Dulce Navidad

Las redes están repletas de artículos relacionados con los excesos navideños, con que lo que importa es lo que hacemos a lo largo del año y no sólo en las dos semanas de fiestas, con consejos para evitar los atracones… es lo que toca. Y muchas veces me pregunto si esto que hacemos muchos profesionales para intentar concienciar a la población surte efecto o más bien consigue lo contrario (crear agobio y que la gente se deje llevar por la festividad y todo lo que ésta acarrea si no tenemos instaurados y con raíces unos buenos hábitos).

Me disponía hace unos días a escribir un post similar, hablando de cómo afrontar estas fiestas sin que suponga un drama y de qué podemos hacer para no acabar como el lobo después de comerse a los 7 cabritillos. Sin embargo, dado que no me acababa de convencer, pensé que me apetecía más compartir con vosotros mi experiencia en estas dos últimas semanas en Norte Salud, para que veáis que sí se puede disfrutar de las Navidades, comiendo dulces. Sí, sí. Has oído bien.

Hace varias semanas preparé, con ayuda de generosos donantes de envoltorios y de Virginia, nuestra alumna de prácticas, una muestra de los principales dulces navideños (sí, sé que me faltan muchos pero la idea no era tener un muestrario amplio sino calar en la gente de forma muy general). Y lo hemos utilizado para trabajar con los pacientes estos últimos días. Nuestra intención no es que NO coman dulces (la palabra NO suele estar bastante ausente en nuestras consultas) sino que TOMEN CONCIENCIA de lo que HAN DECICIDO que se van a comer. Que sepan lo que contiene cada uno de esos “pequeños trozos” que deciden meterse en el boca tras una comida que de por sí ya es copiosa. Y una vez sabido, que ELIJAN qué cantidad y de qué forma se lo quieren comer. Nuestra recomendación, por supuesto, es que exista esta conciencia a lo largo de toda la comida, no sólo en lo que respecta a los dulces. Puedo deciros que la mayoría quedaban sorprendidos de la cantidad de azúcares, grasas y calorías que tienen. Sin embargo, nuestro énfasis estaba más en la CALIDAD que en la cantidad. Y aquí entraba la segunda parte del experimento…

navidad dulces nutrición salud postres

Aprovechando que nuestra excelente cocinera y dietista-nutricionista Laura Coto había preparado unos dulces navideños en nuestros Talleres de Cocina de Navidad, hicimos lo mismo con ellos para compararlos con los anteriores. Y cuál fue la sorpresa de muchos de los que vinieron a los talleres… eran mucho menos calóricos, estaban igual de dulces y, lo más importante, eran SALUDABLES!!!

navidad dulces nutrición salud postres Para nosotros, el trabajo importante no consiste en enseñar a nuestros pacientes la mierda que se comen sino en que sepan que pueden sustituir esas porquerías por otras que les pueden aportar las mismas sensaciones (sin tener que privarse de ese momento) pero con una calidad muy superior (vamos, con calidad, que por poca que tengan ya va a ser mayor). Así, comparando los dulces navideños tradicionales con nuestra propuesta de dulces para Navidad, a parte de las calorías que son lo que más llama la atención, es importante remarcar las diferencias en el tipo de azúcares y grasas que contienen: la propuesta de Laura contiene azúcares naturales presentes en alimentos (frutas, frutas desecadas), lo que significa que además tienen fibra, y grasas saludables procedentes de aceite de oliva, aguacate o frutos secos. Además, nos parece importante remarcar que nuestra propuesta contiene colorido, algo que suele estar ausente en los dulces típicos navideños (incluso a los mantecados les pusimos dos tipos de sésamo para darles un toque de “color”) y, excepto el mantecado, la fruta está presente, un alimento que por regla general no suele abundar en las mesas en estos días. Por tanto… ¡la salud no está reñida con el sabor! Pues nos importa mucho el sabor.

Nuestro trabajo se centra en lograr que nuestros pacientes busquen sus propias herramientas para que ese dulce navideño no se lo coman porque sí, por inercia, por ansiedad o estrés, por “comerse” a ese familiar pesado que pone de los nervios, porque es lo que “toca”… sino porque lo han decidido, quieren hacerlo y van a disfrutar del momento. Todos comemos diferente (y más, aunque sea sólo un poco) en navidades. Lo importante es que lo hagamos con conciencia, que tengamos presente siempre nuestros hábitos de salud, que sepamos decidir cuándo empezar y cuando parar, que seamos capaces de elegir qué cantidades vamos a tomar y, sobre todo, que disfrutemos!

¿Y si empezamos el año con un nuevo concepto de Dulce Navideño?

Alimenta tu felicidad

 

De higos a brevas

El refrán “de higos a brevas” viene al hilo en este artículo porque no escribimos muchas recetas de cocina en el blog pero en esta ocasión, Laura Coto, nos ha elaborado un par de deliciosos platos aprovechando la temporada de los higos y los utiliza como ingredientes a destacar. Esperamos que os gusten las recetas cuando las preparéis.

Productos de temporada: Higos

Una de las frutas más esperada en el verano son los higos, y es que su textura suave y su sabor dulce los hace irresistibles a cualquier hora del día.

Picture5

Estos frutos provienen del árbol Ficus carica, originario del Mediterráneo y Oriente Próximo, y pueden encontrarse muchas variedades diferentes según el color de la piel (verde o morada) o el color de su interior (rojo brillante o blanquecino). Las brevas son en realidad el mismo fruto del mismo árbol pero se recogen un poco antes (junio-julio), ya que son higos que no maduraron el año anterior, mientras que los higos lo hacen en agosto-septiembre. Éstos últimos son más pequeños pero más dulces, la preferencia de uno o de otro ya es cuestión de gustos…

En cuanto su composición nutricional, los higos frescos tienen un 80% de agua y es cierto que contienen mayor cantidad de azúcar que otras frutas, lo que significa que podemos consumirlos pero cuidando el tamaño de la ración y su frecuencia, y dependiendo de nuestros requerimientos personales. Además, son ricos en compuestos fenólicos, algunos antioxidantes, y al igual que otras frutas de su familia contienen cantidades relevantes de calcio, fósforo, potasio y fibra.

Es muy común encontrar los higos durante todo el año, pero en su versión deshidratada, pues la mayor parte de la cosecha mundial se destina a secarlos, ya que son frutas muy frágiles y perecederas. Sin embargo, las cualidades organolépticas del higo fresco merecen la pena y ofrecen multitud de posibilidades solos o en combinación con otros alimentos.

Hoy os ofrecemos un par de propuestas saludables para incluirlos en las comidas, unos platos con contrastes de colores, sabores y texturas. ¡Que aproveche!

AJOBLANCO DE MANZANA Y ANACARDOS CON HIGOS

ajoblanco de higos

Ingredientes para 4 personas:

  • 175 g de anacardos crudos
  • 300 g de manzana golden o granny smith sin piel
  • 1 diente de ajo
  • 40 g de aceite de oliva virgen extra
  • 10-15 ml de vinagre de Jerez (según el gusto)
  • 500 ml de agua fría
  • Sal yodada y pimienta negra al gusto
  • 4-6 higos
  • Semillas de sésamo negro o chía

Elaboración:

Poner todos los ingredientes excepto los higos y las semillas en la batidora de vaso y triturar durante 5 minutos hasta obtener una sopa cremosa y homogénea. Meter en la nevera y enfriar unas horas. Servir en cada plato con los higos partido en rodajitas o cuadraditos y decorar con las semillas.

BERENJENAS RELLENAS CON HIGOS, RICOTTA, PUERRO Y TOMATITOS

Berenjena rellena de higos

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 berenjenas pequeñas o 2 grandes
  • 1 puerro
  • 6 higos frescos verdes o morados
  • Tomatitos cherry de colores
  • 200 g de queso ricotta (también podemos usar requesón si nos gusta)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra molida

Elaboración:

  1. Precalentamos el horno a 180 °C. Lavamos las berenjenas bien bajo el grifo y las cortamos en mitades. Las ponemos sobre una bandeja con papel de horno y cuando llegue a la temperatura las asamos durante unos 20 minutos aproximadamente o hasta que al pincharlas con un cuchillo estén tiernas. Las sacamos y dejamos enfriar un rato. Una vez frías las vaciamos con cuidado de no romper la piel y picamos el interior en trocitos pequeños.
  1. Por otro lado, lavamos el puerro bien y quitamos la parte verde más dura. Lo cortamos en cuartos y picamos rodajitas muy finas. A continuación, juntamos la berenjena picada con el puerro y lo aderezamos con un poco de aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta negra. Volvemos a rellenar las berenjenas con el picadillo.
  1. Con ayuda de dos cucharitas ponemos 3-4 bolitas (según tamaño) de queso ricotta sobre la berenjena, separadas entre sí. A continuación, cortamos los higos en sextas partes y las vamos intercalando con el queso a lo largo de la berenjena. Después, cortamos los tomatitos en rodajitas y hacemos lo mismo que con los higos.
  1. Finalmente, gratinamos en el horno las berenjenas unos 5-10 minutos aproximadamente y servimos.

Nota: el puerro crudo le da un toque más fresco a la receta pero si nos gusta menos se puede asar primero junto con las berenjenas.

Laura Coto

Dietista-nutricionista y cocinera profesional

Si crees que este artículo puede mejorar los hábitos y la alimentación de las personas tal vez podrías compartirlo. Gracias.

verdura limpieza nutrición salud

Quimiofobias pasadas por agua

En la actualidad, se vive en una situación mental de ‘quimiofobia. Término que no me gusta utilizar porque técnicamente los alimentos son un conjunto de compuestos químicos naturales, pero, al fin y al cabo, química. Porque sí, los compuestos químicos se encuentran en el medio natural sin necesidad de laboratorios ni animales de experimentación.

Entonces, a lo que me refería con esa palabra es miedo/fobia a los plaguicidas o productos fitosanitarios (‘pesticide’, en inglés). Los consumidores se quejan de que los alimentos no saben como antes y seguramente con los ‘potingues’ que tienen encima no deben ser buenos para la salud.

Dejando a un lado el que sean seguros o no (que sí que lo son porque están aprobados y regulados por la Unión Europea tras múltiples pruebas científicas), es recomendable realizar un lavado exhaustivo  de los alimentos vegetales que llegan a nuestras cocinas para reducir o casi eliminar los posibles restos de plaguicidas, contaminación bacteriana y suciedad.

También es importante hacer mención y recordar que los productos frescos no sólo se contaminan cuando están en los campos sino que durante la comercialización y almacenamiento (bien en el proceso de transporte hasta el consumidor o en casa) también pueden aumentar su carga bacteriana si no se mantienen las condiciones de temperatura y atmósfera adecuadas.

Y como todo el mundo sabe, ciertas bacterias mueren en contacto con el calor, por ejemplo con el cocinado. Por lo que hay que tener especial atención a los productos que se consumen crudos, sobre todo vegetales o pescados.

Es por esto que las recomendaciones previas a la compra que hace la FDA (Food and Drug Administration) para asegurar que los alimentos que compramos sean lo más seguros posible, son que nos cercioremos de que no están dañados ni tienen golpes.

Una vez en casa debemos seguir los siguientes consejos, basados en las recomendaciones de la FDA:

  • Antes y después de estar en contacto con los alimentos, lavarnos las manos durante 20 segundos con agua y jabón.
  • Eliminar todas las partes dañadas del producto y desechar las hojas externas de las cabezas de lechugas y repollos.
  • Para limpiar los alimentos hay que frotarlos suavemente bajo el chorro de agua del grifo (potable, evidentemente). No hace falta utilizar jabones ni lejía (hipoclorito sódico). Las manos bastarán.
  • Lavar los productos frescos aunque se vayan a pelar, pues con el cuchillo se transfieren la suciedad y las bacterias.
  • Con frutas y verduras de piel dura (ej: melones, sandías, pepinos…), utilizar una escobilla si es necesario.
  • Secar las frutas y verduras con una toalla de papel o tela (en este caso, desecharla para evitar contaminaciones cruzadas).
  • Jamás lavar los alimentos antes de guardarlos en la nevera o la despensa, pues el agua y la humedad es una fuente de proliferación microbiana. Se debe lavar justo antes de su uso.

 verdura limpieza nutrición salud

 www.ulabox.com/producto/escobilla-limpia-biberon-y-tetina-philips-avent/12753

fruta limpieza nutrición saludhttp://mejorconsalud.com/como-limpiar-las-frutas-y-los-vegetales-de-pesticidas-y-bacterias/

Además de todas estas recomendaciones, Juan Revenga hace otras muchas que se escaparon a las anteriores y que puedes ampliar en su post:

  • Los alimentos que se vayan a almacenar, limpiarlos en seco.
  • Los vegetales con recovecos, como la coliflor o el brócoli, basta con sumergir en agua durante 2 min aprox.
  • Las frutas blandas, como las uvas o cerezas, no lavarlas con agua hasta justo antes del momento de su consumo.
  • Las setas se deben limpiar con un cepillo suave o un paño húmedo.

Así que déjate de lejías y quimiofobias y pásate al agua, que más natural que eso no hay nada.

Raquel Ramos Robles
Estudiante de Grado de Nutrición Humana y Dietética

mitos alimentación pan dieta nutrición

El pan que no es pan… o que está en la nube

Esta mañana sólo eran las 7.30h y ya me he puesto de mal humor con un wasap que me había enviado una paciente anoche. Y es que para modas no hay límites, y para tonterías tampoco!!

Ahora sacan el “Cloud Bread”. Pero ¿qué c…. es eso??? Y es que el pan trae muchas modas… hace poco ya salió el pan para runners, y ahora éste.

mitos alimentación pan dieta nutrición https://www.evermine.com/blog/no-flour-cloud-bread-gluten-free-recipe/

Pues es un “pan” sin hidratos de carbono ni gluten que, por lo visto, está arrasando. No, no. No está pensado para nadie con ninguna patología sino para que lo sustituyas por el pan, ese alimento tan tóxico y perjudicial que engorda y hay que eliminar drásticamente de la dieta cuando uno se pone a régimen [‘ironía’ mode on].

Esta frase irónica que acabo de escribir es todo lo opuesto a lo que cualquier dietista-nutricionista promueve, por varios motivos:

  1. El pan no es un alimento tóxico ni perjudicial, a no ser que seas celíaco, caso en que puedes tomarlo in gluten sin ningún problema.
  2. El pan no engorda, como ya se ha dicho miles de veces. Es un mito totalmente falso en el que se basan multitud de dietas milagro que, como su propio nombre indica, son un milagro que funcionen.
  3. No es necesario eliminarlo de la “dieta”, sobre todo si se realiza una alimentación saludable. Los que me conocen ya saben la tirria que le tengo al uso de la palabra dieta, régimen o similares, para hablar de pérdida de peso. Señores, no hay que hacer dieta, hay que seguir una dieta saludable, SIEMPRE. Sí, sí, esto es para siempre. Y en este SIEMPRE sí se puede comer pan, desde el primer día.

Dicho esto, veamos qué tiene este pan…
Ingredientes: huevos, queso en crema, azúcar (o edulcorante), sal, levadura o cremor tártaro.
Si os habéis dado cuenta, no he puesto las cantidades… Es a propósito. Pero sí he hecho un análisis del pan y lo he comparado con un pan normal (blanco) e integral.

mitos alimentación pan dieta nutriciónY después de ver esta tabla ¿seguís pensando que el “Cloud Bread” es mucho más saludable? ¿De verdad???

Primero, en calorías la diferencia es despreciable entre los 3 tipos. Segundo, obviando el tema del colesterol, que al provenir del huevo, no debemos pensar que nos “va a subir el colesterol” (otro falso mito que cada vez está más desmontado)… fijaos en la cantidad de grasa, pero de la saturada, que es la más perjudicial. ¿Y de azúcares simples? Pero si al final, a pesar de no llevar harina, es el que más azúcares simples tiene de los tres!! Increíble, pero cierto. Por no hablar de la fibra

Vamos, que el “pan nube” mejor que se quede ahí, en la nube, porque de más saludable no tiene nada, a pesar de querer venderse como la mejor opción para sustituir al pan (sobre todo si estás a dieta, claro!!).

Antes de terminar quiero destacar dos cosas:

  1. Por un lado, ni siquiera se le puede llamar pan, ya que según la RAE, el pan es el “Alimento que consiste en una masa de harina, por lo común de trigo, levadura y agua, cocida en un horno”. Vaya, que si no lleva harina, no es pan. Además, legalmente tampoco se puede llamar pan según el RD 1137/1984. Gracias, Juan.
  2. La cuestión no es que existan nuevos alimentos, cosa de la que estoy muy a favor, la diversidad alimentaria enriquece nuestra cocina y nuestra gastronomía. La cuestión es el concepto que se transmite: sustituir un alimento (sano) por otro que lo es menos, pero que se vende como mucho mejor. Cuestión de marketing. Y cuestión de perspectiva. Porque por muy sano que fuera… todo depende de con qué te lo comas!!

mitos alimentación pan dieta nutrición https://lowcarblauren.wordpress.com/tag/cloud-bread/

Así que déjate de nubes y panes, que las nubes están para imaginar formas en el cielo y dar rienda suelta a tu creatividad.

“Disfruta de la vida, o al menos come bien”

globalización alimentaria nutrición salud

‘Del tapeo a la enchilada’: La globalización alimentaria

Hace unos años, mucho antes de que empezara mi carrera en Nutrición Humana y Dietética entré en un supermercado ‘Mercadona’ y me quedé perpleja por un nuevo alimento que no había visto jamás en la sección de frutas y verduras. En el cartel ponía yuca, pero jamás había oído hablar de ella ni la había probado. Años después me enteré de lo que era y lo más importante de dónde provenía ese tubérculo de aspecto no muy apetitoso: América del Sur.

globalización alimentaria nutrición salud yuca

Nunca nos hemos parado a pensar, ¿quién decide los productos que se venden en los supermercados? Y… ¿por qué? Comprobamos que no en todos los sitios se vende lo mismo ni de las mismas marcas y resulta que detrás de estas dos preguntas hay todo un equipo de profesionales trabajando muy duro. El mercado oferta lo que la población demanda y si volvemos unas líneas más arriba… ¿por qué ofertan yuca?, ¿acaso los españoles la demandamos o la consumimos?

Resulta que según el censo de 2010 elaborado por el Ministerio de Trabajo e Inmigración de España, Andalucía aparece como la tercera comunidad autónoma con un mayor número de extranjeros residentes,  por detrás de Cataluña y la capital del país, donde el 18% son de América del Sur. En la actualidad este porcentaje de inmigración está en aumento y más concretamente en Sevilla se concentra el doble de sudamericanos que de africanos, lo que ha repercutido en los hábitos alimentarios de la ciudad.

Vivimos en la era de la globalización, el mundo está en continua conexión, no sólo por internet y medios de comunicación sino también por los medios de transporte; barcos, trenes, camiones y por supuesto aviones que además de transportar turistas llevan productos completamente desconocidos por nosotros pero quizás básicos para otros. Esto se denomina globalización alimentaria que hace que el consumidor de un país encuentre fácilmente productos procedentes de otros países. Que un país esté más o menos globalizado en materia de alimentación  va a determinar los productos consumidos por los inmigrantes que lleguen y por la propia población autóctona de  la zona.

globalización alimentaria nutrición saludhttp://asgeco.org/index/?p=5001

Cadenas en España como pueden ser el grupo ‘Carrefour’, ‘Eroski’, ‘Auchan’ o ‘Mercadona’ ya comercializan nuevos alimentos que como la yuca o la cerveza cusqueña de Perú se podrían estar convirtiendo  en productos corrientes en nuestras cocinas. ¿Acaso no pasó eso hace unos cientos de años con la llegada de la patata y se interiorizó hasta tal punto que la tortilla de patata es un sello identificativo de España?

La alimentación no se puede entender sólo como una simple adquisición de nutrientes para poder llevar a cabo las funciones vitales, sino que  se concibe como un proceso lleno de significaciones que está determinado por la organización social de un colectivo (preferencias o aversiones, tabúes alimentarios o prohibiciones). La cultura será la que defina los productos que son o no comestibles. Por esta razón, muchos de los inmigrantes que vengan a España a vivir van a tener que privarse de ciertos alimentos típicos de su zona porque aquí no son aceptados como comestibles, como es el caso de los insectos o los perros.  No obstante, ¿quién sabe lo que comeremos dentro de unos años?

 globalización alimentaria nutrición saludAlimentación e inmigración. Universidad Complutense de Madrid. 2005.

Por otro lado, la globalización puede ser un arma de doble filo, llegando a desplazar el consumo de alimentos propios de la zona y sustituyéndolos por otros menos saludables. Es el caso de la Dieta Mediterránea y el FastFood (comida rápida), procedente principalmente de Estados Unidos, o de las cientos de cadenas de empresas donde todo sabe igual y se prepara de la misma forma (habitualmente rápido y con productos de baja calidad), estés en el país que estés. En este sentido, hemos de ser responsables y cuidadosos con los acontecimientos históricos que ocurren a nuestro alrededor. Nuestro cerebro está preparado para los nuevos sabores y de hecho probar nuevos alimentos enriquece nuestra cocina y probablemente (si sabes elegir bien) la variedad de nutrientes que percibimos. Lo cual no implica que debamos adquirir hábitos alimentarios inapropiados (y no me refiero a extraños o diferentes) venidos de otras culturas. La variedad alimentaria es una riqueza de la que debemos aprovecharnos: pon color y variedad en tu plato. Del tema de la soberanía alimentaria y el capitalismo ya hablaremos otro día…

 globalización alimentaria nutrición salud

Gracias a estas reflexiones podemos concluir que el mercado cambia de forma paralela a la población y se adapta a las nuevas necesidades de las personas. El hecho de que las personas emigren y vayan a nuevos países provoca un cambio en la demanda y esto contribuye a la globalización alimentaria pudiendo provocar un cambio en el propio consumo de la población autóctona y una consecuente evolución de culturas alimentarias. Pero recuerda dos cosas: prueba nuevos productos y trata siempre de mantener aquella cultura gastronómica (propia o ajena) que favorezca una alimentación saludable.

Raquel Ramos Robles.
Estudiante de 4º de Grado Nutrición Humana y Dietética.

restaurantes comer sano elegir comer fuera restaurantes comer sano elegir comer fuera

¿Sabes elegir cuando comes fuera de casa?

El otro día me preguntaba una paciente qué podía hacer cuando salía a comer fuera porque le resultaba un problema  la hora de elegir (es una pregunta bastante frecuente). En su casa, me cuenta que controla la calidad de los productos, la cantidad y proporciones y que es más fácil y variado en cuanto a verduras se refiere. La verdad es que no le falta razón. Por regla general, o por lo menos, en los restaurantes y bares que frecuento, observo varias cosas:

  1. Verduras: La variedad es escasa, muuuuy escasa. En verano se limita a gazpacho o salmorejo y alguna que otra ensalada o aliño (que la mayoría de las veces va aderezado con alguna proteína o carbohidrato: atún o patata, por ejemplo). En invierno, tal vez espinacas o berenjenas y pimientos (por supuesto rebozadas y fritos respectivamente). Si quieres probar acelgas, puerros, zanahorias, nabos, apios, calabacines, etc., fuera de casa lo tienes realmente difícil.
  2. Guarniciones: La patata frita es la gran alternativa o quizás, si tienes suerte, unas panaderas. Si te encuentras guarnición de ensalada que sepas que se limita a lechuga y que con mucha probabilidad el aliño empapará la carne o el pescado al que acompañan. Y es posible, poco probable, que alguna guarnición sea remolacha, zanahoria o algo de menestra, pero tendrás que cruzar los dedos.
  3. Proteínas: Si tu opción es la carne, te puedes encontrar con 2 variantes. Una, que el trozo sobresalga del plato, lo cual nos descuadra algo las cantidades; y la otra, que la cantidad de salsa nos impida ver si es pollo, cerdo o ternera. En este apartado encontraremos algo más de variedad. Parece que es más fácil y rápido de cocinar. En cambio, si tu opción es el pescado, la cosa se complica un poco. Atún, bacalao, salmón, dorada y alguno que otro pero no mucha más variedad. Y como todas las modas en todos los restaurantes las mismas recetas y las mismas presentaciones. ¿Hay algún bar o restaurante que no tenga hoy tartar o tataki de atún? ¿Y mini hamburguesita de buey? Por otro lado, si tu opción es el huevo, puedes elegir entre frito y … ¿cuál era tu opción? Esto lo deben hacer para que no te líes al decidir… Proteínas fuera de éstas (como legumbres, tofu, seitán, etc.), o vas a restaurantes especializados o “nanai” de la China.
  4. Postres: Si alguien encuentra un bar o restaurante cuyo postre no lleve azúcar (mucha azúcar) o si tienes la suerte de encontrar fruta de temporada que no sea ni manzana, ni pera ni naranja, por favor, que me escriba a info@nortesalud.es  porque será digno de un post para él solito!

La verdad es que no es nada fácil elegir de forma saludable en algunos lugares, pero no te rindas. Voy a darte algunos consejillos rápidos que te pueden ayudar.

restaurantes comer sano elegir comer fuera restaurantes comer sano elegir comer fuera consejos

¿QUÉ DEBO EVITAR?

Lo primero que debes evitar es llegar con demasiada hambre. Pedirás más de la cuenta, devorarás todo lo que te pongan por delante y además lo harás con más rapidez como si no hubiera un mañana. Recuerda que tú eres quién elige y que está en tu mano lo que pides. Tú decides si bebes alcohol, si tomas salsa o tomas postre con más o menos azúcar.

¿QUÉ PUEDO BEBER?

Yo siempre recomiendo agua. Si le quieres dar un poco de juego, puedes pedirla con gas. Y si quieres personalizarla pídela con una rodaja de limón o lima. También te digo que es probable que el camarero te diga “no tenemos con gas”. La gaseosa o el SevenUp no son alternativas al agua con gas. Sí, sí, ya sé que son transparentes con burbujas, pero no te dejes engañar por las apariencias. Los refrescos, aunque sean sin azúcar (light o zero) tampoco son muy adecuados, puesto que su consumo se asocia a la ingesta de alimentos no muy saludables, además de que no te recomiendo consumir muchos productos light o edulcorados (dejemos este tema para otro post). Si eliges una copita de vino recuerda que tiene alcohol, y que por mucho que hablen de los posibles beneficios para tu salud, todavía no se ha encontrado a nadie cuya salud haya mejorado por tomar vino pero sí existe una relación entre el consumo de alcohol y la mortalidad. Con la cerveza pasa tres cuartos de lo mismo que con el vino; será todo lo saludable que las cerveceras nos quieran hacer creer, pero el alcohol lo llevan. A no ser, que la pidas sin alcohol, aunque debes recordar que sigue aportando una cantidad no despreciable de calorías. ¿Y los zumos? ¿Puedo tomar zumos? Respuesta fácil: puedes, pero no es lo más adecuado (te recuerdo que contienen grandes cantidades de azúcar). Si son elaborados al momento mucho mejor y si te reservas y te tomas esta fruta para el postre mejor que mejor. ¿Y un aquarius? Pues lo anuncian como una bebida isotónica, para cuando realizas deporte. Mira a tu alrededor y si ves mesas, sillas y una barra, piensas que estás en un bar, no en el polideportivo o el gimnasio. Estás cenando o comiendo, no haciendo deporte (al menos, que yo sepa todavía no se ha decretado comer como deporte nacional).

CONSEJOS PARA LOS TIEMPOS MUERTOS.

Cuando salimos a comer o a cenar nos encontramos con algunos momentos en los que, sin darnos cuenta, estamos comiendo o bebiendo, sin considerarse la comida en sí misma. Por ejemplo, pides mesa, y te dice el amable camarero que tienes que esperar 5 minutos, por lo que te invitan a esperar en la barra. Esa cerveza mientras esperas son calorías y alcohol que tienes que sumar al resto de la cena o comida. Una vez sentado, el camarero toma nota de la bebida y, con mucha probabilidad, trae un aperitivo (aceitunas, pan y mantequilla, etc). Aperitivos que, casualmente, suelen ser bastante salados… ¿Cuántas veces has pedido otra bebida antes de que llegara el primer plato? Estas estrategias son utilizadas por el comercio para que aumente el consumo. Son totalmente lícitas y en ningún momento te obligan, al menos directamente. Recuerda, que tú eres quien decides siempre. Lo mejor es no tener que esperar mucho a que nos den mesa, lo cual puede lograrse, por ejemplo, reservando, llegando temprano o buscando un sitio que no se llene fácilmente.

¿QUÉ HAGO CUANDO TENGO LA CARTA DELANTE DE MÍ?

Lo primero, pensar (y elegir) con la cabeza, no con el estómago. Como siempre recomiendo que las verduras, frutas y hortalizas ocupen aproximadamente la mitad de tu plato (o de la cantidad de comida que ingieras). Por tanto, lo primero que debes hacer es localizar aquellos platos de verduras que incluya la carta para completar tu medio plato. Una vez tengas localizado aquel o aquellos platos que son más de tu agrado, selecciona la proteína con la que quieras completar tu comida: carnes, pescados, huevo, lácteos o legumbres (si tienes suerte). Recuerda que si pides una ensalada y lleva atún, anchoas, queso, pollo o cualquier otro alimento proteico, deberás tenerlo en cuenta (y restarlo de la cantidad total de proteínas). El hidrato de carbono es fácil de completar. Sin embargo, a menos que vayas a algún establecimiento especializado, es difícil que encuentres panes, arroces o pastas integrales o que se salgan de lo normal (como la quinoa, el mijo, la espelta, y otros tantos cereales que existen).

restaurantes comer sano elegir comer fuera

SABER ELEGIR PARA UNO O PARA COMPARTIR.

Echar un ojo a las mesas de alrededor para ver el tamaño de los platos es importante y te puede ayudar a decidir si pedir para ti solo o compartir. Compartir es una opción que me gusta, sobre todo para buscar un equilibrio en el plato y para probar cosas nuevas. Las raciones de carne o pescado suelen ser grandes por lo que pueden compartirse fácilmente. Si has decidido compartir, te aconsejo que te llenes tu plato con las cantidades de los alimentos a compartir que consideres adecuadas en lugar de picar del plato central, puesto que así controlarás mejor lo que comes. Una vez que tengas el plato de verduras y la porción de proteína, sólo tienes que completarla con el hidrato. Cuidado cuando te sirvas pasta, arroces, etc. El pan que está en la mesa desde que llegaste, si no te lo has comido ya, también cuenta, incluso puede haber sido tu ración de hidratos.

¿QUÉ HACEMOS CON EL POSTRE?

Fruta de temporada es misión imposible. Además, es difícil encontrar postres que no sean tartas, dulces, etc. La opción café o infusión puede ser un buen final a nuestra comida o cena. Y si nos quedamos con ganas de más, la fruta nos espera en casa con los brazos abiertos…

¿UN DIGESTIVO PARA TERMINAR?

Creo que he dicho en el apartado anterior que el café o la infusión podía ser un buen final. No es necesario recordar que los “digestivos” contienen alcohol (y mucho). Si lo tienes que sumar al vino o cerveza que te hayas tomado, después de la comida… no es una buena elección. Y menos si tienes que coger el coche!

¿CÓMO SABER QUE NO NOS HEMOS PASADO COMIENDO?.

Hay 3 detalles que nos delatarán si nos hemos pasado con la comida.

  1. Cuando sin saber por qué, durante las horas siguientes a la comida, tenemos una sed fuera de lo normal.
  2. Cuando nos encontramos mucho más cómodos con el botón desabrochado o el cinturón un agujero menos apretado.
  3. Cuando no queremos sentarnos en un sofá por miedo a quedarnos dormidos rápidamente.

¿QUÉ HAGO SI SOY INTOLERANTE?

Aquí sí que lo tienes complicado…. Lamentablemente, los restaurantes no están demasiado sensibilizados con este tema y es difícil encontrar opciones ricas y sabrosas. Si tienes alguna intolerancia o alergia busca establecimientos que te ofrezcan opciones adecuadas, a ser posible de confianza. Te recomiendo también que, si sabes dónde vas a ir, llames antes para comentarles tu circunstancia y asegurarte de que podrás disfrutar de una comida tranquilamente.

10 Consejos para pedir en un restaurante

Hemos creado esta infografía para que recuerdes algunos detalles a tener en cuenta. Al principio parece que hay que estar pendiente de muchas cosas y tal vez sea así, pero recuerda cuando montabas por primera vez en el coche y tenías… que pisar el embrague, meter primera, mirar por los espejos, no soltar el volante, mirar hacia delante, volver a mirar por los espejos, soltar el embrague, acelerar, etc. y al cabo de unos días salía solo, y puedes ir incluso cantando o pensando a la vez!!. Digamos que esto es igual.

restaurantes comer sano elegir comer fuera nutrición salud

Y, lo más importante…. DISFRUTA DE LA COMIDA Y DE LA COMPAÑÍA, SI LA TIENES!

Bon apetit!

menu saludable selwo

Menús saludables, el timo de la estampita

Este fin de semana hemos estado con Nora, que pronto cumplirá tres años, en dos parques temáticos de la zona de Málaga. El sábado estuvimos en el primero y, precavidos, nos llevamos la comida preparada (o semi preparada, mejor dicho, porque lo llevábamos todo excepto el pan, que lo compramos antes de entrar). Así que, cuando nos pareció, buscamos un banco a la sombra, sacamos la barra de pan y el relleno y nos preparamos tres exquisitos bocadillos de tomate, lechuga, queso y salami. De postre, nuestra manzana (a Nora le encantan, bueno como casi toda la fruta), y unas pipas de calabaza por si nos apetecía un tentempié a media mañana. No sé si por lo bien que nos lo estábamos pasando o por el hambre, pero nos sentó de maravilla (hacía mucho tiempo que un bocata no me hacía tan feliz).

Post28_Nora

El segundo día no fuimos tan precavidos, de hecho sólo llevábamos las pipas de calabaza y unas cerezas. Como no habíamos madrugado mucho (los domingos y dormir en un hotel es lo que tienen), la hora de comer nos pilló inevitablemente dentro del parque (y eso que éste era más pequeñito), así que fuimos al restaurante. Lo que yo entiendo por restaurante no tiene mucho que ver con el sitio al que fuimos. Uno, cuando escucha “Restaurante” espera encontrar camareros que te atienden, una carta más o menos extensa, mesas preparadas… Pero no, era un sitio de comida rápida disfrazado: tenías que servirte en tu bandeja, llevarla a la mesa y luego recogerla (que no es que se me caigan los anillos por hacerlo, simplemente me gusta saber a lo que voy). A lo que iba, cuando nos disponíamos a decidir el menú, entre las opciones había un “Menú Saludable”. Allá que se fueron mis ojos rápidamente… De nuevo, un disfraz… Tras esa atractiva frase se escondía una simple ensalada acompañada de bebida (una refrescante imagen de un Nestea al lado) y postre (a elegir entre tarta, postres lácteos y macedonia de frutas en almíbar).

menu saludable selwo(La imagen no tiene los precios actualizados, y es de un primo hermano del parque al que fuimos)

Caemos en el error de asociar saludable con ensalada…. Señores, una ensalada así, simple, no tiene porqué ser saludable. Evidentemente mejor comer verdura que manteca de cerdo, pero como siempre digo, lo importante es la cantidad, la calidad y la frecuencia de consumo de los alimentos (dentro de una elección saludable). Comer pescado, legumbres o cereales integrales puede llegar a ser igual o más saludable que comerse una ensalada sólo de lechuga, tomate y cebolla. Al menos, más equilibrado nutricionalmente hablando. Por otro lado, se asocia saludable a hipocalórico, cuando no tienen nada que ver… De nuevo, las calorías pueden ser de muchos tipos… Podemos elegir una dieta de igual cantidad de calorías (hipo, normo o hipercalórica) a base de alimentos procesados (nada saludable) o a base de mayor proporción de alimentos de origen vegetal como legumbres, verduras, cereales integrales (mucho más saludable).

Post28_menus2 Post28_menus1

Finalmente no pedimos el menú saludable (cuyo precio era de 9,99 €)… Porque otras de las opciones (que no indicaban saludable en su publicidad) lo eran mucho más, por ejemplo el menú de ensalada o gazpacho de primero y pez espada con patatas y verduras cocidas de segundo (por un precio de 14,95€). Si lo comparamos con el menú “fastfood” de burguer o pizza con patatas fritas (por 12,95€), parece que no hay tanta diferencia en precio (otro mito derribado: “la comida sana es mucho más cara”).

Juzguen y reflexionen ustedes mismos. Y no se dejen engañar por la palabra “Saludable”. Les daré un truco: cuanto menos presuma un menú, alimento o producto de ser saludable, más lo será. ¿Han visto alguna vez en la etiqueta del salmón que es rico en omega 3? ¿O en las fresas que contienen alto contenido en vitamina C? Pues eso.

“Disfruta de la vida, o al menos, come bien”

 

algas cáncer gastronomía

¿Pueden las algas ser una cura alternativa para el cáncer colorrectal y el cáncer de mama?

Finalizamos la saga de posts escritos por alumnos de 3º de Nutrición Humana y Dietética, esta vez de la asignatura de Fundamentos Nutricionales del Cáncer. Han sido 4 entradas semanales, y hoy presentamos la última: “¿Pueden las algas ser una cura alternativa para el cáncer colorrectal y el cáncer de mama?”, por Julia Benítez, Alicia López, Marta Moncayo y Lucía Sánchez.

¿Pueden las algas ser una cura alternativa para el cáncer colorrectal y el cáncer de mama

El cáncer es una enfermedad que se caracteriza por un crecimiento celular incontrolado. El cáncer colorrectal es el tercero más común a nivel mundial. A este hecho se le debe sumar que su incidencia ha aumentado en los últimos años y su tasa de mortalidad es muy elevada, aproximadamente  del 40%. Con respecto al cáncer de mama también posee datos poco halagüeños, ya que es la principal causa de muerte de  mujeres en muchos países y el segundo cáncer más común a nivel mundial.

algas cáncer gastronomía

Debido a estos datos podemos llegar a la conclusión de que la incidencia de cáncer está aumentando tanto en países desarrollados, como aquellos que están en desarrollo, por tanto, deben buscarse nuevas terapias efectivas contra el cáncer. Las algas marinas son comúnmente utilizadas como alimentos funcionales e hierbas medicinales y han sido ampliamente utilizadas en ciertos países durante mucho tiempo, como Asia.

Parece ser que en países como Japón ya conocían que las algas podían tener efectos beneficiosos sobre la salud, es un país donde la incidencia de cáncer es muy baja y se ha asociado al consumo de varios tipos de mariscos, así como al consumo habitual de algas. En la actualidad existen datos que nos hacen pensar que las algas poseen ciertos compuestos que se pueden considerar anticancerígenos y que parecen ser eficaces.

Llegados a este punto debemos plantearnos la siguiente pregunta, ¿cómo afectan las algas a estos tipos de cáncer?

Relación entre las algas marinas y el cáncer colorrectal.

La incidencia mundial de este tipo de cáncer ha aumentado en los últimos años. Se piensa que puede estar fuertemente influenciado por los cambios en patrones y preferencias alimentarias. Por lo tanto, los hábitos dietéticos pueden influir en el riesgo de padecer este tipo de cáncer.

Algunos estudios han informado que el cáncer colorrectal se puede tratar con éxito con productos naturales marinos, como las algas, ya que contienen compuestos bioactivos que pueden promover la apoptosis de las células tumorales.

Un ejemplo de estos compuestos bioactivos es la laminarina,  polisacárido de almacenamiento que se encuentra en las algas pardas. Este compuesto es capaz de inhibir la proliferación de las células cancerosas del colon. Diferentes estudios han demostrado que una glicoproteína de laminaria japonica induce la apoptosis en células HT-29 de cáncer de colon. Lo que induce que estos compuestos pueden influir positivamente en el tratamiento de cáncer de colon.

algas cáncer gastronomía

¿Qué relación existe entre las algas marinas y el cáncer de mama?

El cáncer de mama es la principal causa de muerte en mujeres en muchos países. No es un cáncer exclusivo de mujeres, también afecta a los hombres, aunque en menor medida. Sin embargo, es importante saber que la incidencia en hombres ha aumentado en las últimas décadas.

Se conoce que ciertas algas rojas y pardas tienen reconocidas propiedades anticancerígenas. Uno de los compuesto más conocidos es el fucoidan, que es un polisacárido que se encuentra en las algas pardas.

Este polisacárido ha demostrado mejorar la actividad de las células natural killer (NK), estas células forman parte del sistema inmunitario y son un tipo de linfocitos que eliminan células tumorales y aquellas que son infectadas por agentes patógenos. Este compuesto bioactivo ha sido extraído  del alga Fucus vesiculosus y su efecto sobre el cáncer de mama se ha demostrado en estudios tanto in vivo como in vitro.

Pero el fucoidan no es el único estudiado, recientemente se han realizado estudios con un extracto metanólico (SMME) de un alga parda llamada Sargassum muticum sobre cómo afecta a la proliferación de ciertas líneas celulares del cáncer de mama. Como resultados se pudo establecer que el tratamiento con éste extracto disminuía significativamente la angiogénesis, lo que lleva a pensar que SMME podría disminuir la proliferación de células cancerosas y aumentar la apoptosis de células tumorales en el cáncer de mama en humanos.

¿A qué conclusión podemos llegar?

Si nos paramos a pensar detenidamente los datos obtenidos en los estudios realizados en los últimos años, vemos que realmente existen compuestos naturales anticancerígenos. Por tanto, si las algas se pueden consumir como alimento, entonces, ¿deberíamos empezar a consumirla como un alimento habitual? Es obvio que se necesitan muchos estudios más para poder establecer qué acción tiene sobre los humanos las algas, además, no todas las algas tienen reconocidas propiedades anticancerígenas, pero sería una cuestión importante a plantearse para las sociedad actual, especialmente en aquellos países donde la incidencia de cáncer está aumentando considerablemente en los últimos años.

algas cáncer gastronomía

BIBLIOGRAFÍA:

–       Yu Bin Ji, Chen Feng Ji and He Zhang. Laminarin Induces Apoptosis of Human Colon Cancer LOVO. Cells through a Mitochondrial Pathway. Molecules 2012, 17, 9947-9960

–       HEE-KYOUNG PARK1, IN-HYE KIM1, JOONGKYUN KIM and TAEK-JEONG NAM.  Induction of apoptosis and the regulation of ErbB signaling by laminarin in HT-29 human colon cancer cells. INTERNATIONAL JOURNAL OF MOLECULAR MEDICINE 32: 291-295, 2013.

–       Ghislain Moussavou, Dong Hoon Kwak, Brice Wilfried Obiang-Obonou, Cyr Abel Ogandaga Maranguy, Sylvatrie-Danne Dinzouna-Boutamba, Dae Hoon Lee, Ordelia Gwenaelle Manvoudou Pissibanganga, Kisung Ko, Jae In Seo and Young Kug Choo. Anticancer Effects of Different Seaweeds on Human Colon and Breast Cancers. Mar. Drugs 2014, 12, 4898-4911.

–       http://www2.uah.es/daviddiaz/Apoptosis/caspasas.htm

Cáncer Nutrición Alimentación Prevención

Guanábana ¿Lo cura todo o no cura nada?

Comenzamos otra saga de posts escritos por alumnos de 3º de Nutrición Humana y Dietética, esta vez de la asignatura de Fundamentos Nutricionales del Cáncer. Serán 4 entradas que se publicarán semanalmente.

Hoy la primera: “Guanábana ¿Lo cura todo o no cura nada?”, por Silvia Falcón Vargas, Ana Galán González, Ana Belén Huelva Leal, María del Carmen Sánchez España y Encarnación Velázquez Beltrán.

En la actualidad, existe multitud de publicidad divulgada por diversas redes sociales como “Facebook”,  “Twitter”…  acerca de un producto que con su consumo promete “curar” el cáncer. Hablamos de la guanábana (Annona Muricata), un fruto tropical similar a la chirimoya al que se le han atribuido numerosos beneficios “milagrosos” para combatir las células cancerígenas.

Cáncer Nutrición Alimentación Prevención

 http://www.frutascharito.es/p.1026.0.0.1.1-guanabana.html

 Según la información que encontramos en numerosas fuentes de Internet, estamos ante un producto milagroso, el cual cura el cáncer sin necesidad de exposición a tratamientos agresivos como la quimioterapia, incluso refieren que es 10.000 veces más efectivo el consumo de este producto al ser totalmente natural y no producir ningún tipo de efectos secundarios. Además, apuntan a que no solo es bueno para combatir todos los tipos de cáncer, sino que también tiene muchas más propiedades “probadas científicamente”. Este enlace nos resume sus beneficios.

Cáncer Nutrición Alimentación Prevención

La Guanábana o Graviola ~ alternativa natural para combatir el Cáncer

El “compuesto milagro” de este fruto son las acetogeninas (metabolitos secundarios en las plantas con actividad biológica como la antiparasitaria, insecticida, antimicrobiana, antifúngica y antitumoral) que previenen y atacan directamente las células cancerígenas. Según la publicidad encontrada, toda esta información está respaldada por diversos estudios científicos que recogen los numerosos beneficios que este fruto muestra en el retardo en la proliferación de células cancerígenas, pues sólo destruye las células malignas del cáncer sin afectar las células sanas.

Estamos ante un producto muy caro, ya que el kilo puede llegar a alcanzar los 56 euros en el mercado. Podemos encontrarlo en distintas formas de comercialización como son bebidas, infusiones, sorbetes, dulces y muchas más formas de consumición.

Pero nosotros nos preguntamos: ¿De verdad este producto cura el cáncer, o realmente no cura nada? ¿Son verdad todos estos beneficios atribuibles o estamos ante otra estrategia más de marketing?, pues nos preguntamos que si es verdad los beneficios atribuidos ¿por qué no se ha comercializado expansivamente? ¿Por qué no ha salido en los medios de comunicación?

Para poder conocer un poco más este producto hemos buscado estudios. De todos los encontrados, todos llegan a la misma conclusión: “no existen resultados experimentales que respalden la supuesta milagrosa acción anticancerígena, ni la seguridad, de los extractos de A. muricata y sus derivados que circula en Internet” (Morón, 2010).  Incluso en algunos estudios se habla de la posible relación entre el consumo de este fruto y la aparición de enfermedades neurodegenerativas, pues este fruto contiene importantes cantidades de annonacina, sustancia química presente en las semillas del fruto y que debido al consumo de altas concentraciones de la misma puede dar lugar a formas atípicas de la enfermedad de parkinson.

Por tanto, la información divulgada sobre este alimento, no es más que otro de los miles de mitos que por ahí circulan acerca de los alimentos “cura- cáncer” que tan sólo crean falsas esperanzas en las personas con este tipo de enfermedad. Para terminar, dejar claro que NINGÚN alimento cura el cáncer cuando ya se ha diagnosticado, tan sólo puede prevenirlo.

 

Bibliografía

–       Schlie-Guzmán, M. A., González-Esquinca, A. R., & Luna-Cazáres, L. M. (2009). Las acetogeninas de Annonaceae: efecto antiproliferativo en líneas celulares neoplásicas. Bol Latinoam Caribe Plant Med Aromat8,

–       Morón Rodríguez, F. J., Morón Pinedo, D., & Nodarse Rodríguez, M. (2010). Valoración de la evidencia científica para recomendar Annona muricata L.(guanábana) como tratamiento o prevención del cáncer. Revista Cubana de Plantas Medicinales15(3), 169-181.

 

 

 

 

Alimentación Infantil Potitos Nutrición Niños Comer Educación

Potitos, ¿cómo elegir? (Alimentación en la Infancia-V)

Continuamos la saga de posts escritos por mis alumnos de Alimentación en la Infancia, de 3º curso del Grado de Nutrición Humana y Dietética de la Universidad Pablo de Olavide. Este año les propuse que escribieran un post relacionado con la asignatura, y algunos de ellos se están publicando en este Blog.

Os presento el quinto:

POTITOS, ¿CÓMO ELEGIR?, por Isabel Mª Barrera, Marta Guzmán, Mª magdalena Pérez y Nerea Serrano.

La OMS recomienda empezar a introducir alimentos semisólidos alrededor de los 4 y 6 meses de edad siguiendo a su vez con lactancia materna o con fórmulas. Esto se conoce como alimentación complementaria o método Beikost, el cual marca un orden paulatino para introducir nuevos alimentos valorando la tolerancia del bebé.

El Beikost se basará fundamentalmente en alimentos triturados hechos de forma casera para un mayor control del tipo y cantidad de ingredientes. Si en nuestro caso esto no es del todo viable, por tener horarios poco flexibles o poca mano en la cocina, podemos optar por los llamados potitos industriales. Ahora bien, debido a la extensa variedad actual, hay que pararse un poco y observar a la hora de elegir el potito más adecuado.

Alimentación Infantil Potitos Nutrición Niños Comer Educación

cocinandoenzapatillas.blogspot.com

Una vez llegamos al supermercado, a la amplia sección de potitos, en lo primero que nos debemos fijar es en la edad recomendada, ya que, según la edad, tendrá una composición de ingredientes diferentes por ser una etapa en la que se produce la maduración digestiva, renal y del sistema inmunitario. De esta forma, evitaremos posibles alergias o intolerancias alimentarias. Los primeros alimentos recomendados son los cereales sin gluten y/o papilla de frutas (siempre introducidas de una en una, para así localizar el alimento alérgeno).

Después de haber encontrado los potitos adecuados a la edad observamos el nombre del potito, que reflejará los productos principales con respecto a la lista completa de ingredientes, que puede que contenga alimentos no recomendados para esa edad, principalmente por las posibles alergias, como en algunas papillas de frutas con melocotón. También, tener en cuenta que dentro de la misma gama de potitos pero de diferentes marcas podemos encontrar distintas composiciones, como en el caso de las papillas multifruta, de verduras…

Alimentación Infantil Potitos Nutrición Niños Comer Educaciónbebesblog.com

Hay que tener especial cuidado con sabores muy dulces en los bebés, ya que, es el sabor más desarrollado y se pueden acostumbrar muy fácilmente, lo que puede llevar a un futuro rechazo de alimentos individuales sólidos sin azúcares añadidos, como por ejemplo frutas y verduras. También marcarán sus preferencias alimentos muy salados.

A continuación nombramos los posibles alimentos alérgenos para el bebé:

–       Leche de vaca y derivados.

–       Gluten (antes de los 6 meses).

–       Clara de huevo.

–       Frutas: melocotón, kiwi, papaya, aguacate, plátano, fresas, frambuesas, grosellas.

–       Marisco.

–       Especias.

–       Frutos secos.

(Puedes consultar la tabla de alimentación recomendada aquí)

 ¿Potito industrial o potito casero?

Es una duda muy común planteada entre las actuales madres. Pues bien, según un estudio elaborado por la Unidad de Nutrición y Metabolopatías del Hospital de la Fe de Valencia se ha comprobado que no existen grandes diferencias nutricionales.

Alimentación Infantil Potitos Nutrición Niños Comer Educaciónwww.sabervivir.es

En casa, si se utiliza algún aceite, es aceite de oliva virgen crudo y en los potitos dependiendo de la marca se usará uno u otro tipo (oliva, girasol…), a veces suele venir especificado en los ingredientes. Algunos potitos refuerzan el contenido en ácido linoleico y linolénico (mediante aceites de semilla), beneficiosos para el buen desarrollo del sistema nervioso.

En los potitos industriales, la cantidad de aceite añadida es mínima, de hecho, no es recomendable que al bebe se le de grasa, y si se le da que sea en unas cantidades ínfimas (una cucharadita), por no ser  un nutriente requerido.

Por otro lado, en los potitos caseros se tiende a añadir aceite porque, así, nos parece más nutritivo y saludable, es un error común. Los bebes, aún no han completado el desarrollo de su sistema digestivo. Por ello, y para que no tengan digestiones pesadas y en consecuencia falta de apetito hay que ser cautos con la cantidad de aceite añadido.

No es en absoluto necesario añadir sal a los purés. ¡MUCHO CUIDADO! Esto al igual que añadir azúcar afectará a las preferencias futuras del bebé por sobre estimular su paladar, como comentamos anteriormente.

Pero no sólo existe el ámbito nutricional, también hay que abarcar otros factores relacionados con la alimentación del niño, como el aprendizaje de la asociación de un sabor con un alimento concreto, el desarrollo de la masticación, conocimiento de distintas texturas y olores.

Alimentación Infantil Potitos Nutrición Niños Comer Educaciónwww.imagenesyfotosde.com

La textura de los potitos industriales es siempre homogénea al contrario que los purés caseros. Éstos podemos adaptarlos al estado y edad del bebé, dándole mayor fineza o grosor.

Además de esto, al hacer los potitos caseros ayudamos a acostumbrar al bebé a diferentes sabores y olores. Cierto es que en los industriales hay una gran variedad de combinaciones, pero lo que queremos conseguir es que se adapten, acepten y aprecien de forma paulatina los sabores y olores naturales de una fruta o una verdura concreta.

Por ejemplo: en vez de darle siempre el típico potito multifrutas, ya sea industrial o casero, por aportarle una mayor variedad de nutrientes, debemos variar y hacer purés de una sola fruta o de varias cambiando las proporciones para que una sea más predominante y en consecuencia conseguir que el bebé no entre en una monotonía de sabores.

De esta manera, encontraremos sabores que no les gusten tanto, o que incluso les disgusten, pero ¿no es cierto que esta es la mejor edad para modificar ese tipo de rechazos, y educar para que en un futuro su alimentación sea lo más variada y rica posible?

Alimentación Infantil Potitos Nutrición Niños Comer Educación* Afecta a las preferencias del niño a la hora de comer.

** No desarrollo completo del sistema digestivo.

 

“Disfruta de la vida, o al menos come bien”

1 2 3