PUBLICIDAD EMOCIONAL: EL QUINTO JINETE DEL APOCALIPSIS

De un tiempo a esta parte, se está demonizando el azúcar refinado, como el gran culpable de los problemas dietéticos que tiene la población actual, y hace unas semanas escribíamos un post en el que analizábamos otros ingredientes básicos y comunes en cualquier producto ultra procesado que podemos encontrar en las estanterías del supermercado (aceites poco saludables, harinas refinadas y altas concentraciones de sal).

¿Por qué se utilizan estos 4 ingredientes en cientos de productos?

Básicamente porque son baratos y muy palatables, lo que hace que su consumo sea más que irresistible. Los podríamos catalogar como los 4 jinetes del Apocalipsis (4 jinetes sobre 4 caballos: blanco, rojo, negro y bayo, según la historia) y tal vez estos caballos (ingredientes) sean parte de este apocalipsis alimentario que vivimos, pero me falta un caballo ganador, el quinto caballo, y es el que juega con nuestras emociones y se mete en nuestro cerebro a través de la publicidad.

Me contaba un día un familiar que trabajaba en un supermercado que había un producto en las estanterías que había que retirarlo periódicamente porque no se vendía y que solo le faltó salir un poco por televisión para que dejara las estanterías vacías, pero esta vez por falta de existencias. Sí, la publicidad funciona. Y la publicidad es cara, por lo que para que el producto tenga unos precios competitivos, los ingredientes deben ser más baratos aún. Podríamos aplicar para este momento otra de mis leyes: “La calidad de los ingredientes de un producto es inversamente proporcional a la de veces que veas el anuncio en televisión”.

¿CÓMO ATACA EL QUINTO JINETE DEL APOCALIPSIS?

Analiza nuestras carencias y nos lanza una frase perfecta que va a provocar en nosotros un deseo irrefrenable de probar ese nuevo y “maravilloso” producto. Tenemos problemas en el trabajo, con la familia, con los amigos, la crisis de los 40, con esos kilitos de más que podemos tener y que no nos dejan lucir un cuerpo perfecto, etc, y caemos inocentemente en sus redes. Unas redes tejidas a la perfección: el mensaje, la letra, los colores, la música, el envoltorio, todo perfectamente estudiado. Una vez comprado y probado, los problemas que teníamos los seguimos teniendo, aunque tal vez no recuerdes que habías comprado ese producto  pensando que iba a ayudarte. Hace unas semanas, una compañera dietista-nutricionista, Victoria Fágundez (@vik_fagundez), subía a twitter una imagen publicitaria en el metro de Madrid de una galleta con el siguiente mensaje: “Ser auténtico empieza por tener chocolate de verdad”. Nos hemos permitido la licencia de tunear la imagen un poquito para que veáis cómo cambia el mensaje: lo que tu cerebro interpreta, lo que de verdad estás comiendo y lo que cualquier profesional de la salud piensa de ese producto.

¿A qué se refiere con “chocolate de verdad”? El chocolate es el producto que se obtiene de mezclar azúcar y cacao. Quiero decir que un producto puede tener un elevado porcentaje de azúcar y menos de pasta y manteca de cacao y seguir siendo chocolate igualmente (de verdad, os lo juro). También es cierto que el mensaje acompaña a la galleta, pero quizá no se refiera a ella, quién sabe.

¿QUÉ INTERPRETA NUESTRO CEREBRO?

Tienes problemas en el trabajo, estás en continua crisis y piensas que nadie te entiende. “Seguramente sea porque eres diferente pero nadie lo está viendo”, “eres auténtico porque te da igual comer esto aunque el resto de compañeros/as de oficina no lo acepten”. Además has visto en muchísimas ocasiones a famosos y expertos decir que por un día no pasa nada y que el chocolate es placer, además es chocolate de verdad (no uno cualquiera), del que te mereces.

¿QUÉ DICE LA ETIQUETA?

Nutricionalmente, más o menos lo mismo que cualquier otra galleta rellena de chocolate. ¿Para qué seguir si siempre es lo mismo?.

¿QUÉ DICE EL PROFESIONAL?

Producto innecesario que recomienda no tomar y en tal caso, ser de consumo MUY ocasional. Y que además no te hará ser más auténtico: no engañes a tu cerebro con la publicidad emocional.

La mayoría de los productos innecesarios llevan un mensaje que juega con nuestras emociones. De vez en cuando “deconstruiremos” otros mensajes publicitarios para ver el efecto que provocan.

 

Alimenta tu felicidad

 

Si te ha gustado esta entrada, tal vez te interese también:

-Publicidad Emocional

 

 

Igual que Teruel: el pan integral existe

Los profesionales de la salud recomendamos tomar siempre pan integral en sustitución del pan blanco, pero a veces puede ser una tarea difícil dar con un buen pan integral. En este post te damos las claves para reconocer un pan integral auténtico, te mostramos un mapa para que te ayude a encontrarlo y te facilitamos un par de recetas por si te apetece hacerlo en casa.

CÓMO RECONOCER UN PAN INTEGRAL DE VERDAD

La gran mayoría de veces los panes “integrales” que nos encontramos en supermercados y panaderías no son más que harina refinada a la que se le adiciona un pequeño porcentaje de salvado. Entre eso y que en el paquete nos encontramos con un INTEGRAL así de grande, pues claro, nos lo creemos (de eso se encarga, y muy bien, el marketing).

  • Lo primero que tendríamos que hacer sería mirar el etiquetado: si el primer ingrediente es harina “integral” o “de grano entero” (sea del cereal que sea: trigo, centeno, etc.)  vamos por buen camino.
  • Los panes multicereales, es decir, los que contienen semillas o frutos secos, son nutricionalmente más interesantes. Sin embargo, la presencia de estas semillas no garantiza que este pan sea integral. Una cosa es la harina con que se elabora, y otra que incluya otros ingredientes adicionales.
  • El color tampoco es garantía de que un pan sea integral. A veces, para colorearlo, basta con añadirle motas del salvado, agregarle melazas (que son más marrones) o mezclarlo con alguna harina más oscura (como la de centeno, pero refinada).
  • Rico en fibra tampoco significa integral, pues dicha fibra puede añadirse a la harina refinada en forma de salvado.

¿QUÉ PODEMOS HACER? 

            Una buena idea es buscar una panadería de confianza y encargar un pan de harina integral de verdad, entero, con sus vitaminas, sus minerales y su fibra.

            En cualquier caso, si decides comprarlo en un Supermercado, la única garantía de que estás comprando un producto integral es leer los ingredientes para ver que está elaborado con harina o sémola integral y fijarnos en el porcentaje (mínimo 75 %). Y, ya que nos ponemos rigurosos, si es posible, que no aparezca en esa lista la grasa de palma, la harina refinada o el azúcar.

 TIPS PARA COMPRAR PAN INTEGRAL

¿POR QUÉ COMER PAN INTEGRAL?

En este vídeo puedes ver las diferencias entre el pan blanco y pan integral, así como los beneficios de consumir este último. Tu decides.

PANES Y CEREALES INTEGRALES DISPONIBLES EN EL MERCADO

PICOS Y CRACKERS 100% INTEGRALES

Pueden encontrarse en Mercadona, Lidl y El Corte Inglés

CEREALES DE DESAYUNO (en caso de que quiera tomar alguno)

Pueden encontrarse en Mercadona y los copos de avena en todos los supermercados

 DÓNDE COMPRAR PANES 100% INTEGRALES FRESCOS

Es bastante más fácil que lo encontremos en herbolarios y tiendas ecológicas, aunque poco a poco se va extendiendo a más panaderías. De hecho, cada vez hay más panaderías especializadas en panes elaborados con masa madre e integrales. En el siguiente mapa, hemos marcado panaderías en Sevilla donde puedes encontrar algún tipo de pan integral de verdad.

PETICIÓN: SI CONOCES UN LUGAR DONDE VENDAN PAN INTEGRAL DE VERDAD Y QUIERES QUE APAREZCA EN ESTE MAPA SÓLO TIENES QUE ENTRAR EN ÉL A TRAVÉS DE UNA CUENTA DE GMAIL Y PODRÁS INSERTARLO FÁCILMENTE.

SUGERENCIA: SI TIENES UN BLOG O UNA WEB Y QUIERES COLOCAR ESTE MAPA PARA AYUDAR A TUS PACIENTES, AMIGOS O SEGUIDORES A COMPRAR PAN DE VERDAD, PUEDES HACERLO SIN PROBLEMAS.

HACER NUESTRO PAN INTEGRAL EN CASA: RECETAS


PAN 100% INTEGRAL DE TRIGO CON SEMILLAS


Ingredientes para 1 hogaza:

  • 700 g de harina integral de trigo
  • 350 g de agua templada (fría si hace mucho calor)
  • 9 g de sal yodada
  • 10 g de levadura seca de panadería
  • 15 g de aceite de oliva V.E (opcional)
  • 100 g de semillas variadas (girasol, calabaza, lino, sésamo)

Elaboración:

  1. Mezclamos todos los ingredientes y amasamos durante 10-15 min, hasta que la masa esté lisa y se pueda estirar.
  2. Hacemos una bola y la metemos en un bol engrasado con aceite, dándole un par de vueltas hasta que la masa también quede impregnada de aceite en la superficie.
  3. Tapamos con una bolsa, papel film o un paño y dejamos fermentar hasta que doble el volumen (1 hora o 2 dependiendo de la temperatura ambiente).
  4. Una vez fermentado, sacamos la bola y le damos forma intentando que la superficie quede lo más tensa posible.
  5. Colocamos en una bandeja con papel de horno y le hacemos unos cortes (para que pueda salir el gas producido por las levaduras).
  6. Rociamos con un poco de agua (mejor con un pulverizador), tapamos otra vez y dejamos fermentar otra hora o hasta que doble el volumen.
  7. A la media hora podemos ir precalentando el horno a 200°
  8. Cuando haya doblado el volumen, destapamos la masa, la rociamos con un poco de agua y la metemos en el horno, bajando la temperatura a 180 ° El pan tardará en hacerse unos 30-40 minutos, para comprobar que está hecho, lo cogemos con un paño y le damos unos golpecitos en la parte inferior, si suena hueco es que ya está hecho, en caso contrario dejar un poco más.
  9. Cuando esté hecho sacar del horno y enfriar sobre una rejilla por lo menos una hora.
  10. Para conservar el pan, se puede cortar en rebanadas y mantener en una bolsa a temperatura ambiente o en la nevera.

 


PAN DE LECHE INTEGRAL


Ingredientes:

  • 300-350 g de harina integral de trigo
  • 120 ml de leche/bebida vegetal templada
  • 40 ml de agua templada
  • 2 huevos (1 para la masa y otro para pintar los bollos por fuera)
  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra
  • 1 sobre de levadura seca de panadería (5-6 g)
  • 1 cucharadita de sal yodada
  • 1 cucharadita de azúcar moreno/panela/miel
  • Semillas de sésamo blancas o negras (mejor sin tostar)

Elaboración:

  1. Poner en un bol los 300 g de harina, la levadura, la sal y el azúcar y mezclar bien. Echar encima la leche, el agua y el huevo ligeramente batido.
  2. Con ayuda de una cuchara mezclar todo bien hasta obtener una masa que pueda manipularse con las manos. Si es necesario echar más harina añadirla en este momento.
  3. Enharinar la superficie de trabajo y volcar la masa encima. Amasar durante 10-15 minutos, hasta conseguir una superficie homogénea y lisa (teniendo en cuenta que es integral y se verá rugosa por el salvado).
  4. Hacer una bola y poner dentro de un bol engrasado con aceite. Cubrir con un paño humedecido o un film de plástico y dejar fermentar hasta que doble el volumen (una hora aproximadamente, dependiendo de la temperatura ambiente).
  5. Una vez doblado el volumen, desgasificar la masa y dividir en porciones de 120-130 g (tamaño grande) o 80 g (tamaño pequeño). Bolear las piezas hasta que queden totalmente lisas y sin ningún agujero en la parte inferior.
  6. Preparar una bandeja con papel de horno e ir colocando una a una las bolas a medida que se van haciendo manteniéndolas siempre tapadas con el paño humedecido o el film de plástico para que no se sequen.
  7. Una vez hechas todas las bolas, dejar fermentar otra vez hasta que doblen el volumen. En este momento ir precalentando el horno a 200 grados.
  8. Una vez han doblado el volumen, con ayuda de un pincel y con cuidado de no presionar mucho los bollos pintar con huevo batido y espolvorear semillas por encima.
  9. Hornear durante aproximadamente 15-20 minutos, dependiendo del horno. Hasta que estén dorados por encima y al golpearlos con los dedos por debajo suenen huecos. No deben quedar muy tostados, para que estén más tiernos.
  10. Dejar enfriar por lo menos 15-20 minutos antes de consumir.

 

Alimenta tu felicidad

Laura Coto y Griselda Herrero
Con la colaboración de María Rodríguez Lazo

obesidad obesogénico exceso de peso

Carta obesa a Mercedes Milá

Podría decirle todo lo que mis compañeros (pongo como ejemplo a Juan Revenga) ya han hecho en relación a su intervención en el programa Chester in Love de Cuatro, hablando de su falta de educación, cuanto menos, además de no haber sabido defender su postura a favor de la enzima prodigiosa más que utilizando el ataque personal y directo, quizá en un intento (logrado) de desviar la atención del quiz de la cuestión.

Pero esa no es mi intención. Yo sólo voy a enumerarle los factores que influyen en el peso, con el objetivo de que la próxima vez que piense en llamar gordo/a a alguien, fuera o dentro de las cámaras, se lo piense dos veces. Porque igual esto del peso no es tan fácil como comer menos y moverse más… porque si lo fuera, ¿no cree que la gente que tiene verdaderos problemas de salud lograría bajar de peso fácilmente dejando de comer y haciendo ejercicio? Pues no, no es tan simple. De hecho, es mucho más complejo de lo que parece. Y desgraciadamente el ambiente obesogénico en que vivimos no nos lo pone fácil (la televisión es uno de ellos, con tanta publicidad emocional y mensajes contradictorios).

Bien, pues entre los factores que afectan al peso, además de la forma de comer (que por supuesto, no es sólo comer más o menos, sino el tipo de productos que se ingieren y la forma de hacerlo –ya tenemos 3 variables en una-) y de moverse (que tampoco es sólo irse a caminar viendo escaparates, sino qué tipo de ejercicio se hace, de qué forma y con qué frecuencia), encontramos:

Genética. Existe una predisposición genética a la obesidad. La presencia de determinados genes como FTO, LEPR, POMC, MC4R, CART, AGRP, PPAR (y muchos más). No obstante es importante apuntar que el hecho de tener estos genes no siempre significa desarrollar la enfermedad ya que el ambiente puede evitar que dichos genes se expresen. Aquí habría que incluir la nutrigenética y la nutrigenómica, que estudian la relación entre la genética y los nutrientes presentes en los alimentos.

Edad. A medida que vamos cumpliendo años, la facilidad de acumular grasa es mayor. Por otro lado, haber tenido exceso de peso en la infancia aumenta el riesgo de obesidad en la edad adulta. Además, el envejecimiento induce un aumento del estrés oxidativo, asociado a la obesidad.

Descanso. La falta de sueño o el mal descanso están asociados a un mayor riesgo de sobrepeso y obesidad. Se ha visto que los niños que duermen más horas en los primeros 11 años de vida tienen menor riesgo de ser obesos en la adultez, independientemente del sexo, las horas de televisión, la actividad física y la situación socioeconómica familiar.

Estrés. Las situaciones de estrés inducen la liberación de ciertas hormonas que pueden inducir una modificación del comportamiento alimentario, afectando a la elección de los alimentos (más palatables, que son los que más placer nos producen y suelen ser los ricos en grasas y azúcares) y al tamaño de las raciones.

Cultura. Aspectos como el contexto escolar, las fiestas tradicionales, la influencia de los medios (publicidad, conceptos de la imagen corporal, mensajes sobre el peso), la vida social y sus interacciones, los alimentos disponibles en las diferentes áreas geográficas, o la costumbre de celebrarlo todo en torno a una mesa con comida, influyen en las elecciones alimentarias y por tanto en el peso. Muchos de estos factores se asocian a grandes porciones de alimentos. Por otro lado, se ha visto que la hora de comer (gen Clock) puede influir en el aumento de peso o en una mayor dificultad para perderlo.

Fármacos. Algunos medicamentos pueden favorecer el aumento de peso a través de diversos mecanismos: aumento del apetito, disminución de la tasa metabólica, bloqueo de la sensación de saciedad, aumento del tiempo de sueño, etc. Entre algunos de estos medicamentos se encuentran: antipsicóticos, antidepresivos, antihistamínicos, corticosteroides.

Metabolismo. El síndrome metabólico (caracterizado por un incremento de las LDL, un índice HOMA –resistencia a la insulina- elevado, presión arterial alta, hiperglucemia, exceso de triglicéridos, HDL baja) es un factor de riesgo de obesidad. Por otro lado, tener un metabolismo u otro (coas que depende mucho de la genética) puede hacer que se sea más o menos propenso a acumular grasa.

Hormonas. Las principales hormonas relacionadas con la obesidad son la leptina, la grelina y la insulina, de forma más directa. Existen muchas más. Pero existen muchas otras que, indirectamente se liberan cuando se activan los sistemas de recompensa (serotonina, dopamina, noradrenalina), esos por los cuales vamos a la cocina en busca de comida para sentirnos mejor (y no por hambre).

Masa muscular y adiposa. La cantidad de masa muscular y masa grasa corporal va a determinar que la tasa metabólica (es decir, la energía que el organismo consume en reposo), sea mayor o menor. El músculo favorece la eficiencia energética mientras que la grasa disminuye el metabolismo basal. Por otro lado, la cantidad de células que acumulan grasa (adipocitos) puede predisponer al sobrepeso. De hecho, al aumentar de peso se incrementa el tamaño y el número de adipocitos. Una persona que ha tenido sobrepeso u obesidad tiene más facilidad de aumentar de peso debido a que la cantidad de acumuladores de grasa que posee es mayor.

Disbiosis. La flora intestinal tiene una relación directa con la obesidad. Se ha observado que las personas obesas tienen un ambiente microbiano intestinal diferente, afectando a su diversidad. Esto se relaciona con mayor riesgo de obesidad, de resistencia a la insulina y la acumulación de grasa.

Psicología/Emociones. Muchos factores psicológicos influyen en la forma de comer. Cada vez es más frecuente recurrir a la comida como herramienta para gestionar una emoción (tristeza, enfado, ansiedad, aburrimiento, felicidad, etc). Es a lo que se llama comer emocional, mucho más común de lo que se cree. Si no se es capaz de gestionar estas emociones de forma adecuada y no recurriendo a la comida, se puede desencadenar en un trastorno de la conducta alimentaria y/o en obesidad.

Patologías. Enfermedades como hipotiroidismo, enfermedad de Cushing, síndrome de ovario poliquístico, síndrome de Pradder-Willi, síndrome de Bardet-Biedl, se asocian a un mayor peso y a obesidad.

Complexión individual. Existe susceptibilidad individual a padecer obesidad que depende, por un lado de la genética y por otro lado del sexo y la raza.

Es importante tener en cuenta, además, que todos estos factores están interrelacionados entre sí, y que aún queda mucho por descubrir al respecto. Por tanto, NO, no es tan sencillo como sumar y restar calorías.

obesidad obesogénico exceso de peso

Las personas con problemas de peso suelen ver afectada su autoestima, la imagen de su cuerpo, incluso la vida social, por lo que este tipo de comentarios, totalmente fuera de lugar, pueden llegar a agravar el problema más de lo que a usted le parece una simple frase (obviando, claro, que no es profesional sanitaria). Creo que además me comprenderá mucho más trabajando en un medio donde la imagen es importante, cánones que precisamente usted no cumple y no por ello es menos válida como periodista (no sé si lo será por otros motivos). Lo del amimefuncionismo no es un buen criterio periodístico.

Después de esto espero que pueda comprender mejor que una persona con exceso de peso no tiene menos rigor científico aunque hable de alimentación, al igual que un oncólogo con cáncer no ofrece un peor tratamiento por estar enfermo. Son cosas independientes.

Atentamente, de alguien que trabaja cada día para que este problema no se resuma  sólo una cuestión de sumar y restar calorías.

Alimenta tu felicidad.

¿Qué opinan los psicólogos de la Psiconutrición?

Este es el primero de una serie de posts sobre psiconutrición y la visión que tienen sobre ello diferentes profesionales.

La palabra “Psiconutrición” es muy usada actualmente para nombrar al trabajo conjunto de la disciplina nutricional y la psicología; y como sabéis desde Norte Salud Nutrición seguimos esta línea de trabajo y uniendo fuerzas con otros profesionales ( actividad física, cocinero, médico…).

pSICONUTRICIÓN

Hemos hablado muchas veces en el blog y en las redes sobre Psiconutrición, sin embargo, me preguntaba qué opinan diferentes psicólogos (especialistas y no especialistas en este campo) sobre este concepto.

Para ello, he contado con la colaboración de 3 compañeros psicólogos:

El primero con el que contacte es Alfonso Méndez. (@alfon_mendez)

Para quien no lo conozca (no sabéis lo que os perdéis) Alfonso es director de la unidad de Obesidad y Sobrepeso en el centro CENTTA. Tiene un Máster en Terapia de Conducta y un Máster en Nutrición y Dietética para la promoción de la salud. Sin olvidar lo más importante, es un apasionado de este ámbito de trabajo.

En segundo lugar, y motivada por la lucha a favor de la evidencia científica en Psicología, contacté con Sergio García Morilla, psicólogo y Máster en Psicología Clínica y de la Salud. Forma parte del equipo de Psicosalud en Tenerife.

Por último (y no menos importante) contamos con la opinión de Cecilia Ruano, psicóloga Sanitaria, Máster en psicología clínica Legal y Forense, Máster en Terapia Familiar Sistémica y una amante de la antropología. Cecilia nos ofrecerá la opinión desde un punto de vista externo al trabajo de la psiconutrición. La podéis encontrar  también en su web.

Vamos a hablar hoy de Psiconutrición, pero ¿qué es la Psiconutrición?

Nuestros tres psicólogos coinciden en el hecho de que la Psiconutrición va más allá de la exclusiva terapia nutricional. Alfonso señala que “es un nuevo enfoque que se engloba dentro de un equipo interdisciplinar, ambas disciplinas trabajando conjuntamente, y que consigue mejores resultados que ambas por separado.” Por otro lado Sergio matiza las labores del psicólogo en este equipo señalando que “es la disciplina científica encargada de ayudar a la persona a identificar, analizar y gestionar adecuadamente todos sus procesos psicológicos, emocionales y conductuales que estén relacionados con la implementación o mantenimiento de unos hábitos alimentarios saludables.”

Imagen PsiconutriciónEs importante señalar, que la Psiconutrición implica también un aprendizaje del trabajo conjunto entre los profesionales de la nutrición y la psicología. Como bien ha señalado Alfonso, se trata de un trabajo “interdisciplinar”, donde es necesaria una comunicación constante y un trabajo conjunto hacia una misma dirección, sabiendo detectar señales de alarma, realizando reuniones periódicas y profundizando en todo aquello que rodea y afecta a la problemática de la persona.

Hablamos de psicología, emociones y comida, pero ¿cómo influyen las emociones en nuestra forma de alimentarnos?

 Alfonso se remonta al nacimiento y nos cuenta que “la relación entre las emociones y la alimentación se establece en el momento que venimos al mundo. A partir de ahí, y a lo largo de nuestras vidas vamos formándonos una relación que puede llegar a estar mal establecida. Aprendemos a callar expresiones emocionales negativas con una conducta gratificante como el comer ciertos tipos de alimentos, después con cada intento, potenciamos esa relación y la perpetuamos.”

Desde que nacemos (tal como señala Alfonso) y a lo largo de toda nuestra vida las emociones juegan un papel muy importante en la formación de asociaciones con la comida. Además, como ya hemos comentado en otras ocasiones, el ambiente que nos rodea fomenta este tipo de asociaciones a través del cine y /o la publicidad, donde se señala en muchas ocasiones que comer ciertos productos hará que se reduzcan las emociones negativas o bien que estos productos sirven para celebrar y festejar las emociones positivas. Puedes leer más información sobre publicidad emocional en este artículo.

Por otro lado, comer de forma compulsiva también se relaciona principalmente con síntomas de ansiedad y depresión. Sergio señala que “Debemos identificar qué emociones  experimenta la persona cuando se alimenta. Antes de comer (p.ej ¿come por hambre, aburrimiento, ansiedad o malestar?), durante la comida (p.ej. ¿disfruta del momento o lo hace de forma impulsiva?) y después de las comidas (p.ej. ¿se siente satisfecha y tranquila o culpable y nerviosa?). Si estas emociones suponen un problema para su bienestar o un hándicap para alcanzar nuestros objetivos, el trabajo en emociones puede ser clave para el éxito terapéutico.”

Por tanto, para realizar esta labor es necesaria la figura del Psicólogo dentro de la Psiconutrición,  pero ¿qué funciones desempeñamos los psicólogos en este campo?

Cecilia señala que “El papel de psicólogo en este ámbito es fundamental, para poner énfasis en lo que consiste realmente una vida saludable (no en estar delgado por ejemplo, sino en estar sano) ayudando a combatir las ideas irracionales, mejorando vínculos, etc.)”. Sergio matiza lo anterior dando especial importancia al “análisis en profundidad de cómo la persona se relaciona con la alimentación (pensamientos, emociones y conductas) y ayudándole a detectar y gestionar problemas en estas áreas que le impiden tener una alimentación saludable.”

Como vemos, el papel del psicólogo en el abordaje de paciente a través de la Psiconutrición (no sólo en casos de pérdida de peso como suele pensarse, sino en muchas otras situaciones) es primordial en muchos de los casos. Desgraciadamente y como comenta Alfonso: “a muchos les cueste aún ver esta relación tan clara” a pesar de que “se trata al fin y al cabo de modificar una conducta, en este caso la forma de relacionarse con la comida, y en eso los psicólogos tienen mucho que aportar.”

Ya sabemos lo que es la Psiconutrición y los motivos por los cuales la figura del psicólogo cobra gran importancia, pero ¿qué hacemos o cómo trabajamos los psicólogos en Psiconutrición?

Cecilia destaca la terapia sistémica de familia como parte importante a tener en cuenta: “me parece fundamental la terapia sistémica de familia, al menos tener sesiones conjuntas en el proceso en la medida de lo posible, pues pacientes con trastornos de alimentación necesitan comprensión desde su entorno y apoyo y  gran parte de las veces son consecuencias de disfunciones en el sistema familiar”.

Sergio por su parte se centra más en “varios pilares importantes, entre ellos la reorientación de los procesos motivacionales de la persona hacia una visión menos cortoplacista, ya que sabemos que en la obesidad, por ejemplo, los resultados tardan en llegar. Una buena forma de hacerlo es mediante el trabajo centrado en valores.”

Como me habréis escuchado decir muchas veces, el enfoque cognitivo-conductual es el que presenta mayor respaldo y evidencia científica sobre su efecto en el tratamiento de la obesidad. A este respecto, Alfonso señala que “a partir de un prisma cognitivo-conductual y atendiendo a los aspectos emocionales, destacaría varias: Comenzando con la auto-observación, el control estimular, la resolución de problemas, continuando con la imagen corporal, el cambio cognitivo, y finalizar con la prevención de recaídas. “

Como vemos, son diversas las situaciones que pueden llevar a una persona a necesitar un enfoque interdisciplinar en el tratamiento para el cambio de hábitos. Una de las situaciones que nos podemos encontrar es el llamado comer emocional.

¿Cuál es el perfil o las características que se consideran más habituales en personas que presentan comer emocional?

Cecilia nos destaca que se trata de “individuos muy exigentes que expresan poco sus emociones, intentan ser aparentemente fuertes, guardan mucho dolor en su interior ya sea por dificultades de distinta índole, que intentan llevar por sí solos y cuando se ven sobrecargados comen emocionalmente para paliar la ansiedad que este tipo de cuestiones le provocan”. Pero, ¿es igual comer emocional que comer con ansiedad? La respuesta es No. Tal y como señalan Alfonso y Sergio, las emociones negativas suelen generar comer emocional; Sergio concretamente nos comenta: “Cuando una persona sufre malestar (tristeza, sensación de vacío, aburrimiento, ansiedad o angustia) puede encontrar alivio a través del acto de comer y de esta forma la comida se convierte en una conducta que la persona hace cada vez que se vuelve a encontrar mal (reforzamiento negativo). Esto ocurre porque, generalmente, estas personas no cuentan con estrategias o herramientas de gestión emocional adecuadas. Suelen presentar un perfil evitativo en relación a estas emociones negativas y no saben o no son capaces de llevar a cabo conductas alternativas a la ingesta más adecuadas para el alivio de ese malestar”.

Por otro lado, las emociones positivas también se asociación a situaciones de comer emocional (Macht, Haupt, y Salewsky, 2004).

Después de todo lo anterior, ¿Cómo podemos potenciar el reconocimiento del papel del psicólogo en el tratamiento de la obesidad?

Sergio y Alfonso coinciden en la necesidad de la divulgación. Alfonso concreta: “con divulgación, buscando aliados en los propios dietistas-nutricionistas y hacerles ver la importancia de nuestro campo en la modificación de la conducta, en este caso, conducta alimentaria. Mostrando y enseñando ejemplos de casos de éxito, fomentando encuentros donde se acerque la psicología a todos y que ayuden a romper el tabú que para muchos supone el acercamiento a esta disciplina.” Alfonso ya empezó con este camino, junto a Mª José Tenedor, buscando el acercamiento entre profesionales y siendo uno de los pioneros en la creación de la llamada “TeamPropuesta”, que ya se ha celebrado en 3 ocasiones.

Cecilia nos recuerda la falta de formación especializada que tenemos los psicólogos en esta temática señalando que “es necesario crear formación especializada y reglada en el terreno” y además “elaborar programas de difusión para su prevención y para la adopción de hábitos saludables no sólo desde el punto de vista de la nutrición, sino desde el punto de vista de la salud mental. “

Sobre todo, es muy importante normalizar la figura del profesional de la psicología y eliminar las barreras que aún existen con esta profesión en los temas alimentarios. Para ello es necesario que se divulgue pero no sólo para llegar a los profesionales con los que tenemos que formar equipo, sino para acercarnos a la población general y que conozcan que eso que llevan haciendo toda la vida y con lo que no han obtenido resultados, quizás se deba a que nadie les ha ayudado a enfocar de forma adecuada el problema.

Y de eso se trata este post, de que se conozca de lo que estamos hablando, de que sepamos qué hacemos y por qué lo hacemos.

Cristina Andrades

Quiero agradecer la participación a los tres compañeros que han dedicado su tiempo a este post, así como su generosidad por ofrecernos su opinión al respecto.

Salud en el Embarazo y la Lactancia

Por cuarto año consecutivo, he tenido la suerte de dirigir un curso dentro de los cursos de verano que organiza la Universidad Pablo de Olavide en Carmona. Desde que era estudiante he asociado los cursos de verano a materias que siempre me han interesado pero que con el ajetreo del día a día no podía hacer, y el verano era una fecha perfecta para acudir a estos cursos. No lo dudé entonces cuando, por primera vez vi la convocatoria y me decidí a presentar uno. Los 2 primeros años fueron de “Alimentación para celíacos”, el año pasado “Alimentación emocional: nutrición, genes y emociones” y éste “Salud en el embarazo y la lactancia: una apuesta de futuro”.


IMG-20160720-WA0000

¿Qué tienen de particular estos cursos?

Me gusta destacar que el marco donde se celebran estos cursos es incomparable. El Palacio de los Briones, una construcción de mitad del siglo XVI le ofrece un toque de romanticismo a estos cursos en un enclave precioso de la Campiña, Carmona, lo que hace que el alumnado se sienta relajado y pueda disfrutar de las ponencias y actividades propuestas.

Por otro lado, estos cursos son autofinanciados, lo que significa que quien los propone debe aportar el dinero suficiente para sufragar todos los gastos que ocasione impartirlos. La matrícula que pagan los alumnos es pequeña (unos 60 € por cursos de 2 días). Es decir, si tus ponentes vienen de otras provincias, tienes que conseguir financiación para desplazamientos, estancias, docencia, coffee breaks, material, etc. Tienes que hacer un trabajazo que, económicamente, no está pagado. Te lo puedo asegurar. Me acuerdo cuando anuncié uno de mis cursos en la pasada edición y tuvo que salir el típico “detractor” a decir algo como “Venga, a forrarse a costa de los alumnos”. No suelo entrar en polémicas en las redes sociales. Intento hacer mi trabajo lo mejor que puedo, desde la humildad y desde un punto de vista lo más científico y profesional posible. Hablar por twitter u otra red social es muy fácil porque se habla, en muchas ocasiones desde el anonimato o tras un perfil oculto, y muchas veces sin conocimiento de causa. Una pena que en lugar de ayudarnos entre compañeros (o callarnos si no compartimos lo que hacen otros), algunos se dediquen a criticar y tratar de desmontar el trabajo que muchos hacemos con ilusión, ganas y toda la profesionalidad posible. Perdonadme, yo no tengo tiempo para eso.

Para organizar un curso de verano tienes que:

  • Proponer una temática atractiva.
  • Crear un programa interesante.
  • Crear una memoria económica dónde se especifican TODOS los gastos (ponencias, viajes, comidas, material, etc)
  • Ponerte en contacto con los ponentes y coordinar.
  • Conseguir colaboradores (en caso necesario).
  • Planificar, comprar, elegir regalos o merchandising para el curso.
  • Coordinarse con los colaboradores para que manden el material y prepararlo.
  • Conseguir el coffee break, a poder ser saludable.
  • Difundir el curso por todos los medios posibles, pues la Universidad difunde los cursos de verano en general.
  • Recibir a los ponentes, presentarlos y moderar todas las ponencias.
  • Estar pendiente de que sus transportes estén bien, de que el taxi los recoja a su hora, etc.
  • Atender a las dudas, consultas y necesidades de ponentes y alumnos.
  • Presentar la memoria final de gastos y que todo cuadre.
  • Etcétera, etcétera, etcétera.

Y puede ser que, después de todo el trabajo (y os aseguro que son muchas muchísimas horas de trabajo y dedicación) no consigas un número mínimo de alumnos y no puedes dar el curso ¿de verdad se hacen estos cursos para forrarse?

¿Por qué realizo estos cursos?

No sabéis la satisfacción personal y profesional que me ofrecen este tipo de actividades, no sólo durante el curso en sí sino también a lo largo de su planificación. Desde el día que se me ocurre “Este año voy a hablar de embarazo y lactancia”, hasta que doy por clausurado el curso y los alumnos se acercan a felicitarme a mí o a cualquiera de los ponentes, disfruto de cada momento y lo hago con la mayor de las ilusiones. Es algo que no se puede pagar con dinero, y el que lo haya sentido alguna vez sabe de lo que hablo.

Cuando organizo estos cursos intento rodearme de los MEJORES, y cuando digo los mejores, me refiero a referentes en los temas a tratar y debatir. Personas respaldadas por un curriculum, por una larga trayectoria profesional o por su experiencia. Esto me regala conocer a grandes profesionales y seguir aprendiendo continuamente de los que más saben.

¿Y cómo me rodeo de los mejores?

Lo primero es saber de qué quieres hablar en el curso y cómo quieres que esté enfocado.

A continuación, tienes que buscar referentes en esa temática o temáticas similares. No siempre encuentras disponible un experto en algo muy concreto. Pero a veces puedes encontrar a alguien que sabe mucho, por ejemplo, de neuropsicología y que tenga la capacidad de darle el enfoque científico y divulgativo que quieres para el tema que te ocupa, por supuesto relacionado con su experiencia profesional.

Y cuando lo encuentras… ahora viene lo difícil: tienes que convencerle de que no se puede perder la experiencia de asistir a tu curso como docente (esto no suele ser muy difícil) y que su agenda cuadre con la del curso…. A veces es más complicado porque traer a determinadas personas no siempre es factible económicamente, por lo que hay que hacer muchas filigranas para cuadrar el cuadro económico, las fechas y los horarios de todos.

Cuando digo los mejores, me refiero a los mejores.

Cuando escribí el programa del curso pensé en todos los cambios cerebrales que sufren las mujeres cuando están embarazadas. Necesitaba a alguien referente en el funcionamiento del cerebro. Y quién mejor que la Dra. Mercedes Atienza, profesora titular de la Universidad Pablo de Olavide y codirectora del Laboratorio de Neurociencia Funcional. Más de 70 publicaciones relacionadas con la función cerebral, la memoria y las emociones. Mercedes nos contó los cientos de cambios hormonales que se producen durante el embarazo y la lactancia (“con este panorama, es fácil de entender que nos tachen de impredecibles”, dijo) y los cambios estructurales que ocurren en el cerebro en estas etapas, asociados a la percepción de la conducta maternal, al estrés o al estilo de vida, muchos de ellos aún por confirmar… Nos descubrió lo poco que se sabe sobre las emociones y el embarazo, y sobre la relación entre estar embarazada y que la memoria mejore (aunque el dato negativo es que a mayor número de embarazos, la memoria disminuye).

También necesitaba a un referente en nutrición, a ser posible dietista-nutricionista, que se preocupe por la alimentación del bebé y de su madre, de la lactancia, de la alimentación complementaria. Quería a alguien que hablara claro, que estuviera documentado y que si tiene que decir que tal producto no sirve para nada o sólo para vaciar tu bolsillo, que no le tiemble la voz. Tenía que traerme a Julio Basulto ¿Alguien tiene un candidato mejor? Es posible que algunos puedan tener otro candidato, pero para lo que yo trataba de transmitir a los alumnos de este curso, para mí no había otro mejor en estos temas. Julio, como siempre, desmintió muchas de las cosas que todavía se dicen en muchas formaciones oficiales (y no oficiales), sin pelos en la lengua, y utilizando los divertidos gifs y las fotos de su familia que caracterizan siempre sus charlas.

Para hablar del tema de alergias e intolerancias alimentarias en niños, un referente es el Dr. Alfonso Rodríguez Herrera, pediatra y gastroenterólogo especialista en alergias alimentarias. Profesor asociado de la UPO y pediatra en el Instituto Hispalense de Pediatría, con bastantes publicaciones y patentes en el campo de la alergología. Él era el candidato para hablar sobre alergias e intolerancias en el embarazo y la lactancia. Pero por motivos inesperados de agenda, no pudo asistir, por lo que fue perfectamente sustituido por uno de sus compañeros con el que trabaja codo con codo, el Dr. Joaquín Reyes, quien supo aclarar muchas de las dudas que se encuentran las embarazadas o lactantes cuando tienen alguna intolerancia o alergia, o bien cuando la tiene su hijo. “La madre no debe eliminar alimentos de su dieta si existe riesgo de alergia en el hijo, sólo es necesario en caso de diagnóstico claro de alergia, puesto que no previene del riesgo”.

Necesitaba un experto en trastornos de la conducta alimentaria. Y no me valía un dietista-nutricionista que trate un caso de TCA cada 50 pacientes. Necesitaba un experto de verdad, alguien que lleve más de 30 años tratando cada día con este perfil de pacientes. Y quien mejor que el Dr. Ignacio Jaúregui Lobera, médico, psiquiatra y psicólogo, y director del Instituto de Ciencias de la Conducta, con múltiples publicaciones y libros en el sector. Él nos contó que, a pesar de las pocas investigaciones que hay sobre el tema, muchas pacientes que se quedan embarazadas y tienen un TCA mejoran algunos de los síntomas del TCA durante la gestación, aunque tras el parto los recuperan, siendo este momento el que mayor miedo y riesgo de recaída presenta en estas pacientes por la necesidad de recuperar su cuerpo rápidamente. También nos habló de la pregorexia, el miedo extremo a engordar durante el embarazo.

PonentesCon el objetivo de abordar la parte más emocional asociada al embarazo y a la lactancia, necesitaba una psicóloga. ¿Cuántas veces hemos escuchado hablar de la depresión post-parto, del cambio de emociones durante el embarazo, del desplazamiento que recibe una madre desde el nacimiento del niño, y de un largo etcétera de problemas?. Para ello, invité a Cristina Andrades, psicóloga habilitada sanitaria, experta en psicodrama, experta en TCA y obesidad y especializada en alimentación emocional. Ella nos habló de cómo la maternidad puede afectar emocionalmente a la futura madre, tanto positiva como negativamente, al igual que puede ocurrir en el caso del padre, de parejas que adoptan niños o de parejas homosexuales. Se creó un interesante debate, cosa que me alegra porque el debate y el intercambio de opiniones es una de las mejores cosas que ocurren en estos cursos.

Durante el curso se mostraron datos de que las mujeres embarazadas no se cuidan tanto como creemos; para mí era necesario ofrecer a los alumnos alternativas saludables para que mujeres embarazadas lleven una mejor alimentación o los profesionales puedan recomendárselo. Para ello, necesitaba recetas saludables, sencillas, que cumpliera las necesidades nutricionales en esta etapa de la vida y que además fueran apetitosas, para realizar un taller de cocina. Laura Coto une a la perfección su formación como dietista-nutricionista y cocinera profesional para sacar el mayor partido a este taller, que sin duda fue todo un éxito.

¿Verdad que me he rodeado de los mejores?

20160719_160656_resized_Edit

Necesito financiación. 

Existen varios tipos de patrocinios:

  1. La industria paga para publicitar o vender sus productos y las ponencias van dirigidas en su mayoría a defender los supuestos “beneficios” del producto que venden. Todo el evento defendiendo los productos que venden y los ponentes están a merced de estas marcas patrocinadoras. YO NO UTILIZO  este patrocinio porque en ese caso estaría dando una formación sesgada por la industria alimentaria. Cosa que, por supuesto, no comparto.
  1. El patrocinador tiene la oportunidad de dar una ponencia y hablar de un tema relacionado con la temática del curso. Cuando imparto clases en la Universidad o en otros lugares, me importa más que el alumno se haga preguntas y busque las soluciones (o las herramientas para buscar soluciones) o sus convicciones y que aprenda a saber discernir entre información buena y fiable o magufa y sensacionalista, a que se aprenda la asignatura de “pe” a “pa” y cuando termine la carrera no sepa ni lo uno ni lo otro. En el campo de la nutrición hay muchos cambios y nuevos descubrimientos casi a diario, y lo que hoy es lo mejor, mañana lo es menos. Este año, por ejemplo, hubo una ponencia en la cual se manifestó la innecesaria suplementación de hierro en embarazadas y se referenció, y hubo otra ponencia en la que se defendía la necesaria suplementación de hierro y también se fundamentaba. A partir de ahí, los alumnos se pueden quedar en simplemente alumnos o convertirse en profesionales. La riqueza de este tipo de eventos es también aprender a cuestionarse cosas, investigar y decidir los criterios que cada uno quiere seguir como profesional, siempre con el beneficio del paciente por delante.
  1. La empresa aporta material necesario para el curso, bien sea específico (por ejemplo, alimentos para un taller de cocina, material relacionado con la temática del curso) o general, como cuadernos, bolígrafos, bolsas, etc.
  1. Utilizar patrocinadores ajenos a la nutrición, lo cual supone un problema: es mucho más difícil encontrarlos, puesto que si el público del curso o evento no es cliente potencial se complica conseguir su participación. Aun así, algunas veces lo hemos conseguido con empresas de formación u otras disciplinas.

Yo no estoy en contra de los patrocinios ni tampoco los defiendo a muerte. Creo que siempre que no se sesgue la información, que pueda aportar algo (no tiene por qué ser económico) y que pueda servir para el debate y el aprendizaje, pueden resultar interesantes. A veces son necesarios para hacer ciertas cosas, aunque no siempre. Y a veces las entidades que mejor se adaptan a lo que tú quieres no pueden o quieren participar. Os aseguro que contacté con decenas (y no exagero) de entidades de todo tipo. Lo más importante para mí es que no transgredan las convicciones y que, sobre todo, tenerlos no implique tener que decir (o dejar de decir) ciertas cosas, es decir, que no implique sesgo alguno en ningún sentido.

Cómo disfrutamos organizando.

FB_IMG_1468936516239Como ya he comentado, me encanta organizar este tipo de actividades y disfruto de cada momento desde que la idea comienza a rondar en mi cabeza… Este año teníamos un Photocall para que los alumnos pudieran hacerse una foto y poder compartir con sus amigos y familiares a través de las redes sociales. Entre todos los que participaron hicimos un concurso y la ganadora, Laura Ramos, se llevó un pequeño obsequio.

Son muchos momentos los que te hacen disfrutar; desde contactar con alguien que tienes mucho interés en que asista como ponente y consigues cuadrarlo todo para lograrlo, hasta saber que has superado todas las expectativas en el números de alumnos en el curso, pasando por ver esa sala llena de personas muy atentas y con ganas de aprender nuevas cosas, o cuando se cuestionan cosas que llevan a un debate de intercambio de ideas…

Pero, sin duda, el momento de mayor satisfacción es cuando te dicen que han aprendido, que les ha encantado y cuando a muchos de ellos los vuelves a ver al año siguiente… Ese, ese, es el verdadero motivo por el que hago estas cosas.

Y cómo no, las gracias

No puedo terminar estas líneas sin dar las gracias, porque estas cosas, este curso, no se hacen sólo con el trabajo de uno, sino con el esfuerzo de muchos.

Gracias a todo el personal de la Sede Olavide en Carmona, que cada año confían en mí y me ofrecen la oportunidad de impartir un nuevo curso. Su dedicación, su buen hacer, su hospitalidad, su amabilidad y su gran disposición y ayuda siempre son indispensables para que todo salga bien. ¡Gracias a todos ellos!

Gracias a todos los ponentes por hacer un hueco en sus agendas y venir hasta Carmona (algunos por segunda vez y otros desde lejos) para compartir sus conocimientos y su entusiasmo por su trabajo con todos.

Gracias a los alumnos por inscribirse y participar activamente en el curso. Lo que hace que un curso sea más o menos interesante no son sólo los ponentes sino que son sin duda los alumnos, que lo enriquecen con sus aportaciones, preguntas, comentarios, ideas, debates, cuestiones… Compartir conocimiento es enriquecer una profesión.

Gracias a todos los que han hecho posible, de una forma u otra, la organización y el desarrollo del curso. En especial a Antonio Cárdenas y a Nora Cárdenas, que han soportado mis ausencias y horas de trabajo (sobre todo los fines de semana), recibiéndome siempre con una sonrisa. Gracias por vuestro apoyo incondicional, siempre.

Todos los granitos de arena son los que al final forman la duna…

Nos veremos el año que viene!!

Griselda Herrero

Alimenta tu felicidad

SOS: Necesitamos nutricionistas

Querido dietista-nutricionista y/o técnico en dietética: necesitamos tu ayuda.

Hoy escribo como psicóloga y en nombre de algún que otro compañero que también trabaja en este campo… y mando este mensaje de “SOS” a los profesionales que participan de alguna u otra forma con pacientes que desean perder peso, ganar peso y mejorar en salud a través del cambio de hábitos.

Ayuda

Necesitamos vuestra ayuda. La psicología continúa siendo un campo de trabajo que muchas personas miran con “recelo”, son demasiadas las veces en las que aún se escucha la frase “el que va al psicólogo es porque esta loco” y argumentos similares. Romper con este tópico es algo por lo cual llevamos luchando muchos años; sin embargo, como todo en esta vida, no es una tarea que podamos hacer solos y necesitamos la ayuda de otros profesionales.

Voy a centrarme en el campo de la nutrición y los problemas relacionados con la alimentación…

¿Cómo podemos empezar a introducir la figura del psicólogo en las consultas de nutrición?  Vamos a ver los 10 aspectos que me parecen más importantes.

  • Recalca la importancia del cambio de hábitos. De esta forma, podrás señalar que a veces cambiar algo que hemos realizado durante un largo periodo de tiempo, puede resultar difícil y necesitamos una ayuda extra que nos permita prepararnos para el cambio y afrontarlo.

Nueva vida nuevos hábitos

  • Es importante que recuerdes que la persona que tienes frente a ti es la principal responsable de su cambio. Si observas que presenta un control externo, es hora de trabajar en la consulta de psicología para devolverle el control a él/ella. Frases que te pueden ayudar a observar posible control externo:
    • Nerviosismo si las pautas entregadas no son pautas cerradas y si él o ella tiene que organizar dichas pautas por su cuenta
    • Estrés al pensar que no será pesado/a ese día en la consulta
    • Engaños en la consulta, ocultar información…
    • Desorganización ante acontecimientos inesperados que desajusten las pautas establecidas en consulta
    • Sensación de prohibición de alimentos
  • ¡Cuidado con la palabra adicción! Hablar de adicción a la comida de forma exclusiva y excesiva puede hacer que la persona sienta que pierde control y por tanto también pierda responsabilidad en el cambio.

 

  • No vuelques toda la atención a la bajada de peso y/o los cambios corporales. Señala los cambios de hábitos y pequeños progresos conseguidos en referencia a la compra, la cocina, la organización, el ejercicio…
  • Elabora una primera entrevista completa (puedes elaborarla con la ayuda del equipo) de forma que puedas encontrar señales de alerta que indiquen la necesidad de una intervención psicológica. Por ejemplo:
    • Conducta de alimentación desde la infancia: ¿comía bien?, ¿comía en familia?…
    • ¿ Como ha variado su peso a lo largo de la vida?
  • Presenta la figura de psicología como parte de tu EQUIPO. Es importante que el paciente reconozca al psicólogo como un miembro más y no como un componente al que se acude en casos desesperados.

imagen norte salud

  • Si la persona te conoce en primer lugar, presenta la figura de psicología de tu mano. Él o ella tiene la confianza en ti, y ahora debe de comenzar a confiar en un nuevo profesional. Presentarlo a través de ti, ayudará a que se sienta más cómodo y relajado.
  • ¿Sabes cuáles son las funciones de tu psicóloga/o y cómo trabaja? Si la respuesta es “no”, debes tener una reunión conjunta de forma URGENTE. Si ni siquiera tú sabes cómo podría ayudarte y cómo es su forma de trabajar, entonces, no puedes pretender que los pacientes acepten y entiendan por qué les aconsejas que los vea también el psicólogo/a.
  • Mantén reuniones periódicas con los profesionales con los que colabores. Es importante mantener una comunicación fluida y continuada; y no, no vale sólo por teléfono (videollamada sí), es necesario ver las caras, los gestos, comentar y compartir materiales y propuestas hasta encontrar la mejor forma de ayudar a los pacientes.
  • Para trabajar en EQUIPO debemos estar preparados a aceptar que no somos capaces de todo, que parte de nuestra profesionalidad radica en saber nuestros límites, que podemos y debemos aprender de los demás y que siempre son mejores 3, 4 o 5 mentes pensando que una sola; aunque esto suponga tiempo dedicado extra y menores ganancias a las consultas. Recuerda estas palabras de Patrick Lencioni:

“El trabajo en equipo comienza construyendo confianza. Y la única forma de hacerlo es superando nuestra necesidad de invulnerabilidad.”

Cristina Andrades

Psicóloga de Norte Salud Nutrición

pscionutrición psicología nutrición gestión emocional

¿Y si te digo que es mejor “permitirse” que “prohibirse”?

Sí, la cara de espanto después de leer el titulo puedo entenderla; pero déjame que te cuente la razón para hacerte esta recomendación.

Antes de empezar aclararemos algunos conceptos básicos:

Todos podemos prescindir de algunos productos, no alimentos, sino PRODUCTOS que se encuentran en supermercados o tiendas de alimentación, lo que no significa que sean alimentos. Pero no podemos prescindir de ALIMENTARNOS, puesto que es necesario para nuestra salud y supervivencia. Comer, hay que comer.

Prescindir de un ALIMENTO que nos gusta (sin razón justificada), carece de sentido. Es un alimento, no es veneno; y no vas a pasarte la vida prescindiendo de ello ¿verdad?. (No te enojes aún conmigo…déjame que te explique). No debemos prescindir de relacionarnos SOCIALMENTE, puesto que es bueno para nuestra salud psicológica.

Estamos hablando de casos de comer emocional, trastorno por atracón, presencia de atracones (sin cumplir criterios de trastorno por atracón) y sobre todo PREVENCIÓN de todos ellos.

pscionutrición psicología nutrición gestión emocional
Comencemos, y para ello nos vamos a centrar de forma exclusiva en las palabras PERMITIR y PROHIBIR.

Prohibir un ALIMENTO (o PRODUCTO) sin justificación (es decir, sin que haya razones evidenciadas fisiológicamente que hacen que por un tiempo determinado los alimentos se restrinjan) cuando no existen razones para ello, más que la rápida pérdida de peso,  provoca un mayor riesgo de que las consecuencias negativas a largo plazo sean mucho peores que los beneficios obtenidos. Prohibir un alimento ocasiona unos cambios determinados a nivel psicológico que desembocan en sentimientos negativos. Veamos un ejemplo:

             Marta tiene prohibido tomar pasta, tartas, postres y pan. Podemos identificar dos vías para esta prohibición:

1)      Prohibición ocasionada por ella misma debido a lecturas de información errónea y dañina, a la sociedad, etc.

2)      Mal enfoque realizado por algún “profesional” o pseudoprofesional.

Sea como sea, Marta tiene PROHIBIDO ingerir dichos productos. Lleva dos semanas con su “dieta” y cada vez tiene más ganas de comerse un plato de pasta o de probar esta tarta casera que en casa han realizado. Sin embargo, hasta ahora se ha resistido porque se considera “fuerte” y tiene muy claros sus “objetivos”.

psiconutrición nutrición psicología comer emocional prohibirwww.dietas.net

Imagínate por un momento qué ocurrirá cuando hayan pasado 3 semanas, y 4, y 2 meses…. La apetencia por esos productos prohibidos aumentará considerablemente con el tiempo, lo cual puede ocasionar ciertos efectos:

  1. Un aumento del deseo e importancia hacia dicho producto que, de forma directa, significará un aumento en la cantidad que se coma el día que se rompa la prohibición.
  2. Un aumento de la ansiedad hacia dichas sustancias, que causará una mayor rapidez a la hora de tomarlo y por tanto menor sensación de saciedad, por lo que al final se tomará más cantidad de alimento.
  3. Crear una asociación directa entre el producto prohibido y la sensación de recompensa y/o liberación (“hoy me lo merezco por haberme restringido todo este tiempo…”), lo que conlleva a una mayor apetencia por ese tipo de productos cada vez que nuestro cerebro necesite ser recompensado emocionalmente por algo.
  4. Tener esos productos como prohibidos hace que se les dé mayor importancia, lo que provoca un aumento de pensamientos relacionados con ellos y por tanto nuestra atención está más orientada hacia esas sustancias de lo que lo estaría si no se hubieran prohibido.
  5. Un posible atracón. Estamos hablando de un producto alimentario prohibido, por lo que la mente interpreta que “si un día lo tomo, es un caso excepcional, algo que no se volverá a repetir en mucho tiempo aunque me apetezca”. Por tanto, y como dice el refrán popular “de perdidos… pues al río”, se tomará una cantidad excesiva y de forma compulsiva, generando sentimientos de fracaso y debilidad a posteriori.
  6. El sentimiento de culpabilidad generado cuando se toma algún producto alimentario prohibido genera un círculo del que es complicado salir, pues a la culpa posterior a comer el alimento prohibido le sigue una nueva prohibición, que probablemente desemboque en un nuevo atracón o ingesta descontrolada, sentimiento de culpa y fracaso,… y así se entra en el círculo.

Ahora le toca el turno a PERMITIR Si Marta decide permitirse esos alimentos, está adquiriendo una responsabilidad con ella misma y por tanto asumiendo un CONTROL INTERNO en sus pautas saludables de alimentación. Es mucho más difícil, a veces, permitirse que prohibirse; puesto que permitir supone tener una serie de compromisos:

  1. Controlar la cantidad de alimentos permitidos, sin que haya un abuso.
  2. Tener clara la diferencia entre hambre real y hambre emocional y no utilizar la comida para calmar un componente psicológico o emocional.
  3. Aprender a sentir e identificar las sensaciones de saciedad.
  4. Conocer y aprender diferentes opciones saludables con las que tomar dichos alimentos.

Además, ser capaz de adquirir estos compromisos genera beneficios a largo plazo:

Control interno en la toma de decisiones.
– Dar la importancia que tiene a cada alimento, sin sobrevalorar ninguno en concreto, y con la perspectiva adecuada. Ningún alimento es imprescindible (excepto la leche materna).
Disminución del deseo y la ansiedad.
Responsabilidad y bienestar interno, evitando los sentimientos de culpa y excusa.
Mayor motivación en la consecución de los objetivos.
– Capacidad de identificar y gestionar situaciones emocionalmente estresantes que pueden afectar los patrones alimentarios.
– Habilidad para crear opciones saludables con diferentes productos o alimentos.

En definitiva, se trata de enseñar y aprender a gestionar nuestras emociones.

Si prohibimos, no educamos; simplemente tapamos el problema sin encontrarle una solución a largo plazo. Es cierto que en muchas ocasiones es necesario realizar modificaciones alimentarias en un primer momento, lo cual no requiere de una prohibición propiamente dicha, sino de un aprendizaje de cuáles son los alimentos que deben formar parte de nuestra dieta habitual y qué productos no son saludables ni necesarios, así como los efectos de cada uno sobre nuestro organismo (tanto física como psicológicamente). Lo más importante es ofrecer herramientas a la persona para que sea quien tenga el control sobre su alimentación, sus emociones y su salud.

psiconutrición salud nutrición gestión emocional psicología prohibir decisiónwww.feliciteca.com

Y recuerda, TÚ eres tu mejor herramienta.

Cristina Andrades

 

salud nutrición psicología actividad física regalos navidad

18 regalos absurdamente saludables que puedes pedir a los Reyes Magos

Queridos Reyes Magos,

Este año no quiero pedir a lo loco y me gustaría saber qué puedo regalar. La gente suele pedir perfumes, ropa, un instrumento musical, un libro, una tablet, etc., aunque si te asaltan las cámaras de algún canal de televisión local por las calles, se pide trabajo o salud. Pues eso, para no ser menos, yo quiero pedir salud para los amigos y familiares que me rodean. Me gustaría invertir en la salud de las personas que más quiero pero me he encontrado con algunos regalos de los que no sé si fiarme. Puesto que vosotros sois de Oriente, ¿podríais “orientarme” sobre estos regalos?…

Esta carta podría ser, perfectamente, una carta para los Reyes Magos. Muchas veces regalamos desde el conocimiento pero otras no. Siento decíroslo, pero es así. Vamos a la carrera el último día, nuestro presupuesto no es muy elevado y nuestra información tampoco está muy completa. He encontrado algunos útiles “que mejoran tu salud o dicen mejorarla” que quizás te puedan regalar o que tal vez se te haya pasado por la cabeza comprar pensando en alguien. Y tal vez no aciertes, al menos en que cumplan su prometida función. Te daré los motivos por los que no mejorarán tu salud y te ofreceré una alternativa más barata con el mismo resultado o incluso mejor.

1. Zapatillas Deportivas Tonificantes Adelgazantes.

zapatillas deporte salud nutriciónDescripción: Son unas zapatillas deportivas que por el diseño que tienen pueden ayudarte a tonificar y a adelgazar. Según su fabricante “moldean la figura y tonifican el cuerpo mientras caminas, ¡sin esfuerzo!. Tonifican los músculos.” 39.95 €.

Explicación: Empezamos fuerte. Unas zapatillas que te ayudan a adelgazar y a tonificar!! Bien, supongo que vendrán con manual de instrucciones, porque ¿qué las diferencia de cualquier otra zapatilla para correr?? De eso no hablan nada en el anuncio. Podría creerme que te ayudan a adelgazar, entendido como que si sales a correr o caminar puedes favorecer la pérdida de peso (siempre, claro, que se acompañe de una adecuada alimentación y muchas otras cosas…, que supongo que es lo que dirá la letra pequeña…). Pero… ¿tonificar, moldear la figura? Vamos, que te las pones y te ves con cinturita de avispa… Y lo más increíble… todo sin ningún esfuerzo… ¿Eso significa que sólo con tenerlas ya me quedo como una sílfide? Nos han acostumbrado a querer resultados rápidos y con el mínimo esfuerzo, y siento decepcionaros, pero todo logro requiere de un trabajo y esfuerzo previos. Así que… compra unas buenas zapatillas normales y utilízalas todos los días para realizar una actividad que te guste! Eso sí dará resultados.

Alternativa barata con el mismo o mejor resultado: Caminar de puntillas 40 minutos. Te aseguro que al día siguiente tienes agujetas.

2.  Quitagrasas Magnético.

quitar grasas nutrición saludDescripción: Es un aparatito que actúa como un imán y atrae la grasa de tus guisos. La web dice que “elimina el exceso de grasa actuando como un imán. Consigue un sabor más rico, una ingesta más ligera y una ingesta de grasas mucho menor”. 7.95 €

Explicación: Para empezar, creo que es uno de esos regalos absurdos que se hacen para un día como el de hoy (los santos inocentes), porque no me digáis que comprar un aparato para quitar la grasa de las comidas no suena a coña! En segundo lugar, no he encontrado una sola referencia que aluda a los mecanismos (yo soy mucho de mecanismos, para eso soy bioquímica) por los que las ondas magnéticas actúan de imanes con la grasa. Que digo yo, si eso fuera así, ¿qué pasaría con la grasa corporal (que no pasa) cada vez que alguien se hace una resonancia magnética? No me quiero ni imaginar cómo quedaría nuestro cuerpo…

Alternativa barata con el mismo o mejor resultado: Espumadera. Puedes conseguirla por unos 3€. De todas formas, si no añades grasa no tienes que eliminarla, ¿no?, y eso es más barato aún!!

3.  Pantalones para Adelgazar Sudando.

pantalón adelgazar nutrición saludDescripción: Son unos pantalones deportivos de un material no transpirable que te hará sudar más. Según la web “gracias a su diseño te hace sudar 4 veces más y lo absorbe. Elimina toxinas y reduce celulitis. Tonifica glúteos y muslos”. 19.95 €

Explicación: A ver… ¿4 veces más que qué cosa en concreto? ¿Y qué es lo que absorbe, el sudor?? Supongo que esto también lo dirá en el libro de instrucciones… Y sólo por llevar el pantalón desaparece la celulitis (por arte de magia) y tus muslos y tu culo también se tonifican!!! Como te pongas el pantalón y las zapatillas del punto 1, vas a quedar irreconocible! Ni un lifting quedaría mejor. Puedo entender que el material no lo concreten (por cuestiones de patente, si es que la tiene), pero hombre hacernos creer que por ponernos unas mallas que no transpiran nos quedamos sin piel de naranja, delgados y con las piernas como el brazo de Nadal… nos toman el pelo!

Alternativa barata con el mismo o mejor resultado: si quieres sudar 4 veces más, sal a correr con pantalón de pana y rebeca de lana. Te aseguro que también lo absorbe. Y si coges un film transparente de cocina, que tampoco es transpirable, y te envuelves las piernas ¿tendrás los mismos efectos, no? Un poco más incómodo, eso sí! Pero mucho más barato.

4. Extracto de Alcachofa de Laon.

alcachofa perder peso nutrición saludDescripción: Son unas cápsulas elaboradas con el corazón de la alcachofa para que la incorpores a tu dieta. Según su fabricante, “suplemento alimenticio con principios activos únicos que contribuirán a la pérdida de peso de forma natural y sin efectos secundarios”. 29.90 € (para 14 días, y de oferta).

Explicación: Como siempre por estas fechas llegan los propósitos  del nuevo año y como por arte de magia siempre aparece la dichosa alcachofa… entre otros muchos productos milagro. En este caso, alegan sus propiedades a la L-carnitina, el vinagre de manzana, el hinojo, la cinarina y la inulina…  Gracias a todo ello y a que contienen sólo ingredientes naturales, podrás controlar el nivel de colesterol y perder volumen en poco tiempo”. De nuevo el dichoso poco tiempo… ¡qué manía! Vayamos por partes. En primer lugar, la EFSA todavía no ha aprobado ninguna alegación de salud para la alcachofa, por lo que ya de momento pondría en duda todos esos efectos beneficiosos. En segundo lugar, el único estudio científico acerca de los efectos de la alcachofa (en concreto por el ácido fenólico que contiene) en la pérdida de peso data de 1975, como explica muy bien Juan Revenga en su post. Lo mismo de lo mismo con la cinarina o el vinagre de manzana. La inulina es otra historia, pues recientemente la EFSA ha aprobado una alegación de salud para la inulina, una fibra prebiótica, sobre la función intestinal, a unas dosis concretas. Nada que ver con el colesterol ni la pérdida de peso…

Alternativa barata con el mismo resultado o mejor: Si tan buena fuera la alcachofa para adelgazar, ¿por qué no te comes la alcachofa directamente? Más natural imposible. Y el precio está a unos 2€ aproximadamente. Pero si lo que quieres es adelgazar… no compres productos mágicos! Ponte un objetivo y busca profesionales que te ayuden a conseguirlo.

5. Aparatos electroestimuladores.

electroestimulación deporte saludDescripción: Es un aparato pequeño que emite pequeñas descargas para fortalecer tus músculos. Según web “…pequeños impulsos que contraen tus músculos fortaleciéndolos. Contiene 2 programas de adelgazamiento” 18.90 €.

Explicación: Desde hace meses se ha puesto de moda la electroestimulación, y hay numerosos centros que han abierto con este tecnología. Sin embargo, existe bastante controversia al respecto de sus resultados. De hecho, el uso de electroestimuladores de cuerpo entero tiene bastantes contraindicaciones (epilepsia, marcapasos, problemas de circulación, hernias, quemaduras o irritaciones de la piel, enfermedades metabólicas, inflamación, beber alcohol, etc.), tal como indica Kemmler en su estudio de 2012. Además, pueden llegar a provocar daño muscular, estando contraindicado su uso como única fuente de actividad en personas sedentarias o sin experiencia en entrenamientos de fuerza. Por eso, lo más importante es que no debe usarse de forma autónoma sin estar supervisado por un profesional, y para ver efectos se debe compaginar con otro tipo de ejercicios, que deberán estar pautados y supervisados.

Alternativa barata con el mismo resultado o mejor: Tocar con la lengua una pila de petaca 😉 Y si quieres unos resultados más rápidos, siempre te queda la opción de meter los dedos en el enchufe de la pared. Te digo que te pones firme en unos segundos. Ahora en serio, ponte tus zapatillas y vete a hacer deporte, el que más te guste!

6. Tenedor para Adelgazar.

tenedor adelgazar nutrición saludDescripción: Es un tenedor que cambia de color cuando detecta que has comido suficiente. Según la web que lo anuncia “Para comer más despacio la mejor solución es recurrir a la ciencia, y lo mejor para ello es ayudarnos de este tenedor electrónico que va a controlar exhaustivamente la rapidez con la que comemos y a mostrarnos si es la óptima. Y es que este tenedor no solo actúa al instante, mostrándonos con colores si comemos demasiado rápido, sino que también registra nuestros hábitos alimenticios, que podremos descargar a través del USB al ordenador, y con el seguimiento llevar un control de nuestra manera de alimentarnos. De esta manera nos ayudará a alimentarnos mucho mejor, a adelgazar y a mantener nuestro organismo sano.” $79 (se lleva la palma con este precio).

Explicación: A lo mejor vamos rápido para él porque lo cargamos muy poquito, no? Y, otra duda, ¿todo el mundo debe comer a la misma velocidad? Pero lo que más me llama la atención es que puede hacer un seguimiento de la forma de alimentarnos lo cual nos ayuda a comer mejor y a adelgazar!! ¿Cómo sabe el tenedor lo que estamos comiendo, la cantidad que ingerimos y si es o no saludable nuestro plato? Misterios de la ciencia…

Alternativa barata con el mismo resultado o mejor: A lo mejor es hora de hacer caso a tu madre cuando te decía “no comas tan rápido que te vas a atragantar”. Pues eso, hazle caso y come más despacio. Hay varios trucos (no de magia) para ello: soltar el cubierto entre bocado y bocado; contar las veces que masticamos, no comer con la televisión puesta (esto supone más ahorro aún)…

7. Wear Sense. Collar para no romper la dieta.

collar adelgazar nutrición saludDescripción: Detecta vibraciones cerca del cuello. Al comer, tu cuerpo emite vibraciones que son percibidas por los sensores piezoeléctricos que contiene, los cuales son sensibles a pequeñas actividades mecánicas. Conforme el alimento o líquido baja por la garganta crea vibraciones que alcanzan la piel alrededor del cuello y los sensores registran estas vibraciones. Cada alimento tiene un patrón distinto de vibraciones, si comes algo suave y húmedo, el sonido de tu mascar y tragar suena diferente que si estuvieras comiendo algo duro y crujiente. (No localizo precio, pero te puedo asegurar que no es barato).

Explicación: La explicación exhaustiva de este collar la puedes encontrar en este post que escribí. También habló Juan Revenga hace poco de otras joyas con similares características en su post.

Alternativa barata con el mismo resultado o mejor: Decirle a tu cuñado, “cuando veas que me estoy pasando con la comida, agárrame fuerte del cuello y aprieta” como hacen con los cormoranes en una pesca tradicional china

8. Sandalia Adelgazante Correctora de Postura.

sandalia adelgazar salud nutriciónDescripción: Son unas zapatillas que por la inclinación que tienen en sus suelas (9%) ayudan a perder peso. Según su web todo es “gracias a su diseño de suela inclinada de 9 grados respecto al plano horizontal, hará que sus gemelos queden estirados y sus piernas trabajen como si estuviera subiendo escaleras. Además recibirás un masaje continuo, gracias a que su planta esta texturizada con puntos.” 17.90 €.

Explicación: Para esto no hay explicación posible. Un claro timo sin sentido. Para que el músculo trabaje como si estuvieras subiendo escaleras, querido lector, tienes que subir escaleras! Lo del masaje, o más que masaje, cosquilleo, sí me lo creo, aunque no tiene nada que ver con adelgazar.

Alternativa barata con el mismo resultado o mejor: ¿Subir escaleras?

9. Parches Quemagrasas.

parches quemagrasas nutrición saludDescripción: Son parches que te los colocas durante 24 horas donde tienes que perder grasa y voilá.  Según su anuncio “ayudan a combatir eficazmente la grasa localizada y la apariencia de la celulitis”. 24.90 €.

Explicación: Sólo diré una cosa: si realmente fueran efectivos estoy segura de que su precio sería muuuucho mayor. Quien descubra cómo eliminar la grasa (y la celulitis) del sitio concreto que cada uno quisiera, se hace rico, os lo aseguro!! ¿De verdad nos quieren hacer creer que una pegatinita (de la que no siquiera dice lo que contiene) puede hacernos adelgazar de donde nos gustaría?? Patrañas!!

Alternativa barata con el mismo resultado o mejor: ¿Has pensado en comer de forma saludable y hacer deporte o en intensificarlo?

10.  Almohada Antiarrugas.

almohada sueño descanso arrugas saludDescripción: Es una almohada de viscolástica que cuando duermes sobre ella evitas que aparezcan arrugas y las dichosas patas de gallo. En su anuncio dicen: “Empiece a prevenir esas arrugas del contorno de los ojos y los labios gracias la ALMOHADA ANTI-ARRUGAS . Gracias a su diseño con canal de aire, que permite que la piel pueda respirar e hidratarse, mantiene la piel lisa, ayudando a prevenir las arrugas que se producen durante el descanso.” 23.90 €.


Explicación
: Hasta donde yo sé las patas de gallo se forman por realizar movimientos repetidos de los ojos (al reírnos, al cerrar los ojos para ver mejor, etc), y no tienen nada que ver con el sueño. Son parte del proceso de envejecimiento (aunque es cierto que cuanta menos tensión ocular tengamos, más las evitaremos). Que no te engañen, usar una almohada u otra no hará que desaparezcan o evitará que lo hagan, entre otras cosas porque cuando dormimos no solemos hacer esos movimientos responsables de la formación de las patas de gallo.

Alternativa barata con el mismo resultado o mejor: Para evitarlas, trata de relajar tu rostro. Si ya tienes arrugas, estírate con las manos la cara antes de mirarte en cualquier espejo. No notarás que tienes arrugas. ¡Pero no te olvides de hacerlo siempre! Y sobre todo, descansa bien y suficiente, duermas con la almohada que duermas!

11. Reductor de papada.

reductor grasa saludDescripción: Es un aparato pequeño que tienes que colocarte en tu papada durante 2 minutos, si quieres perderla. Según su publicidad “está avalado por multitud de personas, y su finalidad es la de reducir drástica y notablemente la flacidez localizada en la zona del cuello, más comúnmente conocida como papada.”  9.95 €.

Explicación: Dado que “está avalado por multitud de personas”, podemos considerarlo “oficialmente” demostrado, no? Vamos, que apretando hacia arriba desaparece la papada! Esta gente no ha tenido en cuenta la ley de la gravedad, no??? Como no te la pegues con celo…

Alternativa barata con el mismo resultado o mejor: Apretarte con el puño cerrado hacia arriba puede ser una opción, aunque no tendremos la ayuda de la fantástica crema anticelulítica que la acompaña.

12. Plan Detox.

detox adelgazar depurar nutrición saludDescripción: Son unos zumos elaborados con frutas y verduras que te hacen perder peso rápidamente, y además te depuran!. Hay cientos de marcas, muchos de ellos anunciados por personajes famosos. Del precio de estos planes mejor no hablamos porque te sorprenderías, pueden llegar a costar cerca de 200 € 5 botellitas de zumo.


Explicación
: Realizamos una descripción más amplia en este post sobre otra marca de similares características. En resumen, una moda cuyos beneficios no van más allá que los del consumo de frutas y verduras, que si encima te las comes enteras en lugar de en zumo, mucho mejor!

Alternativa barata con el mismo resultado o mejor: ¿Has probado hacer licuados de frutas y verduras en casa? Están igual de ricos o más. Y, por descontado, muchísimo más baratos. Puedes ponértelos en una botella bonita, y te sentarán igual que si los compras!

13. Libro sobre Dietas.

libro dieta adelgazar rápido nutrición saludDescripción: Son libros que te inducen a seguir una dieta para perder mucho peso de forma rápida. En las librerías hay cientos de ellos, a cual más extravagante. Puedes encontrarlos de todos los precios, colores y tamaños.

Explicación: Como ya hemos comentado antes, y como dice el refrán popular: “el que algo quiere algo le cuesta”. Lo que significa que si te propones algo deberás trabajar para conseguirlo, y no pensar que sin esfuerzo, voluntad, motivación e ilusión lo vas a conseguir. Cuanto más rápido y fácil te prometan una pérdida de peso, más rápido y fácil puede ser el fracaso. Ponte en manos de un profesional que te ayude a conseguir tus objetivos de forma adecuada y sin detrimento de tu salud. Y, si quieres regalar un libro, te recomiendo que investigues antes para hacer una elección acertada (o al menos, de calidad).

Alternativa barata con el mismo resultado o mejor: Te sugiero que te suscribas a blogs de calidad sobre alimentación para obtener información de verdad y con fundamento. Es gratis y, además de no dejarte engañar, aprenderás un montón (2 en 1!). Entre ellos, te recomiendo: Dime qué comes, El Nutricionista de la General, Mi Dieta Cojea, Comer o No Comer, Julio Basulto, Gominolas de Petroleo, Lo que dice la ciencia para adelgazar, Scientia, entre otros muchos. Si quieres elegir un buen libro, haz una elección acertada; muchos de los autores de los blogs ya tienen el/los suyos. Si además estás decidido a perder peso, búscate un buen dietista-nutricionista que te ayude y te oriente sobre cómo hacerlo de manera adecuada.

14. Test de Intolerancias alimentarias por meridianos.

intolerancias nutrición saludDescripción: Este tipo de test se realiza a través del meridiano de acupuntura que discurre a través del intestino grueso, accediendo a él desde la zona próxima a la uña del dedo índice de la mano derecha, el punto TING. 49.95 € (en oferta, claro).

Explicación: Además de no tener base científica, me parece una falta de respeto hacer creer a alguien que se puede detectar una intolerancia alimentaria por un meridiano de acupuntura. Los problemas de intolerancias alimentarias son cada vez más acusados y complejos, y la mayoría tienen diferentes niveles de tolerancia. Además, cada intolerancia es diferente, por lo que es necesario detectarlas una a una y no de forma masiva. De hecho, existen pruebas específicas para detectar la intolerancia al gluten y a la lactosa. ¿Cómo se sabe a través del meridiano cuál es el nivel de tolerancia? No he encontrado en ningún sitio el mecanismo por el que funcionan este tipo de tests. Tampoco estoy a favor de los tests de intolerancias que funcionan con muestras sanguíneas (o genéticas, en algunos casos), puesto que, por el momento, no cuentan con base ni rigor científico que los sustenten, y no están validados.

Alternativa barata con el mismo resultado o mejor: Si tienes dudas de que eres intolerante a algún alimento, ponte en contacto con un dietista-nutricionista. Te saldrá más barato y te aseguro que tu salud también te lo agradecerá. También puedes elegir al azar 5 alimentos y decidir no tomarlos nunca más. Si quieres te puedo ayudar a elegirlos: bollería, alcohol, galletas, bebidas azucaradas y snacks salados.

15. Mini Sauna.

sauna salud belleza Descripción: Es una sauna pequeña portátil con masaje que puedes montar en tu casa. Sólo necesitas un enchufe. 19 €.

Explicación: No puedo decirte si es bueno o malo para tu salud, pero como regalo merece la pena porque tienes la risa garantizada tanto tú como quien esté viendo cómo disfrutas en la sauna. Esta chica tiene cara de estar pasándoselo bomba!!


Alternativa barata con el mismo resultado o mejor
: Llenar tu bañera con agua caliente y añadirle 2 litros de gaseosa para que tengas un efecto burbujeante o soplar por un tubo para formar burbujas.

16. Sobredosis de felicidad y buen humor.

azúcar gominolas color felicidad salud psicologíaDescripción: Senciallamente gominolas. En su descripción se especifica el color de gominola que te tienes que comer según el estado en el que te encuentres. 5.90 €.

Explicación: Un regalo divertido y simpático, aunque te garantizo el fracaso absoluto en sus objetivos. Existen algunos estudios que asocian la percepción del color con determinados factores físicos, psicológicos y fisiológicos, de modo que, por ejemplo, el verde no parece afectar a la depresión, el azul tiene efecto sobre la confusión y la fatiga, etc. Sin embargo, estos estudios se realizan con la percepción visual de los colores y están destinados a utilizar los colores para ambientes como hospitales. Es decir, nada que ver con comerse una gominola de color rojo o morado, que además te aporta azúcares (eso sí que tiene que ver con sentirse mejor, por activarse los sistemas de recompensa que induce la ingesta de azúcar y grasas, pero ése es otro tema, y te pasaría lo mismo si te la comes cuando estás nervioso que cuando estás enfadado).

Alternativa barata con el mismo resultado o mejor: Si estamos buscando felicidad ya sabemos que el único alimento que nos la da es la Coca Cola (me gusta el humor pero la ironía me encanta). En serio, si quieres sentirte bien, ponte tu película de risa favorita, escucha tu canción “cargapilas”, vete con tus amigos/familia/vecinos a echar unas risas, y déjate de gominolas!

17. Emisor de ruido Sleepmate.

ruido suelo dormir descanso saludDescripción: Es un aparato que “genera ruido blanco que ocultará los ruidos de fuera y que te hará conciliar el sueño sin problemas”. $ 55.

Explicación: Mira qué suerte, si no te puedes dormir este maravilloso aparato hará ruido para que concilies el sueño, eso sí, es ruido blanco!!! Este tipo de ruido, según su intensidad, se utiliza para desorientar o como técnica de privación sensorial. A baja intensidad se utiliza para relajar, sólo he encontrado este estudio realizado en 2005 a 4 personas en la UCI en las que el ruido blanco no incrementaba el índice de excitación nocturna que se producía con el ruido de la UCI.

Alternativa barata con el mismo resultado o mejor: Tómate algo calentito antes de acostarte, dile a tu pareja que te dé un pequeño masaje relajante y trata de no llevarte los problemas a la cama…

18. Anillos de silicona adelgazantes.

anillo adelgazar salud nutriciónDescripción: Anillos magnéticos de silicona que se colocan en el dedo gordo del pue y, según aseguran, “ayuda a mejorar la circulación, reducir la grasa en el cuerpo, aumentar su metabolismo, por lo tanto, los procesos metabólicos se hacen de manera eficiente. El secreto está en los 2 imanes que pueden emitir fuerza magnética 1.100 Gauss para estimular los puntos de acupuntura”. Sólo $ 7.

Explicación: No explica muy bien si los debes llevar todo el día, unas horas y cuándo empiezan a notarse los efectos ni porqué el iman va hacia fuera… Poco más que decir, no convence nada! Sólo una duda, ¿cómo le han hecho la foto a la modelo (en la que se ve cómo pierde peso) siempre en la misma postura??? Que me lo expliquen, que me vendría muy bien para algunas fotos!!

Alternativa barata con el mismo resultado o mejor: Ponte dos imanes de tu nevera, seguro que te dan mejores efectos!!!

En resumen, en un día como el de hoy, o para un regalo gracioso, puedes elegir cualquiera de las absurdas reliquias que os hemos ofrecido. Pero si has escrito tu carta a los verdaderos Reyes Magos, por favor, no desprecies su tiempo y buena voluntad y pídeles algo útil!!

Alimenta tu felicidad

Anorexia y bulimia trastornos conducta alimentaria

Sobre “Anas” y “Mias”

Hoy día 30 de noviembre celebramos el día  internacional de la lucha contra los trastornos de la conducta alimentaria (TCA).

No hablaré de datos, ni de porcentajes, ni de estadísticas….esta información la disponemos a golpe de click.

Aprovechando este día, prefiero recordar todos esos aspectos que no se comentan tan a menudo y que son parte del día a día en la lucha contra la aparición de estos problemas relacionados con la conducta alimentaria.

anorexia y bulimia

Hablábamos antes de la información disponible en internet… Pues a golpe de click también disponemos de muchísimas páginas pro “Anas” (así las llaman cuando se refieren a la anorexia) y “Mias” (cuando hacen referencia a la bulimia) que desgraciadamente continúan facilitando datos y trucos para poder superar periodos de ayuno, para esconderse de los padres, para ocultar pruebas, etc. La mayor lucha contra esta fuente de recursos que fomentan los TCA se puede hacer a través de la información tanto a los padres como a la población de la existencia de dichas páginas. Conocerlas y saber lo que en ellas se recomienda, nos ayudará a encontrar señales de alarma que podemos identificar y de esta forma AYUDAR a la persona que sufre un trastorno de la conducta alimentaria.

Porque lo importante es AYUDAR a SUPERAR el problema. Tal vez no comprendas qué puede ocurrir para que una persona tenga una distorsión de su imagen corporal; quizás tampoco entiendas cómo se puede aguantar sin comer durante tantísimas horas por miedo a ingerir más calorías… o riñas  a menudo con esa amiga tuya que es tan guapa pero que os repite muy a menudo que no le sienta nada bien.  Pero en todos estos casos, tú puedes ayudar; no se trata de juzgar…se trata de APOYAR y COMPRENDER, aunque n el fondo no logres entender en qué consisten estas enfermedades.

Post41_Manos

Y sí, he dicho ENFERMEDAD.  Una persona que sufre un trastorno de la conducta alimentaria no está pasando por este proceso por decisión propia, ni porque quiera, ni está en su mano solucionarlo de forma individual y sin ayuda.; está pasando por un proceso de ENFERMEDAD.  Aceptar esto es uno de los primeros pasos que debemos de dar y es prioritario para eliminar culpabilidades futuras así como para entender que al considerarse una ENFERMEDAD es necesario acudir a PROFESIONALES de la SALUD  que los apoyen y ayuden a utilizar sus herramientas y fortalezas para superar el problema.

Como profesional en contacto directo con población que sufren diferentes TCAs, hoy sólo tengo que decir que SE PUEDE, la lucha será larga, quizás no muy agradable pero la recompensa es volver a disfrutar de la vida.

Cristina Andrades

psicología grupal obesidad motivación ansiedad

La atención psicológica en obesidad, ¿en grupo o individual?

Actualmente la figura del psicólogo cada vez está más presente cuando se trata la obesidad y el sobrepeso (de forma correcta e incorrecta… de esto hablaremos otro día), pero lo más importante es que ya se tienen en cuenta todos los factores y variables psicológicas que influyen en este problema de salud.

Los formatos en los cuales suelen ofrecerse los servicios psicológicos varían entre individual o grupal. Vamos a analizar que dicen los estudios al respecto y cuáles son los pros y los contras de ambas formas de trabajar.

psicología grupal obesidad motivación ansiedadhttp://afart.es/terapia-de-grupo-terapia-y-experiencia-creativa/

En un artículo publicado en el año 2014 por Ana Aizpún Marcitllach y Constanza Fernández de Gamboa se señalan los beneficios obtenidos por ellos a través del formato grupal divido en diferentes fases según el proceso de tratamiento:

“El abordaje psicológico grupal evoluciona a medida que lo hacen las personas. Al inicio del tratamiento, las personas comienzan a asistir a los grupos, que se centran en la toma de conciencia y ruptura con un vínculo disfuncional con la comida y con un estilo de vida contrario al mantenimiento de un peso saludable. A medida que el proceso va avanzando y se van acercando a su peso saludable, se produce el cambio a los grupos de construcción. Durante una fase intermedia que llamamos de consolidación, la persona puede asistir a ambos grupos.”

Sin embargo, no en todos los casos nos encontramos con grupos que estén divididos según dichas fases. En numerosas ocasiones el grupo se forma en un comienzo y siempre son las mismas personas las que lo integran, aunque en un mismo grupo unos avancen más rápido que otros en el tratamiento; esto último se señala como una fuente de motivación para las personas a las que les cuesta más la adaptación a los nuevos hábitos de vida saludables.

Independientemente de las fases en las cuales dividamos el camino en el grupo, siempre tenemos que respetar tres tiempos: Formación y conocimiento del grupo, trabajo grupal y cierre del grupo. Sabiendo que podemos encontrarnos con conflictos grupales (puesto que al fin y al cabo nos encontramos con relaciones sociales dentro de él); sin embargo, estos conflictos grupales nos pueden servir para el trabajo de habilidades sociales, autoconocimiento, control de la ansiedad y de los impulsos.

El grupo es como una pequeña ciudad, cada persona desempeña su rol y todos hacen que funcione y esté en marcha, por este motivo es tan importante la asistencia continuada para poder formar lazos reales y fomentar la unión grupal.

Encontrarte de forma periódica con personas que están recorriendo el mismo camino, que están pasando por las mismas dificultades o similares y poder trabajar de forma dinámica las problemáticas que se van encontrando, hace del formato grupal un gran escenario para la práctica psicológica.

Pero… ¿Qué dificultades podemos encontrarnos?

A pesar de todos los beneficios que engloba el formato grupal, en muchas ocasiones los prejuicios, que desgraciadamente aún acompañan al tratamiento psicológico, se ven aumentados cuando  se trata de formar parte de las sesiones grupales. Por este motivo no podemos olvidarnos de disponer de consultas individuales donde poder crear un primer vínculo con la persona y poder saber qué dificultades pueden presentarse en el posterior formato grupal.

psicología grupal obesidad motivación ansiedad vergüenzahttp://www.psicoterapialasal.com/que-es-la-verguenza/

Por otro lado, las consultas individuales permiten el trabajo personal de forma más íntima. Actualmente sabemos que la relación con la comida va más allá del simple motivo de la ansiedad o el control de impulsos; los últimos estudios señalan cómo la personalidad, la historia familiar, etc. ejercen influencia en la posterior relación con la comida y por tanto las terapias psicológicas deben profundizar en estos temas y salir del enfoque superficial.

Como vemos, ambos formatos son necesarios, combinados de la forma correcta y sabiendo los beneficios y los contras de cada uno podemos lograr un tratamiento mucho más adecuado sin dejar desatendida ninguna parcela psicológica.

Cristina Andrades

Referencias:

Aizpún Marcitllach, Ana y Fernández de Gamboa Aguinaga, Constanza (2014). La terapia de grupo en un caso de obesidad. Clínica Contemporánea. Revista de Diagnóstico Psicológico, Psicoterapia y Salud , Vol. 5 (1), 41-51.

1 2 3