Publicado el

El pan que no es pan… o que está en la nube

mitos alimentación pan dieta nutrición

Esta mañana sólo eran las 7.30h y ya me he puesto de mal humor con un wasap que me había enviado una paciente anoche. Y es que para modas no hay límites, y para tonterías tampoco!!

Ahora sacan el “Cloud Bread”. Pero ¿qué c…. es eso??? Y es que el pan trae muchas modas… hace poco ya salió el pan para runners, y ahora éste.

mitos alimentación pan dieta nutrición https://www.evermine.com/blog/no-flour-cloud-bread-gluten-free-recipe/

Pues es un “pan” sin hidratos de carbono ni gluten que, por lo visto, está arrasando. No, no. No está pensado para nadie con ninguna patología sino para que lo sustituyas por el pan, ese alimento tan tóxico y perjudicial que engorda y hay que eliminar drásticamente de la dieta cuando uno se pone a régimen [‘ironía’ mode on].

Esta frase irónica que acabo de escribir es todo lo opuesto a lo que cualquier dietista-nutricionista promueve, por varios motivos:

  1. El pan no es un alimento tóxico ni perjudicial, a no ser que seas celíaco, caso en que puedes tomarlo in gluten sin ningún problema.
  2. El pan no engorda, como ya se ha dicho miles de veces. Es un mito totalmente falso en el que se basan multitud de dietas milagro que, como su propio nombre indica, son un milagro que funcionen.
  3. No es necesario eliminarlo de la “dieta”, sobre todo si se realiza una alimentación saludable. Los que me conocen ya saben la tirria que le tengo al uso de la palabra dieta, régimen o similares, para hablar de pérdida de peso. Señores, no hay que hacer dieta, hay que seguir una dieta saludable, SIEMPRE. Sí, sí, esto es para siempre. Y en este SIEMPRE sí se puede comer pan, desde el primer día.

Dicho esto, veamos qué tiene este pan…
Ingredientes: huevos, queso en crema, azúcar (o edulcorante), sal, levadura o cremor tártaro.
Si os habéis dado cuenta, no he puesto las cantidades… Es a propósito. Pero sí he hecho un análisis del pan y lo he comparado con un pan normal (blanco) e integral.

mitos alimentación pan dieta nutriciónY después de ver esta tabla ¿seguís pensando que el “Cloud Bread” es mucho más saludable? ¿De verdad???

Primero, en calorías la diferencia es despreciable entre los 3 tipos. Segundo, obviando el tema del colesterol, que al provenir del huevo, no debemos pensar que nos “va a subir el colesterol” (otro falso mito que cada vez está más desmontado)… fijaos en la cantidad de grasa, pero de la saturada, que es la más perjudicial. ¿Y de azúcares simples? Pero si al final, a pesar de no llevar harina, es el que más azúcares simples tiene de los tres!! Increíble, pero cierto. Por no hablar de la fibra

Vamos, que el “pan nube” mejor que se quede ahí, en la nube, porque de más saludable no tiene nada, a pesar de querer venderse como la mejor opción para sustituir al pan (sobre todo si estás a dieta, claro!!).

Antes de terminar quiero destacar dos cosas:

  1. Por un lado, ni siquiera se le puede llamar pan, ya que según la RAE, el pan es el “Alimento que consiste en una masa de harina, por lo común de trigo, levadura y agua, cocida en un horno”. Vaya, que si no lleva harina, no es pan. Además, legalmente tampoco se puede llamar pan según el RD 1137/1984. Gracias, Juan.
  2. La cuestión no es que existan nuevos alimentos, cosa de la que estoy muy a favor, la diversidad alimentaria enriquece nuestra cocina y nuestra gastronomía. La cuestión es el concepto que se transmite: sustituir un alimento (sano) por otro que lo es menos, pero que se vende como mucho mejor. Cuestión de marketing. Y cuestión de perspectiva. Porque por muy sano que fuera… todo depende de con qué te lo comas!!

mitos alimentación pan dieta nutrición https://lowcarblauren.wordpress.com/tag/cloud-bread/

Así que déjate de nubes y panes, que las nubes están para imaginar formas en el cielo y dar rienda suelta a tu creatividad.

“Disfruta de la vida, o al menos come bien”

Publicado el

Perder peso o morir estrangulado

Calorías Aplicación móvil obesidad

En el tema de las calorías parece que queda poco que inventar (o eso esperaría, aunque no creo que tengamos suerte…). El otro día me encontré con este nuevo aparato que despertó mucho mi curiosidad: WearSens.

 

Calorías Aplicación móvil obesidad

http://xabes.com/wearsens-el-collar-inteligente/wearsense-grade/

¿Qué es WearSense y cómo funciona?

Se trata de un collar inteligente, desarrollado por ingenieros de la Universidad de California de Los Ángeles (UCLA), que recoge la información de lo que comes, lo que bebes y lo que fumas. Increíble, sí, increíble. Si los smartwatches y pulseras inteligentes no son suficientes para controlar nuestra actividad diaria y el gasto energético (que pueden ser muy prácticos, aunque no están validados), ahora “podemos” calcular cuántas calorías comemos simplemente con un collarcito. Un collar que, según dice la publicidad, es capaz de percibir qué comes, si comes despacio o si comes demasiado, y envía la información a tu teléfono móvil para que modifiques tu comportamiento. Pero es que además, si fumas, tu teléfono “chivato” envía mensajes a tus familiares o incluso a tu médico. En primer lugar, me parece ridículo que uno mismo programe su teléfono para que si fuma o come más de lo que debe avise a su familia o a su médico. ¿Somos tontos o qué? ¿Es que no somos capaces de decirlo nosotros mismos?? Una cosa es que nos diga a nosotros, “oye, que te estás pasando un poco”, y otra muy distinta es que nuestra familia tenga que saber qué, cómo y cuánto comemos en todo momento.

Por otro lado, no entendía muy bien cómo el collar sabe cuánto tienes que comer y cómo detecta si eliges de forma correcta. Según Majid Sarrafzadeh, uno de sus creadores, parece que la base está en que cada alimento tiene un patrón diferente dentro de la garganta, y el maravilloso collar tiene un sensor que mide los cambios de fuerza y presión en función de lo que comes. El collar tiene unos sensores piezoeléctricos (cristales naturales o sintéticos que al someterse a tensiones mecánicas –presión, aceleración, tensión o fuerza- adquieren polarización eléctrica y transforman las lecturas en señales eléctricas) que detectan todo lo que se ingiere, llegando a medir las porciones y las calorías de cada bocado. “Así no tienes que estar anotando lo que comes cada día, te pones el collar y te olvidas”, dice Sarrafzadeh.

Para más INRI, el novedoso collar promete ayudar a perder peso de forma fácil y sin esfuerzo, aunque sí con consecuencias: cuando detecta que comes más comida de la adecuada, ¡te aprieta el cuello para que pares! Esta es su forma de que cambies de hábitos alimentarios… en fin, no comments!

Calorías Aplicación móvil obesidad

http://xabes.com/2015/03/12/wearsens-collar-inteligente/

Depende del alimento o líquido que tomes (más suave, crujiente, líquido…), las vibraciones de la garganta varían, registrándose un patrón diferente que envían los sensores a la aplicación que el WearSense tiene en nuestro teléfono. Esta aplicación (que es inteligente, como el collar) controla las ingestas y regula los hábitos alimenticios, dicen sus inventores. En función de lo que hayamos programado conforme a nuestros objetivos y de lo que el collar detecte que estamos ingiriendo, éste se encoje para recordarte que ya has comido bastante y pares. Pero si no queremos un aviso tan drástico, se puede programar para que suene en lugar de estrangularnos… Qué detalle!!

Que digo yo que, por ejemplo, una manzana tiene las mismas calorías si te la comes asada o cruda. Sin embargo, las vibraciones serán diferentes al pasar por la garganta puesto que la textura es diferente… ¿cómo hace el WearSense? ¿Sabe que te estás comiendo una manzana asada?? ¿Medirá las mismas calorías?? ¿No será que en lugar de electrodos lo que tiene son Uma Loompa como los de Charlie y la fábrica de chocolate?

 Calorías Aplicación móvil obesidad

http://xabes.com/2015/03/12/wearsens-collar-inteligente/

Y me surge otra pregunta: ¿las vibraciones también dicen si estamos comiendo hidratos de carbono, grasas o lípidos? Porque podemos ingerir una dieta de 1500 calorías (y tendremos la suerte de que no nos estrangule si es lo que nos hemos puesto como objetivo) pero a base de grasas saturadas y proteínas y sin ingerir ni una fruta, verdura o hidratos. Hipocalórica para perder peso, sí (o no…), pero de saludable poco. Vamos, que eso de que cambias de hábitos sin esfuerzo se debe referir a que aprendes (como los perros de Paulov, a base de descargas eléctricas) a comer menos cantidad.

Todo esto supone un peligro adicional a los que ya hemos comentado: autopautarse. Este dispositivo incita a que uno mismo le diga a su collar (sí, suena un poco absurdo) cuándo debe avisarle de que pare de comer. ¿Y quién dice cuál es el objetivo? ¿El usuario? ¿Una tabla que traiga el dispositivo? Es importante recordar que cada persona tiene unas necesidades muy concretas y diferentes a las de otro, a pesar de medir y pesar lo mismo y ser del mismo sexo. Y eso no hay máquina que pueda valorarlo, por ahora.

De momento, el collar es sólo un prototipo, por lo que aún debe pasar por los controles y regulaciones necesarias. Aunque preveo que no serán muchos y saldrá al mercado en breve “como tratamiento para la obesidad”, según dicen los ingenieros de la UCLA. Menudo método! No sé si servirá para adelgazar (posiblemente sí, como cualquier otro método milagro), pero desde luego para tratar o prevenir la obesidad (enfermedad demasiado compleja que requiere de un abordaje interdisciplinar y de un gran trabajo por parte del paciente), o para adquirir hábitos alimentarios saludables ya te digo yo que no.

Como sigamos así terminarán inventando un “tío de la vara” que cuando te eches en el plato más de la cuenta o vayas al frigorífico y hagas una mala elección, te dé una colleja. ¿Dónde vamos a parar? Nos estamos convirtiendo en esclavos de los aparatos y, antes o después, se volverá en nuestra contra. No estoy en contra de la tecnología, para nada, de hecho creo que la tecnología es un gran avance y sirve de mucha ayuda, siempre que sepamos utilizarla adecuadamente. Si te sobran kilos o tienes problemas con tu peso, primero ve a un dietista-nutricionista que te lo confirme, segundo déjate de tonterías, y tercero… aprende a comer de forma saludable!! Es tu mejor baza para gozar de buena salud.

“Disfruta de la vida, o al menos, come bien”

Si te ha gustado este artículo, te puede interesar:

¿Quilos de más? 1, 2, 3… duerme
Yo me echo para no repetir

 

Publicado el

¡Qué inocente!

No sé si es casualidad o son los años (desde ayer, uno más), pero últimamente veo mucho listillo suelto que trata de aprovecharse de la inocencia (o desesperación) de los demás. En los meses finales del año hemos pasado por cursos de alimentación inteligente, productos innovadores para deportistas que no lo son tanto, carne con sabor humano, depuraciones con carísimos zumos de frutas, nuevos balones intragástricos virtuales, venta de productos mediante estafa piramidal… y así podría seguir y ocupar todo el post (pero no voy a hacerlo, podéis leer el Top 5 de 2014 por @juan_revenga).

Post15-Inocente

Me da mucha rabia que se tire por tierra tanto trabajo que nos cuesta a los profesionales sanitarios para luchar en contra de estas estafas, con lo difícil que es, y lo fácil que a ellos les resulta hacerse creer y llegar a todo el mundo. ¿Qué está pasando? ¿Somos los profesionales que no sabemos hacerlo? ¿Son los “aprovechados” que saben hacerlo demasiado bien (o tienen más dinero, eso seguro)? ¿Es la población que no se quiere quitar la venda de los ojos? Admitamos cada uno nuestra parte de responsabilidad, porque TDOOS la tenemos. Evidentemente si a uno le dicen que tomado una pastillita (que no supone esfuerzo) no va a engordar aunque coma de todo o va a estar tan depurado que no se va a conocer, pues claro, es difícil no compararla. Pero, señores, apliquemos un poco el sentido común y pensemos antes de actuar. ¿De verdad creemos que existen los milagros? ¿De verdad pensamos que las personas que aparecen como imagen de estos productos (las modelos, actrices y demás que nos venden un cuerpo 10) están así por tomarse esa pastillita? ¿En serio? Si la respuesta es sí, es que hay mucho más inocente de lo que yo pensaba… Venga, hombre!!! ¿No será más una cuestión de dejadez que de sensatez? Ahora que va a empezar el nuevo año, todos nos planteamos propósitos nuevos, así que a ver si uno de ellos es dejar de ser tan inocentes o quererlo conseguir todo tan fácil. ¿Nunca has tenido que trabajar duro para lograr algo? ¿Y qué has sentido cuando has alcanzado el objetivo? Para conseguir algo es necesario trabajar y hacer, en mayor o menor medida, algo de sacrificio. “El que algo quiere algo le cuesta” dice el refrán popular, y como otros muchos lleva toda la razón. Nadie regala nada, eso te lo aseguro.

Dietas milagrowww.roserrubinat.com

Bien, ¿y cómo identificamos estos productos, métodos o modelos que prometen mucho y consiguen poco? Pues muy fácil, para saber cuándo nos están tomando por inocentes (o idiotas) y no caer en la trampa, hay que saber que cualquier dieta milagro cumple alguna de estas premisas (puedes consultar los criterios que establece la AECOSAN, Agencia Española de Consumo y Seguridad Alimentaria):

–          Prometer resultados muy rápidos (más de 5 Kg por mes), utilizando palabras como “milagroso”, “sin esfuerzo”, “secreto”, “remedio”, “mágico”, “natural”, “seguro, sin riesgo para la salud”, “científico”, etc.

–          No están documentadas científicamente (o se basan en un solo estudio realizado con pocos sujetos) y puede prescribirlas cualquiera, incluso uno mismo, sin ser profesional sanitario.

–          Eliminan el consumo de uno o varios alimentos, quedando prohibidos.

–          Incluyen o recomiendan el consumo de productos que, normalmente, suele vender el inventor de la dieta. Estos productos, además, suelen ser caros, y normalmente se podrían sustituir por alimentos.

También puedes consultar este sencillo Test que publicó Eroski Consumer (por @JulioBasulto_DN) para ayudarte a desenmascarar dietas milagro:

Test dietas milagro

O bien aprender a elegir tu propia dieta milagro mediante el siguiente algoritmo (por Aitor Sánchez, @Midietacojea):

Post15-Algoritmo

Bien, pues una vez sabemos identificar a toda esta panda de personas (que son muchas) que tratan de tomarnos por inocentes (=tontos), sólo me queda recomendaros que siempre que se trate de vuestra salud, por favor, acudáis a un profesional sanitario. Y si se trata de dietas, nutrición o alimentación, busca un dietista-nutricionista (hacemos mucho más que poner dietas) que te ayudará sin que tu salud se resienta.

¡Y que viva la inocencia, pero nunca a costa de la salud!

“Disfruta de la vida, o al menos, come bien”