De higos a brevas

El refrán “de higos a brevas” viene al hilo en este artículo porque no escribimos muchas recetas de cocina en el blog pero en esta ocasión, Laura Coto, nos ha elaborado un par de deliciosos platos aprovechando la temporada de los higos y los utiliza como ingredientes a destacar. Esperamos que os gusten las recetas cuando las preparéis.

Productos de temporada: Higos

Una de las frutas más esperada en el verano son los higos, y es que su textura suave y su sabor dulce los hace irresistibles a cualquier hora del día.

Picture5

Estos frutos provienen del árbol Ficus carica, originario del Mediterráneo y Oriente Próximo, y pueden encontrarse muchas variedades diferentes según el color de la piel (verde o morada) o el color de su interior (rojo brillante o blanquecino). Las brevas son en realidad el mismo fruto del mismo árbol pero se recogen un poco antes (junio-julio), ya que son higos que no maduraron el año anterior, mientras que los higos lo hacen en agosto-septiembre. Éstos últimos son más pequeños pero más dulces, la preferencia de uno o de otro ya es cuestión de gustos…

En cuanto su composición nutricional, los higos frescos tienen un 80% de agua y es cierto que contienen mayor cantidad de azúcar que otras frutas, lo que significa que podemos consumirlos pero cuidando el tamaño de la ración y su frecuencia, y dependiendo de nuestros requerimientos personales. Además, son ricos en compuestos fenólicos, algunos antioxidantes, y al igual que otras frutas de su familia contienen cantidades relevantes de calcio, fósforo, potasio y fibra.

Es muy común encontrar los higos durante todo el año, pero en su versión deshidratada, pues la mayor parte de la cosecha mundial se destina a secarlos, ya que son frutas muy frágiles y perecederas. Sin embargo, las cualidades organolépticas del higo fresco merecen la pena y ofrecen multitud de posibilidades solos o en combinación con otros alimentos.

Hoy os ofrecemos un par de propuestas saludables para incluirlos en las comidas, unos platos con contrastes de colores, sabores y texturas. ¡Que aproveche!

AJOBLANCO DE MANZANA Y ANACARDOS CON HIGOS

ajoblanco de higos

Ingredientes para 4 personas:

  • 175 g de anacardos crudos
  • 300 g de manzana golden o granny smith sin piel
  • 1 diente de ajo
  • 40 g de aceite de oliva virgen extra
  • 10-15 ml de vinagre de Jerez (según el gusto)
  • 500 ml de agua fría
  • Sal yodada y pimienta negra al gusto
  • 4-6 higos
  • Semillas de sésamo negro o chía

Elaboración:

Poner todos los ingredientes excepto los higos y las semillas en la batidora de vaso y triturar durante 5 minutos hasta obtener una sopa cremosa y homogénea. Meter en la nevera y enfriar unas horas. Servir en cada plato con los higos partido en rodajitas o cuadraditos y decorar con las semillas.

BERENJENAS RELLENAS CON HIGOS, RICOTTA, PUERRO Y TOMATITOS

Berenjena rellena de higos

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 berenjenas pequeñas o 2 grandes
  • 1 puerro
  • 6 higos frescos verdes o morados
  • Tomatitos cherry de colores
  • 200 g de queso ricotta (también podemos usar requesón si nos gusta)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra molida

Elaboración:

  1. Precalentamos el horno a 180 °C. Lavamos las berenjenas bien bajo el grifo y las cortamos en mitades. Las ponemos sobre una bandeja con papel de horno y cuando llegue a la temperatura las asamos durante unos 20 minutos aproximadamente o hasta que al pincharlas con un cuchillo estén tiernas. Las sacamos y dejamos enfriar un rato. Una vez frías las vaciamos con cuidado de no romper la piel y picamos el interior en trocitos pequeños.
  1. Por otro lado, lavamos el puerro bien y quitamos la parte verde más dura. Lo cortamos en cuartos y picamos rodajitas muy finas. A continuación, juntamos la berenjena picada con el puerro y lo aderezamos con un poco de aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta negra. Volvemos a rellenar las berenjenas con el picadillo.
  1. Con ayuda de dos cucharitas ponemos 3-4 bolitas (según tamaño) de queso ricotta sobre la berenjena, separadas entre sí. A continuación, cortamos los higos en sextas partes y las vamos intercalando con el queso a lo largo de la berenjena. Después, cortamos los tomatitos en rodajitas y hacemos lo mismo que con los higos.
  1. Finalmente, gratinamos en el horno las berenjenas unos 5-10 minutos aproximadamente y servimos.

Nota: el puerro crudo le da un toque más fresco a la receta pero si nos gusta menos se puede asar primero junto con las berenjenas.

Laura Coto

Dietista-nutricionista y cocinera profesional

Si crees que este artículo puede mejorar los hábitos y la alimentación de las personas tal vez podrías compartirlo. Gracias.