El tren de los alimentos: Un camino hacia la diabetes

El TREN DE LOS ALIMENTOS es un sistema que utilizan muchos colegios para que todos los niños lleven el mismo desayuno. Consiste en dibujar un tren con 5 vagones, uno por cada día de la semana, y a cada día le asignan un desayuno para que todos los niños desayunen igual. En algunos colegios utilizan una rueda con 5 porciones u otro sistema pero el contenido es el mismo.

tren-nora

Tren coloreado por Nora

¿Cuáles son los objetivos del Tren de los Alimentos?:

  1. Tener variedad de alimentos en el desayuno de los niños durante la semana.
  2. Al llevar todos los niños el mismo desayuno, no se crean conflictos entre ellos. Es decir, si todos los niños llevan manzanas pues a nadie se le ocurre coger el desayuno del compañero porque sabe que el suyo es igual.
  3. Resulta más fácil para los padres saber qué tienen que meter en las mochilas de sus hijos cada día y les sirve igualmente a modo de guía.

Pero ¿hasta qué punto el primer objetivo es necesario? Es decir, la mayoría de los adultos desayunan siempre lo mismo. ¿Por qué los niños tienen que desayunar todos los días algo diferente? Y, en ese caso, ¿por qué eso de diferente no pueden ser diferentes frutas, por ejemplo? O, ¿por qué no puede haber otro tipo de alimentos también diferentes, como zanahoria o huevo? ¿Acaso es mejor para ellos hacer esta distinción? ¿Por qué? Y si es mejor para ellos, ¿por qué no desayunamos diferente cada día los adultos? O ¿cuándo es el momento en el que se pasa a desayunar todos los días diferente a hacer todos los días el mismo desayuno? Se implantan ciertas normas no sé muy bien por qué, se anclan al sistema y no sabéis lo complicado que es quitar estos desajustes. En la siguiente imagen puedes ver algunos ejemplos del tren de los alimentos.

trenes-de-los-alimentos

¿Qué problemas presenta el tren de los alimentos?

Generalmente estas recomendaciones no están diseñadas por profesionales de la alimentación ni sustentadas con una razón de peso que las respalde, por lo que suelen estar cargadas de errores. Es muy posible que estas recomendaciones estén avaladas (o aconsejadas) por asociaciones u organismos en los que la industria alimentaria tiene mucho que decir por lo que al final se traduce en lo de siempre: que la comida basura esté presente pero disfrazada para que no se la reconozca.

Además, hay que decir que este sistema no cumple su principal objetivo (número 2), que es que todos los niños desayunen lo mismo. Y esto ocurre porque más del 50 % no suelen cumplirlo al pie de la letra, sobre todo el día de la fruta. Madres y padres, si hay un día (aunque sólo sea uno) que pone fruta, por favor, pongan FRUTA de verdad en la mochila de sus hijos. Les aseguro que si no se la come, no morirá de hambre (es sólo un día a la semana, por desgracia), pero aprenderá que la fruta debe formar parte de la alimentación. Y si ve que todos sus compañeros la llevan, quizá algún día le dé por probarla… Y os lo aseguro porque lo he visto con mis propios ojos. Un día hice un taller de nutrición en la clase de mi hija (de 3 años) e hicimos brochetas de frutas… Todos (TODOS) los niños probaron la fruta, incluso los que jamás la llevaban al colegio. Y muchos repitieron!! La profesora me decía “Si muchas madres vieran a sus hijos, no se lo creerían”. Y casualmente ese día tocaba fruta, y la mayoría de los niños no la llevaban…

Otro problema que observo es que son unas recomendaciones muy generales por lo que es fácil de caer en comida rápida y no saludable. Si el colegio te dice: “Mañana manzana” todos los niños al día siguiente comen manzanas pero si te dicen “fruta” algunos llevan fruta otros llevan zumo procesado porque en la etiqueta ponen 100% fruta (y no te dicen que no llevan pulpa y que en realidad es agua con azúcar simple) y otros llevan bebidas con algo de contenido en fruta, eso sí, con la imagen de la “patrulla canina” o de las “princesas Disney”.

Yo tengo mis razones para llamar a este sistema el TREN DEL AZÚCAR o DE LA DIABETES. A continuación analizo un tren ejemplo y aquello en lo que lo convertimos:

Lunes: LÁCTEOS. En las mochilas encontrarás yogures azucarados de sabores, bebidas tipo “actimel” y batidos. Es decir, más azúcar que lácteos. Y si lo acompañas con galletas…qué decir.

Yo suelo usar bricks de leche de 200 ml. Algunas marcas los tienen de leche entera. Recuerda, no prives a tu hijo de la grasa de la leche. Si le pongo yogur, suele ser natural sin azúcar y en vez de su envase comercial lo pongo en un tupper y le añado toppins como cacao rallado (no CocaCao, que como dice mi compi Aitor Sánchez es azúcar pintado de marrón), frutos secos, pipas de calabaza, o pequeños trozos de fruta. En alguna ocasión he preparado batidos. Pero batidos caseros con leche y frutas (las que haya en casa, de temporada).

Martes: FRUTA. Muchos padres no incluyen este alimento en las mochilas porque dicen que no les gusta. Claro, si nunca se lo damos… no les ofrecemos la oportunidad de que les guste. Nadie nace con las apetencias por los sabores desarrolladas, éstas se aprenden con el tiempo. ¿De verdad crees que no les gusta o es que no se la ofrecemos con asiduidad? En casa no se la come pero quizá que no la coma porque dispone de otros alimentos más apetecibles a los que acudir.

Yo, en su mochila, aprovecho los martes para introducir frutas diferentes. Las frutas que ponen en los comedores escolares suelen ser las mismas (manzanas, peras, plátanos) porque es barata y mejor aceptada por los niños. Para que no le coincida, voy cambiando según temporada (fresas, albaricoques, melón, uvas, mango, kiwi, etc). Y a veces también le añado algún fruto seco.

Miércoles: LIBRE. ¡PELIGRO! Este día suele ser el comodín que se usa para algo “extra”. Como la fruta no la quiere y siempre vamos con prisas, la solución rápida es galletas, dulces y bollería acompañado de su “lácteo”. Es decir, azúcar y más azúcar.

Yo, los miércoles elijo los entre bocadillo, fruta, o vegetales como zanahoria. Y a veces alguna sobra del día anterior. La semana pasada, nos sobraron unas croquetas hechas en el horno de la cena y ella misma me dijo que se las guardara para el desayuno del cole. Pues ala!!

Jueves: Bocadillo y zumo. El bocadillo que suelen llevar los niños es de pan blanco, por supuesto, y con relleno de fiambre (jamón york, chopped, etc.), patés o cremas de chocolate (otro bote de azúcar y grasa pintadas de marrón). Además el zumo es comercial, y no lo digo yo, me lo dicen las papeleras del colegio. En definitiva, harinas refinadas, procesados, grasas  y azúcar.

Yo suelo prepararle el bocadillo con tomate, alguna crema casera tipo hummus o crema de cacahuetes, queso, aguacate y otras variables rápidas y más saludables.

Viernes: Galletas o bollería. Como si fueran excluyentes, cuando son lo mismo (nutricionalmente hablando, claro). Son soluciones rápidas. Además la industria alimentaria te proporciona un gran surtido en el que encontrarás aquellos dibujitos que más le gusten a tu hijo, y así se irá súper contento al colegio.

Yo, me niego a poner galletas ni bollería. Es más, ni siquiera las compro. ¡Uy, la pobre! Dice quien me rodea. Este año tendrá como 20 cumpleaños de amigos y compañeros, una o dos veces por semana que visita a abuelos o familiares, y todos sabemos lo que eso conlleva, y un largo etcétera de situaciones obesogénicas. ¿De verdad “la pobre”? Creo que darle una buena alimentación es de los mejores regalos que le puedo hacer. Volviendo a la mochila que lleva los viernes  aprovecho para ponerle unos picolines con queso, fruta (también es dulce), un bocadillo o a veces hago galletas sin azúcar y con cacao, avena, dátiles y frutos secos. Algún día colgaré la receta.

tren-de-azucar

Esta es la mochila que he preparado para los días de septiembre desde la vuelta al cole.

desayunos-nora-septiembre

Como has visto, puedes utilizar el tren de los alimentos para dar azúcar a tus hijos o bien puedes utilizar las recomendaciones del tren de los alimentos para dar una alimentación saludable a los más pequeños.

Como conclusión:

  1. La alimentación saludable es uno de los mejores regalos que puedes dar a tus hijos.
  2. Llevar una tartera saludable al colegio no te va a quitar mucho tiempo. Sólo necesitas un poco de planificación y pensar la opción más saludable.
  3. Los niños no llegan a ningún conflicto en cuanto al desayuno porque uno lleve un plátano y otro una galleta.
  4. Es más probable que un desayuno cargado en azúcar termine en caries o en una diabetes que en un buen funcionamiento del cerebro y un mejor crecimiento.
  5. Piensa “el/la pobre” cuando un niño esté comiendo comida no saludable y estés segura que el tuyo/a está comiendo sano.
  6. Preparar el desayuno junto a ellos puede ser un momento interesante para despertar su interés por nuevos alimentos.
  7. Comprar diferentes frutas y que el niño elija cuál quiere llevar al cole puede favorecer su consumo.
  8. Cómprale una tartera con los dibujos que más le gusten. La galleta con el dibujo ya no será una excusa para su consumo ni para ellos ni para ti.

Griselda Herrero

Alimenta tu felicidad

Qué alimentos no se debe dar a un niño menor de 1 año

Colaboración para el blog de Mustela (Junio de 2016)

El alimento básico que debe tomar un bebé menor de 1 año es la leche, a ser posible materna. Si bien es cierto que la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda que la lactancia sea hasta los 6 meses, de forma exclusiva y a demanda, es a partir de entonces cuando se comienzan a incorporar otros alimentos al bebé en lo que se llama alimentación complementaria. Para ello, deben cumplirse tres mínimos: uno, que el bebé se sostenga sentado…(si quieres leer el artículo completo pincha en la imagen).

infografía del embarazo2

Griselda Herrero

Alimenta tu felicidad

¿Afecta la alimentación a la probabilidad de quedarse embarazada?

Colaboración para el blog de Mustela (Mayo de 2016).

Una de cada 7 parejas tiene problemas para tener hijos y, aunque la edad pueda disminuir la probabilidad o bien dificultar en cierta medida la facilidad de quedarse embarazada, estudios recientes indican que la probabilidad de concebir en una mujer de 40 años que mantenga relaciones sexuales frecuentes es más alta de lo que se pensaba, y que los problemas de fertilidad no parecen estar asociados tanto a la edad. (Para leer el artículo completo pincha en la imagen).

portadas para posts de Mustela

¿Beber cerveza sin alcohol aumenta la producción de leche?

Este mes hemos escrito este artículo para el blog de Mustela.

Muchas madres acuden a cualquier estrategia que les haya dicho una amiga, vecina o conocida para producir más leche, pensando que sus bebés van a pasar hambre o bien que ellas no son capaces de producir la suficiente cantidad para sus retoños. Es el caso de la cerveza, supuesta estimulante de la secreción de leche. Como veremos, la cerveza no sólo no aumenta la cantidad de leche de la madre sino que puede llegar a tener efectos adversos en el lactante, siempre que se consuma con alcohol.

La cerveza y la leche materna

A pesar de que parece que la cerveza aumenta ligeramente los niveles de prolactina… (para leer el artículo completo haga click en la imagen)

Lactancia y cerveza

En ocasiones me ofrecen dulces

Hace unas semanas, mi hija salía del colegio con una enorme gominola en forma de cara de Minnie Mouse, más grande que su mano, que se la había regalado un compañero (más bien, sus padres, porque parece que somos mejores padres mientras más grandes son las chucherías con las que “compramos” a nuestros hijos). Tenía preparada en casa su merienda, y yo siempre trato que sea lo más saludable posible pero, ¿cómo le explico a mi hija que esa chuchería que le han regalado en el colegio no es lo mejor para ella, si viene con una de sus muñecas preferidas y además se lo han dado en el cole? De esta reflexión que colgaba en las redes sociales surgió este post, para lo que me puse en contacto con mis colegas, Melissa Gómez (@nutrikids) y Victoria Fagundez (Vik_Fagundez) para que entre las tres intentáramos transmitir nuestra visión de este problema que cada vez es mayor: EL AMBIENTE OBESOGÉNICO QUE NOS RODEA.

CHUCHE

No sé hasta qué punto somos conscientes del bombardeo continuo de mensajes que recibimos a lo largo del día y de lo difícil que nos lo pone la sociedad en la que vivimos si queremos llevar una vida de lo más saludable posible. Si hay dos frases que detesto son:

  1. “Hay que comer de todo”.

No hay que comer de todo, porque comer de todo también incluye comer galletas,  comer bollería, comer alimentos refinados o comer toda la “fantástica” gama de productos (no alimentos) que se nos ofrece en un supermercado, y

  1. “Una vez al año no hace daño” o “Total, por una vez no pasa nada”.

Estas frases podrían ser ciertas si se tomasen tal cual (es decir, una vez al año de verdad), pero sabemos que una vez al año es engañarnos a nosotros mismos. Hoy es “una vez” dulce, mañana “una vez”  refresco, pasado “una vez” dulce porque es un cumpleaños, el sábado “una vez”  cerveza porque estoy harto de trabajar y me lo merezco, el domingo “una vez” porque para un día que salgo, y así un largo etcétera que seguramente reconocemos y que invalida el valor de la frase.

¿A qué llamamos ambiente obesogénico?

Según Victoria Fagúndez, Dietista-Nutricionista, el ambiente obesogénico hace referencia a los “actores del entorno de las personas que contribuyen en cierta manera, a llevar un estilo de vida u otro y que pueden influir en el aumento de las tasas de obesidad. El sedentarismo y una mala alimentación hace que a ella le guste llamarlo “ambiente de la comodidad”. Para Melisa, también Dietista-Nutricionista y especializada en nutrición infantil, el problema va más allá y, además de los mensajes que se transmiten a diario por los medios de comunicación, que sin duda buscan el deseo de comer, piensa que “la sociedad también ejerce determinadas presiones que nos invitan a comer, en muchas ocasiones de más, contribuyendo a que vivamos inmersos en una cultura que promueve el sobrepeso.”

Para mí el ambiente obesogénico es un bombardeo de factores que confunden a nuestra mente, poniéndonos muy difícil a veces llevar a cabo la buena intención de ser saludables, desde el colegio a las tiendas, a los mensajes publicitarios, a la forma de expresarse de personas de referencia, al ejemplo que vemos en las personas que nos rodean, a los títulos de los libros, a frases de canciones, y un largo etcétera del que pocos pueden (o podemos) salvarse…

¿Están los niños también inmersos en un ambiente obesogénico?

Cada día vemos menos niños jugando en un parque y más delante de un ordenador, móvil o tablet, solos, sentados y moviendo únicamente los dedos y los ojos. A esto le debemos sumar las horas que pasan sentados en el aula, el tiempo de los deberes y de las actividades extraescolares, según nos comenta Victoria Fagúndez. Los horarios y el entorno hacen que siempre vayamos con prisa a todas partes y nos plantea estas preguntas: ¿Cuántos niños van caminando al colegio cada día y cuántos van en coche o en transporte público al que acceden a pocos pasos de sus casas?

Sin darnos cuenta estamos educando niños sedentarios, que le dan poco valor a una manzana o que prefieren estar frente a la caja tonta antes que salir a jugar con sus amigos (¿amigos?, ¿ésos no son los de los juegos de la Play o de la Nintendo?) que serán la sociedad del futuro. ¿Es eso lo que queremos? ¿Una sociedad antisocial, estática y enferma? Porque entre todos es lo que estamos consiguiendo… Y, por suerte o no, no creo que nosotros lo veamos, pero os aseguro que seguir por este camino nos conducirá a ello.

¿Fomentan los amigos y familiares este ambiente?

Según palabras de Melisa, “cuando alguien dice que quiere cuidar su alimentación, inmediatamente es juzgado y animado a abandonar su propósito. En la nutrición infantil se ve mucho cuando alguna madre lleva frutas como merienda a alguna reunión y recibe comentarios como “pobre tu peque que no le das un cruasán de chocolate con lo bueno que están”. Esto muchas veces motiva a las madres a dejar de lado su propósito de mantener buenos hábitos en eventos sociales.”

Incluso ha podido constatarlo cuando anima a las familias a dejar de consumir bebidas chocolatadas a diario y recibe frases del tipo “es que así se ha hecho siempre y no me parece que sea problema ninguno”. Es más sencillo ceder a la presión y “hacer lo que todos hacen” que ir en contra de la corriente y promover el cambio. Pero esta acción viene con un precio muy alto que es el de enfrentarnos a la terrible noticia de que, por primera vez, nuestros hijos posiblemente vivirán vidas más cortas que sus padres.

¿Hasta dónde llega esta influencia y bombardeo de mensajes sobre nuestra alimentación?

La televisión, la radio, las redes sociales y la constante publicidad hace que estemos todo el día recibiendo estímulos obesogénicos. Tal vez no seamos conscientes de la cantidad de mensajes que recibimos durante el día y que, a primera vista pasan desapercibidos, pero te puedo garantizar que en tu cerebro no pasan por alto. La publicidad, cuando no funciona, desaparece. Por tanto, si vemos un anuncio muchas veces es porque su anunciante está consiguiendo su objetivo: vender. A continuación, detallo en esta imagen la cantidad de mensajes que recibió mi hija a través de la radio, televisión, carteles publicitarios y personas conocidas (abuelos, amigos, compañeros, etc.) el pasado 5 de Abril.

5 Abril Nora

Para la dietista-nutricionista Fagúndez, “encontramos saturación de información y estímulos relacionados con comida insana dirigida a niños a cada paso que damos: marquesinas de autobuses promocionando patatas fritas, estaciones de metro empapeladas con galletas cargadas de azúcares, carteles publicitarios anunciando eventos deportivos patrocinados por la industria de bebidas azucaradas, imágenes de deportistas de éxito consumiendo postres lácteos con su correspondiente exceso de azúcar y de grasas; establecimientos de fast-food publicitando su correspondiente relleno de bebidas cuantas veces se quiera incluido en el precio y sus “cajitas felices” con sus hamburguesas y sus juguetes de regalo, los formatos ahorro, y un largo etcétera.” Aquí te muestro un ejemplo:

Vick_Anuncio publicitario en el andén de metro de madrid

Mensajes directos que puede recibir un niño a lo largo del día

La industria alimentaria, con su publicidad, transmite mensajes directos, atractivos e irresistibles, pero nuestras acciones y muchos mensajes que damos a los niños también están en la misma línea. En la imagen puedes ver mensajes que transmitimos diariamente.

Niño y mensajes

¿Qué podemos hacer para mejorar este ambiente que rodea a nuestros hijos (y a nosotros mismos)?

Victoria Fagúndez nos da algunos consejos:

  1. Romper con el hábito de dar de desayunar leche con “Cacao” (o mejor dicho, azúcar color chocolate) y sus cereales de desayuno.
  2. Dejar de meter palmeritas y otros dulces de esta clase para el recreo.
  3. No premiar a la salida del colegio con más dulces o zumos industriales.
  4. Romper con el pensamiento “por una vez no pasa nada”.
  5. No ofrecer a nuestros hijos alimentos superfluos.

Por otro lado Melisa nos propone romper igualmente con algunos estereotipos que tenemos implantados y optar por opciones más saludables como alternativas para el desayuno y la merienda:

  1. Realiza una compra informada y consciente: Comprar después de comer, y con una planificación bien hecha.
  2. Evita comprar productos de pobre calidad nutricional. El producto que no se vende se retira del mercado.
  3. Sé agente de cambio y cuando acudas a reuniones, aporta una rica ensalada o frutas para el postre.
  4. Antes de ceder a un antojo, pregúntate si realmente tienes hambre y si puedes sustituirlo por una opción más saludable.
  5. Utilizar leche entera de vaca sin endulzantes ni chocolate o yogur natural. Antes de que nos comenten que “así es la única forma posible de que tomen leche los peques” les diría que prefiero que tomen agua con el desayuno y ya nos ocuparemos de ofrecer lácteos en otra comida o de buscar fuentes alternativas de calcio y proteínas.
  6. Tostadas, tortitas o barritas de avena hechas en casa según el tiempo del que dispongamos: en 5 min. alistamos unas tostadas con tomate y aceite o con aguacate o con humus y pepino.
  7. En lugar de cereales azucarados, anímate a probar otros alimentos: quinoa, semillas de chía o avena con leche o bebida vegetal + frutas,  mijo o amaranto hinchado son algunas opciones.
  8. Deja que el toque dulce lo aporte la fruta.
  9. Para las meriendas:

– No habrá mejor opción que ofrecer a tu peque una merienda con fruta: además de fáciles de preparar serán mucho mejores que una galleta o bollería. No siempre tendrán que ir enteras, pueden utilizarse para preparar helados, purés, postres como manzana al horno, entre otros.

– Atrévete a incluir vegetales como en la imagen 😉

– Evita los zumos procesados y prepara un rico #refrescocasero

DesayunosRefresco casero

 

Después de un trabajo de observación a lo largo de varias semanas, hemos recopilado 15 factores obesogénicos que nos encontramos a nuestro alrededor.

Existen muchos elementos en nuestra sociedad que utilizamos a diario y son promotores obesogénicos. No nos damos cuenta. Los tenemos interiorizados y los denominamos como “adelantos” o “comodidades” de la sociedad, y precisamente producen ese efecto, que nos acomodemos y entramos en una dinámica más sedentaria. A continuación, voy a enumerar algunos elementos de la sociedad que fomentan el sedentarismo y hábitos de vida no saludable.

  1. El ascensor o las escaleras mecánicas.

Cuando entras en un centro comercial, en el metro o en algún edificio, en la mayoría de los casos te encuentras fácilmente con el ascensor o las escaleras mecánicas. Con esta medida se trata de facilitar el acceso hacia las zonas de compra sin dificultad. En algunos casos, es realmente difícil encontrar la escalera. Parece como si no quisieran que sepamos que existen!

Alternativa: Cuando entres en un edificio o centro comercial busca siempre la escalera o escalera de emergencia, y sube o baja por ella. Estarás realizando actividad física. Además en caso de emergencia, serás de los pocos que sabes cómo evacuar el edificio rápidamente. Si no tienes otra opción que tomar las escaleras mecánicas aprovecha y sube o baja andando.

  1. El coche u otros medios de transporte motorizados.

No sé si os habéis dado cuenta, pero me llama mucho la atención ver la puerta de los colegios llena de coches con los padres recogiendo o dejando a sus hijos. Si tenemos coche, lo utilizamos hasta para tirar la basura, y no exagero. ¿A que te has encontrado en alguna ocasión a tu vecino, amigo, familiar o desconocido con la bolsa de basura colgada del espejo retrovisor?

Alternativa: Deja el coche bien aparcado y pasea. Lleva a tus hijos andando o en bicicleta (las ciudades cada día están más adaptadas). Si cuando vas a comprar, la compra es pequeña puedes ir caminando con ella y si la compra es mayor, puedes utilizar un carro de la compra. Por muy retirado que vivas del contenedor de residuos, no hay más de 100-150 metros desde tu casa. Es muy triste ir en coche por mucha prisa que tengas. No intentes aparcar en la misma puerta de tu destino. Deja el coche más retirado y pasea. ¿Llegas tarde? La planificación es muy importante y salir antes de casa te permitirá el paseo que te propongo.

  1. El “Todo incluido” en los hoteles y viajes.

Llevas todo el año trabajando o estudiando, con miles de problemas. Llegan las vacaciones y quieres desconectar y optas por una opción de hotel en régimen de “todo incluido”, es decir, todo el día tumbado y sólo te levantas para comer. ¿De verdad desconectas? También visitas ciudades y lo haces en el típico “bus city tour” y en un día tienes vista la ciudad (una menos!) mientras vas comiendo dentro del autobús.

Alternativa: Te propongo viajes activos, escapadas saludables, “patearse” las ciudades, buscar bares y restaurantes típicos de la zona, descubrir los rincones escondidos de cada sitio. Con estas acciones estarás más activo y conocerás mejor los lugares que visites, además de hacer viajes más originales y únicos (porque serán los tuyos).

  1. El concepto “fast food”.

Ya el concepto me parece horrible: “comida rápida” y a otra cosa, como si fuésemos a salvar el mundo un rato después. Y peor me parecen las ofertas “por 1€ más, bebida y patatas grandes”. ¿Para qué? ¿Para sentirte más lleno? ¿Para decir delante de tus amigos que tú puedes con más cantidad? Yo no sé tú, pero yo no veo ningún beneficio.

Alternativa: Primero no me parece necesario acudir a estos establecimientos y ante la pregunta de mayor consumo por 1€ es tan fácil como denegar la propuesta. ¿No has decidido y pensado ya lo que ibas a comer? Pues eso, que nadie te convenza de otra cosa. Y no te puedo proponer que en estos establecimientos optes por opciones más saludables porque no las vas a encontrar. Nooo, la ensalada no es la opción más saludable. Es más, “opción saludable” y “fast food” no pueden estar en la misma frase.

  1. El formato de los productos en supermercados.

Los formatos “ahorro” o “familiares” producen precisamente el efecto contrario: que comas y consumas más.

Alternativa: Intenta comprar en lugares que puedas llevarte la menor cantidad posible (un yogur, una manzana o comida al peso), pudiendo así comprar lo que necesitas y no más. Si no tienes más elección que optar por estos formatos ahorro, intenta dividirlos y congelarlos. Y trata siempre de planificar bien las comidas antes de ir a comprar.

  1. Los productos light.

Light significa más ligero. Es decir, que deben tener al menos 30 % menos de calorías que el mismo producto que no sea light. Por un lado, estos productos no son de calidad nutricional puesto que si les quitan azúcar normalmente llevan más grasa (y viceversa) para que sigan estando ricos y los compremos. Y por otro lado, al ser light provocan que sintamos que podemos comer más cantidad (bien de ese mismo producto o de cualquier otro, porque “como me lo he comido light”…). Conclusión: al final el efecto es consumir más cantidad de un producto que no debería formar parte de nuestra alimentación habitual, porque, ¿alguna vez has buscado un kiwi light? Solemos buscar cosas light cuando consideramos que no son muy sanos, verdad?

Alternativa: trata de no consumir alimentos light, ni sus homólogos calóricos. Y si lo haces de forma ocasional, elige los últimos.

  1. Estrategias de restauración para atraer clientes.

No sé si habréis visto o estado alguna vez en algún restaurante donde todos los platos son gigantes (había una cadena hace unos años donde hasta el lápiz de firmar la cuenta era enorme) o en sitios donde te animan a comer exageradas cantidades de comida, premiándote con no pagar si eres capaz de comértelo todo…

Alternativa: elige sitios donde las raciones y tamaños sean más adecuados y en los que puedas elegir de forma saludable.

  1. La TV, los videojuegos y las compras por internet.

La televisión y los videojuegos provocan que pasemos muchas horas parados y sentados y en muchas ocasiones comiendo. ¿Sabes que en época de grandes eventos como mundiales u olimpiadas se incrementa el consumo de aperitivos? Por otro lado, comprar por internet hace que pasemos bastante tiempo buscando el producto a comprar y después sólo tienes que esperar sentado a que te lo traigan a casa.

Alternativa: Predetermina un horario y un tiempo de televisión o videojuegos y respétalo. Las compras por internet puedes hacerlas, por supuesto, pero te propongo que primero pasees y busques por las tiendas aquello que necesitas para ti o para regalar.

  1. Fecha de caducidad próxima.

Una fecha de caducidad cercana hace que consumamos mucho más por el miedo a que caduquen. Si le unimos el formato de los productos que comentábamos en el punto 5, hace que estemos ante una ingesta bastante mayor a diario.

Alternativa: usa formatos pequeños y con fechas de caducidad más tardías (excepto los alimentos frescos). Ante una fecha de consumo preferente, no tengas miedo, bajará la calidad del producto, pero no afectará a tu salud. Si ves que te va a sobrar, congela. Y si te planificas bien, no tendrás necesidad de estar tan pendiente de las fechas de caducidad.

  1. Mesas y sillas en colegios y trabajos.

Los colegios y centros de formación o de trabajo están diseñados para que te lleves toda la jornada sentado y con descansos para comer (recreo en el caso de colegios).

Alternativa: Practica deporte, acude andando al resto de tareas que tengas que realizar y muévete.

  1. El ejemplo de amigos y familiares.

Si tus amigos y familiares tienen malos hábitos alimentarios y son muy sedentarios va a provocar que tú puedas contagiarte fácilmente. Es conocido como efecto dominó, y como para colmo el resto de la sociedad no ayuda, como estamos viendo, pues nos encontraremos en una tesitura bastante compleja.

Alternativa: Intenta con tus hábitos producir el efecto contrario. Si te alimentas bien y practicas deporte, te encontrarás mejor, mantendrás tu peso y tendrás más vitalidad. Quién te rodea te verá bien y es posible que tú seas el modelo a seguir. Pero no insistas ni provoques, producirás el efecto contrario y presionarás. Sigue en tu línea y deja que surja solo.

  1. Cumpleaños y fiestas.

En cumpleaños y fiestas, la ofertas de alimentos innecesarios es amplia y es difícil resistir la tentación que te provocan y la incitación de amigos y familiares.

Alternativa: Cúrratelo y aporta alimentos saludables, preparaciones originales y apetecibles. Mezcla colores y sabores y aporta ensaladas u otras opciones hechas por ti. Sorprenderás.

  1. Precio económico de alimentos superfluos.

El hecho que una bolsa de croissants cueste más barato que unos plátanos, hace que optemos por opciones menos saludables. Tal vez, el Gobierno, podría poner más de su parte y ayudar a la población pero ese es otro tema.

Alternativa: Consume productos de temporada y de producción cercana. Este hecho abaratará sus precios y el impacto medioambiental.

  1. El poder de asociacionismo

¿Cuántos productos destinados a niños llevan algún sello de asociaciones o sociedades científicas que, a pesar de decir ellas mismas que no lo avalan, están en primera página del envase? Esos sellos que sólo confunden a las madres y padres y promueven el consumo de dichos productos, con la intención de parecer más sanos al estar “avalados”…

Alternativa: Trata de no fiarte de etiquetas y mensajes saludables en productos… Jamás encontrarás un mensaje de “Rico en omega 3” en una rodaja de salmón.

  1. Frases lapidarias.

Utilizar muchas frases que utilizamos y que dirigimos a nuestros hijos hace que sin darnos cuenta los estemos educando en un entorno más sedentario. “Para un rato”, “estate quieto”, “no te quiero verte mover en toda la tarde” y “mañana empiezo” son algunos ejemplos.

Alternativas: Construye frases siempre en positivo. Los niños necesitan correr, saltar, jugar, etc. Dales libertad, sobre todo de movimiento.

Estos son algunos ejemplos, pero podrás observar muchos más. Si quieres puedes dejarnos alguno en los comentarios, eso sí, tal como hemos hecho nosotros, te invitamos a que nos des también la alternativa para contrarrestar este factor obesogénico.

Y ahora, ya puedes levantarte de la silla, apagar el ordenador y salir a dar un paseo mientras te comes unas fresas.

 

Griselda Herrero

Alimenta tu felicidad

Grandma Led Weaning o Alimentación dirigida por la abuela

Hace unas semanas, mientras comíamos en un restaurante, se sentaba en la mesa de al lado una familia formada por un bebé de unos 10 meses, su madre, su padre y su abuela materna. La situación era la siguiente: “Vamos a dar de comer a la niña y así podremos comer  tranquilos(1). El bebé estaba sentado en su carrito, la madre abría un potito comercial e intentaba dárselo, sin mucho éxito(2) . ¿Cómo lo solucionaron? Lo más lógico desde un punto de vista profesional habría sido no insistir pero claro nos rondan mil preguntas por la cabeza: “¿y si le pasa algo?” “que si tengo que darle de comer porque me han dicho que debe comer cada 4 horas?”, etc. La solución apareció de la mano de la abuela con una espectacular serie de mohínes, dignos de ser grabados, que no pasaron desapercibidos por nadie en el restaurante. Automáticamente la niña abría la boca sorprendida. Oportunidad perfecta para introducir la cuchara repleta de comida. Prueba conseguida. En ese  momento fue cuando mi marido, a modo de broma, me dijo ¿Ese es el método Baby Led Weaning?

De esta historia partió la idea de este post. Sin embargo, esto no es una situación aislada, sino que la vemos muy a diario y en muchas circunstancias parecidas. La tenemos tan interiorizada que no hacemos nada al respecto, ni nos sorprendemos, pero yo observo varias cosas, que no sé si tú, querido lector, las ves también:

  1. A un niño no se le debe forzar a comer. Hacer mohínes para captar su atención o distraerle mientras enchufamos la cuchara hasta que nosotros queremos, es OBLIGAR.
  2. A un niño no se le puede coaccionar para que coma. “Si te lo comes todo, te dejo el móvil, la tablet u otro aparato o cosa que le guste”, es CHANTAJEAR.
  3. A un niño no se le deben ofrecer productos superfluos. Ofrecer una galleta, un croissant, un zumo o una bebida azucarada, es INCITAR MALOS HÁBITOS.
  4. A un niño no se le puede sancionar porque no coma lo que tú crees que tiene que comer. Dejar a un niño sin poder jugar con su juguete favorito o con un amigo porque no se lo ha comido todo, es CASTIGAR.
  5. A un niño no se le puede recompensar porque se lo ha comido todo. Comprarle un juguete o llevarle al lugar que le gusta sólo porque se lo ha comido todo, es PREMIAR.
  6. A un niño no se le puede engañar con la comida. Dar un triturado en el que lleva alimentos que no le gustan, es ENMASCARAR.
  7. A un niño no se le puede castigar con acciones que le gustan cuando no se come lo que hemos decidido que debe comer. Decir que si no come no puede ir al parque, es AMENAZAR.

Hoy, día de la mujer o día de la mujer trabajadora, hemos querido hacer un pequeño homenaje a esas abuelas, que dentro de su desconocimiento, pero con la mayor voluntad del mundo, quieren lo mejor para los suyos. Las hemos dividido según sus actos a la hora de dar de comer a sus nietos.

La abuela HIPSTER. Una forma fácil de hacer que tus hijos o nietos abran la boca es hacer todo lo posible por distraer su atención (bailar, cantar, etc.) y si no te funciona, te pueden ayudar las amigas. Hay que estar muy atentos para enchufar la comida en cuanto el niño abra la boca.

1. la abuela mimo

La abuela  COME Y CALLA. Para evitar comentarios o rechazos, una forma práctica es la no dar opción a que hablen o, incluso respirar. Antes de tragar la cucharada, ya tienes enchufada la siguiente. Lo suelen emplear abuelas sin muchas ganas de estar dando de comer o aquellas con falta de tiempo. A estas abuelas también se las conoce como las abuelas de los 15 puntos en el carné o permítame que insista.

2. la abuela come y calla

La abuela CÓMPLICE. Los padres dejan a sus hijos con los abuelos y le dan algunas órdenes como “a las 9 debe estar en la cama” o “nada de chucherías” y la abuela les dice: “Iros tranquilos y no os preocupéis, que así se hará” mirando al niño con una mirada cómplice y haciendo a continuación todo lo que se le ocurre para ganárselo.

3. Abuela complice

La Abuela ATERRIZA COMO PUEDAS. Un método con bastante éxito entre las abuelas es el método del avión. Todo el mundo lo conoce pero por si hay alguien despistado se trata de llenar la cuchara y simulamos que es un avión que va directo a la boca del niño. Si observas en alguna ocasión a alguien utilizando esta técnica, fíjate bien en el adulto, porque seguramente también esté con la boca abierta.

4. Abuela Aterrizas como puedas

La abuela “CON FRANCO NO PASABA”. No se puede tirar comida por muy mala que esté, y si al niño no le gusta, se lo toman poniendo buena cara y diciendo “¿ves lo rico que está y como se lo bebe la abuela?”.

5. Abuela Ves cómo está rico

La abuela CARPE DIEM. De las creadoras de “una vez al año no hace daño” o de “para dos días que vivimos” nace esta abuela que es capaz de cualquier cosa para ganarse a sus nietos. Total, por un día…

6. CARPE DIEM

La abuela JUAN TAMARIZ. Es una abuela que ha desarrollado la habilidad de enseñarte algo que te encanta. Lo pone delante de ti, te lo acerca, casi te lo da, te convence y cuando abres la boca, por arte de magia, desaparece y te acaba enchufando el puré de zanahorias que escondía en la otra mano.

giphy

La abuela SAN PEDRO. Esta abuela utiliza la amenaza como estrategia para que el niño se lo coma todo y lo hace negando 3 veces, como San Pedro. Como no te lo comas todo NO hay parque, NO ves la tele y NO vienes más a mi casa.

8. Abuela San Pedro

La abuela MONOPOLY. Esta abuela es muy estratega. Si la miras no notarás nada en su mirada, en sus gestos o en su forma de caminar. Nadie sabe cómo lo ha hecho, pero es capaz de meter la verdura en el plato del niño y que éste, sin darse cuenta, se la coma toda y sin decir nada.

9. Abuela MONOPOLY

La abuela “NI QUE FUERA YO BIN LADEN”. Es aquella que tiene los conceptos un poco liados. Quiere ir de moderna pero tiene la cabeza llena de mitos. No te comas el donut, cómete mejor las galletas; no a la mantequilla, sí a la margarina; o yo prefiero la light porque no engorda;  son algunos de sus mensajes. De ahí la foto: para que no te pille el tren, mejor te doy yo.

9. Abuela COOL

Notas:

  • ¿Por qué consideramos que comer tranquilos es hacerlo sin nuestros hijos? A la hora de comer, es recomendable comer en familia, y cuando digo en familia, me refiero a comer todos a la vez. ¿los niños primero? ¿por qué? El acto de comer no es sólo un acto fisiológico para obtener nutrientes sino que se trata de mucho más: disfrutar de la familia, contarse cómo ha ido el día, preparar juntos la comida, tener cada uno una tarea a la hora de poner la mesa, etc. ¿No es esto más divertido que dar de comer a los niños y luego comer solos, sin la alegría que nos aportan nuestros pequeños?
  • Si acercamos algún alimento a nuestro niño y éste no lo quiere, tenemos que pensar que puede ser por varios motivos:
    1. No tiene hambre. El bebé es el único que sabe realmente cuándo debe comer de nuevo (es decir, cuándo tiene hambre). No nos hagamos las adivinas y queramos saber más que su propia naturaleza y respetemos sus ritmos biológicos.
    2. No le gusta. Nos empeñamos en que los niños tienen que comer de todo (de todo lo que nosotros queremos, claro). ¿Acaso a ti te gustan todos los alimentos que existen? ¿Es que por ser niño se pierde el derecho a que algunas cosas nos gusten menos o simplemente no nos agraden?
    3. No le apetece. Existe la posibilidad de que en ese momento al niño no le apetezca comer determinado plato o alimento, y no porque no le guste sino porque prefiera otra cosa. Estoy segura de que a ti también te pasa a menudo…

Si el niño tiene hambre, lo va a pedir. ¿Cómo? Lo más probable es que sea llorando si aún no sabe hablar. Y si no, ya se buscará las maneras de que lo entiendas.

 

Aunque muchas de las cosas que hablamos en este post son ciertas y las técnicas utilizadas por las abuelas son reales, creo que las abuelas tienen algo especial y son una parte muy importante en la educación de los niños, pues aportan valores que sólo ellas saben transmitir. Y, lo más importante: siempre están dispuestas a sacrificarlo todo por ayudarte.

Cómo circula un nutricionista por un supermercado

Al igual que en otros trabajos, el buen humor debe ser pieza clave en el funcionamiento de una empresa. Así lo vemos en Norte Salud, y como muestra hemos escrito este post que, mientras hacemos un poco de autocrítica e intentamos ironizar o bromear un poco, también puede ayudar a la hora de comprar en un supermercado.

El otro día compraba en un supermercado y como sabéis, cuando el carro de la compra está medio lleno, es bastante difícil controlarlo por lo que estuve a punto de chocar con otros compradores en varias ocasiones, lo que me levó a hacerme la siguiente pregunta: “¿y si pusieran señales de tráfico que nos regularan en el supermercado”. De ahí empecé a formularme más preguntas y la siguiente fue: “¿y si las señales, además de controlarnos la circulación, nos advirtieran de lo que podemos y no podemos comer?” A partir de entonces, y mientras seguía intentando no chocarme con otros carros, mi cabeza sólo pensaba en señales y en cómo aplicarlas dentro del supermercado. Aquí os dejo el resultado final.

INFOGRAFÍA SUPERMERCADO

Quizá deba explicar un poco este caos de mapa para que lo podáis entender a la primera.

  1. Cada calle del supermercado tiene 2 carrilles, uno en cada sentido. Es decir, la señal sólo te indica ese lateral de la calle.
  2. Le hemos cambiado un poco el nombre a las señales para adaptarlas al post.
  3. Al final de algunas de las definiciones de las señales os dejamos el pensamiento del Dietista-Nutricionista.
  4. Sabemos que si le buscas las cosquillas al mapa, tendrá alguna errata.
  5. Hemos dividido el supermercado en grandes apartados. Sabemos que en cualquier supermercado hay alimentos prohibidos o inadecuados por todas partes.
  6. Aunque nos lo tomemos en tono de humor, este mapa puede ayudarte y saber de dónde tienes que coger más alimentos, de dónde menos y de dónde mejor no coger.

Esperamos que este viaje te haga reír, pero también te haga recapacitar y organizar tu compra.

1Vía obligatoria. Por esta calle puedes ir tranquilamente, disfrutando del paisaje, parándote donde quieras y cuando quieras. El peligro es mínimo. Te puedes encontrar con pocos obstáculos perjudiciales para tu salud. También puede que vayas por una calle que no tiene alimentos. Están las frutas, verduras, pescados, mariscos, carnes blancas, pastas, arroces, legumbres, panes, aceites de oliva, etc. El Dietista-Nutricionista en estas calles baja la ventanilla y disfruta del paisaje, de los olores, e incluso se permite el lujo de apoyar los codos en el carrito.

2Puede girar. Esta señal te indica que puedes girar sin problemas y disfrutar de los alimentos que te ofrece ese lado de la calle. De todas formas, presta atención al resto de señales que se indican. Es muy similar a la señal de vía obligatoria, aunque siempre tendremos que tener en cuenta el resto de señales. El Dietista-Nutricionista conoce perfectamente cuáles son las calles por las que puede circular cómodo y cuáles no. Es un auténtico GPS.

3Prohibido el paso. Cuando llegamos a estas calles el ciudadano ve alimentos con alto contenido en azúcar (dulces, bollería, tartas, …), grasas, alcohol, zumos, refrescos, etc . Para el Dietista-Nutricionista entrar en estas calles y entrar en las calles de la limpieza es lo mismo, pues ninguna de las dos contienen alimentos.

4Autovía. Por estas calles el paso es ligero, sin apenas tráfico. El Dietista-Nutricionista piensa que no existe mucha diferencia entre beber lejía y beber batidos o zumos.

G5iro prohibido. Es cuando vas buscando un alimento en concreto y te dan unas indicaciones aproximadas del tipo “la segunda o tercera calle” y no sabes muy bien cuál será. El Dietista-Nutricionista sabe que “por esa calle no está lo que busca”.

6 No tiene prioridad. Por estas calles puedes pasar pero sabiendo que los productos de los estantes de enfrente tienen mejores productos que por los que circula. Tendrás que prestar mucha atención y si puedes cambiarte de lado, mejor. El Dietista-Nutricionista te dice que puedes pasar por esa calle pero piensa “verás como mete la pata y coge todo lo que no debe”.

7Zona Infantil. Cuando te encuentres esta señal puedes bajar tranquilamente a tu hijo del carro de la compra y deja que él pueda correr, coger y hacer más o menos lo que quiera. Deja que elija los alimentos que más le llamen la atención. El Dietista-Nutricionista recomienda meter a los niños dentro del carro de la compra cuando esta señal no esté presente y a poder ser, no salir de las calles que contengan esta señal.

8Prohibido Niños. Estas zonas del supermercado están vetadas para los niños… ¿por qué? Principalmente por el azúcar que contienen los alimentos que están en sus estanterías. Para el Dietista-Nutricionista ver a un niño en una de estas calles es como ver a Paquirrín en una biblioteca.

9Prohibido Estacionar. Cuando te encuentres esta señal, no puedes parar ni estacionar tu carro para coger alimentos de esta zona. Te encontrarás esta señal cuando estén cerca alimentos azucarados, muy grasos o rebozados. El Dietista-Nutricionista, cuando pasa por estos parajes va hablando en voz baja “esto no son alimentos, son productos comestibles”.

10Luces Obligatorias. Esta señal la utilizamos para advertirle que en estos estantes puede haber algunos alimentos interesantes pero estate muy atento a la etiqueta. Enciende las luces y pon todos tus sentidos y concentración en la etiqueta. Si tiene más de 5 ingredientes devuelve el producto a su lugar de origen. El Dietista-Nutricionista en estas calles va de “sobrao” y puede identificar perfectamente qué alimentos puede y no puede coger…”iluso”.

11Vía preferente. Aquí tienes prioridad para elegir alimentos. Disfruta el momento y llena tu carro de verde. El Dietista-Nutricionista cuando encuentra esta señal siente que está como en su casa y se relaja.

12Lugar de Interés Fotográfico. Disfruta el paisaje y si puedes hazte un selfie con alguna coliflor o remolacha y súbela a las redes. Todos te envidiarán. El Dietista-Nutricionista hay veces que llora, aunque no esté cortando cebollas, sobre todo cuando se encuentra con gran variedad…

13Área de descanso. No tengas prisa en el supermercado. Puedes dejar el carro de la compra a un lado y mirar todo lo que te ofrece la estantería (aguacates, calabacines, lechugas, etc). El Dietista-Nutricionista pasa las horas aquí, mirando a la nada, con la vista perdida y con la babilla cayéndole por la comisura de la boca.

14 Peligro hielo. En este área del supermercado puede haber agua por el suelo. Ten cuidado y no te resbales. Y recuerda no romper la cadena de frío. El Dietista-Nutricionista se pregunta cosas como “¿Serán de piscifactoría?”.

15Información. Pide información sobre la frescura del pescado y del marisco y cuál es su origen. El Dietista-Nutricionista no siempre necesita preguntar, pues sabe responder a todas esas preguntas, o eso cree.

16 Vía rápida. Nada te impide llevar un buen ritmo por estas calles. Estás en una vía rápida. El Dietista-Nutricionista quita el limitador de velocidad y disfruta de la calle.

17Giro peligroso. ¿Puedes girar cuando te encuentres esta señal? Si, pero con precaución. Encontrarás alimentos que puedse consumir, con cierta moderación, y mucha atención a otras señales como por ejemplo las etiquetas.

18Otros peligros. Te encontrarás con platos preparados, salazones y panes de silueta o de molde. Los otros peligros son obvios. El Dietista-Nutricionista sólo ve procesados y sal, es decir, comida innecesaria.

19Peligro Cañada. Se encuentran las carnes rojas. ¿Puedes tomarla? Sí, pero pide información sobre los riesgos de su abuso.

20Cortado por obras. No puedes entrar. No preguntes. No puedes entrar, sin más.

21Calle sin salida. Puedes entrar en esta calle pero hay un momento en el que no puedes seguir y tienes que darse la vuelta.

22 Parking. Puedes estacionar cuando la encuentres y estar un buen rato seleccionando las mejores opciones. Los frutos secos mejor sin freir y sin sal.

23 Zona de acampada. Siempre es necesario llevar papel cuando salimos de acampada.

24 Productos de limpieza. No se come.

26Productos de limpieza. No se come.

27Productos de higiene. No se come

28 Fin de prohibiciones. Has pasado de una zona de prohibiciones a una zona tranquila. El Dietista-Nutricionista piensa “por fin”.

29Teléfono de auxilio. Si por alguna circunstancia te ves atrapado en una de estas calles, puedes llamar pidiendo tu rescate. Cuando lleguen a por ti será demasiado tarde.

Después de leer todas estas señales podríamos hacer un cuestionario de respuesta múltiple para ver si estáis preparados para comprar vosotros solitos, pero mejor  lo dejamos para otra ocasión aunque si queréis me podéis responder a ésta.

PREGUNTA 1: Estás frente a las pastas y te acabas de cruzar con un niño ¿Qué sucede?

  1. Los niños pueden estar solos en esta calle porque hay pastas y arroces y ellos pueden comerlo sin problemas.
  2. El niño iba montado en el carrito por el peligro que cruce y se tope con los platos preparados y salazones.
  3. El niño puede circular solo porque le da preferencia la señal de vía rápida.
  4. B y C son correctas.

Bromas aparte, este mapa te puede servir a modo de esquema organizado por orden de importancia de los alimentos que puedes encontrar en un supermercado. Recuerda que tu alimentación debe ser principalmente alta en frutas y verduras, legumbres, huevos, agua… y evitar los alimentos altamente procesados y así te lo intentamos hacer ver en el mapa. Y si quieres un mensaje a modo campaña de tráfico “Respeta las señales”.

Disfruta de la vida, o al menos come bien.

hábitos alimentarios niños psiconutrición comedor

¿Dónde debe comenzar la instauración de hábitos saludables en los más pequeños?

Son muchas las familias que dejan esta responsabilidad en las manos de los comedores escolares, olvidando que el 90 por cien del trabajo a la hora de desarrollar buenos hábitos está en casa.

foto 5

Inscribir a un hijo a un “comedor” no debe realizarse con la esperanza de que:

–          Le enseñen a comer

–          Coma más variedad

–          Aprenda a comer sano

El comedor no obrará un milagro si en casa no se le enseñan unas pautas correctas y se  le ofrecen todo tipo de bollerías, patatas fritas o gominolas sin control. Instaurar hábitos saludables comienza con recibir un buen modelado por parte de familia; los más pequeños aprenden de los mayores y disponer en casa de fruta, verdura y comida variada saludable; así como hacerles partícipes de la elaboración de los platos son algunas de las cosas más importantes para que aprendan unas pautas adecuadas.

Por otro lado, si el almuerzo se realiza en el comedor quiere decir que vuestros hijos pasan gran parte del tiempo fuera de casa, lo cual significa que necesitamos encontrar otro espacio en el cual poder compartir de forma diaria un momento familiar.

Hoy en día no nos extrañan frases como:   “Mis hijos comen antes para nosotros comer tranquilos”.  Pero… ¿qué están perdiendo los más pequeños cuando no comen con el resto de la familia?

–          Se pierden los hábitos correctos de alimentación: comer en familia alrededor de la mesa, preparar y recoger la mesa, tener pequeñas responsabilidades a la hora de recoger la cocina…

–          Por otro lado el comer de forma apartada implica en muchas ocasiones elaborar un menú diferente para los hijos, con lo cual estamos deteriorando su relación con muchos alimentos y restringiendo su alimentación, a la par que le hacemos sentir diferente.

–          Comer en familia es un buen momento para fomentar la comunicación familiar: saber cómo le ha ido en el colegio, hablar de los planes para el fin de semana o preguntarle por sus amigos, es un momento perfecto para fomentar el vínculo.

En conclusión, si los más pequeños almuerzan en el comedor, podemos aprovechar el momento del desayuno y/o la cena para compartir en familia y fomentar una comunicación eficaz con vuestros hijos.

¿Y qué pasa con los desayunos para el recreo? ¿Qué les damos a nuestros hijos a media mañana? O lo que más me importa ¿cómo se lo damos? En muchas ocasiones se puede caer en el error de ofrecer como desayuno de recreo bollería, bocadillos con rellenos poco saludables,  gominolas, zumos azucarados… Son muchas las excusas que nos podemos decir a nosotros mismos para justificar estos hechos, como por ejemplo la falta de tiempo. Párate a pensar si realmente preparar un bocadillo a tu hijo o mandarle una fruta te implica mucho más tiempo que meter en su merendero una bollería, galletas, etc. Probablemente no es así.

Por otro lado nos encontramos con las situaciones en las cuales los recompensamos con ese desayuno “menos saludable” por “lograr algún objetivo”. Ante todo es primordial eliminar esta conducta puesto que estamos comenzado una asociación:

foto 6

Pero de qué ocurre con esta asociación y cómo se puede empezar a desarrollar desde pequeños hablaremos en otro post. Hasta entonces, recordad: Comer en familia y educar en casa en buenos hábitos es la base para la futura salud de vuestros hijos.

Cristina Andrades

“Disfruta de la vida, o al menos, come bien”

Gaññetas Niños Nutrición desayuno merienda saludable

Cuando las galletas dejan de ser “la opción”

Os pongo en antecedentes…

Hace meses que varios de mis compañeros, entre los que me encuentro, están manifestando su oposición al sello que la Asociación Española de Pediatría, desinteresadamente y con el propósito de promover la nutrición saludable entre niños y jóvenes, según ellos, ha plantado en las galletas Dinosaurus. Esas galletas que, como ya dijo Julio Basulto, quien dio comienzo a este movimiento, tienen un 21 % de azúcar, nada menos. Es decir, si cada galleta pesa unos 10 gramos, y los paquetes traen 3, cada vez que un niño se come un paquetito (le hago la ola al que sólo se come un paquete) se está metiendo entre pechito y espaldita 6,6 gramos exclusivamente de azúcar refinada. Las recomendaciones de la OMS en cuanto al consumo de azúcar son de un máximo del 10 % de las calorías diarias, aunque su última recomendación es bajar esta cifra al 5% (recomendación que ha sido rechazada, entre otros, por la asociación de bebidas, no entiendo por qué…). Pues, señores, sólo 5 de estas galletas ya superan este porcentaje del 10%, y eso teniendo en cuenta que el niño no come más azúcar en todo el día… Imposible!! (¿alguien se imagina con qué se suelen acompañar estas “meriendas”?). Y lo peor de todo es que encima los pediatras las recomiendan (aunque no todos, es cierto), ¿porqué será…?

Y estaréis pensando, “es que en el sello no pone que las recomienden”. Cierto, no lo pone específicamente, pero, no nos engañemos, ese sello confunde a cualquiera, y tiene la intención que tiene. Y quien diga que no…miente.

Lamentablemente, esto no es más que otro ejemplo de que a la industria alimentaria le importa bastante poco la salud de la población, a pesar de que es el mensaje que nos lanzan (y con el que se justifican a sí mismos).

Gaññetas Niños Nutrición desayuno merienda saludableGaññetas Niños Nutrición desayuno merienda saludable

Gaññetas Niños Nutrición desayuno merienda saludable

Y más lamentable es aún que nadie haga nada para impedirlo. Por suerte, todavía hay profesionales que piensan que la salud está por encima de todo y aplican el sentido común, desde el respeto, para hacer llegar a la población información veraz y fiable y enseñarles a que sepan distinguir un alimento saludable real del que no lo es (pero trata de aparentar que sí). Además, soy de las que piensa que hay que luchar desde el lado positivo, en lugar de sólo criticar lo que los demás hacen mal. Por ese motivo, el objetivo de este post es el de ofrecer nada menos que 75 alternativas verdaderamente saludables (y mucho más ricas, aunque esto ya es cuestión de gustos, y de paladares) a las galletas, dulces y bollería, en general. Con estas alternativas se puede cubrir casi un año de desayunos/meriendas, eso sin contar las numerosas variedades que cada una ofrece.

Galletas Niños Nutrición desayuno merienda saludableQuiero dar las gracias a todos mis compañeros por aportar su (enorme) granito de arena para la elaboración de este post. Trabajar en equipo y remando en la misma dirección es una de las cosas que más me enorgullece de mi profesión (y de mis colegas de profesión).

Cojan lápiz y papel, y tomen nota, señores!

Lucía Martínez (dimequecomes)  @Dimequecomes

1. HELADO DE PLÁTANO Y CACAO CON TOPPING DE FRUTOS SECOS. ¿Desayunar helado? Siiiiiii… y seguro que no se acuerdan de las galletas. Tritura plátano congelado con un poco de cacao puro hasta que quede cremoso y sírvelo con un topping de frutos secos.

2. PORRIDGE (GACHAS) DE LECHE MERENGADA. Copos de avena cocidos en bebida vegetal que habremos infusionado con piel de limón y canela. Podemos añadirle pasas, semillas, frutos secos, pequeños trozos de fruta fresca, etc. Se puede comer frío o caliente.

3. SANDWICH DE PAN INTEGRAL con tomate y aguacate.

4. SANDWICH DE PAN INTEGRAL con humus y berenjena asada.

5. SANDWICH DE PAN INTEGRAL con tahina, canela y plátano en rodajas.

6. SANDWICH DE PAN INTEGRAL con manzana, rúcula, mostaza y tofu ahumado.

7. BATIDO DE YOGUR VEGETAL sin azúcar y FRUTA DE TEMPORADA. Acompañar de frutos secos y una onza de chocolate negro (más del 80% cacao).

Comentario Norte Salud: No sé si os habéis dado cuenta, pero las opciones que nos ofrece Lucía son todas veganas. Como sabéis, ella siempre nos sorprende con recetas sencillas y muy ricas.

Joan Carles Montero  @joancamt

8. LECHE ENTERA + REBANADA DE PAN INTEGRAL +ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA + FRUTA (paraguayos).

9. REQUESÓN + MIEL (cucharilla de postre) + 3-4 NUECES.

10. YOGUR GRIEGO + UN MELOCOTÓN + ½ PLÁTANO + 2-3 CUCHARADAS DE AVENA + RALLADURA DE CHOCOLATE NEGRO.

11. TORTITAS DE PLÁTANO. Mezclar  2 huevos + plátano machacado + canela al gusto para las tortitas.

12. HUEVOS REVUELTOS CON PEREJIL, sobre rebanada de pan integral + tomate y vaso de leche entera.

Comentario Norte Salud: Que no te gusta la leche…, pues requesón o yogur; que no te gusta la harina…, pues tortitas de plátano; que no te gustan las opciones calientes…, pues frías. Joan Carles nos ofrece unas recetas para todos los gustos.

Victoria Fagúndez @Vik_Fagundez

13. PIÑA Y NARANJAS TROCEADAS CON CANELA O CACAO PURO ESPOLVOREADO.

14. FRUTA EN TROZOS CON YOGUR NATURAL.

15. CREPES CASEROS RELLENOS DE RODAJAS DE PLÁTANO Y FRESAS.

16. TOSTADA CON HUMMUS ROSA DE REMOLACHA.

17. TOSTADA DE REQUESÓN CON MIEL.

18. TOSTADA CON CREMA DE CACAO Y AVELLANA CASERA (muy fácil de hacer)

19. BARRITAS CASERAS DE CEREALES Y SEMILLAS O FRUTOS SECOS

Puedes acompañar cualquier receta con un #RefrescoCasero. https://twitter.com/hashtag/refrescocasero?src=hash

Comentario Norte Salud: Victoria además de sus propuestas, nos invita a acompañarlas con un refresco casero, evitando así los azúcares añadidos en la merienda y disfrutando de nuevo sabores que os sorprenderán. Este verano ha sido muy de #RefrescoCasero…

Anabella Lara  @alaranutricion

20. BOCADILLITO DE PAN INTEGRAL con jamón y queso + vaso de leche. Puedes cambiar los ingredientes por tortilla, atún, tomate, aceite, mantequilla, pavo, etc.

21. YOGUR NATURAL CON TROCITOS DE COCOLATE NEGRO Y/O FRUTOS SECOS + PIEZA DE FRUTA.

22. BATIDOS NATURALES DE FRUTAS.

23. CUENCO DE ACEITUNAS, ZANAHORIA, PEPINO Y QUESO.

Comentario Norte Salud: Fácil de preparar, fácil de transportar, fácil de acertar. ¿Qué más se puede pedir?

Cristina Diéguez Perea @dietistadieguez

24. PATÉ DE AGUACATE. Ingredientes: 1 aguacate, ½  lima (así no se oxida y da un toque más interesante) Preparación: Partir el aguacate por la mitad, extraer el hueso, la piel y cortarlo en trocitos en un bol. Añadir el jugo de la lima. Aplastarlo todo hasta conseguir esa consistencia cremosa . Se puede utilizar como si fuese mantequilla en una tostada y espolvorearle algo de cacao puro, añadirle frutos secos encima, fresas cortadas en láminas, queso feta… en fin, mil opciones. También puedes añadir al bol unas semillas de sésamo, semillas de chía, queso cremoso…Utilizarlo en un rollito de pan de pita, junto con pavo y tomate…

Gaññetas Niños Nutrición desayuno merienda saludable25. MUFFINS DE VERDURAS. Ingredientes para 8 muffins: 50g de calabaza, 50g de calabacín rallado, 100g de cebolla picada, 50g de pimiento rojo cortado en dados, 50g de espinacas, 50g de granos de maíz enlatados y escurridos, 40g de AOVE, 100g de queso cheddar, Sal, Pimienta, 100g de harina, 1 cucharadita de levadura, 2 huevos. Preparación: Cocinar la calabaza al vapor unos minutos hasta que esté blanda, machacarla y reservar (mientras tanto, precalentar el horno a 180ºC y engrasar con AOVE los 8 moldes de muffins). En un bol, mezclar los calabacines, cebolla, pimiento rojo, espinaca, granos de maíz y aceite. Rallar el queso y sazonar al gusto. Incorporar la harina, la levadura, la calabaza y remover bien todo. Batir los huevos hasta que hagan espuma e incorporar a la mezcla anterior. Añadir la mezcla a los moldes de muffins y hornear unos 20 minutos hasta que hayan subido un poco y se vean dorados. Dejar enfriar por completo antes de sacarlos del molde.

Gaññetas Niños Nutrición desayuno merienda saludable26. COPOS DE MAIZ CON YOGUR Y FRESAS.

27. COPOZ DE ARROZ CON YOGUR Y PLÁTANO.

28. COPOS DE AVENA CON YOGUR Y MANZANA.

29. BATIDOS DE FRESA Y PLÁTANO. Ingredientes: 1 plátano, 6 fresas, 300ml de leche. Preparación: Batir todos los ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea. Para tener una mezcla más liquida, se puede utilizar una licuadora. Dejar reposar en la nevera para que esté más frio. Servir con un poco de canela.

Gaññetas Niños Nutrición desayuno merienda saludableComentario Norte Salud: No sé qué pensaréis, pero esto es de nota, vamos, de matrícula. Ingredientes, preparación y por si fuera poco, foto, para que te apetezca más si se puede. Y la pinta…

María González Neira. @MARAGONZLEZNEIR

30. TOSTADAS DE PAN INTEGRAL CON ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA, NUECES Y PASAS. Ingredientes: Pan de trigo integral. Aceite de oliva virgen extra. 1 puñado de nueces. 1 puñado de pasas. Preparación: Cortar el pan y tostarlo. Machacar las nueces. Una vez esté tostado introducir las nueces y las pasas dentro del pan. Echar por encima un chorrito de aceite.

Gaññetas Niños Nutrición desayuno merienda saludable

31. FRESAS BAÑADA DE CHOCOLATE NEGRO Y AVELLANAS. Ingredientes: Fresas (elegir frutas de temporada). Chocolate negro (mínimo 70%) para fundir. Un puñado de avellanas. Preparación: Limpiar las fresas. Triturar las avellanas. Poner a calentar al baño maría el chocolate. Cuando esté líquido, introducir mitad de la fresa (pinchada con un palillo) en el chocolate y, añadir por encima las avellanas trituradas. Introducir en el frigorífico y servir frío.Gaññetas Niños Nutrición desayuno merienda saludable

32. PALITOS DE MANZANA CON CANELA Y YOGUR. Ingredientes: Yogur natural o yogur tipo griego natural. Manzana (puedes elegir la clase que más te guste). Canela en polvo. Preparación: Cortar ¼ de manzana en cuadraditos pequeños y añadir al fondo de un vaso. Cortar el resto de la manzana en palitos. Verter el yogur sobre el vaso y, espolvorear este con canela. Para empezar a disfrutarlo, sólo tienes que meter el palito en el yogur y saborear cada bocado. Gaññetas Niños Nutrición desayuno merienda saludable

Comentario Norte Salud: ¿Os habéis dado cuenta que todas las recetas utilizan ingredientes fáciles de conseguir? Lo de la presentación ya es cosa de cada uno, pero es indiscutible que la comida entra por los ojos…

Tamara Fernández   @tata_glucosa

33. GOFRES SALUDABLES. Ingredientes para 6 personas: 1/2 vaso harina de quinoa, 1/2 vaso harina de arroz, 1 vaso de harina integral de trigo, 1 sobre de levadura, 1 plátano machacado, 1/2 manzana machacada (puré), Pizca de canela, nuez moscada, y extracto de vainilla, 2 huevos (o sustituto), 1.5 vasos leche de almendra. Preparación: harinas + levadura + canela + nuez moscada. En otro recipiente: huevos + leche + manzana + vainilla. Añadir el plátano al recipiente 2.  Mezclar 1 + 2. Poner en la plancha para gofres hasta que estén dorados

34. MAÑANAS CONSISTENTES. Ingredientes para 1 ración: 60 g avena, 30 g anacardos (se pueden sustituir por avellanas y por nueces), 3 dátiles (o más según la dulzura que le quieras dar), Vainilla en polvo sin azúcar, 1 cucharada aceite de coco. Preparación: Poner a remojo durante 4 h los anacardos y la avena. Escurrir bien. Mezclar todos los ingredientes y triturar.

35. PAN CON ACEITE Y TOMATE DE TODA LA VIDA. Preparación: triturar en la batidora la cantidad de tomate deseada junto con una pizca de sal y una pizca de orégano. Cuando ya esté, añadir aceite y volver a triturar todo junto. De esta manera a la hora del desayuno se sirve directamente como si fuera mermelada. Se puede guardar en un taper o similar en la nevera y aguanta bien durante 3 días, así no hay que perder tiempo por la mañana. Se puede acompañar de un vaso de leche, de bebida vegetal…y/o fruta.

36. LIMÓN FELIZ. Ingredientes: 1 aguacate, zumo de 2 limones, pizca canela, 6 dátiles. Preparación: Triturar todo en una batidora. Si está muy seco añadir cucharadas de agua hasta que quede al gusto.

Comentario Norte Salud: ¿De verdad no tienes tiempo para preparar estas recetas?  Creo que en esta ocasión no sirven las excusas.

Paloma Quintana Ocaña @NutricionconQ

37. PAN INTEGRAL MULTICEREALES CON TOMATE Y PEPINO. De centeno integral, avena, espelta… o combinación de varios cereales, Añadir aceite de oliva virgen extra y un huevo a la plancha o duro.

Gaññetas Niños Nutrición desayuno merienda saludable

38.   YOGUR CON FRUTOS ROJOS. Desayuno rápido, merienda irresistible: Uno o dos yogures naturales o    queso fresco, arándanos, frambuesas y fresas. Se puede añadir nueces, almendras y/o copos de avena. Este tipo de frutas rojas se conservan muy bien congeladas, se pueden comprar congelar y tener disponibles.

Gaññetas Niños Nutrición desayuno merienda saludable

39. NARANJA CON NUECES. Desayuno o merienda feliz y rápida para los más peques.

40. TORTITAS DE AVENA Y FRUTA. Desayuno y merienda muy saciante, con un poquito más de elaboración: Tortitas de avena y fruta, Huevo, avena integral, un kiwi y una naranja (o cualquier fruta de temporada).

Gaññetas Niños Nutrición desayuno merienda saludable

41. UVAS VERDES Y CACAHUETES. Para picar, delicias saludables y nutritivas.

Gaññetas Niños Nutrición desayuno merienda saludable

Comentario Nrte Salud: Cereales integrales, fruta, frutos secos y yogur… El que diga que no es variado, se miente a sí mismo. Además, estas recetas ofrecen numerosas variables y adaptaciones al gusto de cada uno.

Laura Saavedra @laurascasanova

42. YOGUR NATURAL + FRUTA O CEREALES SIN AZÚCAR O GRANOLA CASERA Y PASAS O NUECES.

43. LECHE AROMATIZADA CON CANELA Y PAN INTEGRAL CON AOVE, HUMMUS Y TOMATE.

44. TORTILLA DE PLÁTANO Y ALMENDRA MOLIDA.

45. MACEDONIA DE FRUTAS CON AGUACATE Y QUESO BLANCO + SÉSAMO TOSTADO.

Lista de la compra que debemos realizar para estas recetas: Lácteos enteros sin azúcar (leche/yogur natural/queso fresco), frutos secos sin sal, fruta de temporada, pan integral (mejor si es de panadería), cereales sin azúcar (avena, corn flakes, granola casera), huevos, aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE), hummus (o garbanzos para hacerlo casero).

Comentario Norte Salud: No tenemos que pararnos ni a pensar lo que tendremos que comprar. Laura nos la facilita y todo. Qué más se puede pedir!!

Rubén Murcia Prieto @RubenMurciaPrie

46. GACHAS DE AVENA CON MIEL Y CANELA.

47. TOSTADA DE PAN DE CENTENO CON TOMATE, AOVE, ATÚN Y FRUTA DEL TIEMPO.

48. TORTILLA DE HUEVOS DE GALLINAS DE CORRAL CON PIMIENTOS Y CHAMPIÑONES MÁS FRUTA DEL TIEMPO.

49. NUECES, ALMENDRAS Y PISTACHOS, UNA ONZA DECHOCOLATE NEGRO (>70%) Y FRUTA DEL TIEMPO.

Comentario Norte Salud: ¿Sigues pensando que no hay alternativas fáciles, rápidas y saludables?

Catalina Prieto @24_zanahorias

50. FRUTA. A mordiscos, en gajos, en trozos o en brochetas.

51. TOSTAS DE PAN INTEGRAL (avena o espelta) CON RODAJAS DE PLÁTANO, KIWI O FRESAS.

52. COMPOTA DE MANZANA O PERA SIN AZÚCAR AÑADIDO.

53. YOGUR DE SOJA CON FRUTOS SECOS.

54. BOCADILLO DE ATÚN + HUEVO DURO.

55. BOCADILLO DE JAMÓN SERRANO + TOMATE NATURAL.

56. BOCADILLO DE AGUACATE + HUEVO DURO.

57. BOCADILLO DE HUMMUS DE GARBANZOS.

58. PAN DE PLÁTANO.

59. BIZCOCHO DE ZANAHORIAS. Con huevo, avena, trigo sarraceno, trigo integral y sin azúcares añadidos.

Gaññetas Niños Nutrición desayuno merienda saludable

Comentario de Norte Salud: En la variedad está el gusto. ¿Te atreves a probar cosas nuevas?

Álex Oncina  @Alex4_8

60. LECHE + AVENA + CEREZAS CORTADAS + CACAO (<85%) + CANELA.

Gaññetas Niños Nutrición desayuno merienda saludable

61. HELADO CASERO DE PLÁTANO Y ANACARDOS. Plátano machacado, congelado previamente, con anacardos, leche y cacao (90%).

Gaññetas Niños Nutrición desayuno merienda saludable

62. PAN DE CENTENO CON QUESO FRESCO, AGUACATE, TOMATE EN RODAJAS, ORÉGANO Y ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA.

Comentario Norte Salud: Muchas veces, querer comer bien, es cuestión de actitud.

Silvia Romero @Silvia28282

63. QUESO (de calidad) + FRUTOS SECOS (avellanas, nueces,…)

64. PAN INTEGRAL CON QUESO, TOMATE Y AGUACATE.

65. BOCADILLO DE PAN INTEGRAL CON SARDINAS Y TOMATE.

66. PALITOS DE ZANAHORIAS CON HUMMUS.

Comentario Norte Salud: ¿Habéis observado que tienen cabida todos los grupos de alimentos tanto en un desayuno como en una merienda?

Mery Ortiz @OrtizNutribalan

67. PLATO DE FRUTA VARIADA Y DE TEMPORADA  CON FRUTOS SECOS Y SEMILLAS DE SÉSAMO.

68. TORTILLA FRANCESA Y AGUACATE.

69. TOSTADAS DE PAN DE QUINOA CON TAHINA.

70. TOSTADAS DE PAN CON CREMA DE CACAHUETE SIN AZÚCAR.

71. NOCILLA DE NUECES CASERA SIN AZÚCARES AÑADIDOS. http://xn--nutribalan-x6a.es/nutella-vegana-de-nueces/

Comentario Norte Salud: ¿A que no pensábais que un dietista-nutricionista pudiera recomendar nocilla para la merienda? Pues sí, la diferencia está en saber hacerla…

Ana Zurita @AnaliZurita

72. HUMMUS CON PALITOS DE APIO. Ingredientes: garbanzos cocidos, 3 cucharadas de Tahina (aceite de sésamo), 1 limón, 2 cucharadas de aceite de oliva, sal al gusto.

73. TOSTA DE CREMA DE CALABAZA. Ingredientes: 1/3 parte de la cantidad de calabaza, de aguacate, 2 cucharadas de aceite de oliva, sal, 1 ajo, medio yogur blanco sin azúcar.

Comentario Norte Salud: Los palitos de verduras crudas son una genial alternativa para llevar y se pueden combinar con multitud de cosas…

Griselda Herrero @NorteSalud

74. TOSTA DE PAN CON CREMA DE TOFU, CALABACÍN Y CÚRCUMA. Preparación: Saltear en sartén cebolla o puerro con un calabacín en trozos. Añadir cúrcuma. Meter en un vaso todos los ingredientes cocinados junto al tofu. Batir hasta que la textura sea una crema o paté. Untar sobre rebanadas de pan integral. Puedes hacerlo con otros ingredientes (pimiento rojo, aceitunas, etc).

75. MAGDALENAS DE SOJA Y PLÁTANO. Preparación: Mezclar ralladura de limón con plátano maduro machacado. Añadir 2 huevos, 170 g de leche de soja y 170 g de aceite de oliva virgen. Incorporar 250 g de harina integral y un poco de levadura. Hornear a 180 ºC durante 15-20 minutos.

Consejo Norte Salud: Cuando elabores un dulce casero, trata de sustituir la nata por yogur natural sin azúcar, la mantequilla por aceite de oliva, la harina refinada por harina integral y el azúcar por un plátano maduro. Te sorprenderás de lo rico que puede salirte, y sin duda mucho más saludable. En cualquier caso, no hay que olvidar que no deja de ser un dulce (por muy casero que sea)…

Además, Álex Oncina nos ha enviado más opciones desde @granerointegral.
Que eres un apasionado de las tostadas, aquí tienes 7 recetas más:

Gaññetas Niños Nutrición desayuno merienda saludable

Que por el contrario eres más de copos, el granero también ha pensado en ti:

Gaññetas Niños Nutrición desayuno merienda saludable

O si tal vez te ha llamado la atención el porridge, Jamie Oliver te regala 5 recetas para que seas un experto/a: https://www.youtube.com/watch?t=112&v=ywkEGKXk2cQ

No sé si os habréis fijado, pero todas las recetas que se muestran en este post, aparte de estar recomendadas por grandes profesionales de la nutrición, tienen una pinta excelente. Y, lo más importante, son TODAS saludables. No puedes decir que no te damos alternativas a las galletas o a la bollería… Si a partir de hoy sigues eligiendo la galleta para ti o para tu hijo, no será por falta de ideas!

#DiNoalasSaurus #DiSiatuSalud

Si te ha gustado este post, y quieres saber más sobre la historia de las DINOSAURUS, te recomiendo:

El cuento de Julio sin miedo por Julio Basulto
5 preguntas y 30 mensajes a la AEP por Lucía Martínez
Si las galletas son malas, ¿qué le doy de desayunar al niño? por Lucía Martínez
La bollería industrial se disfraza de galleta infantil por Lucía Martínez y Laura Saavedra
Carta abierta a la AEP por Palmerasdefrutas
Opinión de nutrisfera sobre el sello AEP por Nutrisfera
Respuesta al comunicado de los pediatras sobre las galletas por Muscleblog
Por dónde comenzar mejor que por el desayuno, por Catalina Prieto
Trick or treat por Catalina Prieto
Pastitas de plátano y avena, por Silvia Romero

Sobrepeso y obesidad en niños y adolescentes

Los índices actuales de sobrepeso y obesidad infantil en muchos países desarrollados tienen un gran impacto sobre la salud física, social y psicológica de quienes las padecen, estando además directamente relacionadas tanto con la probabilidad de tener obesidad en la adultez como con el desarrollo de enfermedades metabólicas y cardiovasculares a edades tempranas.

foto 1

Aunque no existe un consenso entre los investigadores para definir las causas de la obesidad y el sobrepeso, parece estar claro que tiene un origen multifactorial. Si bien es cierto que el balance energético entre las calorías consumidas y las gastadas por el sujeto juega un papel importante, existen otros condicionantes cuyos roles son fundamentales para el desarrollo de sobrepeso y/u obesidad; como la genética o los factores asociados al entorno de la persona y a su estilo de vida.

En España, los investigadores Sánchez-Cruz y colaboradores (2013) demostraron que los niños y niñas de entre 8 y 17 años presentan un índice de sobrepeso del 26%, y de obesidad del 12,6%; por lo que casi 4 de cada 10 jóvenes sufren de exceso de peso (38,6%). Hay que destacar que el exceso de peso entre los 8 y los 13 años fue casi un 20% más alto que el registrado entre los 14 y los 17 años (45% frente a 25,5%).

En Estados Unidos los resultados son muy similares. El estudio de Ogden y colaboradores (2014) determinó que en los años 2011-2012 más del 34% de los niños y niñas de entre 6 y 19 años presentaban sobrepeso u obesidad.

Estos datos epidemiológicos se repiten de forma similar también en otros países del mundo, como Brasil, Chile, Australia o los países del Reino Unido. Además, simultáneamente a esta situación se da un aumento progresivo de la prevalencia de patologías como la diabetes y otras enfermedades crónicas relacionadas con la nutrición, como problemas cardiovasculares e, incluso, algunas formas de cáncer (Sahoo y col., 2015).

No debemos olvidar que estamos hablando de problemas de salud en una población entre los 6 y los 20 años aproximadamente, por lo que a ninguno se nos debería pasar por la cabeza la expresión de “mal de muchos consuelo de tontos”. Son simplemente datos que deberían servirnos para despertar y actuar en consecuencia. Es hora de analizar las consecuencias y llamar a la conciencia de las entidades y organismos nacionales e internacionales encargadas de la promoción de la salud y los hábitos de vida saludables.

foto 2

Mientras tanto, somos nosotros mismos los que debemos tomar las medidas oportunas para paliar o revertir esta situación.

Nuestro consejo es sencillo:

–          Aprende a comer bien y disfruta haciéndolo en familia.

–          Practica ejercicio de forma regular e educa este hábito a tu familia y amigos.

La actividad física, cada vez más ausente en los niños y adolescentes, ha sido sustituida por las nuevas tecnologías: tablets, móviles, consolas, ordenadores… Ya es raro ver los parques repletos de niños de más de 5 años. Como mucho, se les apunta a algún deporte (sobre todo si es niño), más por ocuparles la tarde que por transmitirles la importancia de la actividad física como estilo de vida. Porque, ¿cuántos padres que llevan a sus hijos a alguna actividad deportiva la practican también? ¿Y cuántos de ellos la comparten con sus hijos, aunque sea los fines de semana? Tristemente son pocos… Y digo tristemente por dos motivos: uno, porque dejan escapar una oportunidad fantástica para disfrutar con sus hijos de forma saludable; y dos, porque no predican con el ejemplo. No podemos decirle a nuestros hijos “tienes que hacer actividad física que es muy bueno para la salud” si nosotros siempre subimos por el ascensor… Incongruente, ¿no? ¡Pues es real!

Si queremos que nuestros hijos hagan algo, y lo adquieran como un hábito, la mejor forma de hacerlo es haciéndolo nosotros. Ellos repiten lo que ven, y si encima se comparte con ellos, ¡mucho mejor!

Y eso por no decir lo importante que es la actividad física en la prevención y el tratamiento del sobrepeso y la obesidad infantil. Una de las causas de los alarmantes datos arriba señalados es el sedentarismo, por supuesto, pero no el único, como apuntan algunas entidades interesadas en que no se culpe a los productos que venden. En este sentido, trabajar los buenos hábitos de salud para prevenir la obesidad no sólo está en lo que comemos; también está en lo que sentimos y en lo que nos movemos. Los tres pilares son fundamentales y necesarios para abordar este tema desde la infancia, y deben adquirirse lo más temprano posible para poder instaurar esos hábitos en nuestro día a día y puedan mantenerse en el futuro.

Y, por supuesto, déjate asesorar por profesionales de la salud para alcanzar tus objetivos. El ejercicio que practica tu vecino o compañero de trabajo, no tiene por qué ser el más adecuado para lograr tus objetivos y, por supuesto, puede no ser el más recomendable para ti.

Luis Berlanga y Griselda Herrero

Bibliografía

–          Ogden, C. L., Carroll, M. D., Kit, B. K. y Flegal, K. M. (2014). Prevalence of childhood and adult obesity in the united states, 2011-2012. JAMA, 311(8), 806-814. doi: 10.1001/jama.2014.732

–          Sahoo, K., Sahoo, B., Choudhury, A. K., Sofi, N. Y., Kumar, R. y Bhadoria, A. S. (2015). Childhood obesity: causes and consequences. J Family Med Prim Care, 4(2), 187-192. doi: 10.4103/2249-4863.154628

–          Sánchez-Cruz, J.-J., Jiménez-Moleón, J. J., Fernández-Quesada, F. y Sánchez, M. J. (2013). Prevalencia de obesidad infantil y juvenil en España en 2012. [10.1016/j.recesp.2012.10.016]. Revista Española de Cardiología, 66(05), 371-376.

1 2