimentación Prevención

La Guanábana o Graviola ~ alternativa natural para combatir el Cáncer

El “compuesto milagro” de este fruto son las acetogeninas (metabolitos secundarios en las plantas con actividad biológica como la antiparasitaria, insecticida, antimicrobiana, antifúngica y antitumoral) que previenen y atacan directamente las células cancerígenas. Según la publicidad encontrada, toda esta información está respaldada por diversos estudios científicos que recogen los numerosos beneficios que este fruto muestra en el retardo en la proliferación de células cancerígenas, pues sólo destruye las células malignas del cáncer sin afectar las células sanas.

Estamos ante un producto muy caro, ya que el kilo puede llegar a alcanzar los 56 euros en el mercado. Podemos encontrarlo en distintas formas de comercialización como son bebidas, infusiones, sorbetes, dulces y muchas más formas de consumición.

Pero nosotros nos preguntamos: ¿De verdad este producto cura el cáncer, o realmente no cura nada? ¿Son verdad todos estos beneficios atribuibles o estamos ante otra estrategia más de marketing?, pues nos preguntamos que si es verdad los beneficios atribuidos ¿por qué no se ha comercializado expansivamente? ¿Por qué no ha salido en los medios de comunicación?

Para poder conocer un poco más este producto hemos buscado estudios. De todos los encontrados, todos llegan a la misma conclusión: “no existen resultados experimentales que respalden la supuesta milagrosa acción anticancerígena, ni la seguridad, de los extractos de A. muricata y sus derivados que circula en Internet” (Morón, 2010).  Incluso en algunos estudios se habla de la posible relación entre el consumo de este fruto y la aparición de enfermedades neurodegenerativas, pues este fruto contiene importantes cantidades de annonacina, sustancia química presente en las semillas del fruto y que debido al consumo de altas concentraciones de la misma puede dar lugar a formas atípicas de la enfermedad de parkinson.

Por tanto, la información divulgada sobre este alimento, no es más que otro de los miles de mitos que por ahí circulan acerca de los alimentos “cura- cáncer” que tan sólo crean falsas esperanzas en las personas con este tipo de enfermedad. Para terminar, dejar claro que NINGÚN alimento cura el cáncer cuando ya se ha diagnosticado, tan sólo puede prevenirlo.

 

Bibliografía

–       Schlie-Guzmán, M. A., González-Esquinca, A. R., & Luna-Cazáres, L. M. (2009). Las acetogeninas de Annonaceae: efecto antiproliferativo en líneas celulares neoplásicas. Bol Latinoam Caribe Plant Med Aromat8,

–       Morón Rodríguez, F. J., Morón Pinedo, D., & Nodarse Rodríguez, M. (2010). Valoración de la evidencia científica para recomendar Annona muricata L.(guanábana) como tratamiento o prevención del cáncer. Revista Cubana de Plantas Medicinales15(3), 169-181.