Mi talla es una…. D (de lo que me da la gana)

Sí, hoy hablamos de tallas. ¿Qué significa la palabra “talla”? Buscamos en la RAE (Real Academia Española) y encontramos esta definición (en referencia al tallaje de ropa): Medida convencional usada en la fabricación y venta de prendas de vestir.”

Pero, ¿en qué se ha convertido realmente la palabra talla?. Preguntamos a personas de entre 20-40 años, mujeres y hombres: ¿qué es para ti la palabra TALLA? Y exceptuando 3 personas que señalaron una definición parecida a la RAE; el resto de definiciones tornaban similares a estas seleccionadas e incluso se repetían:

Etiqueta

 

Medida

 

Lo que quieren las tiendas que midas

La talla debería hacer referencia a las medidas. El problema es que actualmente ha tomado connotaciones de delgadez o gordura, a parte de que no tiene un sistema fiel de medidas: dependiendo del fabricante podemos encontrar dos tallas iguales que representan medidas muy distintas.

¿Qué está pasando?

La talla es una etiqueta, y una medida. Hasta aquí no hay nada preocupante pero ¿quién categoriza dichas etiquetas y qué pasa cuando una misma etiqueta es diferente según la marca de ropa que usemos? Aquí es donde comienzan los problemas.

Hace unas semanas, Ana Belén Rivero subía esta foto a Instagram:

“La ruleta de la talla 38” es un reflejo muy real de lo que ocurre en las tiendas de ropa actualmente; y que también lo señalaba una de las chicas que respondió a nuestra pregunta:

no tiene un sistema fiel de medidas; dependiendo del fabricante podemos encontrar dos tallas iguales que representan medidas muy distintas”

Pero vayamos a las propias tiendas… elegimos pantalones de diferentes marcas y tallas y la sorpresa es aún mayor:

Esto supone no sólo una contradicción sino una falta de uniformidad en los criterios que se utilizan para las tallas, dado que no es lógico que una misma persona, con el mismo cuerpo, pueda tener ropa de 3 tallas diferentes.

¿Cómo puede dañar psicológicamente este tipo de variabilidad en los tallajes?

Todos sabemos que socialmente (y por desgracia) tener una talla 42 está asociado a “gordura”, tanto es así que a partir de la 46 tenemos marcas de ropa “especiales” para “esas tallas”.  Y si unimos esto al hecho de que la delgadez extrema se ha asociado durante años al canon de belleza, constancia, perseverancia, responsabilidad, orgullo, etc., al final tenemos el caldo de cultivo perfecto para crear futuros problemas de alteraciones en la conducta alimentaria.

Y no dejaros engañar por la publicidad…. Nos venden las tallas en “tiendas especiales para esas tallas (me niego a poner talla grande una 46)” con publicidad sobre autoestima, aceptación… y un largo etc.

¿Aceptación? ¿Autoestima? ……… ¿Acaso comprar en una tienda diferente, señalada, y con una doble etiqueta (tallaje irreal y supuestas tallas grandes), tiene que mejorar la autoestima? Pues NO, no mejora nada…más bien aumenta el problema.

Con este tipo de actuaciones: tallas diferentes que supuestamente son iguales, tallas grandes o pequeñas señaladas y apartadas, tallas asociadas a connotaciones negativas; lo único que estamos haciendo es:

  • Fomentar la comparación social de forma negativa.
  • Asociar una etiqueta como sinónimo de logro.
  • Etiquetar de forma errónea el cuerpo.
  • Fomentar alteraciones alimentarias.
  • Restricciones alimentarias.
  • Comer emocional.

¿Y ante esto qué podemos hacer?

Es muy difícil (aunque muchos luchamos cada día para lograrlo) cambiar de una vez y establecer un sistema universal y real de medida en cuestión de tallas. Pero mientras esto ocurre, la posibilidad del cambio está en nosotros mismos. Si no te queda bien la S o la talla 36, no dejes de probarte una 38; y lo más importante no te sientas mal por ello. Que para esa marca o tienda de ropa la 36 sea 4 centímetros más pequeña que tu ropa habitual, no debe hacerte pensar que tengas un problema o que debas adelgazar.

Y lo mismo ocurre con las tallas pequeñas… ¿cuántos supuestos vestidos de la XS tienen un escote para un tallaje de pecho muy superior a la XS?. Así que esto es para todos, los más grandes, los más pequeños, los más gordos y los más delgados: La talla que pongan en la ropa que llevas no significa nada, no describe tu físico; así que no le des el poder de hacerte sentir mal.

Cristina Andrades

Vigorexia: moda

Vigorexia: moda

Hoy nos trae un post nuestro entrenador Manu Soto y nuestra psicóloga Cristina Andrades.

Antes de abordar este tema a fondo, es necesario realizar una breve descripción de lo que hoy en día conocemos por Vigorexia.

Evidentemente se trata de una adicción al ejercicio, un Trastorno Obsesivo Compulsivo que nos lleva a querer ejercitar nuestro cuerpo en cada momento. Por lo que hablamos de un tipo de trastorno de la conducta alimentaria (TCA).

Pero, ¿qué perfil tiene una persona que padece vigorexia?

Normalmente son personas que hacen mucho ejercicio físico, aunque el objetivo de estas personas no es hacer deporte para estar más sano, sino que lo transforman en una obsesión por construir más músculo. Suelen dedicar mucho tiempo al ejercicio por lo que se aíslan de la sociedad, del trabajo, incluso de la familia. Sólo tienen un pensamiento: ENTRENAR.

Según un estudio de Baile (2005) y Pope (2002) estas personas presentan una alteración de su imagen corporal en la que se ven muy delgados y débiles. Esto les lleva a mantener dietas estrictas y a utilizar fármacos perjudiciales para la salud.

En dichos estudios, se utilizó un cuestionario llamado “Complejo de Adonis” que consta de 13 ítems con 3 opciones de respuesta y en el que se valora el grado de preocupación que un sujeto siente por su apariencia física y hasta qué punto puede influir negativamente en los demás aspectos de su vida. Dependiendo de la puntuación que se obtiene, los datos dan una información directa de la imagen corporal que el sujeto tiene de sí mismo y en qué medida le afecta. Los resultados indicaron que una persona que presente altos niveles de vigorexia, suele tener bajos niveles de Extraversión, Apertura o Amabilidad, pudiendo deberse a la diferencia que existe entre cómo le gustaría verse y cómo se ve, de la misma manera que esa persona también pueda manifestar altos niveles de Neuroticismo, dimensiones que impiden tener un correcto desarrollo social.

Una solución que propone este artículo para erradicar la vigorexia es dar información sobre el modelo estético actual.

Pensamos que no sólo es necesario informar sobre el modelo estético actual sino que también es fundamental trabajar lo que aporta el deporte a la persona sobre el estado de salud, independientemente de que esté más o menos fuerte. Y vamos más allá aún: ¿qué lleva a la persona a tener esa preocupación excesiva por su físico a través del deporte? ¿Cuál es su motivación y su causa? ¿Qué emociones le conducen a tener esa obsesión? ¿De qué forma podemos ayudarla a establecer un punto de equilibrio entre la imagen corporal y la salud? Como siempre, la educación y entender a la persona es una parte muy importante de este abordaje. Por supuesto, esto requiere de un trabajo interdisciplinar importante.

El deporte es salud y debemos tenerlo presente siempre. Así como nuestras emociones están detrás de nuestras acciones; aprendamos a conocerlas.

Manu Soto & Cristina Andrades

¿Qué opinan los psicólogos de la Psiconutrición?

Este es el primero de una serie de posts sobre psiconutrición y la visión que tienen sobre ello diferentes profesionales.

La palabra “Psiconutrición” es muy usada actualmente para nombrar al trabajo conjunto de la disciplina nutricional y la psicología; y como sabéis desde Norte Salud Nutrición seguimos esta línea de trabajo y uniendo fuerzas con otros profesionales ( actividad física, cocinero, médico…).

pSICONUTRICIÓN

Hemos hablado muchas veces en el blog y en las redes sobre Psiconutrición, sin embargo, me preguntaba qué opinan diferentes psicólogos (especialistas y no especialistas en este campo) sobre este concepto.

Para ello, he contado con la colaboración de 3 compañeros psicólogos:

El primero con el que contacte es Alfonso Méndez. (@alfon_mendez)

Para quien no lo conozca (no sabéis lo que os perdéis) Alfonso es director de la unidad de Obesidad y Sobrepeso en el centro CENTTA. Tiene un Máster en Terapia de Conducta y un Máster en Nutrición y Dietética para la promoción de la salud. Sin olvidar lo más importante, es un apasionado de este ámbito de trabajo.

En segundo lugar, y motivada por la lucha a favor de la evidencia científica en Psicología, contacté con Sergio García Morilla, psicólogo y Máster en Psicología Clínica y de la Salud. Forma parte del equipo de Psicosalud en Tenerife.

Por último (y no menos importante) contamos con la opinión de Cecilia Ruano, psicóloga Sanitaria, Máster en psicología clínica Legal y Forense, Máster en Terapia Familiar Sistémica y una amante de la antropología. Cecilia nos ofrecerá la opinión desde un punto de vista externo al trabajo de la psiconutrición. La podéis encontrar  también en su web.

Vamos a hablar hoy de Psiconutrición, pero ¿qué es la Psiconutrición?

Nuestros tres psicólogos coinciden en el hecho de que la Psiconutrición va más allá de la exclusiva terapia nutricional. Alfonso señala que “es un nuevo enfoque que se engloba dentro de un equipo interdisciplinar, ambas disciplinas trabajando conjuntamente, y que consigue mejores resultados que ambas por separado.” Por otro lado Sergio matiza las labores del psicólogo en este equipo señalando que “es la disciplina científica encargada de ayudar a la persona a identificar, analizar y gestionar adecuadamente todos sus procesos psicológicos, emocionales y conductuales que estén relacionados con la implementación o mantenimiento de unos hábitos alimentarios saludables.”

Imagen PsiconutriciónEs importante señalar, que la Psiconutrición implica también un aprendizaje del trabajo conjunto entre los profesionales de la nutrición y la psicología. Como bien ha señalado Alfonso, se trata de un trabajo “interdisciplinar”, donde es necesaria una comunicación constante y un trabajo conjunto hacia una misma dirección, sabiendo detectar señales de alarma, realizando reuniones periódicas y profundizando en todo aquello que rodea y afecta a la problemática de la persona.

Hablamos de psicología, emociones y comida, pero ¿cómo influyen las emociones en nuestra forma de alimentarnos?

 Alfonso se remonta al nacimiento y nos cuenta que “la relación entre las emociones y la alimentación se establece en el momento que venimos al mundo. A partir de ahí, y a lo largo de nuestras vidas vamos formándonos una relación que puede llegar a estar mal establecida. Aprendemos a callar expresiones emocionales negativas con una conducta gratificante como el comer ciertos tipos de alimentos, después con cada intento, potenciamos esa relación y la perpetuamos.”

Desde que nacemos (tal como señala Alfonso) y a lo largo de toda nuestra vida las emociones juegan un papel muy importante en la formación de asociaciones con la comida. Además, como ya hemos comentado en otras ocasiones, el ambiente que nos rodea fomenta este tipo de asociaciones a través del cine y /o la publicidad, donde se señala en muchas ocasiones que comer ciertos productos hará que se reduzcan las emociones negativas o bien que estos productos sirven para celebrar y festejar las emociones positivas. Puedes leer más información sobre publicidad emocional en este artículo.

Por otro lado, comer de forma compulsiva también se relaciona principalmente con síntomas de ansiedad y depresión. Sergio señala que “Debemos identificar qué emociones  experimenta la persona cuando se alimenta. Antes de comer (p.ej ¿come por hambre, aburrimiento, ansiedad o malestar?), durante la comida (p.ej. ¿disfruta del momento o lo hace de forma impulsiva?) y después de las comidas (p.ej. ¿se siente satisfecha y tranquila o culpable y nerviosa?). Si estas emociones suponen un problema para su bienestar o un hándicap para alcanzar nuestros objetivos, el trabajo en emociones puede ser clave para el éxito terapéutico.”

Por tanto, para realizar esta labor es necesaria la figura del Psicólogo dentro de la Psiconutrición,  pero ¿qué funciones desempeñamos los psicólogos en este campo?

Cecilia señala que “El papel de psicólogo en este ámbito es fundamental, para poner énfasis en lo que consiste realmente una vida saludable (no en estar delgado por ejemplo, sino en estar sano) ayudando a combatir las ideas irracionales, mejorando vínculos, etc.)”. Sergio matiza lo anterior dando especial importancia al “análisis en profundidad de cómo la persona se relaciona con la alimentación (pensamientos, emociones y conductas) y ayudándole a detectar y gestionar problemas en estas áreas que le impiden tener una alimentación saludable.”

Como vemos, el papel del psicólogo en el abordaje de paciente a través de la Psiconutrición (no sólo en casos de pérdida de peso como suele pensarse, sino en muchas otras situaciones) es primordial en muchos de los casos. Desgraciadamente y como comenta Alfonso: “a muchos les cueste aún ver esta relación tan clara” a pesar de que “se trata al fin y al cabo de modificar una conducta, en este caso la forma de relacionarse con la comida, y en eso los psicólogos tienen mucho que aportar.”

Ya sabemos lo que es la Psiconutrición y los motivos por los cuales la figura del psicólogo cobra gran importancia, pero ¿qué hacemos o cómo trabajamos los psicólogos en Psiconutrición?

Cecilia destaca la terapia sistémica de familia como parte importante a tener en cuenta: “me parece fundamental la terapia sistémica de familia, al menos tener sesiones conjuntas en el proceso en la medida de lo posible, pues pacientes con trastornos de alimentación necesitan comprensión desde su entorno y apoyo y  gran parte de las veces son consecuencias de disfunciones en el sistema familiar”.

Sergio por su parte se centra más en “varios pilares importantes, entre ellos la reorientación de los procesos motivacionales de la persona hacia una visión menos cortoplacista, ya que sabemos que en la obesidad, por ejemplo, los resultados tardan en llegar. Una buena forma de hacerlo es mediante el trabajo centrado en valores.”

Como me habréis escuchado decir muchas veces, el enfoque cognitivo-conductual es el que presenta mayor respaldo y evidencia científica sobre su efecto en el tratamiento de la obesidad. A este respecto, Alfonso señala que “a partir de un prisma cognitivo-conductual y atendiendo a los aspectos emocionales, destacaría varias: Comenzando con la auto-observación, el control estimular, la resolución de problemas, continuando con la imagen corporal, el cambio cognitivo, y finalizar con la prevención de recaídas. “

Como vemos, son diversas las situaciones que pueden llevar a una persona a necesitar un enfoque interdisciplinar en el tratamiento para el cambio de hábitos. Una de las situaciones que nos podemos encontrar es el llamado comer emocional.

¿Cuál es el perfil o las características que se consideran más habituales en personas que presentan comer emocional?

Cecilia nos destaca que se trata de “individuos muy exigentes que expresan poco sus emociones, intentan ser aparentemente fuertes, guardan mucho dolor en su interior ya sea por dificultades de distinta índole, que intentan llevar por sí solos y cuando se ven sobrecargados comen emocionalmente para paliar la ansiedad que este tipo de cuestiones le provocan”. Pero, ¿es igual comer emocional que comer con ansiedad? La respuesta es No. Tal y como señalan Alfonso y Sergio, las emociones negativas suelen generar comer emocional; Sergio concretamente nos comenta: “Cuando una persona sufre malestar (tristeza, sensación de vacío, aburrimiento, ansiedad o angustia) puede encontrar alivio a través del acto de comer y de esta forma la comida se convierte en una conducta que la persona hace cada vez que se vuelve a encontrar mal (reforzamiento negativo). Esto ocurre porque, generalmente, estas personas no cuentan con estrategias o herramientas de gestión emocional adecuadas. Suelen presentar un perfil evitativo en relación a estas emociones negativas y no saben o no son capaces de llevar a cabo conductas alternativas a la ingesta más adecuadas para el alivio de ese malestar”.

Por otro lado, las emociones positivas también se asociación a situaciones de comer emocional (Macht, Haupt, y Salewsky, 2004).

Después de todo lo anterior, ¿Cómo podemos potenciar el reconocimiento del papel del psicólogo en el tratamiento de la obesidad?

Sergio y Alfonso coinciden en la necesidad de la divulgación. Alfonso concreta: “con divulgación, buscando aliados en los propios dietistas-nutricionistas y hacerles ver la importancia de nuestro campo en la modificación de la conducta, en este caso, conducta alimentaria. Mostrando y enseñando ejemplos de casos de éxito, fomentando encuentros donde se acerque la psicología a todos y que ayuden a romper el tabú que para muchos supone el acercamiento a esta disciplina.” Alfonso ya empezó con este camino, junto a Mª José Tenedor, buscando el acercamiento entre profesionales y siendo uno de los pioneros en la creación de la llamada “TeamPropuesta”, que ya se ha celebrado en 3 ocasiones.

Cecilia nos recuerda la falta de formación especializada que tenemos los psicólogos en esta temática señalando que “es necesario crear formación especializada y reglada en el terreno” y además “elaborar programas de difusión para su prevención y para la adopción de hábitos saludables no sólo desde el punto de vista de la nutrición, sino desde el punto de vista de la salud mental. “

Sobre todo, es muy importante normalizar la figura del profesional de la psicología y eliminar las barreras que aún existen con esta profesión en los temas alimentarios. Para ello es necesario que se divulgue pero no sólo para llegar a los profesionales con los que tenemos que formar equipo, sino para acercarnos a la población general y que conozcan que eso que llevan haciendo toda la vida y con lo que no han obtenido resultados, quizás se deba a que nadie les ha ayudado a enfocar de forma adecuada el problema.

Y de eso se trata este post, de que se conozca de lo que estamos hablando, de que sepamos qué hacemos y por qué lo hacemos.

Cristina Andrades

Quiero agradecer la participación a los tres compañeros que han dedicado su tiempo a este post, así como su generosidad por ofrecernos su opinión al respecto.

Si eres fan de Alejandro Sanz, cómete 4376 kcal.

 Aún no puedo creerlo, que haces aquí, no te esperaba

Así comienza una canción tuya, Alejandro, y así te respondo a esa colaboración que has realizado para Nocilla porque podría esperarlo de otras muchas personas pero no de ti. Por un momento había pensado que te habías equivocado. ¿Por qué ofreces tu imagen a estos productos? ¿Lo haces por dinero? ¿Qué necesidad tienes? Será verdad eso de tanto tienes, tanto vales. Te lo tengo que decir porque hay cosas muy tuyas que yo no comprendo. Esta es mi manera de decir las cosas, no es que sea mi trabajo (que también), es que es mi idioma. Y lo haré igual que Nocilla, con tus propias frases: Las letras que escribo, quiero que lo sepas, “nació” de ti.

PORTADA POST

Estaba el sábado en el supermercado y, a pesar que evito pasar por ciertas calles innecesarias, sobretodo cuando voy con niños, no sé cómo decirte que hoy me he dado cuenta y has apurado a fondo mi paciencia, cuando me topé con la nueva colección de vasos de Nocilla con mensajes sacados de canciones tuyas. Desde ayer no sé lo que me pasa pero sólo puedo pensar en ti.

A pesar de las vacaciones, ando siempre viviendo deprisa y, recopilando información para este post, he visto la carta abierta que te dedica mi compañera Laura Saavedra. Te felicito por el post, Laura. Os recomiendo que lo leáis. Yo te quiero hablar más de emociones, de aquellas que se despiertan ante ciertos alimentos y ciertos anuncios.

 

Ahora que tengo la ocasión, quiero que hablemos los dos; tú de mí, yo de ti, ¡qué sí!. Escucha Alejandro, porque no será más duro para ti oír que para mí callar.

Cuando se trata de vender un producto hay quién no tiene corazón, te lo digo de verdad, analizo productos como éste a diario y siempre es el mismo cuento. No seas hipócrita y me invites a tomar un producto que es totalmente innecesario perjudicial para mi salud. Tú me dirás: “No seas tan violenta, niña”, y yo te aseguro que no estoy completamente loca ni revelada contra la sociedad pero no quiero que piensen de ti que haces el papel del tío aquél que no siente ni padece. Los de la industria alimentaria son maestros en las mentiras conquistando bailarinas y utilizan cualquier estrategia para conseguir su fin. Para los niños, sus dibujos preferidos, y para nosotras, a nuestro cantante favorito, porque ellos son así, con sus disfraces de vaqueros, y saben que contigo su producto lo quiere todo el mundo porque si son de tu boca, también los quiero yo.

Tú te levantas por la mañana, y tal vez con la mejor voluntad del mundo, acudes a un estudio fotográfico, una fotos, una sonrisa, un abrazo, un tuit quizás y para otro lado. El producto que sale de esa mañana de trabajo tiene un resultado que me encuentro yo en consulta a diario, y que por desgracia va en aumento:

¿Cómo estás? ¿Qué tal te va? Así empieza mi consulta y te puedo asegurar que vivo verdaderos dramas por culpa de la alimentación. Para muchos pacientes, no es fácil  decir que se conformaban sólo con poder mirarla (a la Nocilla), porque les resulta verdaderamente imposible no comprarla, no comerla, no acabar con ella. Se llama hambre emocional. A veces se despiertan por la noche con ansiedad y nunca saben decir a tiempo NO. Se llama trastorno por atracón. ¿Sabes a quién le entregan sus emociones? A la primera persona (o producto) que les ayuda a salir de su estado emocional. Todos tenemos problemas, los publicistas lo saben y, para conseguir sus objetivos, utilizan todo su armamento. ¿Verdad que te suena eso que dicen que tomes chocolate para cuando estás bajo de ánimo o que bebas esa bebida azucarada para tener más felicidad? Mis ojos son tu voz y nos creemos aquello que anunciáis porque tenemos más fe y confianza en nuestros ídolos que en nuestros médicos. Lo utilizan como escudo y era lanza. Muchos alimentos crean verdaderas adicciones. Me llegan a decir que sin ti mi vida (no) será igual (refiriéndose al producto). A veces me encuentro con pacientes que me dicen “me gustas a rabiar, yo te deseo, me llegas a desesperar. Es tan grande lo que siento por ti que tenerte no bastará, que es esto que me invita a vivir, que me da la ilusión.”¿Sabes que les tengo que decir?: Este producto te hace tropezar, te crea confusión. ¿Y sabes por qué vienen a consulta? Porque prefieren ser salvados y sentirse amados. Pero no es fácil. En sus cabezas, se repite una y otra vez “sin ti no sé vivir, aunque no quieras pienso en ti” o “maldito deseo: mi voluntad envenenada.” Y llevo muchos años estudiando y trabajando en nutrición pero no tengo pomada para todos los dolores, remedios para toda clase de errores ni recetas para la desilusión. O sí: menos mentiras y más educación (por mis pacientes, no por dinero). Me gustaría que pudieras ver ciertos casos que me encuentro y no se arreglan fácilmente: el dolor cuando es por dentro es más fuerte. Y soy yo quien les tengo que decir la verdad. La que tiene que ayudarlos a salir del problema, a mejorar su salud, a controlar su hambre emocional y a aprender a vivir sin estos productos insanos. Tal vez pueda llamarte y se lo dices tú, se lo explicas tú.

Léeme los labios, yo no estoy en venta. A ti, Nutrexpa (Nocilla), te diría muchas cosas, pero ¿qué te voy a contar que tú no sepas? Hay un universo de pequeñas cosas que te diría. Quema, tu nombre quema en mi voz. Y creo que cuando ocultas tu etiqueta y la enmascaras con imágenes de personajes famosos estás confundiendo realidad. Sé que este post no tiene la repercusión que tienen tus anuncios, pero es una mezcla de pasión e ingenuidad, difícil controlar. Sigo pretendiendo desnudar tus estrategias. Conmigo no tienes que disimular la verdad. A mí no me mientas. No es lo mismo “leche, cacao, avellanas y azúcar” que azúcar, aceites vegetales de palma y girasol, cacao desgrasado en polvo (8%), leche desnatada en polvo (4,5%), avellanas (4%), sólidos lácteos, emulgente y aroma. Suena diferente. Es (muy) distinto. Puestos a poner frases de Alejandro Sanz y siendo más realista con el producto que se anuncia, sugiero estas frases alternativas: “No puedo pensar, tendría que cuidarme más”, “Que al tocarla se moría” o “Dile que te cuide mucho ¿me prometes que lo harás?”

vasos 2Me encantan tus canciones, Alejandro. Como Laura, he seguido tu carrera desde tus comienzos. Son esos ratitos que me das. Creo que hay pocos que compongan como tú y creo que haces mucho daño cuando cedes tu imagen para algunas marcas. En esta ocasión tocas el fuego sin preguntarte si la llama puede quemarte (a ti, o a otros) y aquí te has quemado y estás siendo partícipe de que muchas personas lo hagan. Cuando ofrezcas tu imagen para estos productos, piénsalo bien, antes que sea tarde porque sin saberlo te has llevado por delante la salud del practicante. Cuánto vale una vida, dímelo. Esta es la historia de siempre: empresa busca a famoso para incrementar sus ventas. Y aunque todo se hunda yo seguiré aquí en pie y de sobra sé que me queda mucho que aprender, pero tú también y por eso te lo digo. Solo un último favor te pido antes de colgar. Silencio.

Carta abierta a los medios de comunicación

Hace tiempo que quería escribir este post, y tras el “incidente” de Juan Revenga del pasado domingo en Onda Cero, me he decidido a dedicar unos minutos a ello. Esto no deja de ser una CARTA ABIERTA A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN:

Medios_de_comunicación

Queridos Medios de Comunicación:

Con gran pesar os escribo estas palabras de decepción, aunque con la intención de que os sirvan para recapacitar sobre la actitud que mostráis ante los profesionales cualificados y la responsabilidad que tenéis ante la población.

Muchos profesionales accedemos gratuitamente a colaborar con vosotros con el único objetivo de hacer llegar mensajes fiables y seguros a la población, haciendo uso del gran alcance mediático de que disponen los medios. Tiempo, esfuerzo y muchas veces dinero que invertimos sólo para promover una mejor salud y desmentir las magufadas (palabra que procede de MAG, magia, y UFO, OVNI en inglés) que muchos se encargan de propagar. Y en el hecho de darnos la opción de llegar a un público amplio, sea o no de forma altruista, os doy las gracias.

Sin embargo, no puedo dejar de deciros lo decepcionada que me siento con la actitud de muchos grandes profesionales de radio, prensa y televisión, que lejos de apoyarnos en esta labor, defienden y dan cabida a la pseudociencia, fomentando los cientos de mitos y falsedades que luego tenemos que encargarnos (con gran trabajo) de desmentir. He llegado a escuchar cosas como “este señor, que es experto en XX (profesión no reglada), también tiene derecho a expresar su opinión”, y otras cosas mucho peores en las que el/la periodista expresaba abiertamente estar a favor…. Cierto es que tiene derecho a expresar su opinión (el señor experto). Pero que lo haga en su casa o con sus amigos. Me resulta vergonzoso que se le ceda un espacio (mucho más si es en un medio público, que pagamos todos) para defender cosas como las dietas detox para desintoxicarse, los súperalimentos o adelgazar con la energía o las flores de Bach. Dar eco desde los medios de comunicación a estas pseudociencias, y más aún que los periodistas defiendan estos aspectos, me resulta cuanto menos una falta de responsabilidad y de profesionalidad. Los profesionales (los que tenemos estudios reglados) no somos quienes tenemos que demostrar que lo somos frente a los vende humos que prometen remedios fáciles, mágicos y rápidos para problemas de salud. No nos engañemos. No nos engañéis. No participéis del engaño. La magia no existe. Para lograr objetivos y cambios hay que trabajar mucho, y quien te diga que es fácil, te está mintiendo.

Los periodistas están para informar y transmitir la información veraz y con una base científica y sólida, independiente de su opinión (para eso están las cartas al director, las cuentas personales de redes sociales y otros medios). ¿Es que no os dais cuenta que haciendo esto estáis jugando con los sentimientos, las emociones y la autoestima de las personas? La gente que os escucha, se cree lo que decís y lo hace… y luego fracasa una y otra vez… y luego dejan de intentarlo, o lo intentan con la predisposición al fracaso y con la autoestima por los suelos. Esto no es periodismo. Esto es jugar con las personas y hacer un flaco favor a los profesionales de la salud que luchamos cada día por una mejor calidad de vida para la población. Desde la ciencia. Desde la evidencia.

Y lo cuento por propia experiencia, porque ya he tropezado con la piedra más de una vez y me he sentido utilizada y avergonzada de participar en ciertos lugares. Decepcionada y muy enfadada. Así que, dados estos antecedentes, quiero dejar constancia de mi postura. A partir de ahora,

  • No estoy dispuesta a colaborar en ningún medio que utilice mi nombre y mi discurso para defender productos, dietas, mitos o cualquier otra chorrada sin evidencia científica y que atente contra la salud (física o emocional) de la población.
    Y así lo hice constar en LEVÁNTATE Y CÁRDENAS, cuando utilizaron frases cortadas de una entrevista que me grabaron sobre la Ganoderma para decir que “posee beneficios como…” cuando yo había dicho “aunque muchos autores dicen que posee beneficios como… en realidad no existe evidencia científica de ello”. Y todo porque casualmente les patrocinaba un producto elaborado con Ganoderma! Así que llamé y les hice rectificar, aunque el daño ya estaba hecho. Con mi trabajo no. Con mi nombre no.
  • No estoy dispuesta a intervenir en ningún programa en el que haya individuos que, hablando de la misma temática de la que me hayan invitado, se basen en pseudociencia o cualquier estupidez que vaya en contra de la salud pública y el bienestar físico y emocional de la sociedad. Así como en aquéllos donde, intercalando mis intervenciones o las de otros profesionales, publiciten productos o técnicas sin base científica (cavitación para adelgazar, pastillas o cualquier otro producto milagro). Y esto también me ha ocurrido…
  • Estoy dispuesta a participar con cualquier medio de comunicación para difundir conocimiento y promover la salud desde una perspectiva profesional y con evidencia, siempre que se me indique previamente quién va a participar en el mismo espacio hablando sobre el mismo tema.

Para terminar, queridos medios de comunicación, sólo pediros que reflexionéis sobre esto, el que pueda y quiera. La influencia mediática que ejerce la radio o la televisión, sobre todo ciertos programas, es tal que para los que trabajamos fuera de ellos nos resulta un sobre esfuerzo tener que estar explicando y refutando todas y cada una de las barbaridades que se escuchan, muchas veces de los propios presentadores. Y considero que esa no es mi función. Por ello os estaría (y creo que hablo por muchos) enormemente agradecida si nos pudiérais echar un cable en pro de la salud (de la de verdad, no de la salud magufa).

Gracias!

Griselda Herrero Martín

Alimenta tu felicidad

Publicidad emocional

Como si fuéramos un trapo. La publicidad utiliza a las mujeres a su conveniencia. Ya lo comentábamos hace unos días en este post de Facebook. Pero es que, además, nos envía mensajes contradictorios. En un anuncio te dice que debes cuidar tu línea y en el siguiente que te liberes y que unos kilitos de más tampoco importan. ¿En qué quedamos? Y esto tiene sus consecuencias. A ellos no les importas por muy bonito que te lo pinten y tú lo puedes pagar caro. Durante los minutos de publicidad en televisión te puede pasar lo siguiente:

Portada Publicidad Emocional

Anuncio 1: Donuts y Mr Wonderful: “Hoy es un buen día para sonreír”. Mensaje oculto: Pasa de todo, te lo mereces.

Anuncio 2: Judith Mascó y Hornimans: “Libera toxinas: plan DETOX”.

Mensaje oculto: No pases de todo, debes cuidarte y estar perfecta.

Anuncio 3: Magnun doble: “Libera la bestia que llevas dentro”.

Mensaje oculto: Pasa de todo, deja que tus emociones fluyan.

Anuncio 4: Tortitas Bicentury: “Cuídate y dale sabor a tu cuerpo”.

Mensaje oculto: No pases de todo, adelgaza para sentirte bien.

Anuncio 5: Chocolates Valor: “Placer adulto”.

Mensaje oculto: Pasa de todo, eres adulta y no debes privarte del placer de comer.

Anuncio 6: Campofrío y las mujeres. Este es especial, porque en el mismo anuncio hay contradicción. Pasa de todo y defiende los derechos de la mujer y la conciliación familiar. No pases de todo y recuerda que debes mantener un cuerpo perfecto, comiendo pavofrío y sin estrés (en un bar que se llama Deliciosa Calma).

Y como este ejemplo, tu día está lleno de mensajes contradictorios que provocan que, más allá de establecer una fuerte asociación entre ciertos alimentos y la belleza o la felicidad, muchas veces llegan a conseguir que no sepas lo que quieres. ¿Alguna vez te has preguntado qué ejemplo le estamos dando a nuestros hijos? Ellos también perciben estas diferencias sociales, los roles autoimpuestos y las asociaciones emocionales con ciertos alimentos (para las mujeres todo rosa y dulce –asociado a salud, bienestar y belleza–, para los hombres, coches, deportes y cerveza –asociado a ego, libertad y poder–).

Diapositiva 1

Todos sabemos que en publicidad se ponen en juego las emociones, sentimientos y creencias de los consumidores. Es una estrategia de mercado, pero ¿qué ocurre cuando a raíz de este juego estamos provocando falsos mitos, ideas erróneas, problemas alimentarios, distorsiones corporales…?

Este tipo de publicidad nos invade… Da igual que no pongas la televisión, nos bombardean por la radio, el periódico, los anuncios en carreteras con vallas publicitarias, en la parada de autobús, los propios autobuses, el cine y así hasta nombrar casi todo el contexto que nos rodea en el día a día.

Este otro post que escribimos hace poco, abrió camino para organizar un taller especial en las sesiones grupales que realizamos periódicamente. Animamos a todos los participantes de estas sesiones a observar y anotar a lo largo de una semana toda la “publicidad emocional” referida a hábitos alimentarios que vieran. Los resultados fueron alarmantes.

Dicen que si no puedes con el enemigo, únete a él; por ese motivo nos unimos al enemigo fomentando la búsqueda de esta publicidad, animando a ver anuncios esa semana… pero con el objetivo de lograr el efecto contrario: realizar un análisis crítico de la publicidad, de la educación, para romper tópicos irreales y tomar consciencia sobre lo que vemos.

Empezamos la sesión con una canción: “Yo soy aquel negrito….” Seguro que has continuado cantándola, todos la sabemos, todos la cantábamos y nuestras abuelas y madres creían que como decía la canción:

“Las múltiples cualidades de este producto ejemplar. Es el Cola Cao desayuno y merienda, es el Cola Cao desayuno y merienda ideal, Cola Cao. Lo toma el futbolista para marcar goles, también lo toman los buenos nadadores, si lo toma el ciclista se hace el amo de la pista y si es el boxeador golpea que es un primor.”

El efecto mágico de la canción también lo vemos actualmente en las nuevas galletas Oreo.

Las mujeres, desgraciadamente, somos un blanco muy llamativo. La gran mayoría de publicidad nos la dedican a nosotras, nos muestran mujeres con diferentes roles “exitosos” y que tienen su vida más fácil, cómoda, feliz y saludable con productos específicos.

Aquí os dejamos una imagen con las frases promocionales que se han recogido durante una semana a través de anuncios de televisión. Comienza el bombardeo:

Imagen 2

Pero no sólo nos llegan por televisión; también lo vamos a seguir viendo en vallas publicitarias, productos, en el cine, en las series, etc. ¿Cuántas veces has visto comer helados cuando ocurre alguna “tragedia” amorosa en las películas?

Este constante bombardeo nos ayuda  a la creación de asociaciones inadecuadas entre la comida y las emociones, a la vez que nos venden (por lo general) imágenes corporales irreales, logros deportivos de élite, y diferentes metas inalcanzables para una gran proporción de la población. ¿Qué se puede cocer debajo de todo esto? Pues probablemente problemas de autoestima, inseguridades, insatisfacciones, frustraciones, problemas alimentarios (por infrapeso o sobrepeso), lesiones deportivas, búsqueda de metas (inalcanzables o irreales) a corto plazo… y así podríamos continuar hasta un lista interminable de desajustes emocionales y consecuencias físicas.

Por este motivo, os animamos y motivamos a OBSERVAR y ANALIZAR.

Observa lo que te rodea.

Observa lo que te venden y analízalo con la realidad.

Observa las competencias entre marcas.

Observa y busca opiniones de profesionales.

Y lo más importante,

Obsérvate a ti mismo/a.

¿De verdad necesitas lo que quieren hacerte creer que es imprescindible para una vida ideal e irreal?

 

Cristina Andrades & Griselda Herrero

Alimenta tu felicidad

 

Queremos agradecer y dedicar este post a los componentes del grupo, cuyo trabajo realizado tanto en la búsqueda de mensajes emocionales como en el posterior análisis y trabajo crítico realizado en el taller. Nuestra enhorabuena a todas/os.

Alimentación Infantil Nutrición Educación

Cuando el alimento se convierte en… (Alimentación en la Infancia-IV)

Continuamos con la saga de posts escritos por mis alumnos de Alimentación en la Infancia, de 3º curso del Grado de Nutrición Humana y Dietética de la Universidad Pablo de Olavide. Este año les propuse que escribieran un post relacionado con la asignatura, y algunos de ellos se están publicando en este Blog.

Os presento el cuarto:

CUANDO EL ALIMENTO SE CONVIERTE EN…, por Natalia Borrero, Alejandro Madruga, Guillermo Santos, Pilar Segura y Carmen Zurera.

En España el 33% de los niños entre 2-17 años padece sobrepeso y obesidad.

¿Parece preocupante no?

Resulta que a los organismos implicados y a los medios de comunicación no le importan lo más mínimo. ¿A qué se debe que en España uno de cada dos niños tenga exceso de peso? Pues bien, las respuesta en muy clara, se debe al ambiente obesogénico al que están sometidos los niños en esta época y al cual no se le busca solución.

Dentro de este ambiente obesogénico los padres educadores pueden, con una serie de medidas, evitar aquello que llamamos factores pro-obesidad tanto dentro del hogar, teniendo un control de la dieta de los niños y/o evitando que los niños vayan a la nevera a su libre albedrío; como en la escuela, favoreciendo actividad física y educación nutricional. Sin embargo, no está en nuestras manos modificar pautas de conducta que han sido adquiridas movidas por los medios de comunicación, industria alimentaria, moda, marketing y publicidad dañina con respecto a la alimentación y sujeta a convenios comerciales.

Sería necesario que Gobierno y Medios Publicitarios tuvieran en cuenta el problema de obesidad que tenemos actualmente.

Si ya de por si los alimentos de este post gozan de una popularidad sobresaliente entre el público infantil, nuestras empresas, tanto industrias como de publicidad, fomentan aún más si es posible su consumo. No hace falta ir muy lejos para darse cuenta de la multitud de artimañas de las que estos se sirven para llevarlo a cabo, proporcionando nuevas connotaciones al alimento. Y todas ellas las encontramos en las estanterías de nuestros supermercados, o por qué no, también en nuestra despensa.

Sin darnos cuenta los alimentos pueden adoptar connotaciones que juegan un papel muy importante en la alimentación de los más pequeños.

Cuando el alimento se convierte en juguete…

No existe mayor imán para un niño que un juguete. Cuando el premio a la comida basura acaba siendo un objeto de juego, el niño no puede hacer otra cosa que adorar el producto, y es misión de los padres no llevar a cabo este tipo de refuerzo positivo. El problema es lo que encontramos cuando analizamos el alimento:

PHOSKITOS

Casi dos sobres de azúcar y un tercio de la grasa saturada que tu hijo necesita en unas 167 kcal por pastelito, a cambio de un “lanza ninja”. Pero ojo, te venden en grande que con esto le estas dando a tu hijo un 21% de leche… La pregunta es: ¿De dónde sale ese 21% si en la lista de ingredientes figura solo un 2,6%? Quizás salga del Lanza-Ninja…

Alimentación Infantil Nutrición Educación

EL HUEVO KINDER DE TODA LA VIDA, AHORA DE SPIDERMAN

El huevo de chocolate de siempre, ahora trae la sorpresa de sus personajes favoritos. Y los niños no quieren el producto por el chocolate, sino por el juguete que trae dentro y les intriga tanto, ya que es “sorpresa”. Aunque más que huevo de chocolate deberían llamarlo “huevo de azúcar”, ya que figura como el principal ingrediente en su etiqueta. Una sorpresita a cambio de 100 kcal, un sobre de azúcar y casi un tercio de sus requerimientos de grasas saturadas al día.

Alimentación Infantil Nutrición Educación

Y EL PRIMER PREMIO ES PARA… EL HAPPY MEAL

Aquí vemos de qué se puede componer el famoso happy meal que la prestigiosa compañía fomentadora de obesidad en todo el mundo, destina a los más pequeños:

Alimentación Infantil Nutrición Educación

¿Ven algo saludable? Nosotros tampoco.

Aunque bueno, ahora han puesto que si unos tomatitos cherrys, que si unas zanahoria, que si manzanita… para camuflar un poco, el caso es que todavía no hemos visto a ningún niño comiéndose su hamburguesita sin unas patatas fritas al lado. Y por supuesto, con su juguetito.

Y aquí tenemos lo que hay detrás del juguete:

 Alimentación Infantil Nutrición Educación

–         520 Kcal el menú completo de hamburguesa y 440 si optamos por los nuggets.

–         3 sobres de azúcar.

–          40% de la grasa saturada requerida.

–         40% del sodio (sal) diario.

El caso es que los niños, ven esto como “un premio” y quieren comer esta comida por el simple hecho de que viene en una caja con forma de casita y con una figurita de la peli que se ha estrenado en el cine y que tantas ganas tiene de ver.

En otros casos es el mismo alimento el que alcanza la categoría de juguete, convirtiéndose el acto de comerse el alimento en el propio juego, otro gran incentivo para el menor.

OSITO LULÚ

Un pastel con forma de osito para merendar que acostumbra a los niños a comer bollería industrial de forma diaria desde pequeños.

 Alimentación Infantil Nutrición Educación

 Cuando el alimento convierte al niño en el protagonista…

 KINDER CHOCOLATE

 ¿Hay alguna forma de sentirse más identificado con un producto que formando parte del mismo?

Alimentación Infantil Nutrición Educación

Esta estrategia también ha sido adoptada por ciertas empresas alimentarias, permitiéndote personalizar el producto. Empezaron por darte la posibilidad de poner tu nombre en el producto, y actualmente, otras cadenas te permiten incluso poner tu imagen, en este caso tu niño se convierte en el famoso niño del logo, y ya se sabe lo que se dice: “Una imagen vale más que mil palabras”. Y volvemos a lo mismo, unas barritas ricas en azúcares y grasas saturadas.

 Alimentación Infantil Nutrición Educación

 Cuando el alimento te convierte en mayor…

A edades tempranas todos experimentamos la obsesión de querer ser mayores y hacemos todo lo que está en nuestras manos para alcanzarlo: empezamos a beber, fumar, a quitarle a mamá las pinturas y los tacones (en el caso de las chicas), alargamos nuestro horario de salidas… y si un producto nos ofrece la sensación de sentirnos así y jugar con lo prohibido, bienvenido sea.

COCA-COLA

Su anuncio dice que “Cuando seas mayor solo recordarás lo bueno”. ¿Y lo bueno qué es? ¿Beber coca-cola? Y, otro de sus slogans, “Destapa la felicidad”, le puede hacer creer al niño al ver el anuncio que, si te bebes una coca cola, será feliz.

Alimentación Infantil Nutrición Educación

Por otro lado,  al igual que sucede con las barritas de kinder chocolate, también puedes encontrar tu nombre en las latas o botellas. Y no es de extrañar que un niño quiera un refresco donde ponga su nombre.

Alimentación Infantil Nutrición Educación

UN CHOCOLATE QUE TE HACE SENTIR COMO ADULTO

Según su slogan y su anuncio, si comes este chocolate sentirás un placer que solo sienten los adultos.

 Alimentación Infantil Nutrición Educación

Cuando el alimento se convierte en una buena inversión…

Las empresas alimentarias responsables de este tipo de alimentos y de su respectiva publicidad no sólo juega con el siempre deseo de crecer del niño sino  también con el sentimiento maternal de querer que su hijo crezca sano y fuerte.

Y es que todos hemos asociado el famoso “petit-suise” de Danone, ahora llamado “Danonino”, al hecho de crecer y tener unos huesos fuertes.

Alimentación Infantil Nutrición Educación

Pues bien, una unidad o vasito de este producto (lo que creemos que solo tiene dos o tres cucharadas de postre por tan insignificante tamaño), tiene:

–         Medio sobre de azúcar.

–         1.5 g de grasa.

–         Cantidades insignificantes de calcio, que las duplican cualquier otro yogur.

No sabíamos nosotros que el queso fresco con azúcar te haga crecer tanto…

Cuando el alimento se convierte en moda…

Como hemos dicho anteriormente, ya no queda la cosa en los alimentos en sí, sino que este problema ha traspasado fronteras, extendiendo a la comida “poco saludable” a otros campos, como es la industria de la moda.

Alimentación Infantil Nutrición Educación

A nuestro parecer, que los niños lleven hamburguesas serigrafiadas en sus camisetas o donuts y caramelos en las fundas de sus móviles es un arma de destrucción masiva contra la alimentación saludable e incluso se atreven a incorporar el nombre de nutrición a estos alimentos, lo que nos parece una falta de respeto hacia la búsqueda de una alimentación saludable y la erradicación de la obesidad infantil.

Las niñas de hoy en día sienten pasión por la moda, y si cuando abren instagram en su móvil se encuentran a su modelo favorita vestida de palomitas, barrita de chocolate o paquete de cheetos, su concepción del alimento se pervierte subliminalmente.

Lo que está claro es que no hay nada más susceptible que un niño, y no iba a ser menos en cuanto a publicidad. ¿Somos conscientes de cómo influye la publicidad y el marketing en nuestro estilo de vida?

“Disfruta de la vida, o al menos, come bien”

Si te ha gustado esta entrada, no te pierdas el siguiente vídeo.

 

¿Kilos de más? 1, 2, 3… Duerme!

Hoy sólo quiero hacer una pequeña mención a algo que me encontré hace unos días navegando por la red y que me pareció… hmmm… hmmm… No encuentro la palabra adecuada. Lo llaman HipnoBanda o Banda Gástrica Virtual. Ya el nombre asusta un poco a la par que te deja igual de perdido que antes de leerlo, es decir, no tienes ni idea de qué será este nuevo invento, eso sí, el prefijo “hipno” deja algunas pistas…

Pues efectivamente, se trata de un método de adelgazamiento basado en la hipnosis que poco menos es la panacea. Está liderado por una médico española, licenciada en la Universidad de Barcelona (mira, al menos tiene una titulación sanitaria superior) y un hipnoterapeuta clínico, titulado en Estados Unidos (desconozco qué tipo de titulación es ésta). Al empezar a indagar en este novedoso método de adelgazamiento, me encontré con un vídeo explicativo, que aparece en la primera página de su web, y que no tiene desperdicio. ¿Será cual Woody Allen en “La maldición del escorpión de Jade”?

Post12_Hipnosishttp://mediaccion.net/2013/09/23/chistes-de-psicologos-dominio-materno/

Analicemos exhaustivamente (o lo que se puede) en qué consiste la Banda Gástrica Virtual. Consiste en realizar dos sesiones de hipnosis para que tu mente crea que tienes una banda gástrica, es decir, el estómago más pequeño (del tamaño de una pelota de golf, según dicen), de forma que vas a comer menos cantidad, y por lo tanto vas a adelgazar. Y todo, de forma muy sencilla, sin las complicaciones ni los gastos que supone la cirugía, sin efecto rebote, y para siempre. ¿Para siempre? Pero, ¿cuánto pueden durar los efectos de la hipnosis, de dos sesiones de hipnosis? ¿El resto de tu vida creerás que tienes el estómago como una pelota de golf? Aquí quiero hacer un pequeño inciso, puesto que los métodos quirúrgicos para perder peso (por ejemplo la cirugía bariátrica) y otros no quirúrgicos (el balón gástrico) no han demostrado ser eficaces a largo plazo si no se acompañan de una modificación de los hábitos. Este estudio de 2010, demuestra que el incremento del diámetro gastroyeyunal es un factor de riesgo de la ganancia de peso tras una intervención de reducción de estómago. Es decir, tras la intervención se pierde peso, pero a los 5 años, un alto porcentaje de estos pacientes lo recuperan. ¿Y porqué pasa eso, si tienen un estómago más pequeño? En teoría, deberían comer menos. Y al principio lo hacen. Pero dado que el estómago es un músculo, si lo acostumbramos a comer más cantidad, terminará adaptándose y volviendo a aumentar su tamaño, con lo que se volverá a ganar peso. Por tanto, si la cirugía (o cualquier otro método de adelgazamiento) no va unido a un seguimiento y una educación alimentaria adecuados donde no sólo se modifique el tamaño gástrico sino también los hábitos alimenticios, con el paso de los años, se recuperará el peso perdido y volveremos a estar en la línea de salida (o de entrada, según se mire). En este estudio de 2012 se realizó un seguimiento a largo plazo y se determinó que un porcentaje importante de pacientes recuperaba el peso entre el tercer y sexto año tras la intervención. En el estudio se indica que esta ganancia se podría explicar por cambios anatómicos o técnicos, aunque enfatiza en que son los aspectos conductuales y psicológicos los principales factores de riesgo para recuperar el peso perdido. He aquí la cuestión. O sea, que tener el estómago más pequeño no es el remedio para perder peso. Son los factores conductuales (hábitos alimentarios) y los factores psicológicos (autoestima, motivación, etc) los responsables de que no se mantenga el peso perdido. ¿Y hace falta gastarse 480€ y que te hagan dos sesiones de hipnosis para que al final el remedio lo tengamos en nuestras manos? Eso sí, en la primera sesión te ayudan a cambiar los hábitos negativos relacionados con el sobrepeso. Vaya, tantos años estudiando para modificar los hábitos de la población y resulta que en una sola sesión se puede conseguir! Y yo “perdiendo el tiempo” con mis pacientes… Aunque pensándolo bien, ¿no sería mejor hipnotizarlos para cambiar sus hábitos en lugar de para que piensen que tienen el estómago más pequeño?

Post12_Efecto rebote
http://3.bp.blogspot.com/-oi_NuMAOT80/UvaLvNMGLvI/AAAAAAAANts/ulx2dNug4SQ/s1600/efecto-rebote.jpg

Según el método de la Hipnobanda, la hipnosis te permite disfrutar de los mismos beneficios que la cirugía pero sin ningún riesgo. Sin embargo, ni la Dra. Navarro ni el Sr. Navarro han publicado ningún artículo científico que valide la efectividad de su método ni que evalúe los posibles efectos secundarios (o de rebote) que pueda tener. Lo cual, dice mucho tanto del método como de ellos. Sobre todo teniendo en cuenta que si buscas en PubMed (el buscador de artículos científicos más utilizado) hipnosis y pérdida de peso y/u obesidad, aparecen 12 entradas. Eso sí, la Hipnobanda está “avalada” por numerosos medios de la categoría de Vogue, MarieClaire, Psychologies, y por Rafa Camino. ¡Olé! Ahora sí tiene credibilidad. Y claro, como puedes comer de todo (recuerda que creerás que tu estómago es como una pelota de golf) y no requiere ningún esfuerzo, pues no es una dieta milagro… aunque cumpla todas las papeletas para serlo! Te aseguro que aunque pienses que tu estómago es pequeño, si comes más de lo que necesitas (por ejemplo porque te hartas de comer de todo sin medida ni cuidado) o si no gastas lo que consumes (porque no haces ejercicio), tu peso aumentará por mucha hipnosis que te hagan. A no ser, y que alguien me corrija si me equivoco, que haya algún estudio que diga que la hipnosis es capaz de regular las hormonas asociadas a los centros del hambre y la saciedad y el metabolismo. Otra duda que me surge es si a todo el mundo le funciona igual la hipnosis y en cualquier persona el efecto de “estómago del tamaño de pelota de tenis” es idéntico. Para esto no tengo respuestas ni teorías.

Post12_Estomago cerebrohttp://emocionalmentelibre.com/tratamientos/bajar-de-peso-con-hipnosis-bgv/

Sólo me queda decir, después de este descubrimiento de la Banda Gástrica Virtual, que Virtual debe ser el peso que pierdes… o si no que nos lo cuenten dentro de unos años los testimonios que ahora dicen cosas como: “Una de las claves de la banda gástrica virtual fue comprender que no había motivos para comer de más, que necesitaba cambiar los hábitos o seguiría poniendo en riesgo mi salud. Por suerte, con la hipnobanda todo ha cambiado y ahora me siento delgada, sana y mucho mejor. Gracias.”. Que digo yo, que para darse cuenta de eso no necesitaba gastarse 500 € y hacer hipnosis. Déjate de tanta hipnosis virtual y acude a un dietista-nutricionista real.

“Disfruta de la vida, o al menos, come bien”

 

Ministra, ¡tiene mucho trabajo por delante!

Entre tanta corrupción política en España durante el mes de Octubre, en Bélgica se cuestiona la idoneidad de la nueva Ministra de Asuntos Sociales y Salud Pública, Maggie Celine Louise De Block y su problema de obesidad.

Maggie de Block
Imagen de www.lepeuple.be

Todo comenzó a través de la cuenta de twitter del periodista belga Tom Van de Weghe y posteriormente apareció en todos los periódicos y noticias. Este periodista considera incoherente el hecho de tener como Ministra de Sanidad a una persona con un problema de obesidad. Yo pregunto ¿puede una Ministra de Salud ser obesa? Entre las funciones de un Ministro no aparece la de guardar una imagen adecuada a su cargo. Un Ministro dirige su Ministerio. Un Ministro se reúne con otros Altos Cargos para mejorar y conseguir beneficios en pro de la salud de las personas a quien representa pero no es la imagen física de sus votantes. Entre sus votantes hay ricos y pobres, altos y bajos, gordos y flacos y seguramente han dado su confianza por cómo piensa, no por cómo come; por cómo trabaja, no por qué genes tiene.

Cuando un alto cargo tiene su coche estropeado se dirige a un mecánico para que se lo repare o ¿debe el Ministro de Industria, Energía y Turismo saber reparar su coche y llegar al Ministerio con las manos sucias y el mono de trabajo? En mi opinión, ocurre lo mismo con la señora De Block. Puede perfectamente ser una gran gestora de su Ministerio (de hecho, es la gestora mejor valorada del país) pero no saber qué y cómo tiene que comer para su enfermedad. Según declaraciones propias, “come de forma sana y equilibrada, pero es obesa desde los 3 años”. Habría que decirle a la Sra. De Block que su obesidad también puede tener solución, pues la genética no lo es todo. Para ello debería acudir a un dietista-nutricionista.

No es la primera vez que un Ministro de Salud tiene sobrepeso. Hace dos años el aspirante canadiense Gaetan Barrette también fue cuestionado por su obesidad. Son muchas las autoridades que han ocupado cargos teniendo sobrepeso. En España también hemos tenido y tenemos algunos casos como el Consejero de Salud de la Comunidad de Madrid Javier Rodríguez. Pero un Alto Cargo no es quien decide qué hay que comer ni recomienda cuánta fruta se debe ingerir, o si el trigo es beneficioso o perjudicial. Para ello bien existen técnicos que se encargan de realizar estas funciones o bien se gestionan a través de empresas del sector.

Políticos obesos

Caso aparte es cuando un profesional de la nutrición no predica con el ejemplo. “Mi dietista-nutricionista me ha dado unas recomendaciones pero observo que a ella no le funcionan. Está más obesa que yo. ¿Por qué a ella no le  funciona? ¿No hace lo que dice? ¿Todos tenemos que cambiar los hábitos menos ella?”. Cuando un profesional tiene un negocio pelea día tras día por la mejora del mismo. En este caso es más lógico que el profesional venda su empresa a través de su imagen. No veo al Presidente de Nike con unas zapatillas Reebok o al Presidente de Coca Cola tomando una Pepsi.

Sobre la idoneidad del cargo que ocupa, es curioso que una persona que está al frente del Ministerio de Salud aparente carecer de ella, y si la Ministra estuviera en su peso saludable e hiciera deporte, tal vez mucha gente la viera como un ejemplo y seguirían sus hábitos, pero en política no prima o no debería primar su físico, sino su gestión. Otra cosa sería si a través de los medios empezara a dar consejos sobre alimentación. Yo le preguntaría a este periodista (Tom Van de Weghe), promotor de toda esta polémica, si él tiene la mejor imagen que se puede tener para que el medio en el que trabaja aumente su tirada o ésta aumenta por lo que dice. Amigo Tom, a la señora De Block le ocurre lo mismo.

Tom Van de Weghe
Imagen de http://www.standaard.be/cnt/dmf20111122_056

No obstante, si la Ministra cuestionada mantuviera un peso saludable, posiblemente se encontraría con más agilidad y salud para realizar sus funciones.

Como conclusión, decir que a pesar de que la señora De Block no aparenta seguir unos hábitos de vida saludables, su labor al frente del Ministerio la valorarán sus paisanos en las urnas por lo que haga y por cómo lo haga.

La obesidad no sólo es una enfermedad por sí misma sino que conlleva numerosos riesgos para la salud, por lo que debe ser tratada por especialistas. Por tanto, si en algún momento la Sra. Ministra toma la determinación de perder peso, desde Norte Salud le sugerimos la siguiente recomendación.

“Disfruta de la vida, o al menos come bien”