Publicado el

¿Qué es eso a lo que llaman “comer emocional”?

comer emocional ansiedad hambre real picoteo obesidad nutrición psicología

Hasta ahora todos habíamos escuchado típicas frases como: Cuando estoy nerviosa me da por comer, cuando estoy triste se me antoja dulce, tengo ansiedad y descontrolo lo que como… actualmente este tipo de frases las englobamos en lo que conocemos como “comer emocional”.

 comer emocional ansiedad hambre real picoteo obesidad nutrición psicologíahttp://metodoancla.com/comer-emocionalmente-es-un-problema/

Esta palabra es mucho más adecuada puesto que no es solo la ansiedad o la tristeza las culpables de este comer descontrolado o sin hambre real; siempre es más fácil echar la culpa a algo externo que reconocer que son nuestras propias emociones las que nos llevan por este camino. ¿Por qué comes más cuando estas ansioso/a?  ¿Por la ansiedad? La ansiedad es solo un síntoma más de algo que está ocurriendo, algo que te preocupa, algo que te crea una emoción que al no disponer de las herramientas adecuadas para manejarla has utilizado una herramienta inadecuada pero que te resulta eficaz puesto que te relaja momentáneamente: Comer. La comida se convierte en un consuelo, un calmante, una tirita para el corazón, un ansiolítico… adquiere numerosas funciones y ninguna de ella es una función nutricional. Cuando esto ocurre es cuando hablamos del “comer emocional”.

¿Qué principales diferencias encontramos entre esta forma de utilizar la comida y el comer por un hambre real?

comer emocional ansiedad hambre real picoteo obesidad nutrición psicología

Una vez que le hemos puesto nombre y hemos aclarado en que consiste, ya podemos eliminar las excusas y frases que justifiquen este problema en la alimentación. Si te identificas con lo que estamos hablando es porque deberás averiguar porque estás utilizando la comida de forma inadecuada y deberás aprender otras estrategias más adecuadas para hacer frente a tus situaciones problemáticas.

Y lo más importante, si esto te está ocurriendo, acudir a una dieta estricta y restrictiva no solucionará tu problema; es más, lo aumentará creándote más ansiedad ante las prohibiciones.  Debemos de seguir unas pautas nutricionales adecuadas a la vez que trabajas el carácter emocional de estas pautas.

Por Cristina Andrades

“Disfruta de la vida, o al menos come bien”