¿Qué opinan los psicólogos de la Psiconutrición?

Este es el primero de una serie de posts sobre psiconutrición y la visión que tienen sobre ello diferentes profesionales.

La palabra “Psiconutrición” es muy usada actualmente para nombrar al trabajo conjunto de la disciplina nutricional y la psicología; y como sabéis desde Norte Salud Nutrición seguimos esta línea de trabajo y uniendo fuerzas con otros profesionales ( actividad física, cocinero, médico…).

pSICONUTRICIÓN

Hemos hablado muchas veces en el blog y en las redes sobre Psiconutrición, sin embargo, me preguntaba qué opinan diferentes psicólogos (especialistas y no especialistas en este campo) sobre este concepto.

Para ello, he contado con la colaboración de 3 compañeros psicólogos:

El primero con el que contacte es Alfonso Méndez. (@alfon_mendez)

Para quien no lo conozca (no sabéis lo que os perdéis) Alfonso es director de la unidad de Obesidad y Sobrepeso en el centro CENTTA. Tiene un Máster en Terapia de Conducta y un Máster en Nutrición y Dietética para la promoción de la salud. Sin olvidar lo más importante, es un apasionado de este ámbito de trabajo.

En segundo lugar, y motivada por la lucha a favor de la evidencia científica en Psicología, contacté con Sergio García Morilla, psicólogo y Máster en Psicología Clínica y de la Salud. Forma parte del equipo de Psicosalud en Tenerife.

Por último (y no menos importante) contamos con la opinión de Cecilia Ruano, psicóloga Sanitaria, Máster en psicología clínica Legal y Forense, Máster en Terapia Familiar Sistémica y una amante de la antropología. Cecilia nos ofrecerá la opinión desde un punto de vista externo al trabajo de la psiconutrición. La podéis encontrar  también en su web.

Vamos a hablar hoy de Psiconutrición, pero ¿qué es la Psiconutrición?

Nuestros tres psicólogos coinciden en el hecho de que la Psiconutrición va más allá de la exclusiva terapia nutricional. Alfonso señala que “es un nuevo enfoque que se engloba dentro de un equipo interdisciplinar, ambas disciplinas trabajando conjuntamente, y que consigue mejores resultados que ambas por separado.” Por otro lado Sergio matiza las labores del psicólogo en este equipo señalando que “es la disciplina científica encargada de ayudar a la persona a identificar, analizar y gestionar adecuadamente todos sus procesos psicológicos, emocionales y conductuales que estén relacionados con la implementación o mantenimiento de unos hábitos alimentarios saludables.”

Imagen PsiconutriciónEs importante señalar, que la Psiconutrición implica también un aprendizaje del trabajo conjunto entre los profesionales de la nutrición y la psicología. Como bien ha señalado Alfonso, se trata de un trabajo “interdisciplinar”, donde es necesaria una comunicación constante y un trabajo conjunto hacia una misma dirección, sabiendo detectar señales de alarma, realizando reuniones periódicas y profundizando en todo aquello que rodea y afecta a la problemática de la persona.

Hablamos de psicología, emociones y comida, pero ¿cómo influyen las emociones en nuestra forma de alimentarnos?

 Alfonso se remonta al nacimiento y nos cuenta que “la relación entre las emociones y la alimentación se establece en el momento que venimos al mundo. A partir de ahí, y a lo largo de nuestras vidas vamos formándonos una relación que puede llegar a estar mal establecida. Aprendemos a callar expresiones emocionales negativas con una conducta gratificante como el comer ciertos tipos de alimentos, después con cada intento, potenciamos esa relación y la perpetuamos.”

Desde que nacemos (tal como señala Alfonso) y a lo largo de toda nuestra vida las emociones juegan un papel muy importante en la formación de asociaciones con la comida. Además, como ya hemos comentado en otras ocasiones, el ambiente que nos rodea fomenta este tipo de asociaciones a través del cine y /o la publicidad, donde se señala en muchas ocasiones que comer ciertos productos hará que se reduzcan las emociones negativas o bien que estos productos sirven para celebrar y festejar las emociones positivas. Puedes leer más información sobre publicidad emocional en este artículo.

Por otro lado, comer de forma compulsiva también se relaciona principalmente con síntomas de ansiedad y depresión. Sergio señala que “Debemos identificar qué emociones  experimenta la persona cuando se alimenta. Antes de comer (p.ej ¿come por hambre, aburrimiento, ansiedad o malestar?), durante la comida (p.ej. ¿disfruta del momento o lo hace de forma impulsiva?) y después de las comidas (p.ej. ¿se siente satisfecha y tranquila o culpable y nerviosa?). Si estas emociones suponen un problema para su bienestar o un hándicap para alcanzar nuestros objetivos, el trabajo en emociones puede ser clave para el éxito terapéutico.”

Por tanto, para realizar esta labor es necesaria la figura del Psicólogo dentro de la Psiconutrición,  pero ¿qué funciones desempeñamos los psicólogos en este campo?

Cecilia señala que “El papel de psicólogo en este ámbito es fundamental, para poner énfasis en lo que consiste realmente una vida saludable (no en estar delgado por ejemplo, sino en estar sano) ayudando a combatir las ideas irracionales, mejorando vínculos, etc.)”. Sergio matiza lo anterior dando especial importancia al “análisis en profundidad de cómo la persona se relaciona con la alimentación (pensamientos, emociones y conductas) y ayudándole a detectar y gestionar problemas en estas áreas que le impiden tener una alimentación saludable.”

Como vemos, el papel del psicólogo en el abordaje de paciente a través de la Psiconutrición (no sólo en casos de pérdida de peso como suele pensarse, sino en muchas otras situaciones) es primordial en muchos de los casos. Desgraciadamente y como comenta Alfonso: “a muchos les cueste aún ver esta relación tan clara” a pesar de que “se trata al fin y al cabo de modificar una conducta, en este caso la forma de relacionarse con la comida, y en eso los psicólogos tienen mucho que aportar.”

Ya sabemos lo que es la Psiconutrición y los motivos por los cuales la figura del psicólogo cobra gran importancia, pero ¿qué hacemos o cómo trabajamos los psicólogos en Psiconutrición?

Cecilia destaca la terapia sistémica de familia como parte importante a tener en cuenta: “me parece fundamental la terapia sistémica de familia, al menos tener sesiones conjuntas en el proceso en la medida de lo posible, pues pacientes con trastornos de alimentación necesitan comprensión desde su entorno y apoyo y  gran parte de las veces son consecuencias de disfunciones en el sistema familiar”.

Sergio por su parte se centra más en “varios pilares importantes, entre ellos la reorientación de los procesos motivacionales de la persona hacia una visión menos cortoplacista, ya que sabemos que en la obesidad, por ejemplo, los resultados tardan en llegar. Una buena forma de hacerlo es mediante el trabajo centrado en valores.”

Como me habréis escuchado decir muchas veces, el enfoque cognitivo-conductual es el que presenta mayor respaldo y evidencia científica sobre su efecto en el tratamiento de la obesidad. A este respecto, Alfonso señala que “a partir de un prisma cognitivo-conductual y atendiendo a los aspectos emocionales, destacaría varias: Comenzando con la auto-observación, el control estimular, la resolución de problemas, continuando con la imagen corporal, el cambio cognitivo, y finalizar con la prevención de recaídas. “

Como vemos, son diversas las situaciones que pueden llevar a una persona a necesitar un enfoque interdisciplinar en el tratamiento para el cambio de hábitos. Una de las situaciones que nos podemos encontrar es el llamado comer emocional.

¿Cuál es el perfil o las características que se consideran más habituales en personas que presentan comer emocional?

Cecilia nos destaca que se trata de “individuos muy exigentes que expresan poco sus emociones, intentan ser aparentemente fuertes, guardan mucho dolor en su interior ya sea por dificultades de distinta índole, que intentan llevar por sí solos y cuando se ven sobrecargados comen emocionalmente para paliar la ansiedad que este tipo de cuestiones le provocan”. Pero, ¿es igual comer emocional que comer con ansiedad? La respuesta es No. Tal y como señalan Alfonso y Sergio, las emociones negativas suelen generar comer emocional; Sergio concretamente nos comenta: “Cuando una persona sufre malestar (tristeza, sensación de vacío, aburrimiento, ansiedad o angustia) puede encontrar alivio a través del acto de comer y de esta forma la comida se convierte en una conducta que la persona hace cada vez que se vuelve a encontrar mal (reforzamiento negativo). Esto ocurre porque, generalmente, estas personas no cuentan con estrategias o herramientas de gestión emocional adecuadas. Suelen presentar un perfil evitativo en relación a estas emociones negativas y no saben o no son capaces de llevar a cabo conductas alternativas a la ingesta más adecuadas para el alivio de ese malestar”.

Por otro lado, las emociones positivas también se asociación a situaciones de comer emocional (Macht, Haupt, y Salewsky, 2004).

Después de todo lo anterior, ¿Cómo podemos potenciar el reconocimiento del papel del psicólogo en el tratamiento de la obesidad?

Sergio y Alfonso coinciden en la necesidad de la divulgación. Alfonso concreta: “con divulgación, buscando aliados en los propios dietistas-nutricionistas y hacerles ver la importancia de nuestro campo en la modificación de la conducta, en este caso, conducta alimentaria. Mostrando y enseñando ejemplos de casos de éxito, fomentando encuentros donde se acerque la psicología a todos y que ayuden a romper el tabú que para muchos supone el acercamiento a esta disciplina.” Alfonso ya empezó con este camino, junto a Mª José Tenedor, buscando el acercamiento entre profesionales y siendo uno de los pioneros en la creación de la llamada “TeamPropuesta”, que ya se ha celebrado en 3 ocasiones.

Cecilia nos recuerda la falta de formación especializada que tenemos los psicólogos en esta temática señalando que “es necesario crear formación especializada y reglada en el terreno” y además “elaborar programas de difusión para su prevención y para la adopción de hábitos saludables no sólo desde el punto de vista de la nutrición, sino desde el punto de vista de la salud mental. “

Sobre todo, es muy importante normalizar la figura del profesional de la psicología y eliminar las barreras que aún existen con esta profesión en los temas alimentarios. Para ello es necesario que se divulgue pero no sólo para llegar a los profesionales con los que tenemos que formar equipo, sino para acercarnos a la población general y que conozcan que eso que llevan haciendo toda la vida y con lo que no han obtenido resultados, quizás se deba a que nadie les ha ayudado a enfocar de forma adecuada el problema.

Y de eso se trata este post, de que se conozca de lo que estamos hablando, de que sepamos qué hacemos y por qué lo hacemos.

Cristina Andrades

Quiero agradecer la participación a los tres compañeros que han dedicado su tiempo a este post, así como su generosidad por ofrecernos su opinión al respecto.

pscionutrición psicología nutrición gestión emocional

¿Y si te digo que es mejor “permitirse” que “prohibirse”?

Sí, la cara de espanto después de leer el titulo puedo entenderla; pero déjame que te cuente la razón para hacerte esta recomendación.

Antes de empezar aclararemos algunos conceptos básicos:

Todos podemos prescindir de algunos productos, no alimentos, sino PRODUCTOS que se encuentran en supermercados o tiendas de alimentación, lo que no significa que sean alimentos. Pero no podemos prescindir de ALIMENTARNOS, puesto que es necesario para nuestra salud y supervivencia. Comer, hay que comer.

Prescindir de un ALIMENTO que nos gusta (sin razón justificada), carece de sentido. Es un alimento, no es veneno; y no vas a pasarte la vida prescindiendo de ello ¿verdad?. (No te enojes aún conmigo…déjame que te explique). No debemos prescindir de relacionarnos SOCIALMENTE, puesto que es bueno para nuestra salud psicológica.

Estamos hablando de casos de comer emocional, trastorno por atracón, presencia de atracones (sin cumplir criterios de trastorno por atracón) y sobre todo PREVENCIÓN de todos ellos.

pscionutrición psicología nutrición gestión emocional
Comencemos, y para ello nos vamos a centrar de forma exclusiva en las palabras PERMITIR y PROHIBIR.

Prohibir un ALIMENTO (o PRODUCTO) sin justificación (es decir, sin que haya razones evidenciadas fisiológicamente que hacen que por un tiempo determinado los alimentos se restrinjan) cuando no existen razones para ello, más que la rápida pérdida de peso,  provoca un mayor riesgo de que las consecuencias negativas a largo plazo sean mucho peores que los beneficios obtenidos. Prohibir un alimento ocasiona unos cambios determinados a nivel psicológico que desembocan en sentimientos negativos. Veamos un ejemplo:

             Marta tiene prohibido tomar pasta, tartas, postres y pan. Podemos identificar dos vías para esta prohibición:

1)      Prohibición ocasionada por ella misma debido a lecturas de información errónea y dañina, a la sociedad, etc.

2)      Mal enfoque realizado por algún “profesional” o pseudoprofesional.

Sea como sea, Marta tiene PROHIBIDO ingerir dichos productos. Lleva dos semanas con su “dieta” y cada vez tiene más ganas de comerse un plato de pasta o de probar esta tarta casera que en casa han realizado. Sin embargo, hasta ahora se ha resistido porque se considera “fuerte” y tiene muy claros sus “objetivos”.

psiconutrición nutrición psicología comer emocional prohibirwww.dietas.net

Imagínate por un momento qué ocurrirá cuando hayan pasado 3 semanas, y 4, y 2 meses…. La apetencia por esos productos prohibidos aumentará considerablemente con el tiempo, lo cual puede ocasionar ciertos efectos:

  1. Un aumento del deseo e importancia hacia dicho producto que, de forma directa, significará un aumento en la cantidad que se coma el día que se rompa la prohibición.
  2. Un aumento de la ansiedad hacia dichas sustancias, que causará una mayor rapidez a la hora de tomarlo y por tanto menor sensación de saciedad, por lo que al final se tomará más cantidad de alimento.
  3. Crear una asociación directa entre el producto prohibido y la sensación de recompensa y/o liberación (“hoy me lo merezco por haberme restringido todo este tiempo…”), lo que conlleva a una mayor apetencia por ese tipo de productos cada vez que nuestro cerebro necesite ser recompensado emocionalmente por algo.
  4. Tener esos productos como prohibidos hace que se les dé mayor importancia, lo que provoca un aumento de pensamientos relacionados con ellos y por tanto nuestra atención está más orientada hacia esas sustancias de lo que lo estaría si no se hubieran prohibido.
  5. Un posible atracón. Estamos hablando de un producto alimentario prohibido, por lo que la mente interpreta que “si un día lo tomo, es un caso excepcional, algo que no se volverá a repetir en mucho tiempo aunque me apetezca”. Por tanto, y como dice el refrán popular “de perdidos… pues al río”, se tomará una cantidad excesiva y de forma compulsiva, generando sentimientos de fracaso y debilidad a posteriori.
  6. El sentimiento de culpabilidad generado cuando se toma algún producto alimentario prohibido genera un círculo del que es complicado salir, pues a la culpa posterior a comer el alimento prohibido le sigue una nueva prohibición, que probablemente desemboque en un nuevo atracón o ingesta descontrolada, sentimiento de culpa y fracaso,… y así se entra en el círculo.

Ahora le toca el turno a PERMITIR Si Marta decide permitirse esos alimentos, está adquiriendo una responsabilidad con ella misma y por tanto asumiendo un CONTROL INTERNO en sus pautas saludables de alimentación. Es mucho más difícil, a veces, permitirse que prohibirse; puesto que permitir supone tener una serie de compromisos:

  1. Controlar la cantidad de alimentos permitidos, sin que haya un abuso.
  2. Tener clara la diferencia entre hambre real y hambre emocional y no utilizar la comida para calmar un componente psicológico o emocional.
  3. Aprender a sentir e identificar las sensaciones de saciedad.
  4. Conocer y aprender diferentes opciones saludables con las que tomar dichos alimentos.

Además, ser capaz de adquirir estos compromisos genera beneficios a largo plazo:

Control interno en la toma de decisiones.
– Dar la importancia que tiene a cada alimento, sin sobrevalorar ninguno en concreto, y con la perspectiva adecuada. Ningún alimento es imprescindible (excepto la leche materna).
Disminución del deseo y la ansiedad.
Responsabilidad y bienestar interno, evitando los sentimientos de culpa y excusa.
Mayor motivación en la consecución de los objetivos.
– Capacidad de identificar y gestionar situaciones emocionalmente estresantes que pueden afectar los patrones alimentarios.
– Habilidad para crear opciones saludables con diferentes productos o alimentos.

En definitiva, se trata de enseñar y aprender a gestionar nuestras emociones.

Si prohibimos, no educamos; simplemente tapamos el problema sin encontrarle una solución a largo plazo. Es cierto que en muchas ocasiones es necesario realizar modificaciones alimentarias en un primer momento, lo cual no requiere de una prohibición propiamente dicha, sino de un aprendizaje de cuáles son los alimentos que deben formar parte de nuestra dieta habitual y qué productos no son saludables ni necesarios, así como los efectos de cada uno sobre nuestro organismo (tanto física como psicológicamente). Lo más importante es ofrecer herramientas a la persona para que sea quien tenga el control sobre su alimentación, sus emociones y su salud.

psiconutrición salud nutrición gestión emocional psicología prohibir decisiónwww.feliciteca.com

Y recuerda, TÚ eres tu mejor herramienta.

Cristina Andrades

 

resumen año nutrición proyectos ilusión psicología

2015: 12 meses de ilusión, entusiasmo y motivación

Cómo pasa el tiempo… No nos damos cuenta y los días se van sucediendo uno tras otro. A veces vamos más rápido, otras nos parece que la andadura es más lenta. Pero al final siempre se llega a alguna parte, al objetivo, al destino, aunque éste siga estando en el camino.

Tengo la sensación de que 2015 ha volado, y al mismo tiempo me cuesta trabajo recordar todas y cada una de las aventuras en las que me he embarcado y donde he participado a lo largo de los últimos 365 días… Aventuras que, sin duda, repetiría, que forman parte de ese destino al que uno se dirige y sin las cuales el camino hubiera sido menos enriquecedor y divertido. Cuántas personas se han cruzado o han aparecido en ese camino, personas de las que me enorgullezco de conocer y con las que me encanta compartir, trabajar, reír y discutir en algunos casos. Todas son parte de mi 2015, un año que sin duda ha sido el punto de inflexión en mi carrera profesional, y del que tengo muchas cosas que contar (y no todas os las pienso decir en este post…).

Desde que comencé a ganarme la vida después de terminar bioquímica, jamás pensé (ilusa de mí) que podría quedarme en paro. De hecho, me asustaba. Pero ese día llegó, 10 años después, gracias a las políticas que se han gestionado en investigación y que a tantas personas que trabajan en I+D+i han afectado. Como dice el refrán, “no hay mal que por bien no venga”, pues ese fue el empujón que necesitaba para liarme la manta a la cabeza y comenzar a dar forma real a ese proyecto que llevaba gestando tanto tiempo… NORTE SALUD NUTRICIÓN. Y después de mucho trabajo, investigación y aprendizaje (esto de ser autónomo no es tan sencillo como parece –o como debería ser– y requiere de aprender muchas cosas de las que jamás había oído hablar, como IVA repercutido, estimación directa simplificada, DAFO o elevator pitch, entre muchos otros), todo comenzó a hacerse realidad. Así, 2015 comenzó acondicionando el local que, por fin, se ajustaba a lo que Norte Salud necesitaba, en el barrio que vio nacer a mi tesoro.

12 meses llenos de ilusión, entusiasmo y motivación por mi profesión; llenos de compañeros y amigos que me hacen ser mejor (personal y profesionalmente); llenos de acontecimientos, actividades y muchas horas de trabajo; completos de objetivos cumplidos y de nuevos proyectos en gestación. En definitiva, 12 meses que vale la pena recordar…

2015 ha sido el año del despegue, en muchos sentidos, aunque muchas de las cosas ya habían comenzado en 2014. Nuestro blog #LaTaca, cuyo nombre se puso en honor a esa extraordinaria mujer que fue mi abuela, e inaugurado en 2014, ha albergado unos 40 posts este año, alguno de ellos con la colaboración de otros nutris, otros más divertidos, algunos sobre psiconutrición, y otros más críticos. Además, hemos tenido el placer de colaborar con Mustela en su Blog, publicando 12 artículos y con vías de continuar la colaboración. Hablando de divulgación, hemos continuado la participación semanal en el programa de radio Consumo Detalle, con 28 nuevos programas sobre nutrición y salud, nuestros artículos mensuales en la Revista El Giraldillo en la sección de Salud, y nuestra colaboración con algunos programas de Canal Sur Televisión. En este año también he tenido la oportunidad de formar parte del comité científico de la FEDN, dentro del grupo de Dietética Aplicada y Dietoterapia, de seguir perteneciendo a la Junta Directiva del Colegio de Dietistas-Nutricionistas de Andalucía (Codinan), y de pertenecer al equipo de revisión de la Revista Española de Nutrición Humana y Dietética (Renhyd). Y también he tenido la posibilidad de presentar varias comunicaciones en los congresos de la Fesnad y del Congreso Internacional SEDCA / Jornadas de Nutrición Práctica.

Post45_Divulgarhttp://www.jornada.unam.mx/2000/05/08/cien-jorge.html

Un año donde la formación también ha tenido su protagonismo, teniendo la suerte de impartir docencia en el Área de Nutrición de la Universidad Pablo de Olavide, donde he podido compartir y disfrutar de los alumnos de 2º y 3º, y albergar en Norte Salud a algunas alumnas de prácticas que tanto nos ayudan en el día a día. También me he iniciado como docente en inglés en el Institute os Studies Abroad, con alumnos americanos del área de la salud, en una asignatura de nutrición en la que he aprendido mucho de la cultura y mitos americanos, y que me ha dado la oportunidad de abrir nuevos horizontes en la enseñanza. Las personas que componen las diversas aulas de mayores, con la que he participado en varias ocasiones este año, son entrañables y siempre te dan un punto de vista diferente de la vida, llenas de entusiasmo y vitalidad, son un ejemplo a seguir! Y no puedo olvidar todas esas horas de ordenador desarrollando material docente para dos universidades a distancia, creando asignaturas de máster y grado, que también me ha ayudado no sólo a transmitir conocimiento sino también a repasar y aprender cosas que habían quedado rezagadas en algún rincón…

docencia resumen año proyectos ideas nutrición inglés

Como os decía, un año de despegues, sobre todo en Norte Salud. Hemos comenzado con mucha fuerza y ganas, con ideas y proyectos. Evidentemente no todos se han podido llevar a cabo, algunos por falta de tiempo, otros por falta de manos, otros por quedar esperando a que llegue su momento… El caso es que la caja de ideas está siempre llena. Lo importante es encontrar con quien poder compartir o realizar algunas de ellas, y desde luego hasta ahora he tenido la suerte de cruzarme por el camino con varias personas que han hecho posibles algunas de esas ideas, y otras con las que hemos empezado a gestar nuevas.

Así, podemos sentirnos orgullosos y felices de haber podido organizar 2 #TeamPropuestas, varias Jornadas de Actividad Física, Charlas por el Día Nacional de la Nutrición (este año sobre embarazo y lactancia), Talleres de Psiconutrición, Charlas por el Día de la Madre, Talleres de Cocina y nutrición, Cursos para profesionales (Psiconutrición, Emprendedores), Charlas para emprendedores, Jornadas de Coaching Nutricional (junto a Nutritional Coaching), Curso de Verano de Alimentación Emocional, Talleres grupales de pérdida de peso, Escapadas Saludables; de asistir a eventos como invitados (CocinArte, Slow Fashion Sevilla, Jornadas de Innovación Dietética); de participar en las Jornadas DSP; o de desarrollar nuestro proyecto de Mercados Saludables.

año proyectos nutrición psiconutrición psicología resumen

Gracias a todos los que han participado de una forma u otra en que todas estas ideas de la caja se hayan hecho realidad, desde la sombra o como protagonistas. Gracias, de corazón, porque todo ello ha conseguido que hoy, 3º día de un nuevo año, sienta que me quedan 363 días para seguir cumpliendo mi sueño.

Especialmente quiero mencionar a ciertas personas que, de alguna manera, hacen que siga enamorándome mi profesión, de los que aprendo, con los que comparto, los que me ayudan y me apoyan, a los que admiro y con los que me río (sin orden): Antonio Cárdenas, Nora Cárdenas, Aitor Sánchez, Julio Basulto, Juan Revenga, Lucía Martínez, Cristina Andrades, Alfonso Méndez, Mª José Tenedor, Javier Butragueño, Ana Zurita, Anabel Rodríguez, Laura Coto, Manu Viñuela, Jaume Giménez, Eli Escorihuela, Laura Saavedra, Vicky Fagúndez, Pablo Zumaquero, Bárbara Sánchez, y muchos más compañeros de profesión que no cabrían en un solo post.

Quiero terminar con una frase de Paulo Coelho que dice:
“La posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante”.
Nunca es tarde para hacer lo que te gusta, te aseguro que tu vida será mucho más plena.

sueños objetivos ideas proyectos nutrición sueños objetivos ideas proyectos nutrición

Disfruta de la vida, o al menos come bien.