Publicado el

Salud en el Embarazo y la Lactancia

Por cuarto año consecutivo, he tenido la suerte de dirigir un curso dentro de los cursos de verano que organiza la Universidad Pablo de Olavide en Carmona. Desde que era estudiante he asociado los cursos de verano a materias que siempre me han interesado pero que con el ajetreo del día a día no podía hacer, y el verano era una fecha perfecta para acudir a estos cursos. No lo dudé entonces cuando, por primera vez vi la convocatoria y me decidí a presentar uno. Los 2 primeros años fueron de “Alimentación para celíacos”, el año pasado “Alimentación emocional: nutrición, genes y emociones” y éste “Salud en el embarazo y la lactancia: una apuesta de futuro”.


IMG-20160720-WA0000

¿Qué tienen de particular estos cursos?

Me gusta destacar que el marco donde se celebran estos cursos es incomparable. El Palacio de los Briones, una construcción de mitad del siglo XVI le ofrece un toque de romanticismo a estos cursos en un enclave precioso de la Campiña, Carmona, lo que hace que el alumnado se sienta relajado y pueda disfrutar de las ponencias y actividades propuestas.

Por otro lado, estos cursos son autofinanciados, lo que significa que quien los propone debe aportar el dinero suficiente para sufragar todos los gastos que ocasione impartirlos. La matrícula que pagan los alumnos es pequeña (unos 60 € por cursos de 2 días). Es decir, si tus ponentes vienen de otras provincias, tienes que conseguir financiación para desplazamientos, estancias, docencia, coffee breaks, material, etc. Tienes que hacer un trabajazo que, económicamente, no está pagado. Te lo puedo asegurar. Me acuerdo cuando anuncié uno de mis cursos en la pasada edición y tuvo que salir el típico “detractor” a decir algo como “Venga, a forrarse a costa de los alumnos”. No suelo entrar en polémicas en las redes sociales. Intento hacer mi trabajo lo mejor que puedo, desde la humildad y desde un punto de vista lo más científico y profesional posible. Hablar por twitter u otra red social es muy fácil porque se habla, en muchas ocasiones desde el anonimato o tras un perfil oculto, y muchas veces sin conocimiento de causa. Una pena que en lugar de ayudarnos entre compañeros (o callarnos si no compartimos lo que hacen otros), algunos se dediquen a criticar y tratar de desmontar el trabajo que muchos hacemos con ilusión, ganas y toda la profesionalidad posible. Perdonadme, yo no tengo tiempo para eso.

Para organizar un curso de verano tienes que:

  • Proponer una temática atractiva.
  • Crear un programa interesante.
  • Crear una memoria económica dónde se especifican TODOS los gastos (ponencias, viajes, comidas, material, etc)
  • Ponerte en contacto con los ponentes y coordinar.
  • Conseguir colaboradores (en caso necesario).
  • Planificar, comprar, elegir regalos o merchandising para el curso.
  • Coordinarse con los colaboradores para que manden el material y prepararlo.
  • Conseguir el coffee break, a poder ser saludable.
  • Difundir el curso por todos los medios posibles, pues la Universidad difunde los cursos de verano en general.
  • Recibir a los ponentes, presentarlos y moderar todas las ponencias.
  • Estar pendiente de que sus transportes estén bien, de que el taxi los recoja a su hora, etc.
  • Atender a las dudas, consultas y necesidades de ponentes y alumnos.
  • Presentar la memoria final de gastos y que todo cuadre.
  • Etcétera, etcétera, etcétera.

Y puede ser que, después de todo el trabajo (y os aseguro que son muchas muchísimas horas de trabajo y dedicación) no consigas un número mínimo de alumnos y no puedes dar el curso ¿de verdad se hacen estos cursos para forrarse?

¿Por qué realizo estos cursos?

No sabéis la satisfacción personal y profesional que me ofrecen este tipo de actividades, no sólo durante el curso en sí sino también a lo largo de su planificación. Desde el día que se me ocurre “Este año voy a hablar de embarazo y lactancia”, hasta que doy por clausurado el curso y los alumnos se acercan a felicitarme a mí o a cualquiera de los ponentes, disfruto de cada momento y lo hago con la mayor de las ilusiones. Es algo que no se puede pagar con dinero, y el que lo haya sentido alguna vez sabe de lo que hablo.

Cuando organizo estos cursos intento rodearme de los MEJORES, y cuando digo los mejores, me refiero a referentes en los temas a tratar y debatir. Personas respaldadas por un curriculum, por una larga trayectoria profesional o por su experiencia. Esto me regala conocer a grandes profesionales y seguir aprendiendo continuamente de los que más saben.

¿Y cómo me rodeo de los mejores?

Lo primero es saber de qué quieres hablar en el curso y cómo quieres que esté enfocado.

A continuación, tienes que buscar referentes en esa temática o temáticas similares. No siempre encuentras disponible un experto en algo muy concreto. Pero a veces puedes encontrar a alguien que sabe mucho, por ejemplo, de neuropsicología y que tenga la capacidad de darle el enfoque científico y divulgativo que quieres para el tema que te ocupa, por supuesto relacionado con su experiencia profesional.

Y cuando lo encuentras… ahora viene lo difícil: tienes que convencerle de que no se puede perder la experiencia de asistir a tu curso como docente (esto no suele ser muy difícil) y que su agenda cuadre con la del curso…. A veces es más complicado porque traer a determinadas personas no siempre es factible económicamente, por lo que hay que hacer muchas filigranas para cuadrar el cuadro económico, las fechas y los horarios de todos.

Cuando digo los mejores, me refiero a los mejores.

Cuando escribí el programa del curso pensé en todos los cambios cerebrales que sufren las mujeres cuando están embarazadas. Necesitaba a alguien referente en el funcionamiento del cerebro. Y quién mejor que la Dra. Mercedes Atienza, profesora titular de la Universidad Pablo de Olavide y codirectora del Laboratorio de Neurociencia Funcional. Más de 70 publicaciones relacionadas con la función cerebral, la memoria y las emociones. Mercedes nos contó los cientos de cambios hormonales que se producen durante el embarazo y la lactancia (“con este panorama, es fácil de entender que nos tachen de impredecibles”, dijo) y los cambios estructurales que ocurren en el cerebro en estas etapas, asociados a la percepción de la conducta maternal, al estrés o al estilo de vida, muchos de ellos aún por confirmar… Nos descubrió lo poco que se sabe sobre las emociones y el embarazo, y sobre la relación entre estar embarazada y que la memoria mejore (aunque el dato negativo es que a mayor número de embarazos, la memoria disminuye).

También necesitaba a un referente en nutrición, a ser posible dietista-nutricionista, que se preocupe por la alimentación del bebé y de su madre, de la lactancia, de la alimentación complementaria. Quería a alguien que hablara claro, que estuviera documentado y que si tiene que decir que tal producto no sirve para nada o sólo para vaciar tu bolsillo, que no le tiemble la voz. Tenía que traerme a Julio Basulto ¿Alguien tiene un candidato mejor? Es posible que algunos puedan tener otro candidato, pero para lo que yo trataba de transmitir a los alumnos de este curso, para mí no había otro mejor en estos temas. Julio, como siempre, desmintió muchas de las cosas que todavía se dicen en muchas formaciones oficiales (y no oficiales), sin pelos en la lengua, y utilizando los divertidos gifs y las fotos de su familia que caracterizan siempre sus charlas.

Para hablar del tema de alergias e intolerancias alimentarias en niños, un referente es el Dr. Alfonso Rodríguez Herrera, pediatra y gastroenterólogo especialista en alergias alimentarias. Profesor asociado de la UPO y pediatra en el Instituto Hispalense de Pediatría, con bastantes publicaciones y patentes en el campo de la alergología. Él era el candidato para hablar sobre alergias e intolerancias en el embarazo y la lactancia. Pero por motivos inesperados de agenda, no pudo asistir, por lo que fue perfectamente sustituido por uno de sus compañeros con el que trabaja codo con codo, el Dr. Joaquín Reyes, quien supo aclarar muchas de las dudas que se encuentran las embarazadas o lactantes cuando tienen alguna intolerancia o alergia, o bien cuando la tiene su hijo. “La madre no debe eliminar alimentos de su dieta si existe riesgo de alergia en el hijo, sólo es necesario en caso de diagnóstico claro de alergia, puesto que no previene del riesgo”.

Necesitaba un experto en trastornos de la conducta alimentaria. Y no me valía un dietista-nutricionista que trate un caso de TCA cada 50 pacientes. Necesitaba un experto de verdad, alguien que lleve más de 30 años tratando cada día con este perfil de pacientes. Y quien mejor que el Dr. Ignacio Jaúregui Lobera, médico, psiquiatra y psicólogo, y director del Instituto de Ciencias de la Conducta, con múltiples publicaciones y libros en el sector. Él nos contó que, a pesar de las pocas investigaciones que hay sobre el tema, muchas pacientes que se quedan embarazadas y tienen un TCA mejoran algunos de los síntomas del TCA durante la gestación, aunque tras el parto los recuperan, siendo este momento el que mayor miedo y riesgo de recaída presenta en estas pacientes por la necesidad de recuperar su cuerpo rápidamente. También nos habló de la pregorexia, el miedo extremo a engordar durante el embarazo.

PonentesCon el objetivo de abordar la parte más emocional asociada al embarazo y a la lactancia, necesitaba una psicóloga. ¿Cuántas veces hemos escuchado hablar de la depresión post-parto, del cambio de emociones durante el embarazo, del desplazamiento que recibe una madre desde el nacimiento del niño, y de un largo etcétera de problemas?. Para ello, invité a Cristina Andrades, psicóloga habilitada sanitaria, experta en psicodrama, experta en TCA y obesidad y especializada en alimentación emocional. Ella nos habló de cómo la maternidad puede afectar emocionalmente a la futura madre, tanto positiva como negativamente, al igual que puede ocurrir en el caso del padre, de parejas que adoptan niños o de parejas homosexuales. Se creó un interesante debate, cosa que me alegra porque el debate y el intercambio de opiniones es una de las mejores cosas que ocurren en estos cursos.

Durante el curso se mostraron datos de que las mujeres embarazadas no se cuidan tanto como creemos; para mí era necesario ofrecer a los alumnos alternativas saludables para que mujeres embarazadas lleven una mejor alimentación o los profesionales puedan recomendárselo. Para ello, necesitaba recetas saludables, sencillas, que cumpliera las necesidades nutricionales en esta etapa de la vida y que además fueran apetitosas, para realizar un taller de cocina. Laura Coto une a la perfección su formación como dietista-nutricionista y cocinera profesional para sacar el mayor partido a este taller, que sin duda fue todo un éxito.

¿Verdad que me he rodeado de los mejores?

20160719_160656_resized_Edit

Necesito financiación. 

Existen varios tipos de patrocinios:

  1. La industria paga para publicitar o vender sus productos y las ponencias van dirigidas en su mayoría a defender los supuestos “beneficios” del producto que venden. Todo el evento defendiendo los productos que venden y los ponentes están a merced de estas marcas patrocinadoras. YO NO UTILIZO  este patrocinio porque en ese caso estaría dando una formación sesgada por la industria alimentaria. Cosa que, por supuesto, no comparto.
  1. El patrocinador tiene la oportunidad de dar una ponencia y hablar de un tema relacionado con la temática del curso. Cuando imparto clases en la Universidad o en otros lugares, me importa más que el alumno se haga preguntas y busque las soluciones (o las herramientas para buscar soluciones) o sus convicciones y que aprenda a saber discernir entre información buena y fiable o magufa y sensacionalista, a que se aprenda la asignatura de “pe” a “pa” y cuando termine la carrera no sepa ni lo uno ni lo otro. En el campo de la nutrición hay muchos cambios y nuevos descubrimientos casi a diario, y lo que hoy es lo mejor, mañana lo es menos. Este año, por ejemplo, hubo una ponencia en la cual se manifestó la innecesaria suplementación de hierro en embarazadas y se referenció, y hubo otra ponencia en la que se defendía la necesaria suplementación de hierro y también se fundamentaba. A partir de ahí, los alumnos se pueden quedar en simplemente alumnos o convertirse en profesionales. La riqueza de este tipo de eventos es también aprender a cuestionarse cosas, investigar y decidir los criterios que cada uno quiere seguir como profesional, siempre con el beneficio del paciente por delante.
  1. La empresa aporta material necesario para el curso, bien sea específico (por ejemplo, alimentos para un taller de cocina, material relacionado con la temática del curso) o general, como cuadernos, bolígrafos, bolsas, etc.
  1. Utilizar patrocinadores ajenos a la nutrición, lo cual supone un problema: es mucho más difícil encontrarlos, puesto que si el público del curso o evento no es cliente potencial se complica conseguir su participación. Aun así, algunas veces lo hemos conseguido con empresas de formación u otras disciplinas.

Yo no estoy en contra de los patrocinios ni tampoco los defiendo a muerte. Creo que siempre que no se sesgue la información, que pueda aportar algo (no tiene por qué ser económico) y que pueda servir para el debate y el aprendizaje, pueden resultar interesantes. A veces son necesarios para hacer ciertas cosas, aunque no siempre. Y a veces las entidades que mejor se adaptan a lo que tú quieres no pueden o quieren participar. Os aseguro que contacté con decenas (y no exagero) de entidades de todo tipo. Lo más importante para mí es que no transgredan las convicciones y que, sobre todo, tenerlos no implique tener que decir (o dejar de decir) ciertas cosas, es decir, que no implique sesgo alguno en ningún sentido.

Cómo disfrutamos organizando.

FB_IMG_1468936516239Como ya he comentado, me encanta organizar este tipo de actividades y disfruto de cada momento desde que la idea comienza a rondar en mi cabeza… Este año teníamos un Photocall para que los alumnos pudieran hacerse una foto y poder compartir con sus amigos y familiares a través de las redes sociales. Entre todos los que participaron hicimos un concurso y la ganadora, Laura Ramos, se llevó un pequeño obsequio.

Son muchos momentos los que te hacen disfrutar; desde contactar con alguien que tienes mucho interés en que asista como ponente y consigues cuadrarlo todo para lograrlo, hasta saber que has superado todas las expectativas en el números de alumnos en el curso, pasando por ver esa sala llena de personas muy atentas y con ganas de aprender nuevas cosas, o cuando se cuestionan cosas que llevan a un debate de intercambio de ideas…

Pero, sin duda, el momento de mayor satisfacción es cuando te dicen que han aprendido, que les ha encantado y cuando a muchos de ellos los vuelves a ver al año siguiente… Ese, ese, es el verdadero motivo por el que hago estas cosas.

Y cómo no, las gracias

No puedo terminar estas líneas sin dar las gracias, porque estas cosas, este curso, no se hacen sólo con el trabajo de uno, sino con el esfuerzo de muchos.

Gracias a todo el personal de la Sede Olavide en Carmona, que cada año confían en mí y me ofrecen la oportunidad de impartir un nuevo curso. Su dedicación, su buen hacer, su hospitalidad, su amabilidad y su gran disposición y ayuda siempre son indispensables para que todo salga bien. ¡Gracias a todos ellos!

Gracias a todos los ponentes por hacer un hueco en sus agendas y venir hasta Carmona (algunos por segunda vez y otros desde lejos) para compartir sus conocimientos y su entusiasmo por su trabajo con todos.

Gracias a los alumnos por inscribirse y participar activamente en el curso. Lo que hace que un curso sea más o menos interesante no son sólo los ponentes sino que son sin duda los alumnos, que lo enriquecen con sus aportaciones, preguntas, comentarios, ideas, debates, cuestiones… Compartir conocimiento es enriquecer una profesión.

Gracias a todos los que han hecho posible, de una forma u otra, la organización y el desarrollo del curso. En especial a Antonio Cárdenas y a Nora Cárdenas, que han soportado mis ausencias y horas de trabajo (sobre todo los fines de semana), recibiéndome siempre con una sonrisa. Gracias por vuestro apoyo incondicional, siempre.

Todos los granitos de arena son los que al final forman la duna…

Nos veremos el año que viene!!

Griselda Herrero

Alimenta tu felicidad

Publicado el

Diabetes gestacional

Colaboración para el blog de Mustela (Junio de 2016)

La diabetes gestacional es una alteración metabólica en la que se produce una adaptación insuficiente a las alteraciones en el metabolismo de la glucosa que tienen lugar durante el embarazo, de forma muy similar a lo que ocurre en la Diabetes Tipo-2 pero en este caso se detecta durante el embarazo. Aunque existe gran variabilidad según la población, puede afectar hasta al 14 % de las gestantes. Su mayor problema son los riesgos asociados que tiene, aunque se puede prevenir en más de la mitad de los casos a través del estilo de vida.

 

¿En qué consiste y qué riesgos tiene? (si quieres leer el artículo completo pincha en la imagen).

portada mustela

Publicado el

Qué alimentos no se debe dar a un niño menor de 1 año

Colaboración para el blog de Mustela (Junio de 2016)

El alimento básico que debe tomar un bebé menor de 1 año es la leche, a ser posible materna. Si bien es cierto que la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda que la lactancia sea hasta los 6 meses, de forma exclusiva y a demanda, es a partir de entonces cuando se comienzan a incorporar otros alimentos al bebé en lo que se llama alimentación complementaria. Para ello, deben cumplirse tres mínimos: uno, que el bebé se sostenga sentado…(si quieres leer el artículo completo pincha en la imagen).

infografía del embarazo2

Griselda Herrero

Alimenta tu felicidad

Publicado el

¿Afecta la alimentación a la probabilidad de quedarse embarazada?

Colaboración para el blog de Mustela (Mayo de 2016).

Una de cada 7 parejas tiene problemas para tener hijos y, aunque la edad pueda disminuir la probabilidad o bien dificultar en cierta medida la facilidad de quedarse embarazada, estudios recientes indican que la probabilidad de concebir en una mujer de 40 años que mantenga relaciones sexuales frecuentes es más alta de lo que se pensaba, y que los problemas de fertilidad no parecen estar asociados tanto a la edad. (Para leer el artículo completo pincha en la imagen).

portadas para posts de Mustela

Publicado el

Norte Salud imparte una charla sobre embarazo y lactancia por el Día Nacional de la Nutrición

Este año, el Día Nacional de la Nutrición se dedicó al Embarazo y la Lactancia, con el lema “Comer bien es el mejor Te Quiero”. Con motivo de este día, Griselda Herrero, dietista-nutriiconista de Norte Salud, impartió una charla divulgativa sobre “Cómo ser una mamá sana y no morir en el intento”, a través de la cual se trató de acercar a los asistentes (entre los que había varios bebés y niños) la importancia de una adecuada alimentación desde el embarazo así como herramientas y claves para que la salud tanto de la madre como la del bebé. Todo un ñexito que superó el número de plazas!!

embarazo lactancia nutrición alimentación bebé niños madres embarazo lactancia nutrición alimentación bebé niños madres